Solapas principales

Charles Thomas, la triste historia del primer súper 'matador' de las Ligas Españolas

charles_irpen.jpg

Charles Thomas captura un rebote sin que Enric Margall pueda hacer nada mientras otro verdinegro, Guifré Gol, mira la jugada. Su compañero, Cifré se dispone a iniciar el contraataque (Foto: archivo Justo Conde & José Ramón Ramos/Fundació Bàsquet Català)
Hay una leyenda que circula que dice que cuando Thomas jugaba en el San José de Badalona le pusieron un billete de 1.000 pesetas encima del tablero. Saltó, lo cogió y lo ganó”. ¿Cómo? ¿Quién cuenta eso? ¿Quién es ese tal Thomas?

En la Liga española de finales de los 60 había un jugador que podía volar muy alto. Un fenómeno sin precedentes. Cuenta, entre otros Aíto García Reneses, que es dueño de la declaración de más arriba. Aíto lo sabe bien, pues fue compañero de Charles Ray Thomas (2.01/1946) en el F.C. Barcelona durante dos años. Thomas fue el primer ‘matador’ superlativo de la historia de la Liga Española. Nunca, hasta el momento, se había visto volar tan alto a nadie. Incluso hoy en día, casi 50 años después, el jugador que nos atañe en estas líneas, podría ser uno de los top en Europa en ese aspecto. 

 

Con quién nos quedamos... ¿Charles Thomas o Lew Alcindor?

En 1968, Thomas cruzaba el Pacífico saltando de la discreta universidad de California State a Badalona. Allí jugaría para el club San José Irpen (tras el franquismo volvió a llamarse Sant Josep o Sant Pep) después de no ser drafteado por ninguna franquicia NBA. Eran los 60 y su universidad era pequeña y de poco alcance mediático así que los tentáculos de los limitados, en calidad y cantidad, ojeadores (también limitados en recursos) y contactos de confianza solían dar como resultado desastrosos Drafts. De hecho en aquel del 68, a las excelentes elecciones de los Hall of Fame Elvin Hayes y Wess Unseld, en primera y segunda posición respectivamente, les siguieron reseñables fiascos como el de Charlie Paulk (nº5) o Bill Hosket (nº10). No obstante, los más sonados fueran el de Ron Dunlap (nº19), que no jugó ningún partido ni en la NBA ni en la ABA, o el de Skip Harlicka (nº13), que sólo compitió una temporada como profesional.

Como es normal Thomas, era el que la tocaba en su universidad. Máximo reboteador de su historia con 1.025 rechaces (y otros tantos puntos) habiendo atrapado, hasta en tres ocasiones 25 en un partido. En otra única y gloriosa cita se fue hasta 24. Como el californiano, el jugador mallorquín Pedro Cifré llegó el curso 1968-69 (él, desde Estudiantes) siendo catalogado como el otro gran fichaje del conjunto badalonés. Aquel equipo recién ascendido del San José quería quedarse en la élite.

lew-alcindor.jpg

Alcindor taponando un lanzamiento en UCLA
No obstante, como el propio Cifré explica, la historia de aquel fichaje contenía tintes muchos más jugosos: “cuando yo fiché por el San José en 1968, unos directivos estaban en USA, entre ellos Ramón Ciurana, y tenían en cartera a Thomas y a un tal Lew Alcindor, ahora conocido como Kareem Abdul-Jabbar, y otros más jugadores de los que no recuerdo sus nombres. Se dice que Thomas valía un millón de pesetas (6.000 euros) y Alcindor dos (12.000 euros). Ya sabemos el resultado, se optó por el más económico y así se vino Thomas a España. ¡Yo no sé qué hubiera pasado si se hubieran decidido por Alcindor!”. ¿Otra leyenda? Pues no crean, por muy increíble que parezca. Jugando en el mismo estado, es muy posible que coincidieran en aquellos campus que visitaron Ciurana y sus acompañantes. Y los más reseñable, está probado que Alcindor estuvo a punto de abandonar la universidad de UCLA por desavenencias con su programa de estudio (se graduó en historia). Y mucho más. Si revisan las vivencias del joven e intelectual Lew entre 1967 y 1968 verán que sostuvo un infernal pulso con todo un país, el suyo. Aquel chaval negro se rebotaba contra el sistema racista y pro-bélico de los Estados Unidos. Le daba igual ser un superatleta con un futuro impresionante. Sus ideas eran más importantes. Recordemos que el 4 de abril de aquel 68 fue asesinado Martin Luther King. A pesar de que Lew era el mejor jugador de la NCAA con diferencia y había permitido a UCLA ganar 2 títulos de campeón, en la universidad ya no sabían cómo defender a su díscola estrella. Su superioridad por encima del aro era tal que volvió locos a los 'capos' de la NCAA y decidieron prohibir hacer mates. Pero eso era el menor de las preocupaciones de aquel chico de madre con ascendencia Cherokee y abuelo de Trinidad. Él quería cambiar el mundo, quería cambiar su país. Evidentemente se mostró muy contrario a la 'Guerra del Vietnam'. Se convirtió al islamismo. Se avergonzaba del país donde había nacido. La gota que colmó el vaso, acabado el curso se negó a ir con su selección a los Juegos Olímpicos de México. La presión social sobre el de New York era bestial. En fin, sin embargo,  como todos sabemos, abdul-Jabbar acabó quedándose un año más en UCLA para volver a ganar el campeonato universitario y ser elegido en el número uno del Draft del 69. Luego los libros lo inmortalizarían como el máximo anotador de la historia de la NBA con 38.387 puntos, conquistar seis campeonatos y contar con el mayor número de MVP que se conceden al mejor jugador de la temporada.

