Solapas principales

Malcolm Delaney domina y Unicaja hace el ridículo ante el Lokomotiv-Kuban (64-82)

  • Malcolm Delaney desquició a Unicaja, con 21 puntos y 7 asistencias
  • Unicaja realizó un partido esperpéntico, y recibieron la pitada de su público

Se acabó el crédito para Plaza. El técnico catalán recibió la primera reprimenda de su etapa como entrenador de Unicaja, que sufrió una dolorosa derrota en casa en esta jornada del Top 16, en un encuentro del que Malcolm Delaney fue dueño y señor. El base del Lokomotiv-Kuban destrozó la defensa malagueña, con 21 puntos y 7 asistencias. Unicaja encajó 16 triples, mostró su peor cara y perdió de forma abultada, 64 a 82, en el peor partido de la era Plaza. Kuzminskas cumplió de cara al aro, con 16 puntos, pero no pudo hacer nada con sus pares, como el resto del equipo malagueño, que ve como se le escapan las opciones de colarse en el Top 8 de la Euroleague.

Unicaja sería el primero en anotar, con una canasta tras robo de Nelson, que aprovechaba un error en el saque de línea de fondo. El Lokomotiv-Kuban no lograba anota en los primeros minutos, gracias a una buena defensa malagueña, y Ryan Broekhoff sería el encargado de abrir el marcador para los suyos con un triple. Unicaja había conseguido las primeras ventajas en el marcador, pero no tardó el equipo de Bartzokas en tomar el mando, con un parcial de 0 a 8.

Kuzminskas rompería el parcial aprovechando la ventaja física que tenía con Broekhoff pero Unicaja seguiría con problemas para superar la defensa rusa. De esa misma defensa nació una de las canastas del encuentro, con un robo de Randolph que machaba de espaldas al contraataque. Los de Plaza buscaban igualar la agresividad rusa y se colocaban a un único punto del Lokomotiv-Kuban, 9 a 10 a falta de cinco minutos para que finalizara el primer cuarto.

anthony-randolph-lokomotiv-kuban-krasnodar-eb15.jpg

Randolph machaca de espaldas (Euroleague)

Tras un tiempo muerto televisivo, Unicaja volvería a tomar el mando del marcador con una suspensión de Jamar Smith, a la que seguiría un triple de Kuzminskas para devolver los cuatro puntos de ventaja. El equipo de Bartzokas cometía demasiados errores e imprecisiones, permitiendo que Unicaja colocara otra máxima ventaja, gracias a otra canasta de Kuzminskas. Sin embargo, el Martín Carpena se encendería por varias decisiones arbitrales, que permitían mucho contacto físico en la zona. A pesar del buen inicio malagueño, el talento del Lokomotiv-Kuban hizo acto de presencia y con dos triples consecutivos, Delaney primero, Claver después, volvieron a igualar el marcador a falta de un minuto, 16 a 16, resultado con el que se llegaría al final del primer período.

El Lokomotiv-Kuban abusaba del tiro exterior, lanzando prácticamente el triple de tiros de tres que de dos al final del primer cuarto, mientras que Unicaja equilibraba más el juego en ambos aspectos. El segundo cuarto empezaría de otra forma, con Claver remontando línea de fondo para machacar y devolver la ventaja a los de Bartzokas. La ventaja del Lokomotiv no duraría en exceso, gracias a un triple de Alberto Díaz, al que respondería en la siguiente posesión Chris Singleton. El festival de triples continuaría, con la respuesta de Jackson, y Unicaja volvía a conseguir los cuatro puntos de ventaja.

El juego malagueño era más vistoso, pero la circulación de balón del Lokomotiv-Kuban les permitía conseguir tiros cómodos, aunque no entraban. Unicaja buscaba aumentar el ritmo de juego con una presión a toda cancha, y Jackson, muy enchufado, anotaba de nuevo un triple para colocar la máxima, 30 a 23. Bartzokas solicitaría tiempo muerto para intentar cambiar la situación, pero el desacierto del Lokomotiv-Kuban les castigaba, con numerosas pérdidas (10 al descanso) y errores en el tiro.

