Solapas principales

30 de marzo, 4 años después, ¿cuánto hemos cambiado?

kucharsky_blanco_y_negro2.jpg

Eduardo Kucharsky charlando con Carlos Jiménez (Foto: Solobasket.com/José Martos)
30 de marzo de 2016. Ese día trabajo desde casa. Como la mayoría, ahora mismo, debido a la pandemia que sufre el planeta. En harmonía con mis rutinas; me ducho, me hago un café y me planto delante de la pantalla del ordenador mientras reviso de reojo mi libreta de tareas. Muchas de ellas sin tachar. Entre las cuales anda “distribuir el libro en más lugares”. El libro al que hago referencia es Historia del Baloncesto en España y es el primero que publico. Una autoedición o coedición, no sé cómo llamarlo. Vamos que el escribe tiene el control pero es el que paga la fiesta, el que se enfunda el traje de mujer u hombre orquesta. Dejarse el alma, vamos. Sólo lo tengo ‘colocado’ en algunas tiendas deportivas y librerías de Galicia, Cataluña y Madrid. Hace poco más de un mes que lo publiqué. Fue una locura hacerlo, es una obra colectiva y fue un rompecabezas, tan sólo, definir la autoría o presentarme en cualquier acto. Se trata de unas 700 páginas que recorren la historia de ese deporte, más de 100 años, a través de unos 300 testimonios. Todos ellos han vivido una experiencia cercana en un momento concreto y relevante de la trayectoria del baloncesto. Desde diferentes lugares y en diferentes roles. Cierto es que, principalmente, las narraciones corresponden a jugador@s y entrenador@s. Pero por ahí también encontrarán las reflexiones de Javier Fesser y David Marqués sobre cómo se dio escribir y dirigir una película como Campeones. De las primeras estrellas de los años 30 y 40 como Eduardo Kucharski o Encarna Hernández (La niña del gancho) a los actuales Ricky Rubio o Laia Palau. Del primer técnico estudioso Fernando Font al actual más longevo de Europa, Aíto García Reneses. Más de dos años y medio para terminarlo. Más de diez para dar con el formato y decidirme a hacerlo.

Recuerdo la primera vez que me invitó un medio de comunicación para hablar del proyecto. Fue en la cadena SER de Cataluña. Xavi Saisó, con la mejor de las intenciones me hizo una pregunta abierta ¿de qué va tu libro? Balbuceé, cuando no me quedé en blanco, cuando no me expliqué mal. ¿Por dónde empezar? ¿Por dónde acabar? Demasiados sentimientos, recuerdos… como aquella reunión en Barcelona y varias llamadas con Grupo Planeta. También con otras editoriales como Roca o Turpial. La mayoría desestimaron su edición por el volumen de la obra, por la temática y/o por la crisis del sector. Pero el gigante editor ya mencionado, aceptaba bajo sus condiciones. Decidí tirar por el camino que me instalaba en mi zona de confort, la del control de mi libro. Así de provincial, pensaréis. Me reuní en las oficinas de Planeta en la Avenida Diagonal de Barcelona. Ni entonces ni en los meses sucesivos firmamos para que la obra llevase el sello del coloso editorial. Suyo debía ser, algo habitual en el sector, un 92-90% de las ganancias, control de sponsors, la decisión de reducir la obra a un máximo de 500 páginas... y qué sé yo más. Sólo soy un profe de la escuela pública, uno de esos que siempre encontró la paz, entre otras cosas, en una creatividad (casi) compulsiva. Para mí era como mi bebé. El mundo editorial es All in o atente a las consecuencias de estar fuera del sistema. Ah no, perdonen, el mundo entero funciona así. Pero yo a lo mío entonando a Frank Sinatra: I did it my way.

Me sacudo los recuerdos, y vuelvo al de aquel miércoles 30 de marzo de 2016 que nunca olvidaré. Soy co-fundador de este portal especializado, cómo no, en baloncesto Solobasket.com que en noviembre cumplirá 22 años de existencia. Así que, rumbo fijo con mis cosas, ignorante de mi destino. 

Paralelamente, a las 10:15 de la mañana, Pablo Iglesias publicaba un tweet avisando de una iniciativa muy poco concreta: “Hoy le llevo un libro a @sanchezcastejon Creo que le va a gustar”. Según me comentaron desde el equipo de comunicación de Unidas Podemos, Iglesias improvisó. La escueta publicación iba acompañada por una imagen que mostraba su dedicatoria, decía: “Es bueno empezar por lo que nos une”. ¿Qué libro había elegido el director general de aquel partido político surgido del movimiento 15M y en auge total? Un doctor en Ciencias Políticas que también tiene la carrera de derecho, becado por la universidad de Cambridge... Una cosa, otra o ambas causó el revuelo entre periodistas de toda España y de más curiosos. 

Marta Fernández, entonces en Noticias Cuatro, se unió así al hilo de comentarios: “Confiesa el título. Que os une?” Algún tuitero que otro bromeaba (o no) publicando una imagen de libros como Socialism for dummies, 50 sombras de Grey, El misterio de la Casa Roja de la nostálgica colección ochentera “Elige tu propia aventura”... ya saben, el circo de las redes sociales.