Pero volvamos a nuestro personaje: Charles Thomas. El primer jugador en España que levantaba a todo el mundo de sus asientos para verle… volar. El primer gran ‘matador’. De paso, anotaba en su año de debut 25.6 puntos y muchísimos rechaces cumpliendo el objetivo, el San José se mantenía en la Liga Nacional.

Joan Porcar, también compañero suyo en Badalona, explica en el libro Historia el Baloncesto en España que: “Fue la primera vez que el San José jugaba en la Liga Nacional. Yo empecé a jugar con ellos con la temporada empezada, ya que estaba haciendo la mili en Palma de Mallorca. Me fichó el Sr. Ciurana, que era un directivo del club muy emprendedor. Yo venía de jugar en Malgrat de Mar, donde estaba con los hermanos Margall, —con José María no porque era más joven y se fue antes al Joventut—. Éramos el equipo más joven. Nos entrenaba toda una leyenda, José Brunet, que había sido uno de los mejores jugadores que había habido en España y había sido internacional y ganado campeonatos nacionales. Él había sido quién había conseguido el ascenso el año anterior. El caso es que aquel equipo consiguió mantenerse en la Liga en su primer año, después de superar al UDR Pineda en la promoción. En gran parte por el fichaje del jugador norteamericano Charles Thomas. Era de los pocos que hacía mates. Según nos contaba, su padre le había entrenado duro desde pequeño y por eso podía saltar tanto. Hay una leyenda que dice que un día pusieron una moneda encima del tablero y él la tocó lo justo para que cayera. Era una bestia”.

thomas_rebote.jpg

Wayne Brabender y Pedro Cifré observan el increíble salto de aquel increíble debutante llamado Charles Thomas (Foto: archivo Justo Conde & José Ramón Ramos/Fundació Bàsquet Català).
Entonces qué fue ¿un billete? ¿una moneda? ¿Lo hizo varias veces?. Pero a todo eso el bueno de Porcar no pudo responder a mis preguntas en la obra, pero no se preocupen, si tienen un poquito de paciencia les acabaré resolviendo el enigma. Porcar continua: “además, tenía facilidad para anotar puntos, de hecho, fue el máximo anotador de la Liga ese año y otros. Tenía buenos movimientos debajo del aro. Fintaba y tenía movimientos muy rápidos. Acabaría fichando por el Barça en un futuro. Del resto del equipo uno de los más importantes eran Pedro Cifré, que había sido internacional, y era nuestro pívot junto a Thomas. El más alto del equipo era Thomas, con poco más de dos metros, así que teníamos que esforzarnos mucho en defensa y correr mucho”.

Cifré, que también fue compañero suyo durante sus dos cursos en Badalona y luego rival se une a los halagos: “Thomas era un monstruo saltando. En algún partido, cuando reboteaba, tenía que encoger la cabeza para no chocar con el aro”.

