Solapas principales

Serbia recuerda a la de décadas pasadas y se mete en la final a pesar de Batum (85-90)

  • Los 35 puntos de Batum y los 39 de Francia en el último cuarto fueron insuficientes ante el partidazo de Serbia

Semifinales (Madrid)

Francia 85 - Serbia 90

LA CRÓNICA:

df08f43822b7.jpg

Teodosic con 24 puntos fue el mejor de Serbia (Foto: FIBA)
Salía Teodosic y su aire de chico despistado al parquet con ganas de ser protagonista. Nada más empezar anotó una primera canasta que dio alas a su equipo. Kalinic le siguió la estela y aunque Diaw demostró ser el líder francés con un primer triple, Serbia seguía sumando con una canasta de Markovic y la lucha de Raduljica bajo los aros. El pívot le sacó la primera falta a Lauvergne y Collet dio rápido entrada a Gobert, que podría sostener mejor sus embestidas. Boris Diaw parecía el único argumento ofensivo no solo anotando si no también asistiendo y aunque un triple de Batum puso a Francia por primera vez por delante, Teodosic respondió con otro lanzamiento de tres que devolvía la superioridad a una Serbia que no la dejaría escapar ya en todo el partido. Otra canasta del genio serbio y un triple de Markovic aumentaba la distancia en siete puntos y se completaba un parcial 11-0 a favor de los balcánicos con una nueva canasta de Markovic tras un magnífico pase de Bjelica. Los gritos de Serbia Serbia se escuchaban en el Palacio de los Deportes y aunque Fournier aparecía en escena y Batum volvía a anotar de tres , el 15-21 daba por finalizado el primer cuarto.

713733d4322a.jpg

Raduljica realiza un gran mate (Foto: FIBA)

Si el arranque del primer periodo de Teodosic había sido bueno, en el segundo, el base de Valjevo había decidido convertirse en el dueño y señor del partido. Suyos fueron los primeros cuatro puntos que permitían irse a Serbia por encima de los diez dígitos y Raduljica sumaba para anotar cuatro puntos más que obligaba a Collet a pedir tiempo muerto al ver que se le escapaba el partido. Djordjevic mostró en la primera defensa una 2-3 en la que Francia anotó después de rebotear y los de Collet reaccionaron con canastas de Gelebale y Heurtel que les ponían de nuevo por debajo de los 10. Sin embargo Serbia no estaba dispuesta a perder su renta tan fácilmente. El balón volaba en las posesiones de Djordjevic suciéndose pase tras pase hasta conseguir una ventaja que no dudaban en aprovechar. Así lo hizo Markovic con un dos más uno y con un contrataque que el ex jugador de Valencia cedió a Kalinic para que finalizara. Hasta Teodosic se permitía canastas posteando en la zona. No solo en el ataque estático los balcnánicos eran superiores. Era en las transiciones donde mejor se mostraba esta nueva Serbia a la que le gusta correr y que no especula en ataque. La máxima de 18 puntos tras canastas de Bjelica y Kalinic se quedó finamente en 14 puntos ante una Francia mucho más agresiva. 18 precisamente fueron los puntos con los que se marchó Teodosic al descanso firmando posiblemente los mejores primeros 20 minutos de un jugador en el campeonato... hasta que llegó la segunda parte de este encuentro.

99dff5e06835.jpg

Markovic completó un buen encuentro (Foto: FIBA)
En el tercer periodo aunque comenzó con un nuevo triple de Teodosic la igualdad fue mucho mayor, principalmente porque el base serbio jugó como un humano y no como un dios como había hecho en la primera mitad y Francia pudo respirar algo más. Batum puso el modo All Star hasta sumar al final de este periodo 18 tantos y los de Collet entraron al partido compitiendo de igual a igual. El intercambio de canastas se producía y Bjelica sumaba las primeras canastas para Serbia. Los puntos que no anotó Teodosic los compensó el juego interior sobre todo con un Krstic que con tres canastas demostró que sigue siendo importante para su Selección. Con 46-61 se llegó a los últimos diez minutos del partido y Serbia volvía a ganar el cuarto. ¿Podría Francia rebajar la diferencia?

1d73f063d55c.jpg

Batum anotó 35 puntos y ni aún así Francia logra la victoria (Foto: FIBA)

Aunque tarde, los franceses ya estaban dentro del partido como demostró Fournier con un triple nada más comenzar, que sumado a una canasta de Batum bajaba la renta a los diez puntos. El escolta de los Blazers estaba completando un encuentro soberbio en ataque y había frenado a Teodosic defendiéndole muy de cerca limitándole su aportación. Junto con Diaw se unió para anotar dos nuevos triples que bajaron la diferencia a solo seis puntos y aunque Raduljica las metía hasta sin querer, Francia veía el aro como una piscina y Fournier volvía anotar de tres puntos. Cuando peor se ponían las cosas apareció un Bogdan Bogdanovic que hasta ese momento había intentado un único lanzamiento de tres que había anotado. El escolta de 22 años permaneció paciente hasta que llegó su momento. Su triple permitía a Serbia respirar y aunque Batum seguía imparable, él sólo se encargaba de frenar las aspiraciones franceses.

