Solapas principales

Un dubitativo Baskonia vuelve a perder fuera de casa (81-74)

  • Un buen partido de Stauskas la mejor noticia de un Baskonia que sigue atascado lejos del Buesa

Que en la Euroliga más exigente de la historia la diferencia entre jugar en casa o a domicilio es abismal es una evidencia. Que si un equipo quiere estar en los puestos altos debe ganar partidos fuera de casa, también. Que a Baskonia se le atraganta cualquier partido lejos del Buesa, por desgracia también.

Los hombres de Ettore Messina llegaban a este encuentro absolutamente ‘on fire’. Líderes de la Euroliga y con unas sensaciones optimas a más no poder. Sin embargo, los pupilos de Perasovic afrontaban el duelo en su particular espiral de emociones. Baskonia parece haber comenzado esta temporada montado en un vagón de montaña rusa; tan pronto ganando con holgura a Olympiacos en casa o arrasando al Bayern Munich o perdiendo de mala manera contra el Asvel. En ese cara o cruz, hoy toco ver la mala imagen de los vitorianos. Pese a no hacer un mal partido (hasta prácticamente el último cuarto el encuentro fue igualado), las sensaciones de los italianos denotaban superioridad en la mayor parte del choque.

El partido poseía, además, un toque emocional muy importante para todos los ‘baskonistas’. El mejor jugador de la historia del club azulgrana, el argentino Luis Scola, estaría enfrente del equipo de su corazón por primera vez en si vida. El referente por antonomasia de la afición vitoriana. A más de uno se le ha atragantado esta noche la imagen de ver al veterano pivot argentino ‘pegándose’ con Toko Shengelia al poste bajo. Pese a que en su día afirmó que no vestiría otra camiseta que no fuese la de Baskonia, Luis está gozando de su segunda juventud en Italia, tras un fabuloso mundial. Donde dije digo, digo Diego.

Por lo que al partido concierne, los milaneses salieron con una marcha más a la pista, y rápidamente conseguían la primera ventaja en el marcador. Pero pronto el equipo vitoriano sacó a relucir su orgullo, para darle la vuelta al marcador y mantenerse a flote durante toda la primera parte. Un acertadísimo Nik Stauskas con 3/4 desde la larga distancia era la gran noticia de la noche para los vascos. Pese a ello, un arreón final de los pupilos de Messina mandó el partido al descanso con un 40-34.

Un buen Toko Shengelia, y un dominante Fall, sobre todo en la intimidación, igualaban las fuerzas de un partido trepidante. El tú a tú era constante. El canadiense Stauskas se erigió como líder ofensivo de Baskonia, dejando algún canastón digno de la Galería Vittorio Emmanuelle de Milán. Así las cosas, el marcador indicaba un 56-53 que dejaba todo abierto para los últimos 10 minutos.

Aquí fue donde se terminó la igualada. El Baskonia cayó al igual que el imperio romano en 1453, mientras que el Milán puso velocidad de crucero como un barco que navega por el Lago Di Como. En una seguida de jugadas, los italianos abrieron una grieta de alrededor de 15 puntos que ya fue insalvable para los de Vitoria. Finalmente 81-74 para los locales, que suman la sexta victoria de la temporada para seguir líderes. Por su parte Baskonia buscará el calor del Buesa una vez más para darle la vuelta al 3-4 que lleva en estos momentos.

Hogar, dulce hogar: Melancolía, nostalgia, soledad, tristeza, añoranza, morriña… estos deben ser sin duda los sentimientos que anidan en cada uno de los jugadores de Baskonia cuando están abocados a jugar lejos del Fernando Buesa Arena. De hecho, el equipo parece completamente otro. De arrasar a Olympiacos y Bayern, pasando por un partidazo el pasado fin de semana contra el todopoderoso Real Madrid, ha volver a ‘pinchar’ fuera de casa. Se esta convirtiendo en algo habitual ver a Baskonia sufrir a domicilio, sea cual sea el partido. Tan solo ha conseguido ganar a Zalgiris en Kaunas la primera jornada de esta Euroliga. Si los de Perasovic quieren estar arriba, tendrán que empezar a ‘traer oro’ de sus partidos como visitante.

Por fin; Nik Stauskas: Las esperanzas con el canadiense desde que llegó han estado por las nubes. El fichaje de ‘Sauce Castillo’ fue el bombazo que todos los años se sacan de debajo de la manga Josean Querejeta y Alfredo Salazar. Todo un ‘número 8’ del ‘drafft’ a disposición de Perasovic. Un asesino del perímetro, un ‘killer’ con el aro entre ceja y ceja. Sin embargo, una inoportuna lesión truncó el inicio de Stauskas, al que después le ha costado mucho adaptase. Perasovic no terminaba de darle muchas oportunidades, y el jugador no aprovechaba las que el croata le brindaba. Pero hoy puede ser una noche de inflexión. Hemos visto a un Stauskas suelto, decidido y acertado. Importantísimo.

Este Milán va muy en serio: Se fue Mike James, llegó Messina e impuso su ley. Se trajo con el al ‘Chacho’ y a Luis Scola, dos auténticos lujos para esta Euroliga. Había dudas del proyecto, del entrenador y del nivel de la plantilla, pero pronto han quedado disipadas. Milán cosecha un 6-1 en su haber, y se coloca líder de la Euroliga. Las sensaciones que transmite son de un equipo trabajado, serio y con las ideas muy claras, además de un gran talento. La bestia italiana ha vuelto, y por lo que parece, para quedarse. 

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
2 meses 1 semana
#contenidos: 
15
#Comentarios: 
62
Total lecturas: 
18,786

Comentarios

Ganar en casa esta bien que para eso paga el público pero para aspirar a más hay que rascar fuera. Baskonia esta ganando este año por casta(llámalo Carácter Baskonia o lo que sea)que por un juego fluido y constante y en el Buesa este estilo lo pueden desarrollar más fácil. Cuando surge algún problema todo se complica,ayer el golpe de Henry,cuando parecían tener controlado el ritmo ,hizo jugar muchos minutos seguidos de base a Vildoza que se agobia. Baskonia podría hacer algún refuerzo pero creo que no saben lo que más necesitan(JFL, cupo, extr, base,alero,....). No están mal pero tampoco bien.