Solapas principales

Sheck Wes: el rapero que ha firmado con el Paris Basketball de David Khan

  • Desde 2018, David Khan dirige el proyecto destinado a convertir a Paris en referencia del basket europeo.
Foto de portada: hiphop.dx

La música y el deporte, como partes integrantes de la cultura, han mantenido una estrecha relación a lo largo de los tiempos. Remontándonos a la Antigua Grecia, a los campeones "olímpicos" se les componían cantos de victoria como homenaje, algo así como si los mejores compositores contemporáneos compusieran obras para Lebron James, Tom Brady o Rafa Nadal, por ejemplo, tras vencer en alguna competición o campeonato.

Canciones como el "You'll never walk alone" se han convertido en auténticos himnos deportivos, o el "We are the Champions" de Queen, adoptado por casi todos los deportes cuando alguien sube a lo más alto del podio. ¿Quién no se ha animado alguna vez a cantarla en un contexto deportivo?

En el caso del baloncesto, fundamentalmente americano, ha mezclado tradicionalmente bien con el hip-hop, teniendo ambos el sustrato común del mundo callejero y rebelde. Cuando Sugarhill Gang sacó "Rapper's Delight" en 1979, canción que hacía una leve referencia a los New York Knicks, el mundo abrió los ojos a este estilo musical. De esta manera, a partir de los 80, cuando Kurtis Blow lanzó "Basketball", una canción que básicamente trataba del juego, se creó un vínculo entre el baloncesto y el hip hop del que ambos se influenciarían de una manera inimaginable.
 
 
Khadimou Rassoul Cheikh Fall, más conocido por su nombre artístico, Sheck Wes, es un rapero de Harlem, hijo de emigrantes senegaleses, que se dio a conocer a través de su primer single "Mo Bamba", tema inspirado en el pívot reclutado por Orlando Magic en 2018, compañero de equipo y amigo suyo de la infancia. 
 
Aquel hit  lo catapultó al estrellato por un breve periodo de tiempo, para firmar posteriormente con la discográfica Cactus Jack de Travis Scott y también por GOOD Music, propiedad de la estrella Kanye West, compartiendo escenario desde aquel momento con artistas de la talla de Drake, como invitado en su gira, Eminem o DJ Sneak, entre otros.
 
A pesar de tratarse de una figura emergente en el mundo del rap, en los últimos tiempos, Wes ha estado alimentando aspiraciones en un campo completamente diferente al de la música. Habiendo expresado con anterioridad su deseo de jugar algún día en la NBA; el final natural de la carrera universitaria de baloncesto que algún tiempo en su vida disfrutó, Sheck Wes se ha movido oficialmente para dar el siguiente paso que le conduzca a su gran sueño.
 
 
En efecto, desde su época en el College, el rapero Mudboy siempre dispuso de oportunidades para jugar tanto al baloncesto como al béisbol, aunque terminó dejando a un lado su formación deportiva para dedicarse de lleno a la música y a su incipiente carrera como modelo. Aún así, siempre ha tenido en mente al baloncesto, su gran pasión junto a la música.
 
En la previa del Draft 2020, que se celebró este año de modo virtual, y en el que Anthony Edwards fue seleccionado en el puesto número 1 por Minnesota Timberwolves, el rapero sorprendía en redes sociales a través de una publicación en la que se declaraba elegible de cara al citado Draft. Incluso aportaba una imagen de la liga en la que aparecían sus estadísticas personales, según el modelo tradicional de selección: 22 años, posición: base, 1,88m de altura y 79 kg de peso.
 
 
 
"Maldita sea... es realmente real, el NBA Draft 2020", escribía justo debajo de una serie de imágenes de él trabajando en una cancha de baloncesto, dando muestras de sus habilidades con el balón. "Toda mi vida quise seguir siempre mi pasión por la música y el baloncesto. Siempre me esforcé por ser un profesional de la NBA. ¡Esta noche el sueño se hará realidad. Quiero agradecer a la NBA por su gran trabajo en el crecimiento del juego y a cada franquicia que me dio la oportunidad de entrenar y hablar con ellos", continuaba sin llegar a especificar de qué equipos se trataba.
 