A pesar del desacierto del Lokomotiv-Kuban, los de Plaza no estaban mucho mejor, y pasarían cuatro minutos sin anotar, cuando tenían oportunidad de abrir brecha en el marcador. La falta de acierto y la tendencia a consumir la totalidad de la posesión provocaban malas situaciones ofensivas, que aprovechó el equipo ruso para colocarse a dos puntos, momento en el que Kuzminskas volvería a anotar dos tiros libres para cortar la mala racha malagueña. Sin embargo, entró en juego un factor con el que todo el mundo contaba: Malcolm Delaney.

Un último minuto espectacular del base americano, asumiendo el peso ofensivo del Lokomotiv-Kuban asestó un duro golpe a Unicaja. Dos triples seguidos, que lo dejaban con 14 puntos al descanso, daban la ventaja al final de la primera mitad al equipo de Bartozkas, con un marcador de 32 a 34.

Unicaja buscaría frenar a Delaney en el inicio del tercer cuarto, con Díaz sobre el base americano, que si bien no anotaba, sí generaba para sus compañeros. El Lokomotiv-Kuban conseguía colocarse con cuatro puntos de ventaja, y el partido se colocaría aún más de cara con la cuarta personal de Vázquez, que había realizado un partido muy gris. Por si fuera poco, Delaney volvió a tirar de talento y con un triple totalmente desequilibrado colocaba la máxima ventaja para su equipo, 32 a 39. Kuzminskas recortaría con un dos más uno, y una pérdida de Randolph, que cometía pasos tras una defensa al poste muy inteligente de Kuzminskas los metía de nuevo en el partido.

malcolm-delaney-lokomotiv-kuban-krasnodar-eb15.jpg

Delaney intenta recibir (Euroleague)

Pero aparecieron tres que no debieron hacerlo. Perdonaron, en primer lugar, una falta técnica a Randolph por protestar y sí se la cobraron en la jugada posterior a Suárez, por hacer el mismo gesto que el pívot americano. Con ello, el Lokomotiv volvió a los siete puntos de ventaja, aunque la mala cabeza de Anthony Randolph esta vez sí se saldó con técnica, al protestar una falta clara que cometió sobre Thomas. Unicaja aprovecharía los tres tiros libres de los que dispuso, volviendo a colocarse a cuatro puntos del Lokomotiv-Kuban.

El partido pasó a ser un intercambio de golpes, lo que no convenía a Unicaja para igualar. Si Singleton anotaba de tres, Thomas le daba su réplica. El problema venía de ahí, del acierto que mostraba el Lokomotiv, que acribillaba desde el perímetro a Unicaja y con dos triples más, de Draper y Broekhoff, lograban ponerse con 10 de ventaja, 41 a 51, a falta de 3:44 para el último cuarto.

El festival de Delaney seguía su curso, con otro triple y su punto número 21, el séptimo en el tercer cuarto, y Plaza ordenaba una zona 2-3 para intentar frenar la sangría. No tuvo demasiado efecto, pues el Lokomotiv sólo necesitó mover un poco más el balón para lograr anotar. Plaza daba entrada entonces a Nedovic, cuando restaban 53 segundos para que finalizara el cuarto, y el Lokomotiv lograba anotar dos triples más para dejar el partido vito para sentencia, con 47 a 60 en el marcador entrado el cuarto período.

sergey-bykov-lokomotiv-kuban-krasnodar-eb15.jpg

Bykov ante Díaz (Euroleague)

Plaza confiaba de nuevo en la defensa zonal para el último cuarto. Bartozkas jugaba con Claver como poste distribuidor, cumpliendo con su papel a la perfección. Jackson lograría dar algo de esperanza, con un triple desde la esquina, pero se necesitaba algo más que acierto para darle la vuelta al encuentro. La garra de Cooley en la zona, que hacía imposible anotar en las cercanías del aro, y un triple de Dani Díez, lograron reducir la diferencia a menos de diez puntos, 53 a 62, encendiendo al Martín Carpena, que cantaba el clásico “a por ellos”.

Pero pronto apagaron las llamas. La esperanza de la remontada se tornó en pesadilla para Unicaja. El Lokomotiv-Kuban pasó de “locomotora” a apisonadora, con cinco puntos seguidos que volvían a colocar a los de Bartzokas con 14 de ventaja. El hundimiento de Unicaja era ya una realidad y un triple más, esta vez de Claver en la esquina, era el último clavo. La desidia malagueña en los últimos minutos fue reprochada por su público, que veía como Randolph aumentaba la diferencia hasta los 21 puntos, y Plaza, al solicitar un tiempo muerto, recibió la primera pitada de su etapa malagueña.

