Solapas principales

Tavares y Campazzo son demasiado para Panathinaikos (96-78)

  • Panathinaikos se quedó sin gasolina en el último cuarto

1- Campazzo de Laponia. Papá Noel llena de ilusión a los más pequeños repartiendo regalos allá por donde pasa. El Facu hace lo mismo pero con asistencias. Sus compañeros se ponen las botas gracias a sus mágicos regalos. Cierto es que en ocasiones puede extralimitarse en busca de la asistencia, pero su visión de juego y manejo de balón hace que de autentico placer ver sus partidos. 10 asistencias para el, 14 puntos y 26 de valoración.

2- El modo copa sigue activo. Otro partido más que Real Madrid no se sale del guión. Victoria sin excesivos apuros y dando sensación de jugar a medio gas. Viéndoles jugar parece sencillo, pero lo cierto es que no lo es ganar con esta suficiencia a rivales de la máxima enjundia. Ni bajas ni cansancio, son un auténtico rodillo.

3- Panathinaikos a falta de carácter. Históricamente el conjunto verde se había caracterizado por ser un equipo sobrado de jugadores que se echaban el equipo a la espalda. Cualquier partido contra ellos era un dolor de muelas ya que era una guerra de guerrillas. Cuando el balón más quema más cómodos se sentían. Actualmente, hoy al menos, el panorama ha sido todo lo contrario. Sin dar una mala imagen, han echado en falta alguien que asumiese la responsabilidad y diese un paso adelante. Algún arranque de carácter para terminar de meterse en un partido en el que han estado cerca. Nada. Han echado en falta un killer de sangre caliente. En definitiva, un Diamantidis.

Partido inusual el que disputaban en la noche del lunes el Real Madrid y el Panathinaikos, correspondiente a la jornada 26 de la fase regular de la Euroliga. Antes de comenzar los árbitros del encuentro exhibían un cartel con el lema “stop violence”, reivindicando respeto tras la lamentable agresión sufrida la jornada anterior en Atenas.

Los de Pablo Laso empezaban con el acelerador pisado y pronto endosaban un 10-0 de parcial obligando a Rick Pitino a solicitar un prematuro tiempo muerto (13-5, min 4.). Campazzo dirigía al equipo a su antojo repartiendo asistencias por doquier, permitiendo a Tavares primero y a Deck después hincharse. Por parte helena, Calathes mantenía a los suyos como podía. Los griegos trataban de subir la intensidad de su defensa, pero lo único que lograban a cambio era cargarse de faltas. La superioridad del conjunto merengue quedaba plasmada al final del primer cuarto, dando la sensación que nos podíamos quedar pronto sin partido (27-16, min.10).

El segundo cuarto comenzaba con la peor noticia posible: Mickey se lastimaba –al parecer, en el tobillo- en la lucha por un rebote ofensivo y se retiraba al vestuario. Panathinaikos trataba de agarrarse al partido por medio de Papapetrou, pero cada golpe era devuelto por Carroll. El intercambio de canastas se sucedía pero al Real Madrid le costaba más producir situaciones ventajosas con la dirección de Laprovittola. DeShaun Thomas hacía acto de presencia y poco a poco la distancia iba menguando. Hasta que un triple de Calathes metía definitivamente a los atenienses en el encuentro (43-38 min.18). Si el Panathinaikos seguía lanzando de ese modo desde el perímetro mucho iba a tener que sudar el conjunto local para llevarse la victoria (7/10 en T3). 5 puntos seguidos de Carroll volvían a poner tierra de por medio, pero Papapetrou con un triple mandaba el partido a los vestuarios con su equipo metido de lleno (48-41, min.20).

El tercer cuarto era una continuación del segundo. La escuadra visitante seguía tratando de arañar punto a punto, pero chispazos de inspiración y la calidad de los jugadores blancos imposibilitaba la remontada. Tavares era un coloso, reboteando y anotando con suma facilidad. En una labor coral los griegos seguían martilleando, pero Tavares seguía sosteniendo a los suyos. Un triple de Calathes ponía a los griegos a un paso de la remontada (58-55, min.26). Thompkins y Reyes despertaban del letargo a los blancos y un arranque de furia de Rudy Fernandez volvía a hacer más grande el agujero. Un triple sobre la bocina de Panathinaikos era invalidado por estar fuera de tiempo y Real Madrid conseguía imponerse en el cuarto (73-65, min.30).

El conjunto  de Pablo Laso sabía que llegaba el momento de jugarse las castañas y no quería sustos. Pronto endosaba un 8-0 de parcial que Pitino se veía obligado a parar (83-69, min .33). Todo el acierto en el triple de Panathinaikos desaparecía y Real Madrid abría brecha. La herida seguía abierta y el ataque de Panathinaikos  estaba seco. Dos triples de Campazzo y buenas acciones de Thompkins finiquitaban prácticamente el encuentro (88-73, min.36). 4 puntos seguidos de Laprovittola no hacían más que consolidar la ventaja aun más y los últimos minutos eran de puro trámite, hasta llegar al bocinazo final con el 96-78.

real_madrid.jpg

Estadísticas Real Madrid. Vía: Euroleague

panathinaikos.jpg

Estadísticas Panathinaikos. Vía: Euroleague

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
6 meses 2 semanas
#contenidos: 
20
#Comentarios: 
101
Total lecturas: 
26,698

Comentarios

Sigo insistiendo en que la dependencia del trío Facu-Deck-Tavares a mi me preocuparía. Dosificación de Rudy al margen. En el momento en que se resienta uno de esos pilares se puede venir abajo el castillo de Laso.