Solapas principales

Unicaja perdona y Diamantidis lidera la victoria del PAO culminada por Feldeine (68-66)

  • Unicaja tuvo en su mano lograr su segunda victoria en el mítico OAKA, pero perdonó.
  • Diamantidis lideró a Panathinaikos y Feldeine anotó el triple decisivo.

No pudo ser. Unicaja tuvo en su mano la primera victoria en diez años en el OAKA, pero no sentenció un partido que dependió de su acierto desde la línea de tiros libres (11/19 para los de Plaza). Diamantidis fue el hombre del partido, con 17 puntos, 7 asistencias y 27 de valoración, aunque fue Feldeine el encargado de anotar el triple decisivo. Por parte de Unicaja,  Jamar Smith fue el hombre destacado, acabando como máximo anotador con 22 puntos, aunque erró el triple final y el partido concluyó con 68 a 66.

Calathes fue el encargado de abrir el marcador, con una fácil bandeja, siendo protagonista de los primeros minutos de juego gracias a su intensidad. DeMarcus Nelson era el encargado de dirigir a los malagueños, en detrimento de Nedovic, y fue el primero en anotar para Unicaja, aunque Calathes le ganaba el duelo en los primeros compases de partido.

nick-calathes-panathinaikos-athens-eb15.jpg

Calathes realiza una bandeja (Euroleague)

Panathinaikos confiaba en una defensa agresiva que llevaba a Unicaja a tener que resolver en los segundos finales de posesión. Nelson era el único acertado en ataque, muy motivado ante su ex equipo, mientras que Jamar Smith era la nota negativa al inicio, al fallar sus dos primeros tiros. La presencia de Kuzmic en la zona dificultaba que Hendrix, el mejor de Unicaja en esta Euroliga, lograra anotar, lo que dejaba el marcador en tanteo bajo, pues Panathinaikos tampoco conseguía anotar.

Smith daría la primera ventaja a Unicaja, con una suspensión de media distancia, pero duraría poco al anotar Feldeine bajo aro y colocar el 9 a 8 en el electrónico a falta de cuatro minutos y medio.  La igualdad en el marcador era el protagonista absoluto del encuentro, pues ninguno de los dos equipos conseguía anotar para abrir brecha. A falta de algo más de dos minutos, Smith empataba con el primer triple de Unicaja en el partido, aunque cuatro puntos seguidos de Diamantidis daban la máxima a Panathinaikos (17-13).  Plaza daba entrada a Jackson, que no tardaba en anotar un triple para volver a empatar, pero Diamantidis, omnipresente en este primer cuarto, asistiría a Raduljica y anotaría él mismo sobre la bocina para cerrar el primer cuarto en 21 a 17 para los griegos.

Fran Vázquez despertaría al inicio del segundo cuarto, con un mate tras rebote ofensivo. Aún así, Unicaja tenía un problema que estaba desequilibrando el encuentro: Diamantidis. El griego era dueño y señor del partido, dificultando el ataque de los malagueños y desatascando el de su propio equipo. Edwin Jackson intentaba emular al mito griego, y de no ser por él, Panathinaikos podría haber roto el encuentro en los primeros minutos del segundo cuarto. De hecho, el propio Edwin empataría, con un espectacular triple, el encuentro, obligando a Djordjevic a solicitar tiempo muerto.

El partido se convertía en un duelo entre Diamantidis y Jackson, con ambos emparejados, pero con ventaja para Diamantidis, que lograba encontrar a sus compañeros y Panathinaikos se colocaba con cinco de ventaja. El ataque de Unicaja era un despropósito, sin ideas claras y con Nedovic dejando escapar las opciones de los malagueños, con una falta que acabaría en canasta de Feldeine.

Con un ataque estático que rozaba el horror por parte de Unicaja, tuvo que ser una genialidad de Smith la que diese aire al equipo de Plaza, pero los problemas seguían siendo evidentes con Nedovic en la dirección. Plaza no tardaría en sustituirlo por Nelson, y Djordjevic daba a entrada a Diamantidis, que no tardaría en volver a golpear a la defensa malagueña con un alley oop para Papagiannis.

Nelson cambiaba la cara al partido, y con una asistencia suya para Díez, Unicaja firmaba el empate a 33 cuando quedaba un minuto y medio para el descanso. Diamantidis, de nuevo, daba ventaja a Panathinaikos, y Calathes cerraba el marcador al descanso, 37 a 33, con varias decisiones arbitrales discutibles, entre ellas un campo atrás, que no permitieron anotar a Unicaja.

