Solapas principales

Analizando a Louis Labeyrie, el prometedor interior francés que llega a Valencia Basket

INTRODUCCIÓN

Por todos es conocido los problemas que tuvo la temporada pasada Valencia Basket en muchas facetas de su juego, debido a las continuas lesiones que sufrió la plantilla durante todos los meses que duró la competición. De esta plaga no se escaparon los jugadores interiores, y de hecho fue esta posición una de las que más sufrió con las repetidas bajas, y por el desgaste que sufrían los que les tocaba cubrir esas posiciones, acumulando a menudo más minutos de los debidos.

Latavious Williams apenas pudo participar durante unas cuantas semanas hacia finales del curso, comenzando su calvario desde el mes de agosto, y su rendimiento y aportación estuvieron muy por debajo de las expectativas creadas. Esto ya hizo que Thomas, Dubljevic y Pleiss, así como Aaron Doornekamp, que jugó muchos partidos de cuatro, tuvieran desde inicio más responsabilidad debido a esta tempranera baja. El montenegrino y el alemán sufrieron durante el año varias lesiones que les hicieron perderse un buen puñado de encuentros, así como disputar otros infiltrados, tocados y con dolor. Los refuerzos que llegaron no dieron la talla (Rudez a mitad de curso y Buva al final pasaron con más pena que gloria por Valencia), y esto acabó pesando mucho el rendimiento particular de los pívots y en el del general del equipo.

Ni Latavious ni Tibor Pleiss vestirán la próxima temporada la camiseta taronja, que sí lucirá por tercer año consecutivo un Will Thomas, quien recientemente renovaba por la escuadra que dirigirá Jaume Ponsarnau. Junto al americano, que fue uno de los más regulares pese a no estar a su máximo nivel, seguirá el emblema valencianista, Bojan Dubljevic, y dos jugadores recién aterrizados a la capital del Turia. El primero, Mike Tobey, es de sobra conocido por los aficionados valencianos y por toda la Liga Endesa: fue uno de los jugadores más valorados de toda la competición el último curso, y en el anterior fue campeón con Valencia Basket, pese a perderse la mayor parte por lesión. Y el segundo es Louis Labeyrie, el protagonista de este artículo, y que a sus 26 años debutará en la liga española después de destacar en la francesa, fundamentalmente los últimos tres años (dos en París-Levallois y el último en el Estrasburgo).

TRAYECTORIA

Pese a no ser muy conocido, Labeyrie no era ni mucho menos un don nadie y ya había comenzado a labrarse un nombre en el viejo continente, progresando adecuadamente año a año en el país vecino, hasta convertirse en un jugador más que interesante y seguido por no pocos equipos. No en vano, fue incluido en el mejor quinteto de la FIBA Basketball Champions League, trofeo que se llevó a Grecia el AEK y del q UCAM Murcia fue tercero.

Louis Labeyrie nacié en Gonesse (Francia) el 11 de febrero de 1992 (26 años), y hasta la fecha, ha desarrollado toda su carrera en su país. Tras pasar por un par de equipos menores, hace seis años, con tan solo 19 primaveras, firmaba por el Paris-Levallois, donde comenzó a demostrar el potencial que ahora esperan ver explotar los aficionados valencianistas. Su primer año fue espectacular, promediando 9’1 puntos y 6’5 rebotes por encuentro siendo un novato en la competición, aunque los tres siguientes frenó algo su evolución y no alcanzó estadísticas reseñables, pero atesoraba suficiente potencial como para llamar la atención de la NBA, donde fue drafteado por los Pacers en la segunda ronda (puesto 56) de la lotería de 2014. En la 2015-16 volvió a recuperar el nivel que le había llevado al equipo parisino y aumentó sensiblemente su importancia y prestaciones, confirmadas en el siguiente curso (último en París) donde alcanzó guarismos que lo convirtieron en uno de los puntales de su equipo: 9’9 puntos, 8’6 rebotes y 1 asistencia por encuentro. En el verano de 2017 firmó por el IG Strasbourg; allí, el año pasado, dio el paso definitivo hacia la élite, confirmando su progresión con una mayor importancia en pista (28’5 minutos por encuentro), y unos más que buenos registros de 13 puntos, 7’6 rebotes y 1’5 asistencias, siendo una pieza fundamental para su equipo, con una actuación global que fue reconocida al ser incluido en el mejor quinteto de la FIBA Basket Champions Euroleague: 11’2 puntos (su máxima anotación fue de 20), 7’1 rebotes (máx. 13) y 1 asistencia (máx.3).

labeyrie_championsleague.basketball.jpg

Louis Labeyrie (foto FIBA Champions League)

CÓMO JUEGA

Centrándonos ya en su tipología de juego, nuestro compañero Carlos Afonso, gran conocedor de las ligas europeas, ya nos habló de Labeyrie hace poco menos de un año, dejándonos esta explicación sobre sus características como jugador:

Destacamos al joven francés por su capacidad física. Es un jugador grande (2’09 m) para ocupar la posición de 4, posee gran versatilidad en ambas partes de la cancha. Una de sus mayores virtudes es el rebote ofensivo, siendo una verdadera pesadilla para sus rivales que se ven sobrepasados por los largos brazos y la capacidad de salto de Labeyrie. Alterna la defensa con jugadores interiores y exteriores dada su gran versatilidad y rapidez de piernas.

