Solapas principales

Valencia Basket alarga las Fallas y se mete en la gran final de la Eurocup (73-79)

  • Decisivo Van Rossom con 15 puntos en momentos vitales
  • Los valencianos optarán al cuarto entorchado en su competición talismán

Valencia Basket volvió a conquistar Kazán (allí ganó su última Eurocup) y venció en un partido eterno, disputadísimo, polémico y sufrido hasta los segundos finales, pero que supieron a gloria tras el bocinazo final. El equipo de Ponsarnau tumbó por segunda vez a Unics Kazan y se clasifica para la finalísima.

El partido comenzó de manera opuesta al del pasado martes: Valencia Basket, liberado de presión, arrancó pleno de confianza y concentración, con un Dubljevic espectacular (8 de los 11 primeros puntos), y con gran acierto en el triple. Esta salida fulgurante puso un 3-11 en los tres primeros minutos, y 8-19 cinco después. Hasta ahí, superioridad total de los visitantes, mientras los locales se desangraban con errores en el tiro (0-6 T2 y 1/8 T3 mediado el cuarto). Eso sí, dominio total en el rebote, capturando hasta 8 ofensivos en el primer cuarto, pero sin poder rentabilizarlo. Priftis tiró de la garra del banquillo sacando a Ndour en los instantes finales del cuarto, y el ex del Madrid se comió la pista en esos instantes, con 5 puntos, 2 rebotes y un tapón. Mike Tobey, que cogió el testigo de Duby, lideraba a los suyos y cerraba el cuarto con un enorme mate tras rebote ofensivo más personal añadida. 16-23 para cerrar un primer acto de claro color taronja-rosado.

El gran acierto en el triple mantuvo en órbita a los valencianos al inicio del segundo (San Emeterio, Tobey y Vives acertaban de manera consecutiva), pero en ese momento comenzaba a emerger la figura de Kaimakoglou, autor de 9 puntos en este segundo período. Esto, unido al aumento de intensidad defensiva de los rusos (comandados por un errático pero asfixiante Henry), y las apariciones de McCollum, catapultaron a Unics Kazan, que se situaron a uno. Van Rossom, con un mate (¡!) a la contra, lo dejaba en tres justo antes de llegar al ecuador del partido (36-39).

La vuelta de los vestuarios le tenía preparada una sorpresa a Valencia Basket a las primeras de cambio: los árbitros señalaban una más que discutible antideportiva a Dubljevic, que unido a una técnica en el primer cuarto, mandaba a la ducha al montenegrino. Pero no fue solamente la ausencia de Duby la mala noticia; lo fue más aún comprobar el cariz que tomaba el partido teniendo en cuenta la dinámica adoptada por los colegiados, mucho más permisivos de lo habitual, facilitando enormemente el plan de los rusos: defender, pegar, defender, morder, defender…

Bajo esas circunstancias, el equipo de Ponsarnau tuvo que arremangarse más aún los pantalones para tratar de sobrevivir en las trincheras. San Emeterio y Abalde salieron al rescate en el final de un igualado cuarto y, quién si no, el faro belga de Valencia Basket (Sam Van Rossom), volvía a acertar en los segundos finales con un triplazo que mantenía cuatro arriba a los suyos. Pese a las adversidades, 52-56 para afrontar el último y parcial.

El partido se iba poniendo cada vez más tenso. Morgan, missing toda la tarde, aparecía en el peor momento para sumar cuando más dificultades tenían los suyos. Pero Sam, siempre Sam, seguía alumbrando los suyos y demostrando que tiene una cabeza privilegiada y un don para aparecer cuando más falta hace en su equipo.

Continuaba el intercambio de golpes que no le iba mal a Valencia Basket. 60-66 a dos minutos del final, pero el tiempo comenzaba a congelarse. Cada segundo parecía cinco o diez, y los árbitros volvieron a ponerse el disfraz de protagonistas: otra antideportiva a una personal totalmente corriente de Labeyrie. Jamaar Smith entendió que aún había vida y clavó un triple peligroso, poniendo a 5 a Kazan justo a falta de un minuto. Un minuto que fue como un partido de beisbol, interminable, pero que finalmente, pese al intercambio de triples frente a tiros libres, certificó la gran victoria de los valencianos y el pase a una final en su competición preferida. A por la cuarta, Valencia.

