Solapas principales

Torneo Internacional de Mannheim, Alemania campeona: Scouting de jugadores y resumen

El pasado sábado se cerró la 29ª edición del Torneo Albert Schweitzer de Mannheim, el mundial “oficioso” sub18 que reunió a muchos de los mejores jugadores del año 2000 y más jóvenes. A pesar de que hubo grandes ausencias que lastró a combinados como Argentina y Estados Unidos (como ya es habitual), este torneo nos ha dejado jugadores muy interesantes que seguro darán que hablar en unos años, además de grandes partidos que nos dejaron con un gran sabor de boca. España, por cuarto año consecutivo, no participó.
 

Resumen del Torneo: Alemania campeona y Jonas Mattisseck, MVP

Para empezar el repaso a la competición tenemos que hablar irremediablemente de Alemania porque hablar del conjunto germano significa hablar de victorias y de campeonato gracias a un torneo muy sólido por parte de un combinado completo y muy seguro en su juego. Por segunda vez en su historia y además de manera consecutiva -tras ganar en 2016- alzaban el trofeo después de ganar la final (88-66) con una primera parte rozando la perfección en su juego y una tarjeta de tiro monstruosa ante una Australia que se mostró mucho más débil que en el enfrentamiento que tuvieron en la fase de grupos.
 

Jonas_mattisseck.jpeg

Jonas Mattisseck (Foto:DBB)
 
Por su parte, la selección italiana lograba escalar hasta la tercera posición al ganar al combinado de Rusia (89-78) con una gran actuación del dúo exterior Miaschi-Palumbo que anotó 64 de los 89 puntos de su selección. Gran partido que resolvió la azzurra en el último cuarto con un parcial de 9-0 dentro de los últimos 5 minutos de juego. Esto no lastra el gran campeonato realizado por los rusos siempre comandados por Nikita Mikhaylovskii que acabó con 22 puntos y 9 rebotes y que hace prever un gran potencial.
 
En la lucha por el 5° puesto se enfrentaban Francia y probablemente la sorpresa del torneo, Israel. Equipo muy bien entrenado por Natan Cohen, conocedor de que tienen un diamante en el puesto de alero con el jugador de 2001, Deni Avdija, con actuaciones sobresalientes durante todo el torneo y que acabó con 24pts+13rbs. No tuvo su recompensa debido al buen hacer de una selección francesa que venció (72-80) con varios jugadores interesantes que sin ninguna duda serán observados con lupa. El base/escolta Karlton Dimanche sin duda el que más intriga genera entre los franceses logró una cifra increíble con 8 robos además de 13pts-6rbs-4ast con porcentajes decentes. Dimanche estuvo bien apoyado por el pivot Mathis Dossou Yovo con 22-11 y 8/12 en tiros de dos, el cual sin duda posee un gran potencial por su atleticismo y su poderoso físico. Respecto al partido, los franceses rompieron el partido muy pronto con un parcial de 6-28 en el primer cuarto y mantuvieron la renta para obtener la victoria gracias a 58 de sus 80 puntos anotados en la pintura.
Por el 7° y 8° puesto se enfrentaban dos selecciones que han dejado un sabor agridulce durante todo el torneo. Hablamos de Argentina y Estados Unidos, las dos con importantes bajas debido a eventos como el NCAA Next Generation o el Jordan Brand Classic no mostraron su mejor nivel pero dejaron jugadores a tener en cuenta en unos años, sobre todo por parte de los sudamericanos. El partido estuvo dominado desde el principio por los norteamericanos que mostraban la debilidad defensiva de los interiores argentinos, algo que ha sido la tónica del torneo y que les lastró en sus aspiraciones para optar a una posición mejor, finalmente 80-93 para el conjunto de las barras y estrellas que se marcha con 3 victorias en total mientras que el combinado celeste acabó con tan solo una victoria. A nivel individual, en EE.UU. los mejores fueron el tirador August Mahoney con 20 puntos y el alero alto Andre Jackson que gracias a sus muelles logró un llamativo doble-doble de 15 puntos y 16 rebotes. En Argentina, la regularidad de Fausto Ruesga durante todo el torneo se vio una vez más con 14 puntos y 10 rebotes junto a los 19 puntos de Juan Marini.
 

