Solapas principales

Se acabó la perfección de Kentucky (38-1): Wisconsin-Duke será la FINAL de la NCAA

  • Los Spartans empezaron de forma excelente pero acabaron barridos por unos Blue Devils tremendamente superiores
  • Justise Winslow, Jahlil Okafor y Quinn Cook fueron una pesadilla absoluta para los de Tom Izzo
  • Los Badgers rompen todos los pronósticos: Se cargan a Kentucky en la semifinal de la NCAA y jugarán la gran final ante Duke

MICHIGAN STATE UNIVERSITY 61 - DUKE 81 

En el inicio de partido el hombre enchufado era un Denzel Valentine que clavaba sus tres primeros triples con una frialdad tremenda. Michigan State había comenzado el partido de forma perfecta, consiguiendo mantener un ritmo ofensivo bastante alto y, además, evitaban que Jahlil Okafor tocara balón cerca del aro. Tom Izzo lo tenía claro, había montado una gran defensa para frenar todas las virtudes de unos Blue Devils que parecían demasiado ansiosos por anotar. Con el paso de los minutos, Duke fue asentando la protección de su propia canasta, algo que nos dejaba ver un encuentro donde las defensas se imponían a los ataques.

En ese momento, Duke comenzó a ser un poco más agresivo a la hora de buscar la canasta, lo que les abría la puerta de la anotación desde la línea de libres (14-13). Una vez Duke encontró a Okafor, los Blue Devils ya se sentían mucho más cómodos y sueltos en la pista, algo a lo que había que sumar esa necesidad de frenar la velocidad de los Spartans. En ese sentido, Duke espero un poco su momento para poner el primer punto de inflexión en el partido de la mano de un Quinn Cook que empezaba a encontrar huecos para anotar, obligando a Izzo a parar con un tiempo muerto (20-28).

Además, Cook estaba teniendo un papel especial frenando a Trice. Los Spartans se habían estancado en ataque de una forma preocupante, Coach K había montado una enorme maraña que sólo podían romper desde los tiros libres, algo que no les daba para afrontar un marcador donde Duke ya había puesto diferencias. Las sensaciones de los Spartans no eran demasiado buenas; con Trice tremendamente vigilado y con la defensa de Duke muy encima, los de Tom Izzo tenían que buscar soluciones en el descanso (25-36).

jw.jpg

Justise Winslow (Foto: Duke Blue Devils)

El descanso le sentó de maravilla a unos Blue Devils que salieron lanzados con sus exteriores forzando penetraciones que acabaron en canasta. A Michigan se le estaba apagando la luz del partido, Duke olía sangre y se aprovechaba. Los de Coach K habían encontrado una vía de anotación a través de varios contraataques y continuaban con ese juego ofensivo valiente, buscando siempre la canasta o la falta, lo que destrozaba el marcador tras un matazo tremendo a una mano de Grayson Allen (31-50).

Los Blue Devils habían sacado la apisonadora para romper el partido con una facilidad abismal, pues una vez le cogieron el tranquillo a la defensa de los Spartans se acabó el encuentro. Con el partido muy cuesta arriba, Travis Trice apareció para alivio de los suyos, asumiendo tiros y puntos en un momento difícil, aunque Duke sabía lo que hacía perfectamente. La superioridad de Duke era notable, los Blue Devils jugaban un baloncesto bien pulido, de memoria y con una mentalidad de esas en las que te ves tan superior que te crees capaz de casi todo (41-61). Con Trice fuera de juego por problemas físicos, Valentine buscaba tirar del carro de unos Spartans bastante apagados, y lo conseguía reduciendo distancias en el marcador, aunque el tiempo se les había echado demasiado encima. 

El tiempo pasaba en contra de MSU y Duke parecía haber quitado el pie del acelerador tras haber arrasado durante muchos minutos, el marcador y las circunstancias casi les obligaba a ello. Todo estaba prácticamente decidido y la historia estaba ya escrita, y como la historia la escriben los vencedores, eran los Blue Devils los autores de una victoria más para Coach K el milenario. La NBA llama a la puerta de Okafor y Winslow, pero primero les espera toda una final universitaria (61-81). 

CRÓNICA REALIZADA POR: CRISTIAN GIL 

VIDEO RESUMEN DEL ENCUENTRO

KENTUCKY 64 - WISCONSIN 71

Se acabó la perfección. Se acabó la temporada sin derrotas. Finalmente, Kentucky Wildcats, el gran favorito para llevarse el título de la NCAA, sucumbió ante unos Wisconsin Badgers con hambre de revancha, ya que éstos perdieron precisamente contra los de Lexington en la pasada Final Four.

