Solapas principales

Un dominante Vincent Poirier (19+16) arrolla a un impasivo Real Madrid (86-76)

  • Vincent Poirier (19+16) y Johannes Voigtmann (13+12) dominaron los tableros
  • Trey Thompkins (17 puntos) y Jaycee Carroll (16 puntos) los únicos salvables de un relajado Real Madrid, con vistas al clásico
  • Luca Vildoza lideró la línea exterior baskonista con 20 puntos
  • Lo mejor del Real Madrid, el regreso de Ognjen Kuzmic. Lo peor, la lesión en el tobillo de Rudy Fernández

Uno de los últimos choques de la fase de grupos de Euroliga, que puede darse en la próxima fase de la competición internacional, el que se da en Vitoria entre Kirolbet Baskonia y Real Madrid. Los de Pablo Laso, con el factor cancha garantizado, les permiten evitar la presión del partido, y el técnico dejó a Walter Tavares y Facundo Campazzo en el banco, con vistas al clásico del domingo. En cambio, el conjunto vitoriano se juega la vida en esta jornada, ya que se encuentra dentro de las ocho plazas que dan pase a la siguiente fase, pero está a un partido de quedarse fuera, quedando tres jornadas. La tensión se siente en el Buesa Arena, en el que la emoción no nos dejará indiferentes.

El Real Madrid salió sin intensidad. Defensa blanda, además de los pésimos porcentajes en el tiro, dependieron mucho del pick & roll, única estrategia que les proporcionaba tiros liberados o ventajas interiores. el 4/16 en triples, o el 23-8 en rebotes son fieles reflejos de que el conjunto de Pablo Laso salió relajado, conscientes de que tienen el factor cancha asegurado, y con la mirada puesta en el clásico del domingo.

Kirolbet Baskonia fue amo y señor de los tableros. 47 rebotes en total (19 ofensivos y 28 defensivos), por los 32 del Real Madrid (9+23) dieron muestra de la actitud de cada equipo para afrontar el partido. Los visitantes no se jugaban nada, teniendo el factor cancha asegurado, y Kirolbet Baskonia no quiso pasar apuros, y salió con coraje y garra desde el principio.

Una de las noches más aciagas de Sergio Llull. El balear firmó unos números a los que no nos tiene acostumbrados. Desde el triple, el 23 del Real Madrid firmó un sorprendente 0/8. No estaba centrado en el partido, y apenas disputó minutos en la segunda mitad, posiblemente con la mente focalizada en el clásico del domingo ante el FC Barcelona Lassa.

La tensión del encuentro llevó al conjunto vitoriano a salir con el cuchillo entre los dientes. Pablo Laso decide comenzar con una defensa perimetral 2-3, táctica que provoca imprecisiones en el ataque de Kirolbet Baskonia. Dos triples que no tocan aro de Luca Vildoza son buena prueba de ello. Los vitorianos cambiaron la estrategia al juego interior, donde Johannes Voigtmann, con 8 puntos, y Vincent Poirier con 6, dañaban la pintura blanca. Los de Velimir Perasovic, en cambio, sufrían en defensa el movimiento de balón madridista, focalizado en un Jaycee Carroll omnipresente en el perímetro baskonista (7 puntos en el cuarto). La fluidez del Real Madrid puso en bonus a Kirolbet Baskonia en menos de cuatro minutos, un auténtico quebradero de cabeza para el conjunto local. 

Una de las sorpresas de Pablo Laso fue la vuelta de Ognjen Kuzmic, aún falto de confianza y ritmo de competición, por lo que se tomará el partido como una prueba para recuperar sensaciones en ausencia de Walter Tavares. Secundado por el jóven Santi Yusta, el técnico blanco apostó por la rotación mirando de reojo el clásico del sábado, gracias a la garantía del factor cancha para las eliminatorias de Euroliga.

Dos equipos imprecisos, muy poco eficientes en el tiro, en un partido donde Kirolbet Baskonia sale con más ganas, pero el Real Madrid con pequeñas reacciones consigue mantenerse en el marcador al final del primer cuarto (22-18).

Un partido en el que ambos equipos no están acertados de cara al aro, donde la actitud de ambos equipos marca la diferencia. Ante la pasividad defensiva del Real Madrid, Kirolbet Baskonia atacó la pintura blanca, donde Poirier está haciendo mucho daño, haciendo prácticamente un doble-doble tras los primeros 20 minutos (10+8). El rebote es una de las claves en favor de los locales, quienes reflejan la vitalidad de la victoria en la intensidad sobre la pista. 