4e3ee5fb-f619-4d45-8242-18d7f94de0df.jpeg

Lucas Reyes en el Torneo de Mannheim (Foto:CABB)
 
Llegando al final, el partido por el 9° y 10° puesto se jugó entre Turquía y China y se saldó con victoria por 83-75 a favor de los otomanos que se merecieron más en el torneo y que se ven en esta posición por culpa, en gran parte, de una derrota con Argentina en la fase de grupos.
Por último, el undécimo puesto lo disputaron las dos selecciones más débiles del torneo, Japón y Egipto y que dejó a Japón en la última posición tras un parcial de 3-21 en el último cuarto tras ir por delante todo el partido. El resultado final fue de 61-67.
 
LA FINAL: ALEMANIA 88 – AUSTRALIA 66
Eran sin ninguna duda los dos mayores candidatos a ganar el campeonato después de ser los equipos más completos y regulares durante la fase de grupos. Emparejados ambos en el grupo A, el partido se saldó con un pírrico 65-56 para los alemanes, un resultado que pronosticaba un partido aún más reñido tras la clasificación de ambos a la final. Alemania empezó arrasando con una tarjeta de 7/7 en tiros -incluidos 3/3 en tiros de 3- y apoyados por el parcial de 8-0 en los primeros minutos pondría tierra de por medio dejando el tanteo del primer cuarto en 16-29 para los europeos. Los siguientes diez minutos fueron una continuación del rodillo alemán bajo la dirección del base Jonas Mattisseck, al igual que durante todo el torneo, que se iba a las 6 asistencias al descanso y sin necesidad de sustentar al equipo con sus canastas. De ello ya se encargaban el alero del año 2001 Jason George (12 puntos) y el pívot Hendrik Drescher (14 puntos) para alcanzar entre los dos un 9/10 en tiros. En global, 57-32 para los anfitriones con 22/32 en tiros de campo, además de un astronómico 8/11 en triples, mientras que los aussies firmaban un pobre 31% en tiros de campo y con sus dos torres, Sam Froling y Callum Dalton, completamente anuladas. 
Como suele pasar en este tipo de partidos, Australia no logró encontrar su juego, ese que le había llevado hasta la final a través de un equipo muy completo en el que no había un rol predefinido de estrella y sí un sentimiento de equipo muy claro tras la baja de Kodi Stattmann, y a pesar de un parcial inicial de 10-0 en el tercer cuarto que les acercaba (42-57 min. 25), el buen hacer de la segunda unidad equilibraba el marcador que cerraba Kay Bruhnke con, sin duda, el highlight del partido realizando un espectacular mate sobre un jugador australiano. 71-48 a los treinta minutos.
 
Finalmente el último cuarto fue prácticamente una fiesta en el GBG de Mannheim para las 2000 personas presentes en él y su selección. Por parte de Australia, el interior Samson Froling acabó con un meritorio doble-doble (20-10-4tap) y un “más-menos” de -5 durante 27 minutos. En Alemania, a los anotadores del primer tiempo se les añadió la joya del 2002, Luc Van Slooten con 14 puntos y un resultado final de 88-66 completamente merecido.
 

EL QUINTETO IDEAL

Base: Jonas Mattisseck (Alemania), 1,94m (‘00) MVP del torneo.
Demostró una capacidad de liderazgo y de dominio del partido impropia de su edad además de promediar 13,7 puntos, 5,1 asistencias y 1,4 robos por partido que le valió para ganar con total merecimiento el MVP. Canterano del ALBA Berlín, Aito ya le ha hecho debutar con el primer equipo. Buen tirador desde cualquier distancia, ha acabado con un 62,5% desde la línea de tres a lo que se añade ser un magnífico defensor gracias a su altura y a ser capaz de absorber muy bien los choques. Hace de todo y todo bien.
 
Escolta: Federico Miaschi (Italia), 1,96m (’00)
El italiano ha acabado como el máximo anotador produciendo 22,9 puntos con 6,3 rebotes a pesar de ser un escolta. Destacó por ser un jugador muy agresivo de cara al aro y con un gran cambio de ritmo para entrar a canasta pese a tener un decente manejo de balón. Tirador con efectividad con un 41% en triples durante el campeonato.
 
Alero: Nikita Mikhaylovskii (Rusia), 1,97m (‘00)
En directo dio la sensación de no tener la necesidad de ser el líder de su equipo sino que era algo natural. Jugador muy parecido a Miaschi a la hora de entrar a canasta pero con mejor visión de juego siendo capaz de jugar en las tres posiciones exteriores. Quizás algo blando, sufre en defensa pero evolucionará en ello, sin duda.
 
