Solapas principales

Valencia Basket sigue en buena dinámica tras sufrir y disfrutar frente al Zenit (94-90)

  • Fantásticos Abalde y Loyd con 18 y 17 puntos respectivamente
  • Will Thomas (18 puntos) y Renfroe (17 en el último cuarto), los mejores por parte del Zenit de Joan Plaza

Cuando un servidor colgó las botas, no quiero recordar cuantos años hace ya, se había paseado por las pistas menos glamurosas, frías, y feas de toda la Comunitat Valenciana. En los cientos de partidos que por allí viví, algunos fueron con calidad y espectáculo, pero no les voy a engañar, en la mayoría de ellos el espectáculo estaba, pero era dantesco. Pues bien, el comienzo del partido entre Valencia Basket y Zenit podría pasar perfectamente por uno de cualquier categoría por las que este que escribe “deambuló”: erráticos, torpes, fríos… pasaron 5 minutos y el marcador reflejaba un 3-3, y los locales llevaban más faltas que puntos. Un dato para corroborarlo: al ecuador del cuarto, la shooting card de Valencia reflejaba un 1/9 en tiros, por 1/8 de los rusos.

Por suerte para los presentes, la dinámica comenzó a cambiar y el equipo taronja empezó a ver aro tras los primeros cambios (Loyd y Tobey), arrancando un parcial 8-0 que le daba la máxima ventaja (+6), pero que rápidamente contrarrestó el equipo de Joan Plaza con un 0-7, gracias a los triples de Will Thomas y Trushkin, cerrando el primer cuarto por delante (15-16).

La igualdad continuó durante el segundo cuarto, alternando nuevos protagonistas (Abalde y Abromaitis, por ejemplo) con otros que ya empezaban a tener la mano caliente, caso de Loyd y Trushkin, que repetían desde el tirple, y Will Thomas (como siempre, “killig me softly”). El alero gallego, como sucedió ante Casademont Zaragoza, seguía demostrando que cuando tiene minutos, los transforma en resultados (7 puntos en el segundo acto). El de Baltimore se fue al descanso con 11 puntos, 5/6 en lanzamientos, y un canastón sobre la bocina para poner el punto y aparte, dejando al descanso un 33-38.

_jmc2918.jpg

Will Thomas lanzando (foto Solobasket / JM Casares)

Si el final del segundo complicó la cosa, el inicio del tercero todavía lo empeoraba. Ponkrashov, Hollis y Albicy anotaban de tres (en el caso de Hollis, desde el tiro libre), y sólo Ndour se dejaba ver por parte taronja, bien con aciertos, bien errando, pero era casi el único visible hasta que se asomaron Dubljevic y San Emeterio a poner algo de orden dentro del caos. Aunque si había un Joker en la pista (recuerden, el agente del caos), ese era Andrew Albicy: dos triples y dos asistencias en un minuto, una de ellas para que Thomas siguiera martilleando a sus ex desde el 6’75. El cuarto pasaba volando y los de Plaza cogían las alas (46-57). Por suerte para la Fonteta, Ponkrashov echó una mano con una antideportiva que abrió la veda para el conjunto taronja: dos libres, triple de Loyd, y triple de Vives, o volver a la vida en un pis-pas (54-57). La reacción de la reacción llegó de la mano de un inspirado Abromaitis, que seguía calentito, dejando en seis la diferencia antes del cuarto definitivo (57-63), y que se abría con un triple de Tobey al que seguía otro de Labeyrie (¿?).

La intensidad iba subiendo y de nuevo el francés anotaba para poner el empate a 65 con siete minutos por disputar. El vetusto pabellón valenciano ya estaba caldeado y sonando para la ocasión. La comunión Fonteta-Equipo era necesaria para que los de Ponsarnau siguieran enchufados, partiendo desde la defensa como premisa sine quanon, y llegando al momento decisivo inspirados desde el arco (tres triples seguidos de Colom y Abalde -por dos- devolvían la ventaja tras muchísimos minutos).

La locura. La última parte de la última parte (como diría Groucho) fue un concierto frenético de baloncesto al más puro estilo rock&roll. La secuencia fue la siguiente. Round one: triple de Vives, triple de Will, canasta de Colom y triple de Renfroe (80-78 a tres minutos para el final). Round two: triple de Abalde, triple de Hollis, triple de Renfroe y canasta de Abalde. Empate a 84 a un minuto. Y Round three&final: triplazo de Loyd, dos libres de Ayón, otros dos de Loyd… y error de Albicy en el intento de empatar. Dubljevic puso el broche cerrando el rebote y anotando los dos tiros libres que concluían con la tensión y la agonía. Quién me iba a decir que empezaría viendo un partido de “regional” y acabaría viendo uno digno de top-8 de Euroliga. Cosas del basket. Viva el basket.

_jmc3255.jpg

Banquillo Valencia Basket (Soobasket / JM Casares)

Como Will por su casa: Tanto Thomas como los aficionados valencianos tenían este día marcado en el calendario. Volvía el hombre tranquilo, Will el Frío, y la Fonteta lo recibió con una enorme (y merecida) ovación. El de Baltimore, además de agradecer el gesto, se dedicó a hacer lo que mejor sabe y que tantas veces hizo en sus más de 200 partidos como taronja, jugar de miedo y castigar silenciosamente al rival, que hoy era su ex. Thomas fue una vez más el mejor de su equipo, aportando regularmente durante todo el partido, en los momentos tibios y en los calientes, y llegando a los 17 puntos y 24 de valoración, con 7/10 en tiros de campo.

_jmc2810.jpg

Will Thomas lanzando (foto Solobasket / JM Casares)

Me llamo Talento Abalde: El gallego está viviendo una temporada subido en una montaña rusa. Alterna partidos en que apenas participa, con otros en que es (muy) importante para su equipo, como sucedió recientemente en el partido contra Zaragoza. Hoy ha mostrado de nuevo su mejor versión, con una determinación y confianza propia de un jugador de su talento pero no tanto de alguien que entra y sale del equipo sin motivo aparente. Se echó el equipo a la espalda en momentos determinantes, y además de los puntos (18) y  triples (4/6), ha aportado en el rebote, en recuperaciones fundamentales, y en definitiva, siendo un líder que el equipo necesita, con trabajo brillante tanto del que luce como el que es oscuro pero igual de importante.

_jmc3210.jpg

Abalde celebrando (foto Solobasket / JM Casares)

Los Ángeles de Plaza: Joan, de dilatada trayectoria en nuestra liga, podría formar un quinteto solvente sólo con ex jugadores de ACB-Liga Endesa. Y a ellos les debe la mayor parte de su potencial. Cuatro de los siete que tiene (hoy sin Ponitka) fueron los mejores de su equipo en la Fonteta, empezando por Thomas, del que ya hemos hablado, y siguiendo por Renfroe (17 puntos en el último cuarto y 27 de valoración final). Ayón y Abromaitis fueron los dos siguientes en la lista de anotadores, con 13 y 11. En definitiva, jugadores experimentados y de calidad contrastada, que siguen mostrando su potencial en Rusia a las órdenes del técnico catalán.

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
2 años 7 meses
#contenidos: 
200
#Comentarios: 
697
Total lecturas: 
588,495