Solapas principales

Olympiacos, tragedia griega en La Fonteta (79-88)

  • Valencia, que llegó a perder por 33 tantos, falló en otro día clave
  • El último cuarto, liderado por San Emeterio, evitó un ridículo histórico
  • Sloukas, 11 asistencias, lanzó a Vezenkov (19) y Printezis (18)

LA PREVIA. MÁS CERCA DE LA GESTA

Tras alcanzar las 17 victorias, una cifra ya histórica por sí sola, Valencia Basket afronta en 8 días el asalto definitivo al Playoff de la Euroliga. Las derrotas en el día de ayer de Real Madrid y Zenit habían allanado además un camino que se antojaba favorable. Olympiacos, ya sin opciones de clasificación, sería el primer obstáculo hacia el sueño. Los de El Pireo, eso sí, aterrizaban en la capital del Turia con Sasha Vezenkov en el mejor momento de su carrera. Por su parte, Ponsarnau mantenía la baja de Martin Hermannsson, y dejaba fuera del roster a Josep Puerto por decisión técnica. 

SIN VIDA MÁS ALLÁ DE LA ZONA

En el arranque, la propuesta local encontraba con facilidad la canasta rival. Tobey en la continuación del bloque directo, y Kalinic utilizando la puerta atrás a discreción. Así sumaba Valencia Basket, de dos en dos (12-9, min. 5). Pero la formidable puesta en escena ofensiva no tuvo continuidad en cancha propia. Sloukas, 11 de valoración al descanso, circuló el balón con comodidad, encontrando incluso a Vezenkov (19) o Printezis (18) en el perímetro. Además, el cuadro heleno elevó de repente la intensidad y cortocircuitó el ataque enemigo, que acabó muriendo una y otra vez en el 6.75. El parcial era de 0-10, una dinámica que se mantuvo hasta la conclusión del primer cuarto (19-23).

CONTRA LAS CUERDAS

En mitad de la precipitación, Joan Sastre recompuso la pegada de su equipo. Siempre desde la larga distancia. Una amenaza que no se mantendría en el tiempo; no había rastro de Klemen Prepelic. La flexible barrera griega desactivaba cualquier opción de conexión interior. Spanoulis haría el resto. Dando coherencia a cada posesión, Vasilis se alió con Koufos o Jean-Charles para tomar la pintura. La brecha era ya escandalosa (28-44, min. 18). Con Dubljevic perdido en la maraña de cambios foránea, ni siquiera el empuje de Van Rossom se erigía en solución. Al paso por vestuarios, las sensaciones no podían ser peores (31-44).

PRINTEZIS, UNA DAGA EN EL CORAZÓN

En la reanudación, la defensa taronja bajaría un escalón más. Incapaz de llegar al pase extra, cedió ante cada movimiento de Kostas Sloukas. El de Salónica firmó 11 de las 25 asistencias que repartió Olympiacos. Printezis sería el encargado de materializar buena parte de ellas. En un tercer cuarto primoroso, Georgios castigó la actitud indiferente del conjunto local. Las ganas de Kalinic eran un oasis en mitad del desierto (38-69, min. 28). Tras 30 minutos de hostilidades, los hombres de Bartzokas solo habían cometido 4 pérdidas de balón. Lo mejor que podía pasar en el último periodo es que no hubiera lesiones. El marcador era un reflejo fiel de lo ocurrido hasta ese momento (41-74).

SAN EMETERIO, EN BUSCA DE LA ÉPICA

DESCONEXIÓN INJUSTIFICABLE

Quizá, el horrible inicio cayó como agua helada en la ilusión previa al choque. Es probable que la mente decidiera centrarse en la visita del viernes a Berlín, otro duelo a muerte por el TOP 8. Pero ni siquiera así es fácil justificar la manera en la que los jugadores de Valencia Basket bajaron los brazos desde el minuto 15 de partido. ¿Habría ocurrido algo así con La Fonteta a reventar? ¿Lo habría permitido la grada? La diferencia de intensidad fue tal que cuesta diseccionar cuestiones claves, como la diferencia física a la hora de abordar con cambios la marca del pick and roll. O la falta de paciencia a la hora de atacar un modelo defensivo que precisaba de una circulación pausada.