Dos triples consecutivos de Trey Thompkins, contestados con agresividad exterior, con dos triples de la mano de Jalen Jones y otro de Marcelinho Huertas. El ritmo del partido aumentaba, a lo que la intensidad entre ambos conjuntos aumentaba la presión del choque. Un 3+1 de Klemen Prepelic junto a una técnica pitada sobre el base brasileño devolvió la igualdad a un partido desenfrenado.

El Real Madrid mostró dos caras a lo largo del cuarto. Un comienzo pasivo, sin actitud en ataque, con tiros forzados y una defensa muy blanda, y apretaron el acelerador en los últimos momentos del primer tiempo, aprovechando la tensión por las decisiones arbitrales. Pese a ello, el conjunto vitoriano aprovechó los despistes en la defensa blanca, y se van por delante en una primera parte muy mejorable por parte de ambos equipos (39-36).

Kirolbet Baskonia salió agresivo de vuelta de vestuarios. El Real Madrid jugó con indeterminación, relajados y sin poner gran oposición a su rival. Kuzmic, con 4 faltas al comienzo del cuarto, tuvo que defender con precaución, y Anthony Randolph jugó sin intensidad a lo largo de todo el partido, a lo que la pareja Poirier+ Voigtnmann aprovechó para poner la máxima ventaja en el marcador (50-38 min 24). 

Los locales dominaban la pintura en todos los aspectos, y estuvieron más acertados en el triple. Pese a ello, un parcial de 8-3 del Real Madrid, aprovechando tres errores consecutivos de Kirolbet Baskonia, provocó el enfado de un Velimir Perasovic viendo que su equipo no controla ni domina el partido como deberían. Tras el tiempo muerto apareció la figura de Shavon Shields, aportando alternativas al poderío interior. Un parcial de 25-17 a lo largo del cuarto proporcionan una renta de 11 puntos de cara al último y definitivo cuarto. 

La conexión Carroll-Ayón ponía tierra de por medio, y aprovecharon las precipitaciones de los baskonistas, a los que se les estaba haciendo muy largo el partido. La eficacia en el ataque del Real Madrid les puso nerviosos, pese a los intentos de Vildoza y Poirier de mantener la ventaja. Trey Thompkins se unió a la fiesta ofensiva madridista, y redujo la distanciade +16 de Baskonia, bajo la dirección de un debutante en Euroliga, Melwin Pantzar. Dejando los mandos y responsabilidad, dirigió muy bien a su equipo, pese a la inexperiencia. 

Pero el pívot francés de Kirolbet Baskonia no quiso perder el partido. Rozando el 20+20 (19 puntos y 16 rebotes), Vincent Poirier da un golpe sobre la mesa, y sentenció el duelo junto al argentino Luca Vildoza, quien asumió el balón cuando más quemaba. El carácter del base junto a la garra del pívot sentenciaron un partido, avisando del posible duelo que puede darse en la siguiente fase, en caso de que se clasifiquen en sexta posición. Victoria de carácter e intensidad de Kirolbet Baskonia (86-76).

 

 

Etiquetas

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
10 meses 3 días
#Contenidos: 
56
#Comentarios: 
129
Total lecturas: 
73,322

Comentarios

Es una pena que sea un partido descafeinado antes de comenzar porque un partido así siempre promete.
Aún así una pena la retirada de Rudy y los minutos obligados e innecesarios de Llull,que podría descansar junto al Facu si no hubiese el problema del 3er base.

Ya dije por aqui el jueves,comentando el R.M-Milan,que Pablo podria hacer rotaciones contra Baskonia de cara al clasico.Bingo! El Barsa tambien jugo' sin Hanga y Seraphin que estaran el Domingo seguro y es que El Clasico es mucho. Tavares y el Facu son los que le ganaron a Baskonia en ACB y si le añades que Causeur y Randolph se lo tomaron tranquis y LLUll hace 0-8 de triples se explica mucho. De todas formas Baskonia cuenta con 4 bajas importantes y Peras utilizo' una rotacion de 6,con minutada, mas Julen J. (importante peleando,3 triples y reboteando y muy implicado por la causa) y poco a Diop. Pero el Peras es como Dusko, " cansancio no existe, dolorrrr no existe". Pepe Laso conto una anecdota en un clinic de entrenadores de cuando Peras-Pablo Laso jugaban juntos en Baskonia, el Peras tenia fama de tener la llaves del pabellon para entrenar horas por libre y a Pablo entrenar le gustaba lo justo(como ha cambiado) y Peras le decia a Pepe " Pablo buen chico pero mas entrenar " y luego Pablo a su aita " te he visto hablando con Peras y ni caso eh". Ahora son dos de los mejores de Europa.

Deja tu comentario

Inicie sesión o regístrese para comentar