Ofensivamente se caracteriza por ser un jugador luchador, que imprime gran capacidad de sacrificio para sacar ventajas. Tiene un buen rango de tiro pese a su gran altura lanzando y anotando con facilidad desde el triple y desde otras posiciones. También es un jugador rápido que juega de cara a sus defensores más corpulentos y de espalda a los más pequeños, leyendo el juego con facilidad.

Tras el scouting realizado, podemos resumir su juego con las siguientes características: se trata de un jugador grande, pero muy móvil y dinámico, con mucha actividad de brazos tanto en ataque como en defensa. Busca constantemente espacios para poder atacar la zona rival, y tiene buena salida por ambos lados, utilizando frecuentemente la mano izquierda para dejar ganchos con el balón muy alto, debido a su envergadura. Ha evolucionado su lanzamiento aumentando el rango de tiro y su fiabilidad (65% en T2 y un 56% en sus más de 40 lanzamientos triples el año pasado, una de sus mayores progresiones). Además, mantiene una de sus señas de identidad con su fuerte carga del rebote ofensivo, que es una de sus principales armas. En defensa, como decimos, destaca por su intensidad y por la velocidad de piernas que le permite defender a diferentes tipologías de atacantes, incluso exteriores. Sus largos brazos y gran capacidad de salto le hacen intimidar frecuentemente lanzamientos rivales.

En Valencia Basket encontrará buenos compañeros en la pintura con los que congeniar y seguir aprendiendo. Generalmente, debería hacer pareja con Dubljevic o Tobey, actuando él de “4”, saliendo más hacia afuera para cortar, encarar y/o amenazar con su tiro más que fiable, y dejando hueco para que el “5” tenga más espacios para moverse. También podrá encontrarse con situaciones en que él sea el jugador más “interior” y sean Will Thomas o Doornekamp los que desempeñen su rol habitual, o incluso intercambiar las posiciones con el montenegrino Duby, a quien también le gusta salir fuera del arco a buscar sus lanzamientos frontales. Esta opción, sin embargo, parece menos factible ya que el francés parece no estar tan a gusto cuando debe “picar piedra” de espaldas al aro defendido por jugadores pesados y más voluminosos que él.

Respecto a su relación con los jugadores exteriores, puede hacer buenas migas principalmente con los bases, ya que, tanto Van Rossom, Vives, como Sergi García, son “unos” que les gusta jugar el pick&roll, sobre todo con los interiores que llegan rápido al aro tras el bloqueo y que les ofrecen una garantía a la hora de echar el balón al aire. Es posible que tengan buena química y que ofrezcan espectaculares jugadas como las que repitieron frecuentemente con Pleiss y, en menor medida, con el joven Hlinason, que también ha salido fuera a seguir con su formación, en este caso en la buen escuela gallega de pívots que tiene Obradoiro. Con Labeyrie, el espectáculo seguirá estando asegurado en la Fonteta.

Así juega Louis Labeyrie

FORTALEZAS

  • Jugador enérgico, activo, con mucha movilidad y difícil de defender.
  • Óptima condición atlética, rápido y ágil para su altura.
  • Versátil, puede jugar por dentro y por fuera si el juego lo precisa.
  • Ha mejorado su tiro hasta convertirlo en una amenaza a ser considerada por las defensas rivales.
  • Buen reboteador, sobre todo en la zona rival.

DEBILIDADES

  • Es alto pero no muy corpulento; sufre con pívots más pesados que buscan el contacto.
  • Pese a ser un buen reboteador, destaca más por su capacidad de atacar los ofensivos que por saber cerrarlos en defensa.
  • Debe mejorar su lanzamiento de tiros libres; el último curso no alcanzó el 60% de acierto.
  • No ha jugado fuera de su país, por lo que está por ver su adaptación a otra cultura, idioma, liga, etc.

Todos los análisis realizados hasta el momento los podéis encontrar aquí:

-Scout fichajes ACB

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
2 años 6 meses
#contenidos: 
200
#Comentarios: 
697
Total lecturas: 
576,698

Comentarios

Precisamente lo que tienen es otro interior exteriorizado, como Tobey o Dubi, porque considerar a estas alturas al montenegrino interior puro me parece haberle visto entre poco y nada.