Solapas principales

Analizando a Egidjus Mockevicius, la piedra angular de la pintura de Fuenlabrada

  • Firma un contrato 1+1 para ser la referencia interior.
  • De momento, problemas con las faltas en pretemporada.

Verano de cambios en la pintura de Fuenlabrada, que ha renovado completamente a sus cinco integrantes. Más allá: sólo Gillet y Bobrov conocen la liga, tras un año de experiencia en Tenerife y Gipuzkoa respectivamente. Por su parte, Sikiras y Ehigiator sí conocen Fuenlabrada, después de haber pasado varios años formándose en Fuenlabrada y equipos vinculados (toda su carrera, de hecho, en el caso del sevillano). Son, de todas formas, debutantes en ACB como también lo es quien ahora nos ocupa: Egidijus Mockevicius.

Formado en la academia del Vilnius, a los 18 años cruzaba el charco para cumplir su formación universitaria en los Purple Aces de Evansville. Allí, sus números durante los cuatro cursos fueron creciendo de manera exponencial, creciendo desde los 5,8 puntos y 5 rebotes de su primer año, a los más de 10 tantos y 8,3 rechaces del segundo y los 12,5 puntos y 10 rebotes del tercero. Fue precisamente en sus dos últimas campañas en las que comenzó a destacarse sobre el resto, llegando a ser incluido en ambas en el Quinteto Ideaal de la Missouri Valley Conference. En su último temporada en NCAA, la 2015/16, fue nombrado Jugador Defensivo de la Conferencia y consiguió liderar la tabla de máximos reboteadores de la División I merced a sus 13,9 rechaces por encuentro, a los que sumó 15,7 puntos de media.

No fue elegido en el draft de ese año, pero terminaría jugando las Ligas de Verano con los Brooklyn Nets, quienes terminarían mandándolo a su equipo de la Liga de Desarrollo. Con los Long Island Nets sus medias fueron de 7,7 puntos, 7,9 rebotes y 1,5 asistencias por partido en los poco más de 21 minutos que estaba sobre el parqué. En 2017 decidía volver a Europa, donde firmaba con el Lietuvos Rytas y completaba tan sólo 8 partidos, con medias de 6 puntos y 6,1 rebotes en 14 minutos en cancha, antes de ser cortado.

Terminaría la temporada sin equipo y en el pasado verano quien apostaría por él sería el Pescaro. Los 11,4 puntos y 11,9 rebotes del lituano por encuentro le sirvieron para liderar la tabla en rechaces y para convencer a Fuenlabrada para que este pasado agosto le firmara un 1+1 y le convirtiera en su referencia en la pintura.

FORTALEZAS

La defensa y el rebote: Mockevicius es, ante todo, una roca. Un pívot realmente poderoso en lo muscular, difícil de desplazar y, por lo tanto, muy cómodo en la brega. Es por eso que es un pívot al que resulta muy complicado superar al poste y al que es aún más difícil ganar la posición en el rebote, arte para el que además, tiene muy buenos instintos y colocación. Todas estas virtudes le convierten en u pivot con un eminente perfil defensivo.

Movilidad y pragmatismo: pese a todo lo dicho, Mockevicius es un pívot bastante más ágil de lo que de un primer vistazo podría parecer. Corre bien la cancha y es especialmente ducho en las continuaciones y todo el juego relativo al pick and roll. Son situaciones que busca y en las que es resolutivo porque, además, es un jugador práctico, pragmático, que busca siempre la finalización más corta y sencilla para sumar. Ahí ha conseguido desarrollar además un buen repertorio de finalizaciones que van desde el mate hasta a bandejas a aro pasado.

DEBILIDADES

Carencia de recursos ofensivos: aunque, como hemos dicho, Mockevicius es un jugador que busca el camino más corto a canasta y ofensivamente engaña, sus recursos casi se limitan a situaciones con la canasta de cara, en continuaciones, en carrera o con desajustes que sabe buscar. En el estático, sin embargo, no es un jugador precisamente excelso: ha desarrollado un tiro aceptable desde 3-4 metros y tiene un gancho con la derecha que ha logrado que sea más o menos sólido, pero que en las pinturas de ACB tendrá más difícil llevar a cabo.

Inexperiencia en la ACB: Mockevicius acumula ya suficiente experiencia en ligas europeas desde que volvió a cruzar el charco, pero habrá que ver cómo encaja el salto de competitividad que supone cambiar la Lega por la ACB. De primeras, al lituano le ha costado lidiar con los arbitrajes ACB en pretemporada, donde apenas ha podido sumar minutos en cancha por constantes problemas de faltas.

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
5 años 3 días
#contenidos: 
134
#Comentarios: 
309
Total lecturas: 
281,571