 

Raduljca abriría el marcador tras el descanso, anotando una bandeja, y Hendrix respondería con una suspensión. Panathinaikos subía la intensidad en defensa, y Unicaja se dormía en ataque, lo que favorecía a los griegos, que sólo tenían que mantener el ritmo para vencer. Nelson era la esperanza de los malagueños, con una gran dirección de juego, manteniendo al equipo en el partido. Una jugada fortuita de Unicaja, que estuvo cerca de perder el balón en tres ocasiones, acabó en canasta de Hendrix, que colocaba a Unicaja a dos puntos.

demarcus-nelson-unicaja-malaga-eb15.jpg

Nelson realizó un gran partido (Euroleague)

Un triple de Gist volvía a distanciar a Panathinaikos, y otro consecutivo de Pavlovic, rompían el encuentro, colocando el 47 a 39 en el marcador. La lectura de juego malagueña era muy deficiente, lo que unido a una gran defensa de Panathinaikos hacía de anotar una auténtica odisea para Unicaja. La agresividad de Smith era la única nota positiva, siendo suficiente para recortar la diferencia.

Mas Panathinaikos no permitía a Unicaja acercarse, a pesar de los esfuerzos de Smith, por lo que el partido seguía en manos de los de Djordjevic. Plaza ordenaba una presión a todo campo, con la intención de subir el ritmo y adaptarlo a lo que pedía a sus jugadores. Smith era el hombre enrachado, con 18 puntos al tercer cuarto, y lograban cerrar el marcador con 58 a 55 para el último cuarto.

Unicaja no tendría suerte en el inicio del cuarto, con errores consecutivos en ataque, y una falta de Nedovic que debió señalarse como antideportiva. Jamar Smith seguía siendo el hombre del encuentro, anotando una espectacular bandeja tras rectificado, y Unicaja se colocó en zona 2-3 para intentar frenar el ataque griego.

Entonces llegó Suárez, como en Moscú, y con un triple suyo colocó a Unicaja con uno de ventaja. Panathinaikos se atascó en ataque y Unicaja comenzó a dominar el ritmo del partido, con Smith en estado de gracia. Con 61 a 64 en el marcador, los ataques se enquistaban, con ambos equipos errando sus respectivos ataques.

Pavlovic sería el encargado de romper la mala racha ofensiva, anotando una espectacular canasta que colocaba a Panathinaikos a un solo punto. Diamantidis empató el partido desde el tiro libre, y Thomas anotaría para Unicaja después, gracias a un magnífico pase de Hendrix. Unicaja planteaba el partido con su cinco más físico, con Nelson, Smith, Jackson, Thomas y Hendrix, y funcionaba, aunque no lograban anotar. Nelson, de hecho, fue clave forzando la quinta falta de Calathes a falta de 50 segundos, aunque falló los dos tiros libres.

dimitris-diamantidis-panathinaikos-athens-eb15.jpg

Diamantidis, líder de Panathinaikos (Euroleague)

Unicaja no logró anotar, a pesar de las opciones, y un tapón de Gist a Smith daba la oportunidad a Panathinaikos de empatar a 66 el encuentro o anotar un triple para colocarse con uno de ventaja, a falta de 34 segundos. No hubo canasta de los griegos, pero sí una falta dudosa sobre Gist en el rebote, que se tradujo en dos tiros libres, aunque sólo anotó uno. Aún así, la lucha del rebote cayó para los griegos, tras escapársele el balón a Thomas.

Y apareció Feldeine. Un triple suyo, a falta de 11.4 segundos, colocó a Panathinaikos con 68 a 66 en el marcador. Unicaja tendría bola para vencer o empatar, pero Smith falló el triple definitivo y Panathinaikos venció por 68 a 66, salvando su feudo en el Top 16, y logrando su primera victoria en esta fase.

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
11 años 5 meses
#contenidos: 
233
#Comentarios: 
1,588
Total lecturas: 
1,222,976

Comentarios

Plaza comete muchos errores, como todo el mundo. Pero, quizás, para mi, el peor de todos como entrenador es no saber ganar los partidos igualados. Rara vez, muy rara vez, en caso de llegar el partido igualado al final, unicaja gana el partido. Siempre recibimos canasta (es decir, malas defensas, malas lecturas) y rara vez anotamos (esta, o la más dolorosa, el final del quinto partido frente al barcelona y ese churrotiro de Suarez, o tras la remontada última al barça en el martín carpena las últimas jugadas). Pero no es de ahora, recuerdo como el unicaja de Scariolo eliminó al real madrid, entrenado entonces por Plaza, y como la resolución del segundo partido fgue una canasta de Berni que le daba la victoria.
No sé si es que no lo entrena. O que se pone nervioso y bloquea a sus jugadores. O yo que sé, pero en caso de final igualado, PUM, perdemos.
Bueno, no era importante, y creo que este PANA es vencible en el Martin Carpena y el average es mínimo. Lo importante es el OBRA, al que hay que ganar sí o sí o sí.

Presentarse con la baja de su mejor jugador, en Oaka con 12000, darle la vuelta al partido, dejar 5 minutos sin anotar al rival, y a 40 segundos con 3 de ventaja, en un tanteo escueto y con dos tiros libres, es de juzgado que un base de euroliga falle los dos tiros!!!, después de esto, dejar un liderato y una oportunidad magnificas...lo del arbitraje es ya algo tan usual, que es un factor contra el que lidiar también.