Solapas principales

Rudy anota el triple de la temporada para culminar la remontada en el OAKA (73-74)

  • Rudy Fernández obró el milagro con un triple final
  • Walter Tavares, con 14 puntos, 16 rebotes y 29 de valoración, MVP indiscutible de la remontada blanca
  • Keith Langford, con 14 puntos, y Nick Calathes (14 puntos, 9 rebotes y 5 asistencias), lo mejor del Panathinaikos
  • Los griegos desaprovecharon una ventaja que llegó a los 20 puntos

Llegamos a la penúltima jornada de Euroliga en el OAKA, entre un Panathinaikos que tratará de consolidar su posición para los cuartos de final de la competición, y presionar a Baskonia para escalar posiciones y poder enfrentarse en la siguiente fase a un Real Madrid que busca cambiar la dinámica y sensaciones que acarrean en las últimas semanas, donde diversas derrotas ponen en duda la implicación e intensidad con las que juega el conjunto de Pablo Laso.

La defensa del Real Madrid, inexistente en el primer cuarto. Un parcial de 32-14, con diversos 2+1, la protección del rebote, y la fluidez del balón, es el resultado de una defensa muy blanda por parte del conjunto de Pablo Laso. El balance defensivo en la primera parte del cuarto era inferior al ritmo físico que ha establecido Panathinaikos.

Sergio Llull y Walter Tavares, claves en la reacción blanca. Con 8 puntos en el tercer cuarto del balear, y los 13 puntos y 15 rebotes del pívot de Cabo Verde al último cuarto muestran las columnas que sostienen la reacción del conjunto de Pablo Laso, controlando el rebote y dando una mejor imagen en la transición ofensiva.

Rudy Fernández obró el milagro. El balear fue el artífice de una de las mejores canastas de la temporada, levantando una ventaja que llegó a superar los 20 puntos. Las imprecisiones locales en el último cuarto, basándose en triples forzados (1/8 en triples Nick Calathes) e imprecisiones en cada ataque, permitiendo que el Real Madrid marque el ritmo en la segunda parte y se lleve la victoria del OAKA.

El Real Madrid arrancó el choque con una marcha menos que los griegos, quienes aprovecharon los malos balances del equipo de Pablo Laso para jugar al contraataque y anotar en transición. Un parcial de 10-0 de salida muestra la dinámica que adoptó el choque, siendo insalvable por la conexión Llull-Tavares

Un ritmo alto en ataque, y una defensa en línea, son las señas de identidad de un Panathinaikos que presiona las líneas de pase, provocando imprecisiones en el movimiento de balón de su rival, lo que les sacó del partido en el primer cuarto.

El poderío físico que impone Panathinaikos mete en problemas al Real Madrid en faltas, principalmente sobre el sueco Jeff Taylor, quien tuvo que marcharse al banco con 2 faltas con la mitad del cuarto disputado.

Tras la entrada de Gustavo Ayón y Jaycee Carroll, el Real Madrid consiguió abrir espacios en ataque y liberar a Trey Thompkins, quien aportó 5 puntos en el cuarto para dar oxígeno a un Real Madrid que estaba completamente supeditado en defensa por el nivel físico de los griegos, especialmente omnipresente un viejo conocido de Liga Endesa, James Gist, quien luchaba cada balón como si fuese el último, fiel reflejo de su conjunto en un primer cuarto al que se fueron con una cómoda ventaja, gracias a un intenso ataque y una sólida defensa (32-14).

Dos triples consecutivos del Real Madrid abren el segundo cuarto, donde tienen las ideas más claras en ataque, dirigidos por Facundo Campazzo y secundado por Jaycee Carroll. El balance defensivo sigue siendo muy mejorable, pero Panathinaikos soltó el pie del acelerador y abría la puerta a una posible remontada del conjunto blanco. 

