Solapas principales

Valencia Basket resiste en Múnich y se abona al Playoff (59-66)

  • Tobey y Doornekamp, 11 puntos cada uno, destacados en ambos lados de la cancha
  • La primera mitad de Dubljevic (9) equilibró el talento de Monroe (15)
  • El bajo porcentaje de acierto en el 6.75 marcó el devenir del encuentro

Resistencia para un día en gris. Nunca sabremos hasta qué punto el cansancio o la dolorosa derrota ante el F.C. Barcelona afectaron la moral de los jugadores de Ponsarnau, pero lo cierto es que Valencia Basket sufrió en pista contraria durante más de 30 minutos. Solo las carencias estructurales del Bayern le permitieron llegar con vida al desenlace. Una vez allí, la intensidad de Tobey, el tesón de Abalde y la (ahora) temible pegada de Doornekamp doblegaron al enemigo.

Monroe vs Dubljevic, duelo a la antigua usanza. Ante el calamitoso porcentaje de éxito en el 6.75, los dos jugadores franquicia sacaron a relucir su inagotable talento al poste bajo. Greg, imperial en el primer tramo del encuentro, fue la única amenaza real del caudal ofensivo local: 15 puntos y 6 rebotes. Por su parte, Bojan aguantó el tipo y mantuvo al resto de compañeros en las dunas del segundo cuarto. Mike Tobey, siempre pendiente de Colom, tomó el relevo y apuntaló la zona en la recta final. 11 tantos repletos de energía.

Colapso en el perímetro. El enorme potencial interior desplegado en el parqué muniqués no fue suficiente para lograr que la calidad general del juego fuera aceptable. El baloncesto moderno necesita del acierto exterior para convertirse en un espectáculo formidable. 3 de 22 (13%) para el cuadro de Oliver Kostic, inéditos además en la primera mitad. Afortunadamente, la puntería foránea creció en la reanudación y evitó el batacazo (10 de 31, 32%). No hubo un plan B más allá del juego de pies de Dubi. Tocó sufrir, y mucho. Esto sigue siendo la Euroliga.

El duelo entre Bojan Dubljevic y Greg Monroe atrajo toda la atención del juego en el inicio de partido. El norteamericano sacó provecho de su talento made in Georgetown y sumó 6 puntos consecutivos (9-4, min. 5). No tardarían en reaccionar los de Ponsarnau. Vanja Marinković lideró la remontada encarando el aro con descaro, 2+1 incluido (9-14). Hasta 8 tantos aportó el escolta de Valencia Basket durante el primer cuarto (13-15).

Para entonces, los errores desde más allá del arco comenzaban a colapsar el ataque de ambos equipos. El conjunto bávaro mantenía, sin embargo, cierto equilibrio en pista contraria, reduciendo con esfuerzo las pérdidas de balón. Dedovic y Zipser apoyaban el trabajo en la pintura (19-15).

Ni siquiera el regreso de Dubi parecía contener los daños colaterales (28-19). El Bayern Múnich se plantó en el descanso sin haber convertido un solo triple (0 de 6); a pesar del cambio de registro, había dejado con vida a un rival en proceso de derrumbe (30-24). La serie visitante en el perímetro también era pobre (2 de 17), tampoco hubo otras opciones.

Monroe

Monroe, gran amenaza bávara (Fuente: euroleague.net)

La reanudación no traería otro estilo, pero sí la puntería taronja en la ansiada larga distancia. San Emeterio primero. Ndour después. 30-32. El senegalés se permitió el lujo de repetir. Sería un instante efímero. Valencia volvería a las andadas. Los alemanes, que se estrenaron en el 6.75 gracias a Petteri Koponen y tras 11 intentos, ordenaban las acometidas a base de esfuerzo (41-36). La movilidad entrelíneas de Labeyrie, el tiro libre y la aparición de Doornekamp en ambos lados de la pista permitió igualar el choque antes del último periodo (46-45). Solo la canasta sobre la bocina de Koponen mantuvo la exigua renta de los anfitriones.

La conexión Colom-Tobey tomó el relevo en el modelo ofensivo de Ponsarnau. Un ejemplo necesario ante el avance teutón, que encontró el bonus en los tres primeros minutos del cuarto (52-52). La brega del propio Mike creció captura a captura y acabó mostrando el camino definitivo. El de la intensidad defensiva, el del rebote ofensivo, ese capaz de desnudar las carencias del Bayern.

Doornekamp, letal una vez más, selló por fin una distancia insalvable (52-60). A pesar de las infantiles pérdidas de balón, Dubljevic ya no sería necesario. Cuatro triunfos en los últimos cinco encuentros a domicilio (59-66). Valencia Basket continúa soñando, por méritos propios, con el Playoff europeo.

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
1 año 6 meses
#contenidos: 
60
#Comentarios: 
214
Total lecturas: 
75,575