52f6d97f8007.jpg

Bogdanovic apareció en el último cuarto (Foto: FIBA)

Teodosic le relevó con un triple que devolvía los nueve puntos a favor del combinado balcánico pero Batum parecía tocado por un espíritu que le dio el poder de anotar todo lo que llegaba a sus manos. De nuevo él y de nuevo Diaw, bajaban la renta a cuatro tantos pero siempre aparecía Bogdanovic para anotar en el bando serbio. Todas las posesiones acababan en canasta en una orgía anotadora como nadie en El Palacio de los Deportes recordaba. Krstic cobró importancia con cuatro puntos seguidos pero entonces fue Heurtel el que apareció por Francia con siete puntos seguidos y que ponía a los de Collet a solo dos puntos. El 82-84 hacía pensar en la remontada a todos los presentes pero Kalinic y Bjelica ampliaban la distancia desde la línea de personal. Aún así Batum quiso dar un último susto a Serbia para redondear su gran noche. Ponía el 85-88 para completar sus 35 puntos (17 en el último cuarto) y los 39 de Francia en el periodo, incluyendo nueve triples. Al final Serbia pasó a la final y lo hizo a pesar de un combinado francés que tardó en llegar al partido pero que cuando lo hizo nos dejó una de las mejores demostraciones ofensivas de esta Copa del Mundo. Un auténtico partidazo.

LAS CLAVES

  1. Teodosic, dueño de la primera parte: el base parece haber logrado la madurez deportiva que siempre se le ha reclamado. En este campeonato ha dirigido a su equipo con sobriedad aportando en todo momento lo que el partido reclamaba y sin demasiadas florituras. Serio y efectivo anotando permanentemente. Como si fuese Djordjevic. Como si su seleccionador hubiese sido capaz de sacarle su mejor versión. Se le ve sudar y defender. Se le ve mandar y disfrutar. Sin él no se entiende esta nueva Serbia.
  2. Batum a punto estuvo de remontar él solo el partido: sus 35 puntos, 25 en la segunda mitad y 17 en el último cuarto le podrían haber encumbrado al Olímpo frances de haberse completado la remontada francesa. Hubo un momento en que realmente parecía infalible. En que parecía que pasase lo que pasase el balón que pasaba por sus manos iba a acabar en canasta. Anotó 8 de 12 en triples, cuatro en el último cuarto e hizo creer a todo un país en que podían clasificarse bajando de los 15 de diferencia a solo dos puntos.
  3. Un último cuarto memorable: el 39-29 del último periodo fue una oda al baloncesto ofensivo. No es que los equipos no defendiesen, de hecho Francia siempre estaba al borde de de la falta en cada posesión, si no que los aros habían aumentado su tamaño para permitir que todos los lanzamientos acabasen dentro. Si anotaba Batum, respondía Teodosic, si Diaw se sumaba, Krstic le respondía y si Heuertel aparecía, Bogdanovic silenciaba la grada francesa. Los mejores minutos de la Copa del Mundo hicieron disfrutar de un bellísimo espectáculo a los aficionados del Palacio de los Deportes. 
  4. Los secundarios también juegan: esta victoria de Serbia tiene la firma de Teodosic pero también de muchos otros jugadores que aparecieron en uno o en otro momento para ayudar al combinado dirigido por Djordjevic a lograr la clasificación. Markovic jugó a un nivel altísimo, Bjelica dio muestras de su verdadero potencial, Bogdanovic apareció cuando su equipo más lo necesitaba y Krstic y Raduljica dominaron bajo los aros. Demasiado para un Francia que vivió del talento de Batum y Diaw.
  5. La marca Djordjevic: el seleccionador serbio se ha consagrado en esta Copa del Mundo. Mañana ofreceremos un artículo que analiza estos meses a cargo del equipo y cómo ha conseguido contagiarle del tradicional espíritu combativo de los Balcanes. Nada durante todo este tiempo ha sido casual. Ni la autoexpulsión ante España, ni el empujón a Micov, ni los doce seleccionados. Brillante el juego desplegado por un colectivo que está por encima del extremo talento de sus jugadores.

ASÍ LO VIERON

France v Serbia - Post game press conference

  • Vincent Collet: "Si estuviera en la situación de Serbia, te diría que tienen opción de ganar a USA. Pienso que ante España teníamos, no sé, el 15 o 20% de posibilidades de vencer pienso que es menos contra Estados Unidos. Nunca se sabe, Serbia jugó hoy con mucha madurez y movió bien el balón. Será importante para ellos hacerlo de la misma manera contra Estados Unidos"

Etiquetas

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
13 años 7 meses
#Contenidos: 
424
#Comentarios: 
4,499
Total lecturas: 
3,164,300

Comentarios

magnifico, Francia orgullosa, pero muy inferior en talento, tremendo lo de Serbia, eran sonados sus fracasos a pesar de su proverbial talento, pero ahora ese unificador ,ese director, de mano firme como en las mejores escuelas en un exjugador de clase, no como en nuestro equipo, en el que se coloca a alguien para que se deje dirigir, este quiere ordenar y mandar, y como el necio de Orenga que había que ganarse el respeto en la cancha , asi lo ha hecho. Pienso que tiene opciones de llevarse el oro, (puede que algo menos de las que tendría España con un entrenador serio), pero hay una cosa que no harán , los que pusieron en aprietos a Usa, fundirse o bajar los brazos, como Turquia o Lituania, estos dejaran el ultimo aliento en el parquet, porque para ellos el aliento de una nación, joven que quiere seguir creciendo, esta detrás y un técnico para recordárselo!

