Solapas principales

Valencia Basket asfixia al Alba de Berlín (91-77)

  • Los de Ponsarnau cada vez más cerca del Play Off
  • El acierto de Doornekamp (5 triples) fue clave ante la defensa de Aíto
  • Van Rossom dirigió (11 asistencias); Abalde (16) y Loyd (19), líderes ofensivos

Clave 1. Doornekamp, de repente un extraño. La aportación de Aaron comienza a ir más allá del plano defensivo. Brillante desde la larga distancia, abrió en canal la zona de ajustes de Aíto durante el último cuarto. Cinco triples consecutivos, 15 puntos, valiente en la defensa sobre Luke Sikma y la esperanza de que su confianza le pueda convertir en temible. Lo de Estambul no fue un oasis.

Clave 2. Más incisivos: Ponsarnau decisivo. Tras el descanso, el técnico de Tárrega facilitó a sus jugadores el camino directo hacia el aro. El cambio de paradigma encontró el resquicio definitivo en la estrategia enemiga. Loyd y Abalde se hicieron notar ante una rotación desfondada. La ausencia de Siva y la minutada de Hermansson o Giedraitis ahogó al Alba de Berlín en el cuarto decisivo. Van Rossom (11 asistencias) dirigió con acierto a los suyos.

Clave 3. Nnoko, baluarte alemán en la pintura. La estrategia defensiva de Aíto García Reneses se centró en detener la pegada de Bojan Dubljevic. El montenegrino luchó hasta firmar 17 tantos de valoración. Sin embargo, la sensación de incomodidad ante Landry Nnoko fue permanente. El africano demostró que su progresión va viento en popa en ambos lados de la pista: 10 puntos y 8 rebotes. Bastión merecido y eficaz del muro alemán. La envergadura de Tobey el mejor antídoto.

Landry Nnoko demostró de inicio que su progresión va más allá del acierto en el tiro libre. La facilidad del camerunés para aprovechar la continuación en el bloqueo directo fue la base de un parcial de 2-13. Con la defensa abierta de par en par, Mattisseck castigó la actitud taronja desde más allá del arco (6-17).

Ni siquiera la irrupción de Alberto Abalde aceleró el sistema de Ponsarnau; el entremado de Aíto García Reneses imposibilitaba la conexión con Bojan Dubljevic en ataque estático (10-20). El primer cuarto agonizaba entre los puntos de Mike Tobey y la pegada de los berlineses cerca del aro (18-27). Demasiadas canastas fáciles.

El encuentro mudó entonces al combate entre Giedraitis y el propio Abalde. El futuro, de repente, tomaba la máxima competición continental. Sería Aaron Doornekamp, sin embargo, el que encontrara la puntería en la larga distancia. Dos dianas del canadiense metieron de lleno en el partido a los valencianos (27-30).

El trabajo sucio de Tobey y la apertura de la pintura no eran suficientes para disfrutar de la mejor versión de Dubi. Giedraitis volvió a golpear desde la equina (29-36). En cualquier caso, la actitud taronja estaba en alza. La balanza comenzaba a oscilar por cuestiones de talento. Además, las faltas personales mermaron la rotación interior de los berlineses. A pesar del escenario, Dubi se plantaba en el descanso con 11 créditos de valoración (37-42).

En la reanudación, el modelo ofensivo de Valencia Basket iba a dar un paso hacia la canasta. El camino directo hacia el aro daba réditos a Loyd y Van Rossom (44-44). El conjunto de Aíto se estrellaba una y otra vez en la muralla local, esta vez mucho más cerrada. Ni siquiera el esfuerzo de Nnoko parecía contener la inspiración de Jordan Loyd. 10 tantos en serie en su modalidad más incisiva (49-50). La grada atisbó el triunfo gracias a la aparición de Mike Tobey y Fernando San Emeterio (55-50). El estreno de Cavanaugh y los puntos de Hermansson sobre la marca de Colom no impidieron la renta de los anfitriones de cara al último periodo (62-57).

Nnoko

Nnoko, bastión berlinés (Fuente: euroleague.net)

La percusión de Jaume Ponsarnau amenazó con mandar el choque a la lona. La segunda unidad hizo inútil los destellos de Marcus Eriksson. En carrera o en la línea de tres puntos: Marinković, Doornekamp, Colom y Tobey (70-60).

Con la victoria a punto de caramelo, la zona de Aíto frenó en seco el ritmo de juego; el acierto desde la larga distancia completó la reacción visitante (72-69). Insuficiente para el momento Aaron Doornekamp. De nuevo desde el 6.75, esta vez por partida doble, esta vez para derribar la última barrera de García Reneses (82-71 min. 37). Octavo triunfo al zurrón (91-77), sexto consecutivo en la Fonteta. El sueño del Play Off sigue vigente. Así sí. Cuanto ha llovido desde aquel 0-6 inicial.

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
1 año 8 meses
#contenidos: 
63
#Comentarios: 
217
Total lecturas: 
80,741