Luz verde, le pregunté a Cifré para ver si podía tomar la leyenda como cuento de hadas o realidad y… ¡Bingo!: “Yo estaba presente. Salíamos a entrenar y el míster Brunet le gastó una broma y le dijo a Thomas que no saltaba nada. Thomas lo miró y le dijo, pon billetes de 1.000 pesetas ( 6 euros) encima del canto del tablero y todos los que yo coja para mí. Brunet lo vio tan decidido que se ‘acojonó’ pero aún así siguió bromeando y le dijo que era un fantasma. Todavía no habíamos calentado ni empezado el entreno pero Thomas se puso debajo de la canasta y le dijo ‘mira’. Se agachó y dio un salto impresionante. Le faltaron unos 10 centímetros para tocar la parte de arriba de tablero. No vi saltar a nadie, en su época, como a él. Entonces se puede decir que no ocurrió sólo porque no le pusieron ningún billete si no yo creo que, habiendo calentado, los hubiera cogido todos. Tenía un salto especial, saltaba más en parado que con carrerilla. Cuando saltaba en tiro para un tiro en suspensión tenía unas décimas de segundo de más en las que se quedaba parado en el aire. Mientras su defensor bajaba y él seguía quieto en el aire. Yo creo que si Thomas calentaba bien era capaz de tocar la parte superior de tablero”. Bravo por Thomas.

 

Thomas ficha por un grande, hay que plantarle cara al Real Madrid

vuelo_bestial_de_ct_ante_el_manresa.jpg

Bestial vuelo de Charles Thomas, lástima que ni las cámaras de vídeo ni el público acompañara su espectacular concurso en esta ocasión (Foto: archivo Justo Conde & José Ramón Ramos/Fundació Bàsquet Català).


Desde los 50 que el Real Madrid dominaba en España sin que nadie, a excepción de en casos muy puntuales, nadie podía relevarle de campeón en todas las competiciones del país. En Barcelona, pensaron que en los 70 eran nuevos tiempos y podían cambiar las cosas pero necesitaban a los mejores.

El curso 1969-70, Thomas volvía a ser el mejor cañonero de la Liga con 24 tantos por noche y, de nuevo, muchos rebotes y tapones. El equipo badalonés, en esta ocasión, se volvió a mantener pero con menos apuros. Ciurana, con poderes en el Barça y en el San José, se erigió como el puente perfecto para que el fenómeno de California diera con su espectacular concurso en el parqué azulgrana.

No obstante la Federación Española de Baloncesto y Raimundo Saporta como uno de los impulsores de la idea, amparándose en la cercanía de los JJ.OO. de Múnich, vetaban jugar a todo jugador extranjero en la máxima división española para esa campaña del 70-71. Luyk y Brabender, con pasaporte español, fueron los únicos dorsales con sabor americano que competirían. Thomas no entendía nada, se sentía muy frustrado e inició los trámites para su nacionalización. Se aparcaba al jugador más alucinante de la Liga en el ostracismo. Entre viajes a los EE.UU., Thomas siguió acompañando a sus compañeros del San José en el banquillo pero… con traje. El siguiente curso, aún nadie podía olvidar los marcianos despegues de CT. Para todos seguía siendo la estrella de la competición y Ciurana presionó al club azulgrana y a su técnico Javier Añua para que se hicieran con sus servicios mientras se gestionaba su nacionalización junto a la del 2.08 Norman Carmichael, que ya había competido en el Barça la 69-70 siendo el segundo máximo anotador por detrás de nuestro Charles.

ct_intenta_hacer_el_mate_ante_san_jose.jpg

Charles Thomas decidido a hundir el balón ante sus ex compañeros del San José Irpen (Archivo: Justo Conde & José Ramón Ramos/Fundació Bàsquet Català).
Según Añua, “dos años antes había hecho temporadones pero no era el tipo de jugador que a mí me gustaba. A mí me gustaban los jugadores más grandes como Carmichael o Azpiazu. De equipo y no tanto las estrellas. En ese tiempo Charlie era una estrella. Con sus mates, rebotes y tapones conseguía volver loca a la afición, incluso a las que no eran del Barça. En los dos años que lo entrené no tuve ningún problema con él. Se entrenaba a tope y lo cierto es que fuimos subcampeones, hay que tener en cuenta que en esos tiempos el Real Madrid estaba por encima de todo el mundo con diferencia. Era como un niño grande, procuraba mimarlo. No sé si encajaba del todo con aquel grupo donde estaba Aíto, Sada y etc, que eran tíos muy preparados e intelectuales. A veces, para que se motivara, más decía en los tiempos muertos que intentáramos buscarle una jugada de uno contra uno a él. Charlie se hinchaba de orgullo. Aunque luego estos hacían lo que querían y si no quedaba más remedio… pero es cierto que en situaciones de uno contra uno resolvía muy bien pero no entendía bien el juego, si no hubiera sido una estrella en Europa o, incluso, habría jugado en la NBA durante mucho tiempo. Charlie era muy profesiona. No bebía ni fumaba y se cuidaba mucho. Recuerdo que tenía una mujer guapísima, Linda. Todos los jugadores se quedaban alucinados cuando venía a verle entrenar. Tenía una sonrisa preciosa. Parecía que era quien le llevaba a Charlie todos los asuntos fuera de la cancha”. Linda había sido atleta (sprints y vallas) en la universidad de Pepperdine, cerca de Los Angeles.

