Solapas principales

Victoria de oficio de Hereda San Pablo Burgos y pasan como primeros (86-90)

  • D'Angelo Harrison acabó lesionado y puede ser grave
  • Hereda San Pablo Burgos buscó una victoria de oficio dosificando esfuerzos

LA PREVIA: El liderato del grupo en juego

Partido de relativa importancia en Brindisi, con ambos equipos ya clasificados, pero jugándose el pasar como primero de grupo: Hereda San Pablo Burgos llegaba a tierras italianas con muchas bajas y notando el cansancio de las últimas jornadas, con Alex Renfroe con varias semanas de baja aún, con Álex Barrera recién recuperado y un renqueante Ken Horton al que el equipo decidió reservar para no forzar su espalda ante los retos que asumirá el club las próximas semanas. A cambio, entran en la convocatoria Kareem Queeley, habitual ante cualquier baja, y Ángel Infante, joven burgalés que podría debutar con Hereda San Pablo Burgos.

Los italianos, por su parte, confían en que D'Angelo Harrison sea el referente del equipo, máximo anotador de la Basketball Champions League, rodeado de un equipo con un quinteto potente y muy especializado en el juego exterior, pero con escasa profundidad de banquillo.

PRIMERA MITAD A MEDIO GAS

Ambos equipos llegaban al partido sabiéndose clasificados y con la importancia relativa de quedar como primero de grupo en un formato de competición que favorece poco a los cabezas de serie. Así, los dos conjuntos jugaron una primera mitad de tanteo, con muchos minutos para los poco habituales y, sobre todo, con jugadores secundarios llevando el peso de los ataques. Valga como ejemplo que D'Angelo Harrison no intentó ni un lanzamiento en 16 minutos y sus 5 puntos llegaron desde el tiro libre, o los 2 únicos tantos de Vítor Benite.

En cambio, Max Salash tomó las riendas del ataque burgalés, acompañado de un Miquel Salvó que supo colocarse perfectamente para lanzar liberado. Por Happy Casa Brindisi, Willis parecía tocado por la varita del mago del triple, 13 puntos en la primera mitad, junto a un brillante Nick Perkins que fue el único por los italianos que parecía jugar enchufado en la pintura. Así las cosas, el 35-41 del marcador al descanso sabía a oro para los burgaleses.

LA LESIÓN DE D'ANGELO HARRISON

La lesión de uno de tus titulares es siempre mala noticia. Pero, si además es el máximo anotador de la competición y el jugador más valorado de la Basketball Champions League, tus opciones bajan muchos enteros. A falta de unos pocos segundos para terminar la primera mitad, D'Angelo Harrison buscaba una penetración contra Rabaseda, en la que quiso desbordar al español con su habilidad habitual. El norteamericano clavó demasiado su rodilla izquierda, sin girar y haciendo un gesto antinatural que lo llevó al suelo entre gritos de dolor.

Mala pinta para el escolta, que no volvió a pisar la cancha en todo el partido y cuyo rostro serio hace temer una lesión seria, que haría bajar mucho el potencial de Happy Casa Brindisi en la BCL y que, desde luego, dejó sin un referente ofensivo a la escuadra de Frank Vitucci.

LA IMAGEN: El debut de Ángel Infante

Me van a permitir aprovechar este espacio, tradicionalmente usado para mates y tapones, para hablar de Ángel Infante. Burgalés de nacimiento, ha vuelto a la ciudad tras jugar en Ciudad de Ponferrada y debutaba hoy con Hereda San Pablo Burgos. Joan Peñarroya le dio 6 minutos de juego y el jóven burgalés (22 años) anotó un triple y jugó con descaro. No es habitual ver a un burgalés en la élite del baloncesto (esta temporada ya pudimos ver a Alberto Alonso 'Tote'), por lo que la afición está de enhorabuena.

LA INTENSIDAD DE PERKINS Y RIVERO

Hay jugadores que no se guardan nada. Y hay jugadores que, al encontrarse a un rival como ellos, suben más el nivel. Eso les pasó a Jasiel Rivero y Nick Perkins, que convirtieron su duelo en el metrónomo de sus equipos, sin un ganador claro, cada uno con sus armas, pero con una intensidad que volaba por encima de la del resto de sus compañeros. El norteamericano percutía en la pintura una y otra vez, jugando de espaldas y aprovechando su fuerza para anotar 19 puntos, recoger 9 rebotes y generar segundas oprtunidades y recibir faltas hasta ser el referente de los suyos.

Rivero, por su parte, aportó la intensidad que le faltó a Dejan Kravic para anotar 13 puntos, recoger 12 rebotes y repartir 3 asistencias, con muchos minutos de pívot en compañía de Max Salash, que aprovechaba sus espacios. El cubano terminó siendo clave para la victoria burgalesa y su duelo con Perkins resultó lo más interesante del partido.

EL MVP: JASIEL RIVERO

La Basketball Champions League es su territorio, ya lo venimos diciendo. En competición europea, el cubano sube muchos enteros, esta vez jugando muchos minutos de pívot, tirando de fuerza ante un quinteto sin demasiados centímetros como el de Happy Casa Brindisi. Al margen de sus números, la intesidad de Rivero es contagiosa y su aportación en los minutos finales es, sencillamente, insustituíble. Asegura rebotes, pelea cada balón y aporta en ataque con eficacia, esta noche, incluso, recuperando su acierto desde el triple.

MVP del partido 23 de valoración, pero lo que aporta Rivero va mucho más allá de los números: una fuerza de la naturaleza que no sabe dosificarse (para bien) dominante en la BCL, especialmente importante cuando la rotación de Hereda San Pablo Burgos se ve reducida, como esta noche, por la falta de Ken Horton.

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
8 años 3 semanas
#contenidos: 
169
#Comentarios: 
409
Total lecturas: 
354,928