UNICS Kazan - Valencia Basket Highlights | 7DAYS EuroCup, SF Game 2

SAM-VAN-SO-SSOM: Clave. Fundamental. Determinante. Decisivo. Líder. Killer. Alma. Duende. El mago de Valencia Basket volvió a demostrar que el paso del tiempo no sólo no le castiga, sino que le mejora, y volvió a ser el mejor jugador de su equipo (y del partido) con una demostración de carácter y personalidad ganadora. No fueron solamente sus 15 puntos y 19 de valoración (el mejor en ambos apartados), sino el cómo, el cuándo, y el dónde. Tiene magnetismo para aparecer en los momentos decisivos (que no son siempre los últimos, sino cuando un partido coge una dinámica y uno es capaz de cambiarla). Dejó, además de un triplazo de 8 metros agónico, una canasta de esas que salen en todos los high lights, sacando de fondo contra la espalda del defensor para anotar sin oposición. Con el belga ele-Gante en forma, Valencia aspira a conquistar cualquier cima.

 

HENRY DESESPERADO Y DESESPERANTE: El que fuera elegido MVP de la fase de grupos de la Eurocup, y una de las principales estrellas de su equipo, eligió el peor momento para realizar su peor actuación. Desastroso partido del base, más pendiente de desesperar a sus oponentes que de centrarse él. Sobre-revolucionado, estuvo horrible en el tiro 1/7 en T2 y 0/4 en T3, y casi peor en la dirección (3 pérdidas), para completar una tarjeta terrorífica de 2 puntos, 3 rebotes, 3 asistencias y -7 de valoración en 25 minutos de juego. Parte de culpa, sin duda, de su técnico Priftis, que prefirió mantenerlo por su intensidad defensiva obviando lo que restaba en la faceta ofensiva al conjunto ruso.

 

CARÁCTER DE CAMPEÓN: Es su torneo. Valencia lo sabe. Es la forma más directa de llegar a la Euroliga, de volver a saborear el champán y el confeti, y de ofrecer a la Fonteta un nuevo título en la época dorada del club. Esta generación tiene raza y carácter de ganador, y lo demostraron una vez más en una de las pistas más complicadas del continente (al menos de la competición), en un ambiente y un arbitraje más que hostil, y sin su principal baluarte, Dubljevic, en toda la segunda parte precisamente por una polémica decisión de los colegiados. Pese a todo ello, el adn de los Van Rossom, Will Thomas, San Emeterio o Vives, todos multicampeones, fue suficiente gasolina para poder llegar a la cima y conquistar el penúltimo puerto antes de la meta. Sólo queda una etapa (dividida hasta en tres partidos), para volver a sentirse los reyes de nuevo.

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
2 años 1 mes
#contenidos: 
182
#Comentarios: 
673
Total lecturas: 
452,609

Comentarios

Si Valencia gana la Eurocup, el mejor clasificado de la ACB sin licencia A (y que no sea Valencia), no irá a la Euroliga. Si ALBA gana la Eurocup, ¿habrá 2 o 3 representantes de la Bundesliga el año que viene? Múnich con licencia A, ALBA como campeón Eurocup ¿y el mejor clasificado tras Múnich? En teoría, debería ser así...

Zorionak Valencia. Mi MVP es J. Ponsarnau,no acapara elogios ni focos mediaticos y algunos no le daban mucho recorrido en Valencia pero ahi esta haciendo un basket serio, tiene el respeto de jugadores,que alguno juega poco y lo gestiona sin gestos airados,raro hoy en dia y hoy tuvo algun motivo arbitral para alterarse. Tambien V. Rossom desatascando en momentos decisivos. A dos pasos de volver a EL que es el gran objetivo .