Las sensaciones del Real Madrid fueron de menos a más a lo largo del cuarto. Walter Tavares dominó los tableros en ambos aros, siendo el muro del conjunto blanco. La defensa blanca comenzó a incomodar a un Panathinaikos que no anotó ninguna canasta en los primeros 6 minutos. Cuando más apretaba el Real Madrid, apareció la figura del líder griego, Nick Calathes. Con 7 puntos consecutivos, frenó el ritmo blanco, igualando fuerzas al pívot de Cabo Verde, quien anotó 8 durante el cuarto. El conjunto de Pablo Laso encontró una brecha en la defensa griega, con penetraciones y abriendo espacios en zona, donde Tavares parte con ventaja en duelos directos. Los visitantes cortaron la hemorragia griega, pese a que no se refleje en el marcador. Pese a ello, esperamos una segunda parte progresiva para el conjunto español, que aún tiene que seguir remando en el marcador (45-33).

El Real Madrid consiguió rebajar la diferencia a menos de diez puntos, obra de un Sergio Llull muy enchufado con 8 puntos consecutivos,poniendo a los suyos a 6 (50-44 min 24). La aportación de Walter Tavares está dañando mucho en la pintura a un Panathinaikos que no pierde la concentración, y se focaliza en la pareja Calathes-Papagiannis para seguir de cara en el marcador.

El Panathinaikos comenzó a perder el ritmo de partido, cargándose de faltas de manera sencilla, encomendados al poderío físico de Gist y el ambiente del pabellón, que alentaba a un equipo errático que debe volver a la intensidad que estableció en la primera parte, y no perder el pulso físico. Ante el progreso blanco apareció la figura de Keith Langford. El que faltaba en la fiesta llegó a tiempo para aportar 5 puntos al final del cuarto, y cortar la dinámica progresiva de su rival. Los griegos no perdieron la concentración del partido, y mantienen una distancia a priori cómoda, pero con distintas sensaciones de cara a los últimos 10 minutos (59-53).

El último cuarto fue un conjunto de imprecisiones de Panathinaikos. Dos equipos con dinámicas distintas, podíamos esperar los peor en el OAKA. A cada reacción blanca, contestaban los griegos con un nuevo arreón que mantenía la distancia en el marcador. Pese a ello, Nick Calathes dirigió un ataque caótico, donde se jugaron numerosos tiros forzados y sin buscar alternativas en el juego. El Real Madrid siguió apretando y llegamos al momento clave del partido. Con 2 puntos de ventaja a falta de 21 segundos, Pablo Laso establece una estrategia ofensiva que busca un tiro abierto y tratar de asegurar la prórroga. Pero una intensa defensa griega provoca una pérdida de balón que adquiere Rudy Fernández. El balear, totalmente desequilibrado, suelta el balón a falta de un segundo. La pelota choca directamente contra el tablero y termina dentro. Una de las canastas de la temporada se vivió en el OAKA, donde Rudy obró el milagro (73-74).

 

 

 

Etiquetas

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
1 año 5 meses
#Contenidos: 
87
#Comentarios: 
207
Total lecturas: 
125,324

Comentarios

Buzzer beater and win. Si,pero RM jugó igual o peor que contra el Barsa. Tienen los deberes hechos y estan pelin relajados pero algun jugador secundario deberia aprovechar para reivindicarse mas y los titulares no empezar un partido en el Oaka( magnifico aspecto, como hacia tiempo y es que R. Pitino lo ha resucitado) tan blanditos. La clave para RM ,E. Tavares cabreado, concentrado y decidido a pesar de las multiples cargas que sufrió de Papagiannis.

Los de Laso sufren ante equipos físicos como el griego. Y eso que Anteto y Gist han jugado pocos minutos.
Deshaun Tomas que es un 3 de 2'01m y juega de 4, ha demostrando que nuestros 4's excepto Reyes,son muy blanditos. Me pregunto si Randolph sabe hacer otra cosa además de lanzar triples. Hoy sí que se ha echado a faltar a Deck.
Partido vistoso y extraordinariamente raro en el que el Madrid no mereció ganar. Muy bien Tavares que debe de saber que si se cuida de faltas y se centra,las cosas van saliendo a lo largo del partido.
Increíble la actitud del Facu. Debe de ser competitivo hasta en las duchas.
El único que le echa huevos.

Deja tu comentario

Inicie sesión o regístrese para comentar