Solapas principales

Serbia aplasta a Australia. ADN ganador y Sasha Djordjevic (87-61)

  • La defensa serbia deja a Australia en 14 puntos en la primera parte

La selección australiana es la revelación del torneo y los que mejor juego han realizado a lo largo del campeonato. Serbia se clasificó cuarta de grupo haciendo gala de una gran irregularidad en su juego y de desconexiones importantes a lo largo de los partidos. Los oceánicos aplastaron con facilidad a Lituania en cuartos, mientras los plavi tuvieron un enfrentamiento duro y complicado contra Croacia. En la fase anterior se habían enfrentado con victoria de 15 a favor de los de Bogut.

Con estos antecedentes se presumía un choque igualado con favoritismo para Australia. Pero los serbios tienen dos cosas de las que carecen sus rivales de ayer: su ADN ganador y a Djordjevic. Llevan toda la vida compitiendo por todo, no les gusta perder ni a las canicas y sienten que pueden ganar a cualquiera. Y no hay mayor ejemplo de ese gen ganador que Sasha. Puede que su trayectoria como entrenador de clubs aun no sea muy brillante, pero como seleccionador no se le puede poner ningún pero. Todos los jugadores serbios lo admiran ya que él les puede decir, al mejor estilo Clint Eastwood en el sargento de hierro, "he metido más triples, ganado más partidos e intimidado a más rivales que cualquiera de vosotros, cachos de carne". Y como al sargento no le tiembla el pulso a la hora de imponer disciplina: en esta ocasión el damnificado ha sido Nedovic, como lo fueron muchos otros en anteriores ocasiones.

Serbia salió a por todas en el partido y con un plan muy claro a ejecutar, gracias al conocimiento de sus rivales que adquirieron en la anterior derrota. Australia salió con su quinteto de lujo, uno de esos que sus aficionados recitarán de memoria. En el bando contrario, Teodosic y Raduljca como estiletes ofensivos, rodeados de gregarios de lujo como Markovic, Kalinic y Macvan. La táctica serbia era desactivar la circulación de balón de su rival y en ataque dar total libertad a Milos para que jugara con un bloqueo directo y se dedicara a anotar.  Y el plan salió a la perfección: una Australia muy imprecisa, con múltiples perdidas y fallos en los tiros, se vió obligada a pedir tiempo muerto a los 2,15 de empezar el partido con un parcial de 8-0 para los exyugoslavos. Este primer cuarto, con 6 puntos de un acertado Teodosic y 4 de Raduljica acabó con 16-5. Sólo cinco puntos del equipo que había deslumbrado con su juego de ataque y pases hasta el momento.

Australia salió en el segundo cuarto decidida a entrar en el partido y con un triple de Broekhoff y un contraataque de Ingles, tras dos tapones de Bogut a Jokic, endosó un parcial de 5-0 que hacía que las cosas iban a cambiar. Pero Sasha pidió tiempo muerto y volvió a meter en cancha a su estrella. Un triple de Teodosic, dos tiros libres de Macvan y un dos mas uno otra vez de Milos, devolvieron el partido a donde estaba con otro 8-0 que provocó un nuevo tiempo de Australia. Lemanis rotaba continuamente a sus jugadores intentando recuperar su juego ofensivo, pero la defensa serbia con Markovic y Kalinic como jugadores destacados les ganaba la partida. 

El resultado al descanso fue 14-35 y ahí se acabó la semifinal. Los fríos números muestran el baño que Serbia inflingió a Australia en la primera parte: 48 a 5 en valoración. Ningún jugador australiano había estado a su nivel, mientras que por el lado serbio destacaban Teodosic en la anotación con 12 puntos y Jokic en el rebote con 8. Bogdanovic y  Raduljica con 6 puntos cada uno completaban la ofensiva pero sus jugadores mas destacados eran dos trabajadores incansables: Markovic, que a su defensa añadía 3 asitencias, y Kalinic que aportaba en todo y también anotaba 6 puntos. Su +/- es demoledor: +22 para el base y +19 para el alero todoterreno al descanso.

El plan de Sasha habia salido a la perfección: Australia, que llevaba una media de 26,5 asistencias por partido, sólo sumaba 5 en esta parte y acumulaba 11 perdidas. Su porcentaje de tiros de campo fue de 6/29 con especial sangría en el triple con 2/14. Y 14 puntos para un equipo que superaba los 80 de media. Nadie había metido tan pocos puntos en una parte desde el año 1972.

La segunda parte no cambió nada en el desarrollo del partido. Los oceánicos consiguieron recuperar un poco su juego ofensivo en el tercer cuarto pero no minimizar el de Serbia, que se veía favorecida por el intercambio de canastas. Teodosic siguió a gran nivel para finalizar con 22 puntos y 5 asistencias, y el resto del equipo serbio siguió defendiendo como si el partido fuera igualado, con Markovic y Kalinic como destacados en ese apartado. Australia fue bajando los brazos y reservando jugadores para el partido contra el bronce y el partido se rompió por completo con diferencias que alcanzaron los 30 puntos.

Pero el sargento de hierro aun quiso dejar un par de muestras de ese carácter ganador y competitivo: con 8,15 para terminar el partido y con 27 de ventaja pidió tiempo muerto tras un parcial de 5-0 de Australia. Y otro a 3 minutos del final con el marcador de 54-76. Sasha no iba a permitir que se le escapara esta final ni con un milagro.

 

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
3 años 11 meses
#contenidos: 
991
#Comentarios: 
2,455
Total lecturas: 
2,469,126

Comentarios