Y más cuando vimos lo que ocurrió en el tramo final. Con San Emeterio, Pradilla o Marinkovic en pista, y gracias al acierto exterior, la distancia se redujo a tan solo 8 puntos (71-79, min. 38). Un sueño imposible. No había tiempo material para completar una reacción que debía ser de dimensiones épicas. Triunfo merecido para los visitantes (79-88) que impide a Valencia depender de sí mismo en la lucha por la deseada octava plaza. Oportunidad perdida. 

MVP. LA ORQUESTA DE SLOUKAS

Cada vez nos cuesta más ver en Europa a jugadores con verdaderas dotes de dirección. En un baloncesto tan atlético y diferente del concepto original, que no peor, el control absoluto sobre el juego de Sloukas es un regalo para los ojos. Más allá de las facilidades de las que dispuso, su ritmo fue el único sobre el parqué durante tres eternos cuartos. Los compañeros disfrutaron también de lo lindo al saber que la pelota llegaría justo ahí, al lugar correcto. En total, 8 tantos, 11 asistencias, 19 créditos de valoración, y la conclusión de que dominar es cosa de dos.

ESTADÍSTICAS

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
2 años 6 meses
#contenidos: 
107
#Comentarios: 
307
Total lecturas: 
152,926

Comentarios

Penosos segundo y tercer cuarto del VCB, solo fueron capaces de soñar con el milagro gracias a los arrestos de San Eme y con Pradilla y Marinkovic de lugartenientes, dos jóvenes que últimamente estaban teniendo poco protagonismo de calidad. Sigo sin entender qué pasa con Williams, ayer irrelevante menos la jugada de foto, y más inexplicable aún el bloqueo de Kalinic, fichado para partidos como ayer. Buen apunte lo de que esto no hubiera pasado con la Fonteta llena, aunque esto es igual para todos. Espero que el equipo quiera rehabilitar su imagen en el partido de Berlín. Últimamente le están cayendo muchas técnicas al equipo (Kalinic, Van Rossom, Prepelic,...) creo que son un reflejo de cierta impotencia y deberían bajar de revoluciones y apretar los dientes. Sobre el tema del entrenador, Ponsarnau es un buen míster a nivel técnico, pero creo que le falta un punto de mala leche que es lo que hacía falta cuando la cosa se puso fea contra Olimpiakos.

Gracias por el Sanedrín compañeros!

El debate Ponsarnau regresará de manera irremediable a final de curso. La comparación con Pedro Martínez siempre será odiosa, pero la pregunta es si hay perfiles de ese nivel en el mercado taronja. Quizá sí, quizá sea el momento de cerrar esta etapa, sobre todo si llega la tan ansiada Licencia A. 

Tras ver cómo los menos habituales remontaban en el último cuarto duele más esta derrota. No depender de uno mismo es un castigo duro para una temporada irregular pero brillante por momentos. 

Williams acabó por aparecer. La mala leche de Ponsarnau no, ni creo que sea necesaria.

Ahora a por la Liga.

Seguimos!!

Como el dinero lo pone el Presidente, me parece que el presupuesto de este año es su tope. Siempre diré que la salida de Pedro Martínez, además tras ganar su única liga, fue un craso error que a día de hoy siguen pagando, porque Pedro con esta plantilla, que es en mi opinión, bastante mejor que los resultados que están obteniendo, me parece que estarían aspirando en liga y Euroliga, a cotas más altas y con otro rendimiento. Pero cuando se sabe por la directiva, poco de baloncesto, suelen pasar estas cosas.