Era Introvertido. Saltaba mucho y claro, podía machacar. Pero para mí, era aún más espectacular por sus rebotes y por su tapones que por sus mates” me destaca Aíto. En su primera temporada en Barcelona Thomas se convertiría en el tercer máximo anotador de la competición con 20.7 puntos, tan sólo por debajo de Alfredo Pérez (CB Breogán) y Víctor Escorial (Filomatic Picadero JC). Sería la última vez que aparecería entre el TOP10 de cañoneros.

 

¿y si Charles Thomas hubiera jugado con la selección española?

aro_pasado_de_ct.jpg

Charles Thomas realizando un aro pasado (Foto: archivo Justo Conde & José Ramón Ramos/Fundació Bàsquet Català).
Añua me aseguró que él no recuerda que se planteara en ningún momento tal circunstancia pero Justo Conde, decano periodista de baloncesto, anota en su obra 70 años de Basket en España que “Thomas hacía gala de la elegancia de sus movimientos bajo el tablero. Aquel fenomenal jugador de color, de no haber mediado extrañas circunstancias ajenas al basket que malograron su vida como deportista y padre de familia, le habríamos visto defender la camiseta de España, porqué categoría y calidad le sobraban para ello”. Duras y tristes palabras las que reunió, en su momento, Justo para describir el próximo ocaso de Thomas que nos disponemos a desvelarles. Ojalá sólo pudiéramos recordar al jugador norteamericano por aquellos estratosféricos tapones, rebotes y mates que dejaban boquiabiertos a los asistentes de todos los pabellones de España de finales de los 60 hasta mediados de los 70 pero...  

Con el permiso de Wayne Hightower, fue el primer jugador primer jugador que mostró a aquel baloncesto limitado y de profesionalismo enmascarado, que se podía jugar allí arriba. Thomas también tenía un tiro cercano muy certero que complementaba su juego con sus espectaculares finalizaciones en la cercanías del aro. Entonces no se contabilizaban los tapones pero todo el mundo asegura que también fue el máximo taponador, prácticamente, durante todo su larga estancia en España.

 

La caída de mi amigo Charles, por Norman Carmichael

norman.jpg

Norman Carmichael, en una foto actual desde su localidad de Columbus, Washington D.C.
Quisiera compartir en Solobasket.com algunos de mis recuerdos de Charles. Me alegra mucho que se dé a conocer su historia. Debo deciros, por adelantado, que Charles era un gran amigo mío.  Le apreciaba mucho como persona.  Tenía una gentileza que no correspondía con su aspecto, tamaño o su actitud sobre la pista.  

Charles y yo no tuvimos mucho contacto durante el primer año que coincidimos en el Barcelona. Ya le había visto jugar en varias veces y también había jugado en contra en dos ocasiones. Nos llevábamos bastante bien. En los dos partidos que nos enfrentamos los ‘matchup’ fueron bastante igualados. Él pensaba, me contaba luego, que yo era un hombre blanco típico, es decir, lento y sin salto. Le sorprendí con mi habilidad y rapidez.  Él me sorprendió con su fuerza. Sus habilidades eran tan fluidas que, de fuera, no se notaba lo duro que era jugando. En el partido jugado en Badalona, hizo un “smash” por encima de mí, y usó “trash talking” mientras bajaba junto a mí para defender. Por suerte, le hizo otro “smash” tipo póster por encima de él en la siguiente jugada. Lejos de enfadarse, me dio la mano y riendo me dijo,’stop, stop’.  Era así, una persona cordial y abierta si te acercabas.

