Solapas principales

Valencia sobrevive a las embestidas de Panathinaikos (94-87)

  • Valencia Basket se gana soñar con el top 8 frente a un buen equipo
  • Dubljevic se consagra como uno de los interiores más determinantes de Europa
  • Panarthinaikos llegó hasta donde Calathes pudo

Tras el protocolario minuto de silencio en memoria de Archibald y Kobe comenzó un partido donde se respiraba un ambiente festivo de los locales. Se notaba la actual posición en la clasificación y poco importaba haber perdido los dos partidos que disputó el equipo.

Por su parte Panathinaikos llegaba a Valencia en una cómoda sexta plaza y con el objetivo de reafirmarse en los puestos de play-off. Para ayudarles dispusieron de una sorprendentemente numerosa afición que se desplazó hasta Valencia y muy ruidosa.

Comenzaba Valencia Basket con su quinteto de gala con la salvedad de que incluyó a Doornekamp en el alero, con clara superioridad física.

Además Labeyrie se emparejó con Thomas y Valencia buscó la superioridad del primero al poste bajo. En cualquier caso Valencia comenzó muy metido en el partido y con una gran actividad. Por su parte los griegos parecían algo más pausados, pero encontrando sus ventajas con un triple inicial de Fredette y una canasta de Papapetrou. Para poner el 5-5 a los 3 minutos de partido.

Valencia buscaba claramente un ritmo alto y con intensidad, buscando castigar en todo momento el emparejamiento de Deshaun Thomas, llevándole una vez tras otra al poste bajo y consiguiendo hasta 3 canastas seguidas que contestó Panathinaikos con un triple y dos asistencias de Calathes que poco a poco iba entrando en el partido y que dejaba el marcador en 13-12 para los locales a 3 minutos de acabar el primer cuarto.

En los tres últimos minutos aparecieron en Valencia Dubljevic y Doornekamp con sendos triples que fueron contestados por el equipo griego por canastas de Calathes y del recién entrado en pista Rautins. Magnífico cuarto del jugador franquicia de Valencia que se sentó a dos minutos de finalizar el cuarto con 9 puntos en su haber.

Durante este cuarto dio la sensación de que los locales tenían una marcha más y que los griegos iban siempre por detrás, pero lo cierto es que pese al buen hacer valenciano, Panathinaikos se mantuvo en el marcador con acciones puntuales de calidad de sus buenos hombres, que son muchos, y con un desgaste táctico y físico ínfimo. Poniendo el 27-25 para los valencianos al final de cuarto.

_jmc2579.jpg

Dubljevic-J.M.Casares

Destacar la aportación de Doornekamp que jugó el cuarto entero consiguiendo 2 triples y una buena aportación en defensa.

Comenzaba el segundo cuarto algo frio por ambas partes. La segunda unidad de los dos equipos no encontraba el aro y el ritmo del partido decaia. Sin embargo al primer minuto volvió Dubi con la variante táctica de situarlo lejos del aro para forzar a Papagianis a salir a puntearle y poco a poco el equipo se fue impregnando de su espíritu batallador.

Apareció el propio Dubljevic, San Emeterio y Colom con un triple. Sin conseguir reaccionar por parte griega, ni en defensa ni en ataque. Esto obligó a Pitino a parar el partido al minuto 4 de cuarto con 37-39 para los locales.No pareció reaccionar Panathinaikos que en el primer minuto tras el tiempo muerto recibió dos canastas de Dubljevic y un triple de San Emeterio tras recuperación en la propia canasta griega.

Sólo la aparición de Rice, con 8 puntos consecutivos frenó la sangría y lo dejó en 11 puntos de ventaja local a 3 minutos y medio para llegar al descanso con 46-35.

_jmc2551.jpg

Rice-J.M.Casares

Las dos canastas siguientes fueron dos bandejas del equipo griego (Rice y Calathes) que unidas a dos malos ataques valencianos hicieron que Ponsarnau parara el partido para intentar consolidar la ventaja al descanso, que a tres del final de la primera parte era 46-39.