Bueno, después del enfrentamiento Serbia a España, se le apuntó a Djorjevic como un neófito como Orenga, recién llegado a los banquillos, que le quedaba grande el puesto y que además sobreactuaba como cuando era jugador.
El tiempo ha dado la razón a aquellos que pensaron que era un entrenador en ciernes y que lo que hacía era, cuanto menos, medido para otra intención, no simplemente por el hecho de estar indignado con la situación en ese partido.
Parece que Serbia tiene un entrenador, a la par de tener una generación de jugadores bastante apañada.
Los Plavi han vuelto, ¿para quedarse?

Estando o no de acuerdo, puede ser plausible la analogía Djordjevic entrenador novato - Orenga entrenador novato. Ahora, el contexto y el trasfondo es bien diferente, y las formas de trabajar también lo son. Por la que España nunca será comparable a Serbia. De lo que escribiré más tarde...

Lo siento pero sigo pensando que Serbia no tenía equipo para tanto. De hecho el punto de inflexión provocado por Djordjevic bien apunta a eso. 7 hombres bien avenidos -no ha usado más, y si no lo pagó en el último cuarto fue porque son jóvenes para aguantar aún minutadas- marcados por un talento espóntaneo que les hace ver la cancha en 3D puede ser suficiente para llegar -visto el nivel generalizado- a estas cotas de resultados. Ojo, que no quiero decir que no lo hayan hecho bien (el mejor indicio es ver desde el partido de España a Sasha bien tranquilo en la banda sabiendo que tenía todo bajo control, en una dinámica bien distinta a la desaforada de la primera fase). Manejo de los tempos: control espartano, marcar territorio (suceso de Mivoc, descartes de Erceg, Macvan o Savanovic para meter a un Nole que le deja plantado), tocar el orgullo, inocular el veneno para luego dejar hacer y el talento fluya, desde la confianza expresada en el lenguaje no verbal del técnico. Tradición plavi, ADN. Punto. Cuestión aparte son casos particulares de jugadores, en lo que si Fernando tiene a bien profundizar tocaré en otro momento.

Y sí en esta selección faltan Micic, Nedovic, Lucic, en un futuro Dangubic, o Kuzmic. Qué a lo mejor al completo no hubieran pasado de la fase de octavos...Quién sabe tan imprevisibles ellos. Recordemos la generación que sorprendía en Polonia, que al año siguiente se quedaba fuera de la final mundialista por una canasta de Tunceri, y de la que nunca más se supo. Un poco de serenidad.

Uriz es que a esta selección se le ha unido un país emergente detrás con una larga tradición en este deporte y encima han puesto un ex-jugador como seleccionador pero no para que no moleste(como España)sino para poner disciplina y reconducir ese carácter balcánico hacia la cima mundial del basket.Comparar a Orenga con Djordjevic es de muy mal gusto,tanto como hacer creer que para ganar torneos internacionales necesitas contar con jugadores NBA´s y Serbia lo ha hecho y por eso me alegro,la recompensa del trabajo,la humildad y el sentido común.

Por último decir que este torneo de Teodosic,no sería posible sin Sasha,que como él fue un gran base,temperamental y que le ha dado galones para dirigir a esta selección,dudo mucho que mantenga este nivel Milos en Moscú con Itoudis.

Hay que echarle emoción a la final, si no, no saldremos de la depresión post-fracaso.
Este año hay algo diferente en Serbia, y la completada madurez de los tres que digo (precisamente con 26 años ellos) se me antoja significativa de un futuro exitoso, sumando muchos de los que dices, y quitamos a Stimac o Katic, por favor.
Apetece que nuestros queridos rivales balcanicos, den alegrías al aficionado del basket europeo.

Esta vez es Servia. Enhorabuena. La próxima será otra selección. Es primordial la alternancia para mantener el interés. ¡Viva el Mundial2019!

Vaya gozada de partido, sobretodo después del bodrio del Esp-Fra. Qué envidia!
El espíritu depredador+talento serbio a resucitado.
Hay tres jugadores que para mí han alcanzado su madurez en este torneo: Markovic, Bjelica y Raduljca. Ellos han marcado la diferencia respecto a otros años para su país.
Teodosic, Bogdanovic y Kristic ya habían nacido con ese talento.
Y con Jovic y Kalinic en la intendencia, el equilibrio está asegurado.
A muerte con ellos contra EEUU!!

Deja tu comentario

Inicie sesión o regístrese para comentar