Ala-pívot: Callum Dalton (Australia), 2,07m (‘00)
Sorprendente decisión de incluirlo en el quinteto del torneo por delante del israelí Avdija o de su compatriota Froling con el que jugó en Mannheim también en 2016. Jugador sobrio con facilidad para hacer muchos puntos desde la zona con su juego de pies o saliendo a la línea de 3 para anotar con asiduidad. Hizo una de las exhibiciones de la competición en las semifinales ante Italia con 30 puntos, 8 rebotes y 5 asistencias y 15 puntos consecutivos en el último cuarto. Su promedio es de 14 puntos, 6,3 rebotes y 2,3 asistencias durante sus siete partidos.
 
Pívot: Hendrik Drescher (Alemania), 2,05m (‘00)
Excelente interior que sabe jugar a la perfección tanto en situaciones al poste como de P&R gracias a su elevado IQ. Posee un gran juego de pies además de capacidad para tirar desde cualquier zona de la cancha. En contra, es demasiado bajo para su posición y carece de explosividad que suple de manera decente con su fuerza. Sus 13,7 puntos y 6,7 rebotes en 21 minutos ayudaron a los vigentes campeones a revalidar su título.
 

0a6d100e-aabe-4e5f-b11b-75cd0055f4d7.jpeg

El quinteto ideal del torneo, de izquierda a derecha: Mikhaylovskii, Mattisseck, Dalton, Drescher y Miaschi (Foto: DBB)
 

El jugador con más talento:

Tomer Levinson (Israel), 2,06m (‘00)
Otra decisión algo sorprendente puesto que, pese a ser un jugador con mucho talento, no se premió a jugadores que demostraron mucho más sobre la pista en Mannheim. Si tiene el día es letal tanto debajo del aro como desde el tiro exterior. Magnífico manejo de balón para un jugador de su altura aunque tiene que mejorar al otro lado de la cancha.
 

JUGADORES A SEGUIR LA PISTA:

Base: Lucas Reyes (Argentina), 1,81m (’00)
El jugador más divertido del torneo sin ninguna duda, su descaro y agresividad hacia el aro no evitó que llevara la manija de Argentina. Gran defensor en el 1v1 aguantando los choques y uno de los grandes “ladrones ”del torneo tan solo sufría cuando le llevaban al poste bajo debido a su altura. 14 puntos y 6,6 asistencias para ser el mejor asistente del torneo.
 
Base/escolta: Karlton Dimanche (Francia), 1,92m (‘00)
Jugador de mucho talento con instinto para defender y robar, claro ejemplo de ello son los 8 robos frente a Israel en su último partido. Excelente físico que le da explosividad para poder finalizar cerca del aro es además un jugador muy seguro a la hora de tomar decisiones. Su único pero es su porcentaje de tiro. 
 
Alero: Fausto Ruesga (Argentina), 1,98m (‘00)
Tras un mal primer partido, se salió con 33 puntos y 9 rebotes al día siguiente frente a Turquía anotando 11/13 en tiros de campo. Aportó puntos y rebotes con facilidad gracias a sus cualidades físicas además de correr muy bien la pista en contraataque y por la línea de fondo. Se marcha con 15,9 puntos y 6,7 rebotes por partido.
 
Alero/ala-pivot: Deni Avdija (Israel), 2,04m (‘01)
Uno de los jugadores con mayor futuro de este torneo sin lugar a dudas. Puede hacer de todo gracias a su altura y a su excepcional manejo de balón. Suma a esto anterior un poderoso rango de tiro y un liderazgo natural del equipo aunque sea una generación más pequeña. Se marcha de Mannheim con unos asombrosos 17 puntos y 9 rebotes por partido.
 
Pívot: Samson Froling (Australia), 2,11m (‘00)
Referencia en el combinado aussie, no hizo su mejor campeonato -aún así 15 puntos 8 rebotes- a pesar de ser uno de los mejores interiores de la competición. Mucho más móvil que Drescher a pesar de su altura también goza de un buen rango de tiro y de grandes movimientos al poste, le falta consistencia en su juego aunque su potencial es enorme. 
 
 
 
 
En estos enlaces están disponibles todas las estadísticas del torneo: 
 
 
 
 

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
4 meses 3 semanas
#contenidos: 
13
#Comentarios: 
28
Total lecturas: 
32,949