Yo a lo mío hasta que un cuarto de hora después me llega un email de Alejandro Gómez, un colaborador de Solobasket. Dentro había una URL que me ’transportaba’ a Twitter y, allí, a un vídeo de la periodista Pilar Portero. Fue el único que se hizo porque “fue en una entrada del Congreso de los diputados que no era la principal y allí los periodistas salían, normalmente, a relajarse o a fumar pero, supongo, que me salió el instinto de periodista y lo grabé” me explicado recientemente.  En él se veía cómo Pablo Iglesias le regalaba un librazo de más de un kilo a Pedro Sánchez para que este último dejase escapar un “¡Qué bueno!”. El resto de la conversación me pareció y me sigue pareciendo indescifrable. Aquella mañana iba a vivir la anécdota más surrealista de mi vida en un mundo mediático copado, como viene siendo habitual en la última década, por la política. 

Durante el vídeo una periodista pregunta “¿Qué libro es?”. Sánchez le responde “Historia del Baloncesto en España” a lo que la la misma periodista reacciona con asombro “Ah, joer… pensábamos que iba a ser…” y hasta ahí quedó la cosa.  Respecto a Pilar, siguió compartiendo sus impresiones conmigo “la escena fue un tanto forzada. No se les veía cómodos. Pedro era un témpano, muy poco expresivo, y a Iglesias tampoco se le veía natural, resultaba sobreactuado” a lo que añadió, como hipótesis personal que “en los planes de Pablo, en esa época, no estaba formar gobierno porque al haber logrado tan buenos resultados electorales a la primera, pensaba que podía superar al PSOE en la siguiente convocatoria. Sin embargo tenía que dejar constancia de que Podemos había hecho todo lo posible por formar gobierno pero que era el PSOE el que no quería. Ese libro fue uno de los primeros gestos del guión. Quería parecer conciliador”. 

Por mi parte, ajeno a toda estrategia política, máxima incredulidad por mi parte. Hasta la tercera o cuarta vez que lo visioné no abandoné la posibilidad de que fuera un meme creado por algún amigo. Sin embargo, girar la mirada hacia mi móvil, lo tenía en silencio, y ver cómo no paraba de mostrar notificaciones de todo tipo me hizo asumir la situación. Humildemente, creo que puedo decir que antes de aquello, el libro estaba teniendo bastante éxito entre los círculos de gente afín al baloncesto. Era una obra muy elaborada que, además, ocupaba un vacío. No obstante, el gesto entre ambos políticos no sólo había puesto aquel montón de ilusión y esfuerzo en el epicentro de los medios de comunicación, también había puesto con notoriedad a un deporte, que no fuera el fútbol, en boca de todos los editoriales más importantes de España. Recibí 20 o 25 llamadas durante ese día, la mayoría de medios que querían entrevistarme, entre ellos Julia Otero en su programa de Onda Cero. Por cierto, al escucharme ahora... ¡puff! Vergüencita. Al llegar la tarde ya estaba agotado pero leí con ilusión otro tweet de Iglesias en el que decía “El valor del baloncesto es incalculable, así como el de este libro”. Nada, que no había forma de bajar de la nube.

Pude coincidir con Iglesias un año más tarde y les puedo asegurar que es un loco del baloncesto, de ahí que estuviera al día de la publicación de un libro tan poco mediático para el ciudadano de a pie. Eran tiempos de trincheras entre Iglesias y Sánchez, recuerdo que, con tono sarcástico, Iglesias me apuntó que “no estoy seguro de que lo haya leído”. Dardo a Sánchez, ex canterano de un club de baloncesto con tanta tradición como el Estudiantes. 

Han pasado 4 años y muchas cosas han cambiado. PSOE y Podemos gobiernan en coalición, el conflicto entre España-Cataluña o Cataluña-España, sigue sin desencallarse. Y, con diferencia, lo más sorprendente: vivimos desde hace dos semanas en confinamiento por un virus global del que la inmensa mayoría nunca habíamos oído hablar. Ya ha matado a más de 7.000 personas en España y más de 34.000 en el mundo, mientras acabo este ensayo. A la vez que escribo estas líneas alucido. Tenemos, prácticamente, nuestro ya maltrecho de por sí sistema sanitario, saturado. Sinceramente, no dudaría un segundo por hacer que aquel 30 de marzo de 2016 se convirtiera tan sólo en un sueño si el actual 30 de marzo de 2020 se convirtiera en tan sólo una pesadilla. 

img-20180930-wa0015.jpg

Las tres ediciones, la última actualizada y casi agotada.
Después de 4 años, estar agotando la tercera edición y varios miles de libros vendidos y de que siga con el mismo, digamos discreto, sistema de edición, sigo vendiendo libros y, lo más importante, recibiendo un maravilloso feedback sobre la obra. El ritmo frenético de ventas paró pero los lectores siguen señalándome que el magnetismo de la obra está en que la historia la explican los propios protagonistas. Yo siempre les digo que la explicamos todos, porque cada apunte, consejo o detección errores que me hacen en mi fluido contacto que tengo con el lector, hace que el libro sea colectivo. Está vivo y es gracias a que la historia la explicamos entre todos.