Nos empezábamos a conocer mejor en mi segunda temporada mientras los dos esperábamos los papeles para nuestra nacionalización. Me cayó siempre bien. Un hombre de mucho orgullo, de una fachada seria y hasta dura. Detrás de esa fachada había un hombre muy amable, sencillo y cordial. Cuanto me dijo el entonces gerente de la sección de basket, D. Alberto Sadurni (DEP), que pensaba fichar a Charles y nombrar a Ramón Ciurana como gerente, me sorprendió mucho. Me dijo que no lo harían si no me sentía cómodo con el fichaje. Por mi parte, era una decisión fácil. ¿A quién no le gustaría jugar con un jugador como Charles, sobre todo cuando no nos quedaban muchas más alternativas en aquella época para acercarnos al nivel de talento del Real Madrid? No habían  veteranos con muchos buenos años por delante en la Liga y los jóvenes aún estaban sin llegar a un nivel alto. Era el mejor fichaje que podíamos hacer.  

cf_barcelona.jpg

CF Barcelona de la 71-73 con Thomas junto a Carmichael (nº15, después lo llevaría Epi), Azpiazu (nº14), Flores (nº8) o Aíto (nº7). En el centro Añua (Foto: archivo Justo Conde & José Ramón Ramos/Fundació Bàsquet Català).

Charles era muchas cosas. Un talento masivo. Un jugador nato y completo. Como dije, fuerte. Rápido. No causó problema alguno en el vestuario. El único problema era su falta de entrega en los entrenamientos. Charles me dijo en más de una ocasión que él creía que un jugador nacía con un número determinado de saltos. Nunca quiso gastarlos en los entrenamientos. Entrenaba a su aire.  El problema es que esa actitud, de vez en cuando, la trasladaba a los partidos. De vez en cuando jugaba a medio gas. No sé cómo lo vería Javier Añua, nuestro entrenador, pero no cayó bien en los jugadores. En ese sentido fue un compañero algo complicado. Nos costó perder un par de partidos en los tres años que estuvimos juntos. En aquella época, perder un partido nos podía costar una Liga. Por otro parte, cuando Charles estaba en su momento, era dueño y señor de los partidos. Recuerdo un partido en Madrid que dominó por completo hasta que lo eliminaron por faltas. Merecíamos ganar aquel partido, hasta lo afirmó la prensa madrileña. Charles podía haber sido decisivo al final.  

Cuando se fue Añua, por desgracia, porque creo que hubiéramos llegado ganar una liga con él como entrenador, llegó Will Ernst. Charles, por razones suyas, no confiaba mucho en Ernst y la temporada se nos escapó de repente. Paso lo mismo el año siguiente con Vicente Sanjuán como entrenador. Charles necesitaba disciplina y Vicente no la impuso. Además, fuera de la pista existía una guerra fría entre la mujer de Charles, Linda, y la mujer de Héctor Blondet, Annie. Al fin de la temporada ya casi ni se hablaban . Héctor había sido el fichaje estrella pero no rindió como tal. Linda tampoco era perfecta, se metía en un proyecto tras otro intentando hacerles ricos y perdió bastante dinero. Esto causó un montón de problemas a Charles.

Recuerdo que, más tarde, cuando Charles se lesionó su rodilla en la pista del Madrid se hundió por completo. Intentó recuperarse pero jamás volvió a ser el jugador de antes. Parte de la culpa fue mental, otra parte fue por de los servicios médicos de aquella época que eran muy limitados. Fue en su última temporada como blaugrana, un 24 de noviembre de 1974. Además del desafortunado accidente del jugador los blancos les pasaban por encima con un contundente 100 a 83. Thomas no volvería jugar esa temporada 74-75.

 

Sentimiento de exilio en Manresa

rotura_tendon_rotuliano.jpg

Dibujo que ilustra la rotura del tendón rotuliano (Fuente: drcmelendez.com)
Juan Antonio Corbalán me menciona aquel triste suceso más de 4 décadas después: “claro que lo recuerdo. Se rompió el tendón rotuliano”. Y es normal que al crack de Corbalán no se le olvide. Primero porque ‘Juanito’ es médico, segundo por la relevancia del californiano en ese momento y tercero porque cuando el tendón rotuliano se rompe lo hace frecuentemente de forma completa y brusca. La persona que lo sufre nota un dolor fuerte y agudo. A veces se escucha el desgarro del tendón. A partir de ese momento no se puede caminar.