Dado el giro radical que ello podría suponer para su carrera, muchos de sus seguidores se quedaron atónitos por su revelación, mientras que otros muchos se mostraban escépticos sobre la veracidad de sus afirmaciones. Hasta el momento, solamente un rapero ha llegado a la NBA: Percy "Master P" Miller, quien llegó a disputar partidos de pretemporada con Charlotte Hornets y Toronto Raptors en 1998 y 1999 respectivamente. Pero esa es otra historia que ,en 2013, Igor Minteguia relataba en este artículo: https://www.solobasket.com/nba/master-p-el-rapero-que-quiso-jugar-en-la-nba.
 
Obviamente, todo se trataba de un juego, y al final de la velada, el nombre de Sheck Wes no se escuchó en ningún momento, a pesar de que algunos fans picaron en el anzuelo y siguieron con anteción cada selección del Draft. "29 equipos se arrepentirán esta noche". Además, afirmaba que desde aquel momento se concentraría de cara al Draft de 2021, prometiendo volver con más fuerza doce meses después.
 
Tras "no ser escogido por ninguna de las 30 franquicias", el artista aprovechaba el revuelo creado en redes para anunciar, en una brillante campaña de autopromoción, el lanzamiento de su nuevo tema: "Been Ballin", que incluía un videoclip en el que parodiaba su camino hacia la ceremonia del Draft, en la que era escogido en el primer lugar por el equipo de su ciudad natal, los New York Knicks". 
 
En un momento en el que se encontraba en negociaciones con distintos sellos discográficos, se inspiró en su propia experiencia y en la de su amigo Mo Bamba en 2018, cuando varios equipos se interesaron en reclutarlo, para sacar al mercado su nuevo éxito.
 
 
Sin embargo, después de este truco promocional, no ha dado el tema por zanjado. Lejos de ello, Wes volvía a sorprender hace una semana en Instagram, al publicar, y en esta ocasión resultaba ser real, que estaba listo para ser recibido como jugador profesional de baloncesto fuera de los EEUU, y probar suerte con un equipo que no se desempeña al más alto nivel. 
 
Un club europeo, a través de diversos videos en Youtube, parecía haberse dado cuenta de las habilidades baloncestísticas de Wes. Se trataba en concreto del Paris Basketball, equipo que juega en la segunda división francesa, decidido a ofrecerle un puesto en su plantilla. Habituado a los escenarios, a partir de mayo veremos si Wes se mueve también con flow en la cancha de París.
 
 
El movimiento se confirmó en Francia, a través del propio club, que declaraba querer brindarle una oportunidad, y una camiseta con su nombre le espera ya colgada en el vestuario.
 
 
Difícilmente se puede negar una campaña de promoción bilateral. Cuando se produjo el acuerdo inicial con el club, justo después del Draft, el rapero estaba preparando el lanzamiento de su nuevo álbum "Hell to Paradise", y de esta manera lo anunciaba en Twitter, colocando detrás un hashtag con el anuncio de su compromiso en París. Del mismo modo, esto podría suponer también un gancho para el Paris Basketball, proyecto novel para ascender a la élite a corto plazo.
 
Y es que la de Paris no es una plaza cualquiera. En verano de 2018, el americano David Khan, ex presidente de los Minnesota Timberwolves y ex director de Indiana Pacers, anunciaba la puesta en marcha de un proyecto ambicioso para convertir a medio plazo a Paris en el epicentro del baloncesto europeo: "Porque es París. En serio, estamos hablando de la ciudad más hermosa del mundo. Es un proyecto para París. No es un proyecto americano sino para un equipo parisino.
 
 

khan_leparisien.jpg

David Khan, CEO de Paris Basketball (leparisien.fr)
Durante los últimos 19 meses, he estado en París veinte veces para que este proyecto tenga éxito. Es un proyecto increíble pero llevará tiempo y requiere una base sólida. Tenemos derecho a estar seguros de invertir nuestros recursos en el futuro. Y no intentar hacer demasiadas cosas demasiado rápido. Esto a menudo conduce a errores. No vengo a París para imponer las prácticas de la NBA. Puede que exista la oportunidad de adaptar ciertos conocimientos técnicos, pero antes de imponer cosas que se hacen en Estados Unidos, es fundamental entender lo que existe aquí.
 
Sé que no tenemos derecho a fallar. Y no lo haremos. Tenemos dos objetivos muy importantes. El primero es que el equipo jugará en el nuevo pabellón Porte de la Chapelle en el verano de 2024, y el segundo, jugar en la Euroliga en 2022. Para mí, es totalmente increíble que París no juegue en la Euroliga. Queremos situar a este club en el mapa de los principales clubes de baloncesto europeos. Es un proyecto hermoso e inmenso", declaraba en rueda de prensa David Khan el día en el que nacía su creación.
 
