Solapas principales

Valencia Basket se da una alegría ante un Madrid irregular (96-88)

  • Campazzo hizo un partidazo pero fue insuficiente ante el bloque taronja
  • Dubljevic, Pleiss y Sastre, los más valorados de Valencia Basket
  • Diez jugadores de Valencia Basket anotaron al menos un triple

Nueva reedición de la última final liguera en la Fonteta entre dos equipos con perspectivas muy diferentes en competición europea. El Real Madrid peleando por la cuarta plaza que le de ventaja de campo en las eliminatorias pre-Final Four, mientras que Valencia Basket hace tiempo que está sin opciones reales de meterse entre los ocho mejores, por más que quedaran posibilidades matemáticas.

Un gran arranque de los locales les situó 14-7 antes de llegar al ecuador del primer cuarto, con un buen Dubljevic y un triple de Rafa Martínez. No tardó en reaccionar el equipo de Laso y empataba rápidamente con una canasta de Randolph tras triple de Taylor. La igualdad se mantuvo hasta el final de los primeros 10 minutos, y un triple de Pleiss dejaba uno arriba a su equipo (22-21). Los mejores, claramente, eran Dubljevic para los taronja y el Facu para los merengues.

El segundo comenzó con más ritmo todavía, y al margen de la electricidad de Campazzo, ayudaba a ello la sabiduría de su base más puro, Sam Van Rossom, que tras volver ante Iberostar el pasado domingo con buenas sensaciones, encontró todavía mejor sabor en los primeros minutos ante los blancos: 7 puntos y 3 asistencias en 7 minutos.

Entre medias, un bonito intercambio de triples donde también participó el belga, además de Doornekamp, Abalde, Rudy y Thompkins, este último con fortuna a tabla.

Al margen de la aportación de Van Rossom, destacaba la aportación en la pintura de un Dubljevic muy regular, con 11 puntos y 4 rebotes al descanso, mientras que por parte de los de Laso, Taylor era casi la única alternativa al pequeño genio argentino.

Valencia Basket volvía a hacer un intento de escapada mediado el segundo parcial, alcanzando el +10 un par de ocasiones, aunque el Madrid volvía a reaccionar e impedía la fuga. Una gran jugada entre Van Rossom y Duby, cómo no, dejaba el provisional 46-40 sobre la bocina del cescanso.

La intensidad seguía en aumento al regreso de los jugadores, sobre todo en los que vestían de naranja, que se marcaron un 7-0 de salida que obligó a Laso a pedir tiempo muerto a los dos minutos de volver de vestuarios.

Había un jugador que aparecía en escena por parte taronja para amenazar la estabilidad blanca, y no era cualquiera: Erick Green. Aunque la efervescencia de los de Txus Vidorreta se veía aguada por una dudosa técnica a San Van Rossom, que fue el origen de un 0-5 que volvía a equilibrar el marcador… pero Green seguía empeñado en estirar su momento, con 5 puntos más que ponían el 60-50. Caseur respondía rápido de tres, volviendo a iniciar otro pique desde 6’75 donde Vives metía dos seguidos. Randolph volvía a dejar la decena para afrontar el último cuarto del choque (70-60).

El último cuarto, como no podía ser de otra forma, subió la tensión y los decibelios de la Fonteta. El Madrid acortó a cinco la ventaja, pero Joan Sastre y Tibor Pleiss tenían el día “tonto” desde 6’75, estirando de nuevo el chicle y anotando dos triples cada uno. Respondió Rudy con un 3+1 que les volvía a situar a 6, sin embargo, el punto de inflexión a la reacción blanca fue la lesión de Ayón, que dejó tocados a los suyos, aunque seguían insistiendo (triple de Thompkins y de nuevo a 5, Triple de Will, y otra vez los 8 de ventaja…).