Quién sabe, tal vez el ser humano, después de este palo del Covid-19, se dé por fin cuenta de que hay algo mucho más importante que nosotros mismos: el planeta y el conjunto de seres vivos que habitamos en él. La importancia de un rara avis,  la conciencia colectiva. La individual, tarde o temprano, siempre acaba fracasando. 

 

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
21 años 2 meses
#contenidos: 
2,029
#Comentarios: 
5,990
Total lecturas: 
11,406,983

Comentarios

Puedo estar equivocado pero creo que a Iglesias el basket se la trae al pairo, creo que buscó algo tan  cultural como un libro y eso estuvo bien, imagino que elegir Historia del basket fue pensando en halagar a Sánchez ya que jugó a basket en Estudiantes hasta los 20/21 años según tengo entendido.

A estos personajillos del basket profesional...había que recomendarles el libro... por listos:
https://www.eldiario.es/norte/euskadi/VIDEO-Ertzaintza-jugadores-Baskoni...

"El músculo intelectual también hay que cultivarlo...".

Anímate y pon tu reflexiones Korres ;). Normal que esos chavales tengan muchísima energía que quemar añadido a que su cuerpo está acostumbrado a quemar ejercitarse cada día a un ritmo muy elevado como jugadores profesionales que son. Mental y biológicamente, esto es una locura pero las personas estamos programadas para superarnos.

Pues siento corregirte pero sí, Iglesias, a pesar de no haber jugado al nivel de Sánchez, él sigue más conectado al baloncesto que el segundo. Pero bueno, tan sólo es un detalle.

Espero que estéis fenomenal y que os estemos entreteniento en SB. Vuestro comentarios también nos ayudan.

 

Nunca hubiera imaginado que Iglesias tuviera relación con el deporte y menos con el basket !¡!.. para mi y por apariencias no da el perfil, pero veo que estaba absolutamente equivocado y me alegro,  sin embargo,  él si acertó con el libro jeje !!. .. hablar de aciertos en políticos no es muy habitual...no ?

Lo de los jugadores a pesar de todo me sigue pareciendo una torpeza, (y si.. son profesionales, por eso mi dureza)el centro donde lo hicieron tiene cercanos edificios de muchas alturas...y claro...personas confinadas...mal humor etc.,  bueno... que también tuvieron su pillería al elegir una terraza y no la calle..no ?... y... que tampoco es tan grave... si les cae multa se paga y punto... en Euskadi las multas son "reales",  lo peor serán las posibles bromas de sus propios compañeros, eso si escocerá, al parecer éstos también profesionales, si acatan las normas como casi todos...

Un placer tener motivos para escribir, fastidia ver vuestro esfuerzo y nuestra escasa respuesta, 1° periódico seguido Solobasket para desintoxicar un poco, claro que los ánimos están bajo mínimos, y también hacen falta ganas, ver los datos, ....pufff, pero con esperanza, que "parece" se estabiliza.  Eskerrik asko  !!...   Aurrera !!

El feedback con vosotros nos desintoxica a nosotros, ojalá las redes sociales fueran como aquí donde nos encanta hablar de esto con debates sanos. Mucho ánimo y mucho basket... digo fuerza.

Bonito detalle que a los dos lideres politicos actuales les una el basket y Historia del basket español. Espero que le inspire para ganar este partido Todos-C19 y que tenemos que ganar. No voto a Pse o Podemos pero creo que estan haciendo una gran labor de estado, con posibles errores como en todo partido, pero luchando mucho. JO TA KE! Yo he leido muchos libros,sobre todo de historia(de todo tipo y desde varios puntos de vista) y novela histórica y en 2016 todavia leia aunque ahora casi lo ha dejado. Siempre he sido reacio a las tecnologias( como Will Smith en Yo Robot pienso que el culpable es la maquina) pero cuando el sr Wifi con Youtube y demás entraron en casa se acabaron los libros. Aunque ahora no creo que el peligro sean las maquinas y resulta que "Soy leyenda" y "El ejercito de los 12 monos" andaban mas encaminados. ESTE PARTIDO LO VAMOS A GANAR!!!!!!

Siguiendo con el titular...y lo que vamos a cambiar, tenemos mucho tiempo para pensar, y espero que más para aprender a ser mejores y a valorar, lo que por cotidiano no hacíamos, y ahora añoramos.
Yo me he puesto a escribir un poco sobre que podemos hacer, o como cambiaremos o como valoraremos todo a partir de ahora porque lo haremos sin duda en positivo y una propuesta que puede que sea una chorrada, y por larga y quizás vergüenza no la plasmo aquí.
Ánimo, salud y gracias por seguir ahí, porque el baloncesto es lo importante..después de lo importante... ostras!!... me voy a la ventana a hacer txalos a los que se lo merecen... agur...