Pronto llegaron las primeras caras conocidas, como Victor Samnick, doble campeón con Nancy, o Marquez Haynes, con pasado en Gran Canaria y títulos en Francia, Italia, Grecia e Israel bajo el brazo, jugadores contrastados para mezclar con una base local joven. El veterano Amara Sy, en activo a sus 39 años, internacional con Mali y leyenda de la liga, llegaba también para ser una referencia dentro de la plantilla. A su llegada al club afirmaba: “Me uní a Paris Basketball porque estaba convencido del proyecto. Como competidor, estaba intrigado por la oportunidad de escribir la historia y ser parte de los constructores de un club parisino que iba a durar. París es única. Tenemos nuestra propia onda. No estamos copiando nada.
 
Nací en ella, así que conozco en profundidad esa cultura creada desde los patios del recreo: charlatanería, actitud, orgullo, talento. Puedo decir que esa forma de pensar influye al equipo. Puedes sentir la energía alrededor del equipo, la mentalidad de todos los que trabajan para crear algo grande. Somos jóvenes, pero tenemos una verdadera identidad y una ambición feroz y esto proviene de la mentalidad parisina.
 
Primero quiero decirle a David Kahn que  necesitábamos a alguien que encarnara esta loca ambición de tener un club en París y él tuvo el coraje de hacerlo. Los parisinos sienten curiosidad por el proyecto. Tenemos jugadores muy talentosos. Algunos de ellos vinieron de la Euroliga para ser parte de esto. Otros son considerados prospectos de la NBA, como Juhann Begarin"
 

sy_sports.fr_.jpg

Amara Sy 2018/19 Paris Basketball (sports.fr)
 
"Cuando jugamos en casa, tenemos raperos franceses sentados en la cancha. Los mejores productores también están ahí. Es toda una buena vibra ”, describía en aquel momento Sylvain Francisco, talentoso jugador de 23 años que esta temporada venía destacando con Roanne en Jeep Elite, hasta la interrupción del campeonato. “Hay que tener en cuenta que solo tenemos dos años y jugamos en segunda división. Es muy inusual. James Harden y Donovan Mitchell vinieron el verano pasado. Cuando vaya a los parques infantiles en París, veré a los niños con nuestra camiseta. Creo que Paris Basketball ha sido adoptado por el parisino. Estoy seguro de que algún día también será adoptado por los extranjeros".
 
Sin embargo, todo proyecto, por muy bonito que se pinte, necesita de tiempo para florecer. Tras una primera campaña de adaptación a la categoría, en la que se consiguió la permanencia de forma holgada, el proyecto para la 2019-20 pretendía dar un paso más. Liderado en la pista por Amara Sy, el internacional francés, (ex bético), Nobel Boungou-Colo y la promesa parisina Sylvain Francisco, todo saltaba por los aires en noviembre cuando, tras un comienzo difícil en el campeonato (1 victoria y 5 derrotas), los dos supuestos líderes Sy y Boungou-Colo se agredían mutuamente en un entrenamiento, siendo posteriormente apartados del equipo. Tras ello, el club finalmente acabaría la temporada en el puesto 11. El objetivo inicial de ascender a la Jeep Elite queda aún lejos, cosa difícil teniendo en cuenta que la mayoría de la plantilla no supera los 23 años.
 
A día de hoy el equipo marcha 8º, y para intentar amarrar los playoffs, la última cara conocida en llegar a Paris ha sido  la del base norteamericano Ryan Boatright, jugador con amplísima experiencia a nivel europeo, y que militó en nuestra liga en las filas de Unicaja.
 
 
En este contexto, club y artista unen ahora sus caminos, esperando beneficiarse mútuamente de esta peculiar relación. En el caso de Wes, su desempeño en Paris bien podría catapultarle hacia su sueño. Sobre el cómo conseguirlo, dado que previamente no ha militado en ningún club, lo explicaba en Twitter a sus seguidores: destacar primero en el extranjero y recalar después en la G-League para finalmente conseguir un contrato en la NBA. ¿Conseguirán Sheck Wes y Paris Basketball alcanzar sus sueños de grandeza?

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
2 años 9 meses
#contenidos: 
161
#Comentarios: 
135
Total lecturas: 
386,384