Solapas principales

Se encuentra usted aquí

La NBA en Europa

La NFL montó hace unos años una liga a la que llamó la NFL en Europa. Esto lo hizo para la promoción de un deporte que en EEUU mueve millones y millones de dólares. No será necesario en el baloncesto, ya que este deporte está muchísimo más arraigado que el fútbol americano. Lo más cercano a la NBA es la liga ACB, aunque por el momento se mantiene a bastante distancia. La nueva Euroleague es una buena competición, y si se compara con las anteriores que organizaba la FIBA, el adjetivo tiene que pasar de buena a buenísima, pero el que la disputen países tan diferentes y con un nivel tan desigual hace que sea complicado que enganche al público Europeo. A la gente le gustan los derbys y los piques entre vecinos, y un London-Kinder o un Madrid-Zalguiris no lo son.

En la NBA asistimos a la creación de una nueva franquicia. De hecho no es una creación, es un cambio del frío Canadá a la residencia del cantante de rock más famoso de todos los tiempos. Los Memphis Grizzlies, equipo en el que por cierto jugará Pau Gasol. A nadie se le escapa que los de Memphis van a pasar unos cuantos años sin entrar en los Play Off, pero con las normas de igualdad que tiene la NBA el destino del equipo puede ser brillante. Para empezar la NBA tiene unas reglas de contratación que únicamente buscan el equilibrio entre las plantillas y sobre todo la posibilidad de contratación de agentes libres. Nadie puede ofrecer 10 veces más que otro equipo, hay unos sueldos estipulados que dependen de la experiencia en la liga, y con esto se consigue tener un cierto control con los sueldos. A los clubes no les queda más que buscar alternativas para convencer a los jugadores. Proyectos importantes, grandes organizaciones... Este verano se ha visto que los jugadores importantes con posibilidad de dejar sus anteriores equipos no lo han hecho. El caso más relevante ha sido el de Webber como lo fue el año anterior el de Duncan. Este tipo de normas posibilita que un equipo como Chicago gane 3 títulos seguidos y al año siguiente quede último de toda la liga. Hay una gran lista de reglas y conductas para los equipos, y, a diferencia que en otros países, a la NBA no le tiembla la mano a la hora de ejecutar posibles sanciones. El último caso fue el de los dobles contratos de Minnesota con Joe Smith. Éste tuvo que abandonar el equipo y al General Manager de los Timberwolves, a pesar de ser un histórico como Kevin McHale, le cayó una sanción muy importante.

Para buscar que una franquicia nueva sea competitiva, la NBA organizó los Draft de protección para que las entonces nuevas franquicias Miami, Orlando, Minnesota... tuvieran alguna posibilidad de competir en igualdad de condiciones. Miami ha estado luchando y logrando títulos de división en los últimos años, Orlando tiene uno de los equipos más potentes de la actualidad (McGrady, Hill, Ewing) además fue capaz de llegar a una final de la NBA. Minnesota también es un habitual en los play off. Este año no ha habido dicho Draft de protección, ya que la plantilla de Memphis es la misma que había en Vancouver.

Pero el General Manager del equipo no ha tardado en desprenderse de uno de sus mejores jugadores para traerse a uno de los bases de la liga que más balones pierde pero que a su vez es el más espectacular. La cuestión es que la gente se enganche y traer un jugador como Jason Williams hará el resto. El que pierdan muchos partidos en su primer año es lógico y previsible. Un par de extranjeros harán que el equipo sea conocido en dos de las ligas más importantes de Europa, la española y la griega.

Todo este tipo de normas es imposible que se implanten en países Europeos. Aquí las capitales no pueden tener un equipo que acabe último, y las rivalidades entre las principales ciudades de cada país son tan antiguas como las mismas ligas. Además todo el deporte Europeo se mueve al ritmo del fútbol, y el baloncesto no es una excepción. Los dos equipos más potentes de la liga española tienen dos clubes detrás que mueven más millones que todo el resto de clubes juntos.

Las otras grandes diferencias entre la NBA y las otras ligas de baloncesto son muchas y variadas. Los sueldos de los jugadores son 20 veces superior y lo más importante, públicos. Los periodistas tienen carta blanca, pueden entrar donde quieran y preguntar lo que quieran. Los jugadores saben que son una parte más de la liga, por lo que colaboran ampliamente con la prensa y si no lo hacen, reciben altas multas.

Además de todo esto quedan los temas económicos, en los que no hay posible comparación. La NBA es un producto que se vende en todo el mundo, desde Asia hasta Europa y además sin ningún tipo de frontera. Dos equipos importantes de la liga en estos momentos como son Dallas y Sacramento, este último uno de los más admirados y seguidos del momento debido a su vistoso juego de ataque, dependen bastante de jugadores extranjeros. Dallas tiene siete extranjeros y Sacramento tiene dos jugadores Yugoslavos y un turco en su cinco inicial. Aquí radica posiblemente la gran diferencia. La NBA quiere y sabe venderse al exterior, y en Europa se discute sobre si eres Comunitario B, Z o W.

Sobre el autor

Antiguedad: 
22 años 5 meses
#contenidos: 
5
#Comentarios: 
0
Total lecturas: 
10,624