Un esperpento, un insulto al baloncesto que se había practicado en las dos temporadas anteriores y una falta de profesionalidad realmente preocupante, que dejaban a Unicaja en una situación crítica. Plaza arengó a los suyos, pero no obtuvo nada, y el partido quedaba visto para sentencia. No había tensión en defensa ni acierto en ataque, y el partido tenía más pinta de reunión de amigos que de encuentro al máximo nivel. El Lokomotiv-Kuban se limitó a cumplir y bastó, con Randolph sumando estadísticas sin demasiada dificultad. Unicaja intentaba maquillar el resultado, sin éxito y el Lokomotiv-Kuban venció por 64-82, con una muestra de dominio del encuentro de Delaney para enseñar en vídeo. El base americano finalizó con 21 puntos y 7 asistencias para 31 de valoración, siendo dueño y señor del encuentro. Randolph, con 18 puntos, fue el segundo máximo anotador, aunque es cierto que maquilló sus números en el último tramo del encuentro. Clave también fueron los 16 triples que anotó el conjunto ruso, ante la falta de intensidad en defensa del conjunto malagueño. Por parte de Unicaja, sólo Kuzminskas dio la cara, con 16 puntos, y los de Plaza suman su tercera derrota consecutiva en la máxima competición europea, la segunda en casa, poniendo en duda que tengan la mínima opción para pasar al Top 8.

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
11 años 5 meses
#contenidos: 
233
#Comentarios: 
1,588
Total lecturas: 
1,224,311

Comentarios

Buf, vaya derrota, de las sintomáticas, de las que dejan claro que en el club todo está yendo de mal en peor. La solución? a saber, yo no conozco el percal ni los detalles, pero un Unicaja fuera también del TOP 8 en las circunstancias en que se está produciendo esa no clasificación podría ser un palo que durase lo que resta de temporada. Lo que podía haber sido su tabla de salvación, se está conviertiendo en su pesadilla. Está claro que en Málaga algo no va y algo tendrán que hacer si quieren reaccionar.

Está roto el Unicaja. El equipo se ha venido abajo mentalmente y no se vislumbra a un jugador que pueda liderar una reacción. Y veo el proyecto Plaza muy tocado. No sé si el club dará el paso de destituirlo, pero alguna medida deberán tomar si no quieren tirar la temporada a la basura.

Un saludo.

Pd: parece mentira que pierdan la oportunidad de meterse en los cuartos con el grupo asequible que les ha tocado. Aún están a tiempo.

