Solapas principales

Omar Cook ha vuelto: la maestría al timón del Lietuvos Rytas

  • Su media: 5.6 puntos y 7.5 asistencias, 12.7 puntos de valoración

Muy pocos aficionados del Unicaja o Valencia Basket habrán olvidado a Omar Cook. Ese base talentuoso, capaz de revolucionar partidos y plantillas en nuestra ACB hasta llamar la atención de los grandes de Europa. Extracomunitario pero con pasaporte montenegrino, tras una magnífica campaña con el club taronja fueron muchas las miradas puestas en él, estelar director a las órdenes de Pesic, capaz de liderar el camino hasta unos cuartos de final de la Euroliga. Consciente del gran interés que suscitaba, apostó por la rescisión de su contrato.

32310_10.jpg

Lewis puntea el tiro de Cook (Foto: Lafargue)
Lewis puntea el tiro de Cook (Foto: Lafargue)
Se hablaba entonces del FC Barcelona, pero Cook dio el salto al Armani Jeans Milan. Un proyecto dirigido por Sergio Scariolo para el que firmó dos años, pero apenas cumplió unos meses. Su contrato de estrella pesó ante la eliminación del conjunto en primera fase de Euroliga y en diciembre de 2012 el club italiano comunicaba la exclusión del base en su roster junto a la de otro ex ACB que terminaría en la VTB United League, Richard Hendrix. Los números que dejaba entonces -7.3 puntos y 5 asistencias en Euroliga, 7.1 y 4.1 en Lega respectivamente- ni se acercaron a los que ofreció en Baskonia tras aterrizar en mitad de la temporada 2012-13: 3 puntos y 2.8 asistencias, 19 minutos por partido en los que no pudo ofrecer mucho a Zan Tabak.

Llegó el verano. Con 31 años en aquella máquina humana que une su cabeza a las piernas, tuvo que andarse con tiento tras perder el caché cosechado en la ACB. Finalmente escogió un proyecto ambicioso por su triple reto entre el regreso a Euroliga, la VTB y la liga lituana, con otros nombres recientes para los aficionados españoles como son Tepic (ex del Cajasol) y Palacios (ex Gran Canaria). Ha sido una campaña agridulce: de la lucha favorable por la segunda plaza de su grupo en VTB a la terrible racha de derrotas en Euroliga con la que el equipo dijo adiós al Top16. La directiva decidió despedir a Bauermann para remontar el vuelo, pero la posterior caída en Eurocup y la final de la Copa lituana conllevó al despido de Petrovic y ascenso de su asistente, Dainius Adomaitis.

En mitad de esta tormenta se alzó Cook. Tuvo un estreno muy moderado en la primera jornada de la liga que une a la Europa del Este (5 puntos, 4 rebotes y 3 asistencias), pero ya avisó en la siguiente de cuáles serían los derroteros; sin anotar, pero dando alas a sus compañeros con 7 asistencias para batir la dureza del Lokomotiv Kuban. A partir de aquí apuntó a cierta regularidad, mucho más notable en los pases a canasta que los simples puntos, rondando las dobles figuras en más de una ocasión. A finales de noviembre se lesionó, y ya no regresaría hasta enero, pero dispuesto a todo. 

omarcookrytas.jpg

Cook durante una presentación de partido en semifinales de playoff (foto: VTB)

El dato es sorprendente. En toda la fase regular no ha acaparado más que 16 tiros de dos. Mucho más se asomó desde la línea exterior (18/55), pero lo suyo fue siempre el timón para cerrar partidos superando los 15 de valoración anotando sólo de tres a 5 puntos. La media: 5.6 puntos, 2.4 asistencias y 7.5 asistencias para 12.7 puntos de valoración. También se dejó ver esta condición en Euroliga, a pesar de sus porcentajes de tiro (4/20 en tiros de dos y 11/37 en triples), promediando 6.1 puntos y 5.9 asistencias. Su lucidez, 30 minutos en pista, cerca de los que dirigió en VTB y muy lejos de lo que tuvo en Baskonia. Principal representante, por liderar la presencia en pista, y servidor de la afición rojinegra, precisamente ante Laboral Kutxa brilló en una de sus mejores actuaciones individuales para contrarrestar la dolorosa derrota (-21) del equipo: 13 puntos y 10 asistencias para 21 de valoración.

Una muestra de su magia sobre el parqué

Contrasta su irregularidad en la anotación (3, 2, 12, 3, 6 y 7 puntos en la recta final de la fase regular) con las asistencias (6, 8, 7, 8 y 9). Mucho más se entonó para el playoff, pero fue aquí cuando se confirmó su liderazgo casi silencioso. Con casi los mismos tiros de dos que en fase regular, se alzó hasta el doble-doble (10 puntos y 11 asistencias) en la victoriosa serie del Rytas ante Triumph y encarnó, junto a Palacios y Songaila, la resistencia lituana ante el Nizhny Novgorod, finalmente vencedor y finalista.

En estos duelos cargados de tensión, Cook mejoró sus prestaciones y cargó con las riendas sin quemarse; trabajador hasta erigirse líder, ha terminado promediando 7.1 puntos, 3.7 rebotes, 2.3 robos y 8.4 asistencias. Un total de 16.1 puntos de valoración, sólo superado por Palacios (18.1) por sus compañeros de equipo. Un tercer puesto entre los principales asistentes de la liga ante la bestial marca del iluminado Aaron Miles (11.8) y muy cerca de Bernard King (8.5). Un año para reivindicarse, con lesiones y crisis interna en el equipo, y volver a cotizar alto en el mercado europeo, con especial atención de los clubes de la Liga Endesa. Y no es el único jugador de la VTB United League al que deberíamos estar atentos.

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
11 años 9 meses
#contenidos: 
460
#Comentarios: 
3,213
Total lecturas: 
2,743,954