Solapas principales

Toolson y Kravish asaltan la fortaleza del Dinamo Sassari (73-74)

  • Los italianos pudieron mandar el partido a la prórroga hasta en dos ocasiones

Kravish-Evans y la lucha por el rebote: Particularmente extraño fue el panorama que se vio en la primera parte en el Palaserradimigni respecto a las capturas de balón. En primera instancia parecía que el dominio en este apartado lo iban a tener los locales -capturaron 8 en el primer cuarto-, sin embargo en el siguiente cuarto cambiaron las tornas y fue BAXI Manresa quién impuso su ley bajo los aros. Sus dos máximos representantes en la pintura terminaron con sendos dobles-dobles y 10 rebotes para cada uno. 

Lo salvó el soldado Ryan: Gran partido del escolta de Arizona Ryan Toolson. Parece que poco a poco ya va calentando la muñeca y mejorando su forma y una buena muestra ha sido el partido de hoy. Protagonista absoluto del último cuarto manresano, acabó con 24 puntos, 2 rebotes, 4 asistencias y 21 de valoración. 

La solidaridad manresana: 19 asistencias en 29 canastas en el día de hoy en un encuentro en el que tuvieron que remar en el marcador casi siempre. Y eso que su media en BCL es de 22. Con buenos pasadores en la plantilla, la figura de Dani Pérez sobresale siempre que tiene minutos por encima de las demás. Después de las 16 dadas este fin de semana en Liga Endesa, hoy en Sassari se ha tenido que "conformar" con repartir siete pases de canasta. 

El BAXI Manresa se impone en Cerdeña ante el Dinamo Sassari por un ajustadísimo 73-74, en un partido que se vio marcado por la irregularidad en el juego de ambos conjuntos. Dominaron en el marcador durante gran parte del choque los italianos hasta que aproximándose al final, el buen hacer de Ryan Toolson y David Kravish sellaron la quinta victoria manresana en BCL. De esta forma se sitúa colíder junto al propio Dinamo y a la espera de lo que haga Turk Telekom mañana frente a Strasbourg. 

El subcampeón de la Lega salió golpeando en primera instancia, con cuatro puntos tempraneros de Dwyane Evans, rápidamente respondidos por el argentino Juampi Vaulet con otros cinco puntos. Se veía más seguro y con las ideas más claras al conjunto manresano, que doblaba en el marcador al ecuador del cuarto, gracias a dos jugadas calcadas en las que Magarity se quedaba solo bajo el aro tras un bloqueo ciego (6-13, min. 6).

Los italianos no le perdían la cara al partido y entre el dominio en el rebote ofensivo (8) de Jamel McLean y Dyswahn Pierre y el poco acierto desde el perímetro de su rival, le dieron la vuelta a la tostada y cerraron el primer cuarto por delante en el marcador, 18-17. 

McLean y Evans arrollaban en las proximidades del aro y Stefano Gentile -hermano de Alessandro- acribillaba desde fuera para asestar un parcial de 10-2. Los errores en el tiro de los de Pedro Martínez eran flagrantes, especialmente desde el triple (2/15 al descanso), y se confirmaban como los culpables del mal partido manresano (28-21, min. 15). 

Desde aquí el choque se volvió un correcalles en el que, sorprendentemente, era BAXI Manresa el que barría rebotes ofensivos y Dinamo Sassari el que fallaba desde el perímetro. Con este panorama y ante la evidente disminución del rendimiento de sus jugadores, los enfados de Pedro Martínez y Gianmarco Pozzecco desde la banda se hicieron latentes. La entrada de Guillem Jou y la continua producción de asistencias de Dani Pérez mejoró la imagen de los visitantes, yéndose al descanso cinco puntos por debajo, 37-32.

A la vuelta de vestuarios el nivel aumentó. Se vieron más puntos, más asistencias y mayor intensidad en ambos lados de la cancha y, mientras Evans seguía en su línea, fue apareciendo Ryan Toolson en la tabla de anotadores. Sin embargo, los locales se llegaron a situar varias veces por encima de los diez puntos de ventaja gracias a una mayor precisión en el tiro y a la excesiva dependencia de los del Bages en sus dos estrellas. 

Un parcial de 12-2 favorable a Manresa en los tres últimos minutos igualaría de nuevo el encuentro. El empeño del escolta y el pívot bastó para someter a los italianos y dejar un empate a 54-54 para los diez minutos finales. 

Se respiraba la tensión en el interior del Palaserradimigni y solo la cuarta falta de Kravish, a falta de siete minutos, permitió coger algo de aliento a la afición sassaresa. Con el marcador en un puño para lo que restaba de partido, el tanteo no se movía más allá de los tres puntos de diferencia. Un intercambio de golpes medido, en el que ambos conjuntos empleaban sus posesiones cautelosamente, no se llegaría al momento álgido hasta el último minuto.

A falta de 66 segundos, un tiempo muerto de Pedro Martínez diseñaba una jugada que acababa con una suspensión de Toolson casi sobre la bocina de posesión. Los manresanos lograban ese mini-break importantísimo, aunque rápidamente fue devuelto por una suspensión de Marco Spissu. Restaban 40 segundos y el marcador estaba 71-72. Un fallo de Dulkys daba la oportunidad al Dinamo de ponerse por delante pero Jerrell fallaba el triple restando tres segundos. Lo que se vieron luego fueron dos tiros libres anotados de Dulkys y colorín colorado...

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
1 año 9 meses
#contenidos: 
149
#Comentarios: 
430
Total lecturas: 
330,168

Comentarios