Considero un buen espejo, y muy explicativo, cómo es la estructura de un equipo de F1 y un club de baloncesto. Hay una marca (directiva) que pone los objetivos y el dinero; y para eso contrata a un director de equipo (director deportivo) que es el encargado de diseñar el coche (equipo) y elegir al piloto (entrenador).
Con este espejo es fácil atribuir las responsabilidades: puede haber un buen coche y un mal piloto, o haber un mal coche y buen piloto; puede haber poca inversión, o puede haber una inversión justa y realizar un buen coche con un piloto apañado. Las responsabilidades son claras en todos los casos.
¿Cuál es el problema de unicaja? Que no se existe atribución de responsabilidades alguna. Todo es un fluido informe ¿acaso es malo plaza? ¿son malos los jugadores? ¿hay un plan deportivo?
Por este orden, para mi: primero debería dimitir Plaza: el equipo, al que considero absolutamente desequilibrado es responsabilidad suya. Este verano él ha sido parte activa en la confección del equipo, primando físico a talento. Y ni tenemos físico ni tenemos talento. Es responsabilidad suya poner a Suárez de cuatro, que bien es cierto que funciona omouna solución puntual, para determinados equipos cuyo cuatro apenas pisa zona (por ejemplo podría enfrentarse cómodamente a Shurna o a Bogdánovic). Suárez no es un cuatro. Por otro lado, y también se lo achaco a Plaza, me llama la atención cómo los entrenadores que llevan equipo que van mal achacan muchas veces los fallos únicamente ala defensa, se obcecan en ella, y olvidan el ataque. Mi experiencia como seguidor de unicaja es similar al ver al equipo de Aito justo antes de ser echado, al de Repesa y este año al de Plaza. Un equipo que se esfuerza pero que en ataque es una calamidad. Porcentajes nulos, la mayor parte de los ataques en estático y con una pésima circulación de balón que provoca, precisamente, los bajísimos porcentajes. Entonces los entrenadores (y lo han hecho todos) achacan todo a las lesiones, los viajes, falta de caracter... y son incapaces de reconocer que algo mal habrán hecho ellos. Si un piloto sobrecalienta el motor del coche, o quema ruedas, o fuerza los cambios, al final el coche hace plof, y puede que a lo mejor lo hiciera para intentar sacar lo máximo del coche, no lo dudo, pero a lo mejor es que "ese" coche no se podía conducir de "esa" manera.
Pero Jiménez como director deportivo también tiene mucha culpa, y la directiva debería de echarlo ipso facto, poner otro al frente que empezara a preparar la dificilísima temporada que se nos viene encima. Esta temporada ya está echada por alto. Jiménez es responsable porque ha delegado por completo en Plaza. Ha sido incapaz de obligarle a nada. Ha sido incapaz de dirigir el proyecto. Es un pelele (un muñeco de trapo) entre la directiva y Plaza.
Por último, el club debería plantearse, muy seriamente, si el señor García tiene alguna responsabilidad en que tras cinco temporadas con él como presidente, con casi cincuenta millones de euros invertidos en el equipo, todo el bagaje que puede aportar este señor es el de tres ausencias de copa, tres (doy por hecho que esta temporada tampoco, ya lo veréis) no clasificaciones para los play off, perder la licencia A, y veremos a ver si el equipo el año que viene juega en europa.
García debe ser destituido. Jiménez debe ser destituido. Plaza debe ser destituido.
Tiene que llegar una nueva directiva que diga a los aficionados Cuál va a ser el nuevo proyecto. Contratar a un director deportivo para que cumpla los objetivos de ese nuevo proyecto. Y que este, contrate haga un equipo para eso y un entrenador que sepa y pueda conducir bajo esas condiciones.
Apañeros, vamos a ir asumiendo que se acabó, definitivamente, la época de vacas gordas.
En fin...
P.D: perdón por la chapa.

Hace dos semanas, ya comentaba que el crédito de Plaza estaba agotadísimo, el finde pasado la pírrica victoria ante un equipo del nivel del sevillano, ya indicaba que "jugando" asi, la aventura europea seria un tormento, y asi ha sucedido, este despropósito en el que ha convertido Plaza al equipo, solo trae ridículo tras ridículo, esto seria entendible con un equipo mal conformado, pero hace unos meses , se ganaba a Madrid y se volaba en Europa ganando a Cska en su casa, las caras refeljaban confianza, ahora mueven a la conmiseración. Perder de 9,ante el ultimo cuarto ,jugarte la vida y salir con Albertito, Smith, Suarez Conley...y perder de 20 en 3 mns es uno, ante el chirrio de un Carpena que no aguanta mas, sinceramente creo que si los cambios los hace el capitán este partido se hubiera ganado. Es una cuesta abajo sin fin, desde la lesión de Markovic, (el único base del equipo), dejar la responsabilidad de colarse en títulos a un chaval como Alberto es una locura, dos 2 mas que se enfadan y no aportan prácticamente nada , uno de los mejores tres de Europa tapado por Diez y Suarez!!!! (plaza insiste en la dureza defensiva, pero es que su "protegido", puede jugar dos días y no anotar!!!) En Europa hay que jugar y mucho! de hecho un equipo sin prácticamente nada , salvo un jugon como Delaney, bien secundado por Randolph, se las arregla para hacerte un siete, si no juegas. La verdad es que la baja de Hendrix no debería haber influido demasiado en este partido, pero la "rehabilitacion" de Fran, con 11 mns por partido, dejan demasiado solo al equipo, en manos de un pivot de color Oro, para tamañas aventuras. Creo que la directiva (por llamarla de alguna forma) debería escuchar a la afición y entonar el Bye Plaza.