Solapas principales

Un irreconocible Baskonia se la pega en Belgrado (90-73)

  • Derrota estrepitosa de un Baskonia que fue triturado sin piedad de principio a fín
  • El ex valencianista Jordan Loyd se colgó el cartel de 'MVP' con la friolera de 30 puntos y 34 de valoración

Dos maneras distintas de comenzar la Euroliga cara a cara: 

 

TD Systems Baskonia viajaba a Belgrado tras un buen inicio de la temporada. Pese a la reciente derrota el domingo ante UCAM Murcia en el Buesa Arena, el conjunto azulgrana llegaba a la capital serbia con una victoria en su casillero. Una gran victoria, cosechada frente al Real Madrid en la primera semana de competición continental. En una gran noche para los vitorianos, los de Dusko sometieron sin piedad a los de Pablo Laso, para darle pistoletazo de salida de la mejor forma a la Euroleague. Por su parte, el Estrella Roja de Belgrado no comenzó con buen pie su andadura, ya que no fue capaz de poner oposición al nuevo y remodelado Fenerbahce en Estambul. De este modo, y con sensaciones antagónicas, se enfrentan en el siempre imponente y especial Pionir dos históricos del baloncesto europeo.

 

Sin público, pero Belgrado siguió siendo infierno: 

Hablar del Estrella Roja de Belgrado es hablar de un gran elenco de calidosos jugadores como Boban Marjanovic, Dragan Tarlac, Igor Rakocevic, Milán Guroviç, pero sobre todo, de su imponente estadio. Un mito del baloncesto europeo, el pabellón Pionir es el lugar más temido para todos los equipos. El frío de la capital serbia se compensa con el calor del continentalmente proclamado ‘Infierno de Belgrado’. Sin embargo, en esta ocasión el público no ocupaba sus asientos, y las gradas habitualmente coloridas y humificadas por bengalas, lucían completamente vacías. Pese a ello, Baskonia se achicó de manera sobrenatural. Como si en el tendido hubiesen ocho mil gargantas cantando y animando locamente, al equipo vitoriano le quemaba el balón. La frialdad del ambiente encogía las ideas del equipo de Dusko. Imprecisiones, pérdidas… Sin tambores, sin banderas, sin bufandas, pero la presión sobre el parqué seguía ahí. Tiros liberados y opciones debajo del aro desperdiciadas, dignas de un partido en el que los cimientos del Pionir tiemblan al son de los botes de los aficionados.

El salvavidas del rebote: 

El concepto del rebote, muchas veces infravalorado en este deporte llamado baloncesto, hay días, como hoy, en los que sencillamente te gana partidos. Acostumbrados a ver a Russell Westrbook capturar rebotes con la facilidad que recoge caramelos un niño el día de reyes, podemos caer en el error de pensar que no son más que una simple e intrascendente estadística. ¡Que miren el partido de hoy! 38 rebotes de Estrella Roja por tan solo 22 de Baskonia. Más allá de la cifra, la sensación de dominio ha sido abrumadora. Cada vez que Baskonia erraba tiros, nunca había segunda posibilidad. Esto ha otorgado al equipo de Belgrado la posibilidad de exprimir de manera cruel los porcentajes de Baskonia.

 

La imagen del hombre del partido; Jordan Loyd

 

 

¿Dónde se perdió el espíritu defensivo? 

Si algo caracteriza a Baskonia, y especialmente al Baskonia de Ivanovic, es la mentalidad y capacidad de sacrificio defensivo. Esos son los pilares que el técnico montenegrino implantó en su equipo desde que llegó a Vitoria, y que, con mayor o menor acierto, el equipo nunca perdía. Hoy Baskonia perdió su identidad, perdió su distintivo, perdió el arma que le hace competitivo. Cuando no destacas en talento, debes hacerlo en defensa. En eso consiste la filosofía ‘Duskista’; todo parte desde la defensa. Hoy no fue así, y el correctivo fue de los que dejan herida. En ACB frente a Murcia, y hoy frente a Estrella Roja, Baskonia ha comenzado a dar señas de cansancio y agotamiento. Dusko pide refuerzos, y el club debe dárselos antes de que sea demasiado tarde.

 

Jordan Loyd, amo y señor:

En un partido donde, especialmente por parte visitante, la clarividencia, los puntos y las oportunidades escaseaban, Jordan Loyd fue el encargado de aportar calidad y puntos, muchos puntos al partido. El jugador nacido en Atlanta demostró esta noche el ‘ADN NBA’ que lleva dentro. El exjugador ‘taronja’ demostró tenerle cogida la medida a un Baskonia contra el cual ya realizó buenas actuaciones el año pasado tanto en ACB como en Euroliga. 

Con precisión meridiana y tacto de cirujano desde la larga distancia, e inmaculado desde la línea de tiro libre, el ex jugador de los Toronto Raptors concluyó el choque con 30 puntos, 34 de valoración y unos porcentajes realmente asombrosos: 5/8 en tiros de tres y 9/9 en tiros libres,

15 puntos en la jornada inaugural frente a Fenerbahce, y 30 esta noche. Jordan Loyd está demostrando que quiere convertirse en uno de los nombres propios de esta Euroliga.

 

Estadísticas:

 
 

 

 

 

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
1 año 7 meses
#contenidos: 
63
#Comentarios: 
180
Total lecturas: 
101,935

Comentarios