En los momentos decisivos, después de tanto triple (15 Valencia Basket y 11 real Madrid) la clave estuvo en los errores desde la línea de personal del equipo de Laso (9 de 17), pese a que la estadística de los taronja no fue mucho mejor, con 9 de 13, pero sí anotaron casi todos los decisivos que erraban los blancos. Pese al esfuerzo final de Campazzo con tres canastas seguidas, el partido estaba ya decidido desde el último triple de Sastre, a 1’30 del final, y el aficionado taronja saboreaba una victoria inocua pero gustosa, mientras Randolph y Laso se iban a buscar a los árbitros con un visible enfado. El equipo merengue se jugará en Kaunas ante Zalgiris la cuarta posición de la tabla clasificatoria.

Un bloque contra el solista: Valencia Basket ofreció uno de los partidos más completos a nivel grupal de lo que va de temporada. Por momentos fue Dubjevic el que destacaba, le seguía Van Rossom, aparecía Green, machacaba Pleiss… y sin hacer ruido, Sastre, Martínez, Doornekamp y Will Thomas también sumaban para la causa de forma destacable. Los números no engañan, y 7 jugadores superaron la decena de valoración, alcanzando los 109 digitos. Por parte blanca, fueron únicamente cuatro los que superaron esa valoración, sumando 98 entre todos, y dependiendo exclusivamente de la varita del Facu.

Facundo contra el mundo: Su temporada estaba siendo ya espectacular, pero la baja de en los últimos partidos de Luka Doncic ha otorgado todo el protagonismo al pequeño gran genio de Córdoba, que se marcó otro enorme partido con unas estadísticas a la altura de su compañero esloveno, jugador más valorado de la competición. El Facu finalizó con 17 puntos, 12 asistencias, 3 rebotes… y 29 de valoración, aunque lo mejor para él fue la sensación de ser el comandante absoluto del barco blanco.

El Madrid peca en los libres: un factor evidente para la derrota blanca fue el extraño porcentaje en tiros libres que obtuvieron los blancos, donde erraron 8 de los 17 lanzamientos, firmando un pobrísimo 52% de acierto, algo imperdonable para un equipo de su nivel y con la exigencia de un partido de Euroliga. Pese a ello, el equipo de Laso firmó su clasificación para el top8 de la Euroliga tras la victoria de Fenerbahce ante Maccabi, que es el noveno.

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
1 año 4 meses
#contenidos: 
132
#Comentarios: 
559
Total lecturas: 
280,735

Comentarios

Pésimo resultado del Madrid en su lucha por lograr la cuarta plaza. Mal los blancos... mala entrada en el partido, malas sensaciones, falta de solidez defensiva, mucha irregularidad en el juego, estado físico deficiente... no veo a este Madrid con empaque de equipo grande. Es verdad que anda como líder solitario y destacado en ACB, pero no lo veo fiable para los momentos importantes de la temporada, bajas y lesiones al margen. Ya falló en la Copa. Ganar la Euroliga pasa por derrotar en una hipotética final four a CSKA, Olympiacos o Fenerbahçe y no lo veo con hechuras para eso. Y para ganar la liga deberá llegar bien a nivel físico, centrado y con sus puntales a buen rendimiento. Solo el Facu ha dado un paso al frente. Llull sigue fuera de combate y ya veremos cuando vuelva. Doncic tiene la cabeza en otra parte... la incorporación de los lesionados ha mermado el rendimiento y la confianza de otros que estaban jugando muy bien. Thompkins, sin minutos ni protagonismo, baja muchos enteros. Y Tavares cumple, sin más.
Lo repito otra vez, no veo al Madrid para grandes logros de aquí al final de temporada, ojalá me equivoque. La Euroliga me parece un casi imposible, dado el nivel de juego y las sensaciones. E incluso mucho tendrán que pelear para ganar el play off de liga, frente a equipos que están alcanzando ahora su mejor nivel... Barça, Baskonia, Valencia... incluso Unicaja puede darle un susto.

Un saludo.

Pd: harto ya de las niñatadas absurdas de Randolph, harto de su inmadurez... pensando en la temporada próxima, aún con todo el potencial que tiene, fuera Randolph, Thompkins, renovación a la baja de Rudy (si quiere) y 2-3 refuerzos de calidad... Prepelic está hecho, iría a saco a por Shengelia y me gusta Ponitka.