Valencia aprovechó el tiempo muerto para volver a darle la batuta a Vives en lugar de Colom, habiendo estado más acertado el primero durante el primer cuarto y dado que Van Rossom pareció lesionarse en el primer minuto de partido.De hecho apareció de nuevo Vives con varios buenos ataques colectivos y un triple y un Panathinaikos que sin Papagianis en la zona daba menos miedo en defensa.

De esta manera, y con las buenas sensaciones valencianas, se llegaba al descanso 55-45. Gracias a los 14 puntos de Rice y los 9 de Calathes, más anotador que de costumbre, Panathinaikos todavía estaba dentro de un partido dominado en todo momento por Valencia Basket con un Dubljevic imperial.

Comenzó el tercer cuarto con los mismos protagonistas que en la primera parte con el cambio de Vives por Van Rossom y bastó un minuto para ver que Calathes iba a asumir el mando de su equipo. Un dos más uno para empezar el cuarto que junto a un canastón de Fredette abrían un parcial para Panathinaikos, solventado por un triple de Vives tras pase desde el poste bajo de Dubljevic, quien si no.

Calathes y Fredette aparecían en ataque con acciones individuales que acortaban las distancias, aunque Valencia lo neutralizaba con buenos momentos en ataque de Vives (en la dirección y en la anotación) que a 5 minutos del final hicieron que el marcador estuviera en 63-57 para Valencia, pese a los malos momentos de Dubljevic que no encontraba el aro y perdió un par de balones, debido a la agobiante defensa de ayudas sobre él que diseñó Pitino.

En ese momento parece que el cuerpo técnico decidió poner toda la carne en el asador y dio entrada al acertado Rice en el tiempo muerto griego. Por su parte Ponsarnau puso en pista a Colom y Ndour, sentando a los que hasta el momento habían sido los mejores jugadores taronja: Dubljevic y Vives.

La apuesta griega dio resultado y Panathinaikos se puso a tres puntos (65-62), pero Valencia subió la puja y anotó dos triples seguidos (Labeyrie y Colom) para devolver el marcador al más 9 (71-62) a dos minutos y medio del final del cuarto y obligar a Pitino a parar el partido.

Y en los primeros segundos tras la reanudación los griegos volvieron a estar desacertados como ya ocurrió con el tiempo muerto anterior, tapón de Doornekamp y en el siguiente ataque falta sobre el propio canadiense de Calathes, que tuvo que sentarse con 3 personales.

_jmc2585.jpg

Colom-J.M.Casares

Sin un director claro de juego y sin Papagianis metiendo miedo en la zona, Panathinaikos se desangró en dos minutos: triples de Colom y Doornekamp, canasta de Abalde completamente sólo…. Y como reacción griega tan sólo triple tras triple sin buena selección de tiro y precipitados sin lograr acertar el aro.

Esta combinación dio con el 80-64 al final del tercer cuarto que ponía muy de cara las cosas a los taronja que vibraban con el partido y la fonteta estallaba con dos minutos de auténtica locura.Panathinaikos recompuso el equipo y devolvió a pista a Calathes y Papagianis y en 90 segundos enseñaron los dientes y confirmaron que no iban a dejar escapar el partido tan fácilmente. 5 puntos de Calathes y dos de Fredette y Papagianis devolvieron el marcador al 80-71 con un parcial de 0-9 para los visitantes. Esto obligó a Ponsarnau a parar el partido y actuar de manera similar a Pitino, devolvió a pista a Dubljevic y Vives.

Sin embargo Valencia seguía sin encontrar sus ventajas en ataque y Dubljevic no encontraba el aro en parte por mérito de la defensa griega sobre él. Así que Rice apareció de nuevo para encontrar el aro y conseguir recortar distancias hasta el 80-77 a 5 minutos del final con un parcial de 0-13 para los griegos.

Justo en ese momento por fin Dubljevic consiguió zafarse de su par y encestar un semigancho marca de la casa con el que rompió el parcial.

