Solapas principales

Victoria del Valencia Basket para llevarse la eliminatoria frente al Rytas Vilnius (71-56)

  • Los taronjas supieron reaccionar a la remontada de los lituanos en el segundo cuarto con otra suya en el tercero, donde les quitaron cualquier posibilidad de soñar con la victoria al equipo de Abromaitis

Mike Tobey: el norteamericano aprovechó perfectamente los 20 minutos que le ofreció Ponsarnau, para hacerse dueño de la zona, anotando 22 puntos con un solo fallo (6/7 T2 y 1/1 T3) y recoger 7 rebotes

Tiro exterior: durante muchas ocasiones, los locales tuvieron severas complicaciones para afrontar sus ataques, un modo del que quisieron resolverlo fue a través de la línea de 3 puntos, algo que solo les dió buen resultado durante la remontada, pero después solo se convirtió en un caos. 7 de 26 en triples (27%), con Bendzius (2/7) y Stipcevic (3/9) como los más señalados en este apartado. Muy ansiosos por remontar y muy precipitados. 

Partido de vuelta: Al Valencia Basket con 11 puntos de ventaja en el primer encuentro de ida, le sobró todo el último cuarto para terminar de eliminar a su rival, que fue poco a poco viendo, a medida que terminaba el partido, lo difícil que era anotar y defender frente a sus pares, sin ninguna opción tras un parcial de 9-24 en el tercer cuarto.

 

Con 11.000 espectadores muy metidos con lo que les esperaba comenzaba la vuelta de los cuartos en Vilnius. Comenzaban errando los dos equipos en sus primeras posesiones, pero ya desde un principio Valencia comenzaba adelándose en el marcador con un juego mucho más claro y calmado. Rytas, por su parte, iniciaba el partido con varias pérdidas, pero arreglándolo con jugadas individuales. Dos triples de Bendzius y Stipcevic comenzaban entrando para animar aún más a su público. Sin embargo, a los taronjas no les temblaba la muñeca y con buenos movimientos de balón acababaron consiguiendo un gran acierto en sus tiros, siendo Dubljevic y Van Rossom los más acertados con 5 puntos (10-18). Solo a través del tiro exterior, conseguían los locales meter algo de miedo a los valencianos, que seguían muy metidos con su labor. (14-20)

Mike Tobey fue uno de los artifices de la primera ventaja de su equipo, anotando 9 puntos práctimaente seguidos y estando intenso en defensa, abriendo una brecha de 9 puntos en el marcador. Tras el tiempo muerto de Abromaitis con 19-28, Rytas comenzaba a mover con mucha fluidez el balón y un triple de Bendzius, con 8 puntos, ponían a los de Vilnius directos a por el partido, animando a todos los de su equipo y afición a que ellos también lo hiciesen. Y así fue, de un momento para otro los lituanos se vinieron arriba a medida que los valencianos encadenaban 2 pérdidas y varios errores desde el tiro, con Arnas Butkevicius como protagonista por parte de los locales, con 4 puntos y 5 asistencias. El lituano junto a Rok Stipcevic, autor de 3 triples, impusieron el ritmo que ellos quisieron en el partido y llevaron en volandas a su público, mientras ellos seguían con un cántico muy parecido al "¡Sí se puede!". (39-33)

A la salida de los vestuarios, el Valencia con prisa por remontar y controlar el encuentro, volvía al partido con un triple de Vives y una canasta de San Emeterio. El parcial se iría hasta el 4-13 en los primeros 5 minutos de este tercer cuarto, con un Mike Tobey que no fallaba y se iba hasta los 15 puntos con 6/6 en tiros de 2 y un triple. Los taronjas se habían puesto las pilas en defensa y comenzaban a leer correctamente lo que tenían que jugar. Mientras tanto, el entrenador de los lituanos buscaba una solución ofensiva y defensiva, pero los de Ponsarnau conseguían poner su experiencia en la pista con jugadores como San Emeterio o Will Thomas, dirigíendose al último cuarto con un cómodo colchón. (50-57)

El Rytas con muy poca paciencia en su ataque, con un Bendzius muy precipitado, Seeley totalmente anulado y con los demás jugadores totalmente desaparecidos, no conseguían meter miedo a un Valencia que comenzaba a dominar el rebote y ponía la máxima de 14. A falta de 5 minutos, con un público más calmado, siguieron desacertados y errando ambos equipos, con la sensación de que, como en el fútbol, los jugadores pedían la hora al árbitro. (71-56).

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
11 meses 1 día
#contenidos: 
46
#Comentarios: 
123
Total lecturas: 
84,785