Partido marcado por la continua igualdad en el marcador. Primer tiempo con constantes respuestas por parte de ambos equipos, encadenando buenos momentos tanto defensivos como ofensivos. Por Kentucky, los gemelos Aaron Harrison y Andrew Harrison mantenían a su equipo vivo en el choque y por los Badgers respondían Frank Kaminsky, Sam Dekker y los triples. Ninguno de los dos cedía terreno y todo junto se convirtió en una batalla táctica, donde los pequeños detalles acabarían por decidir un encuentro vibrante en su máxima expresión.

Los Badgers y los Wildcats llegaron al descanso igualados en el marcador con una canasta de Bronson Koenig sobre la bocina que ponía el broche perfecto a una primera mitad emocionante (36-36). Pero lo mejor aún estaba por llegar, aún restaban 20 minutos de pura emoción e igualdad. El segundo tiempo lo iniciaban los Wildcats poniéndose por delante, pero contestando Frank Kaminsky posesión tras posesión.

Las defensas iban a ser, a la postre, fundamentales en el desarrollo del partido, así como las segundas oportunidades y los pequeños detalles. En ese sentido, el dominicano Karl-Anthony Towns cuajó una segunda mitad fantástica en el rebote ofensivo dándole más opciones a su equipo en ataque, Willie Cauley-Stein tuvo buenas acciones defensivas, mientras que por los de Bo Ryan, jugadores como Koenig, Hayes, Jackson o Dekker mantenían con vida a unos Badgers que llegaron a ir perdiendo en el último tramo de partido. En cuanto a detalles a resaltar, hubo algunas acciones realmente discutibles que señalaron los colegiados y que pudieron marcar, en cierta manera, alguna fase del encuentro de forma decisiva.

Pero respondieron. Los de Bo Ryan volvieron a adelantarse en el marcador tras 'secar' por completo a unos Kentucky Wildcats que tomaron tiros forzados en los últimos minutos, dándole aún más vida a los Badgers que, a la postre, acabarían por propinar la primera (y única) derrota de la temporada a los de John Calipari, privándoles así de la denominada 'temporada perfecta'. Frank Kaminsky y el mismo Koenig acabarían por poner la puntilla y consiguiendo el pase a la gran final de la NCAA.

Wisconsin y Duke. Duke y Wisconsin. Estos dos serán quiénes participen en el último baile de otra edición de March Madness apasionante.

CRÓNICA REALIZADA POR: ÓSCAR PÉRIZ

VIDEO RESUMEN DEL ENCUENTRO

Etiquetas

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
7 años 8 meses
#Contenidos: 
170
#Comentarios: 
692
Total lecturas: 
900,396

Comentarios

No veo a Quinn Cook en ninguna quiniela de Draft; me extrana.
Duke pasando por encima sin problema.
Y grande Wisconsin! Una vez mas me quede enamorado de el! Curioso ver como a Towns le tocaba ser defendido por Frank mientras que Cauley-Stein no podia con un defensor mucho mas bajo que el.

Esta noche la final! me da igual quien gane ya que los dos son mis equipos preferidos pero me quedo con Wisconsin, por eso de no ganar nunca!

Imagino que te tiene que gustar mucho este tipo de baloncesto para disfrutarlo, porque yo vi el Duke - Michigan y la desesperación de ver 35 segundos por posesión donde no se crea nada y SIEMPRE se elige la peor y más individual opción fue tremenda.... veo lógico que celebren afición y banquillo cada canasta como si fuera la última ya que viendolos jugar da esa sensación....

Cuestión de gustos. De todas maneras, si tanto te disgustan los 35 segundos de posesión, no desesperes. A partir de la próxima temporada la posesión será de 30 segundos. También te animo a ver un poco más de baloncesto universitario, de liga regular por ejemplo, o a alguno de los 349 equipos que juegan en Division I. Hay estilos para todos los gustos. Y no valorar una competición por una semifinal por el título nacional en el que la tensión y nervios siempre están presentes y merman el espectáculo. Si aún así no te gusta, lo tienes fácil: no veas NCAA. Yo no veo un montón de competiciones de Basket porque no me llenan, y no pasa nada ni destripo al resto. Un saludo y gracias por leernos.

Deja tu comentario

Inicie sesión o regístrese para comentar