Sólo fue un espejismo, pues en los siguientes dos minutos Valencia no consiguió anotar y Panathinaikos continuó recortando punto a punto hasta empatar el partido 82-82 a 3 minutos del final. En ese momento volvieron a pista Doornekamp y Labeyrie para intentar frenar la sangría que estaba sufriendo Valencia Basket, en lugar de eso apareció Doornekamp con un triple desde la esquina de auténtico killer.

Valencia mejoró atrás con los cambios pero siguió cometiendo faltas de tiro y concediendo rebotes en ataque. Gracias al desacierto desde la línea de tiros libres de los griego permitió que a 1 minuto y medio para el final se mantuviera una ligera ventaja 85-84 que se incrementó con tiros libres de Abalde y Labeyrie hasta el 88-84 y la buena noticia de la eliminación de Calathes.

_jmc2560.jpg

Abalde-J.M.Casares

Cogió el timón griego Rice que metió un 2+1 que hacía temblar a la fonteta hasta que en el siguiente ataque Dubljevic hizo un movimiento al poste bajo de los que tanto le gustan que le valió el 2+1. Para rematar a Panathinaikos, Dubljevic falló el libre, cogió su propio rebote y facilitó el mate de Abalde para el 92-87. Nuevo ataque griego rifando el balón, nueva penetración de Abalde y 94-87 a falta de 5 segundos, con un tiempo muerto que sirvió para que la grada local celebrase una victoria cantada con aroma a top-8.

 

-El Valenciano de Montenegro: Semana tras semana llegamos a la conclusión de que Bojan es una de las claves, pero es innegable su importancia sobre el bloque, en lo colectivo y en lo individual. Recien recuperado de la lesión, frente a un equipo muy fuerte, con un defensor muy grande y complicado.... y ni así hay nadie que lo pare. Partido colosal del montenegrino que apareció cuando se le necesitaba, como la estrella que es. Podemos afirmar sin miedo a equivocarnos que es el mejor o uno de los mejores interiores de esta ultraexigente competición.

 

-La piña valenciana: Se lesionó Van Rossom y Vives cogió el timón, cuando este descansó apareció Colom. Además Labeyrie, Doornekamp, San Emeterio,... todo el bloque respondió en ataque y en defensa y sólo hay que ver la cantidad de jugadores valencianos en dobles dígitos (Doornekamp, Labeyrie, Vives, Colom,...). Además demostraron que están en un buen momento físico y fueron superiores en esta faceta a los griegos.

Destacar la gran dirección de Vives, que suele tener problemas en esta faceta y hoy consiguió que no se echara en falta a Van Rossom.

 

-Hasta donde llegó Calathes: Sorprende que un equipo con tanta calidad y una plantilla tan larga como la de Panathinaikos dependa en tanta medida de la aportación del base griego. Cuando estuvo en pista su equipo lo notó, y cuando no también para mal. Además sin su presencia sus compañeros tiene dificultades para encontrar el aro, a excepción de Rice.

Esta claro que es un jugador único y con una capacidad de generar en lo colectivo única en Europa, sin embargo parece que este equipo tiene más mimbres de los vistos hoy. En cualquier caso ha firmado un partidazo, anotando incluso más de lo que en ocasiones nos tiene acostumbrados, pero se queda sin premio...si no lo hubieran expulsado el resultado puede que hubiera cambiado, en cualquir caso esa es otra historia.

vbc.png

vbc

pana.png

pana

 

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
2 años 9 meses
#contenidos: 
20
#Comentarios: 
15
Total lecturas: 
22,181

Comentarios

¿Alguien sabe si Colom estaba tocado, se ha lesionado o algo? No entiendo sus apenas 13 minutos en juego, con el atasco del 4º cuarto y el final de 3º cuarto que se había hecho tenía que haber estado en pista, incomprensible para mí, por suerte al Valencia le salio semi-cara, digo semi-cara porque de haber ganado por 12 y tener el average ganado a "sólo" ganar por 7.