Muchos de los deportistas que sufren esta grave lesión no han notado molestias en el tendón en cuestión, previamente. Más tarde, Thomas no fue capaz de gestionar la psicosis que le debió causar tal experiencia, siendo un prototipo de jugador que hace decenas de saltos durante un partido.  

Una vez acabado el curso 1974-75, Ranko Zeravica, entonces entrenador azulgrana, se deshizo de Thomas a pesar de tener contrato, así como de muchos otros. Se hizo ‘limpieza'. El Barça se había convertido en un aparato convulso por intentar ganarle una Liga al Real Madrid. Hay cosas que nunca cambian en nuestros clubes de fútbol. El rendimiento de Thomas no había sido el de antes pero también se dice que, desde un principio, CT no convenció al técnico serbio. Norman, aún en el equipo, me cuenta que “Zeravica se llevaba bien con pocos jugadores. Quizás con Flores, López Abril...  No le gustaban los norteamericanos. Hay que recordar que él no nos había fichado ni a Charles ni a mí, pues ya estábamos en el equipo. Siempre se metía con nosotros. Con Charles más que conmigo, sobre todo por su falta de entrega en los entrenamientos, como decía antes. Charles tampoco tenía estima por Ranko. No recuerdo si Ranko, incluso, llegó a apartarlo del equipo pero es muy posible. Hay que tener en cuenta que el gerente Ramón Ciurana era un gran admirador de Charles y siempre le defendía a capa y espada. Zeravica hizo muchas cosas positivas en el Barca pero, como todos, tenía sus puntos débiles y sus manías”.  

ct_posa_con_la_camiseta_del_manresa.jpg

Charles Thomas posa ante la cámara como fichaje de relumbrón en Manresa pero no funcionó ( (Foto: archivo Justo Conde & José Ramón Ramos/Fundació Bàsquet Català).
Thomas fue cedido al Manresa Casera la siguiente temporada donde mandaba Ed Johnson desde hacía un par de años. Por ese tiempo, la vida del personaje que narramos, ya había entrado en barrena. Su mujer Linda y su hijo le habían dejado y vuelto a los EE.UU. Sin apoyo fuera de las pistas y sin motivación dentro de ellas Charles, con tan sólo 29 años, deambulaba por el borde de un precipicio que dictaminaba su caída si no asumía un nuevo rol en el baloncesto. La primera jornada el Casera Manresa se medía en un muy nuevo Palau Blaugrana al ex equipo de Thomas, ya normalizado como F.C. Barcelona, los azulgranas les daban un buen repaso, 82-56.

El entrenador de aquel valiente Manresa, quedó en varias ocasiones sexto en la Liga, era Antoni Serra que ya había hecho milagros en los 60 con su Mataró y que tras su aventura en la capital de Bages acabaría entrenando al Joventut de Badalona y luego, precisamente, al Barça. Uno de los compañeros de Thomas era el internacional Juan Martínez, antaño uno de los máximo anotadores de la liga: “vino para recuperarse de la lesión que había sufrido. El seguía acudiendo regularmente a los entrenamientos y de vez en cuando nos sorprendía con algún mate extraordinario pero ya no era el mismo contra el que jugué años atrás cuando yo jugaba en Mataró. Estaba desmotivado aunque tenía momentos, sobre todo cuando se enfadaba. A veces tenía unos piques memorables en los entrenamientos con Ed Johnson que éste, no veas qué bueno era, y ahí podías ver al verdadero Thomas. Sin embargo, a media temporada o así volvió a dolerle la rodilla”. Johnson era el único que mostraba, con diferencia, que era la estrella de aquel equipo. Los dos cursos anteriores ya había sido uno de los máximos anotadores de la Liga con cerca de 25 puntos de media y en la que nos toca se iría hasta los 29.9 tantos.

ct_en_manresa_lucha_por_un_rebote_con_rafa_rullan.jpg

Rafa Rullán y Charles Thomas luchan por el rebote ante la mirada de Juan Corbalán (Foto: archivo Justo Conde & José Ramón Ramos/Fundació Bàsquet Català).
Recuerdo con cariño una anécdota” continúa Martínez “esa temporada coincidió con la muerte de Franco (20 de noviembre de 1975) y fue cuando mucha gente se volvió loca. Se pensaban que iba a haber un golpe de estado. Todo estaba muy agitado. Ante tanto revuelo Charles decidió llevar con él siempre su dinero. Ahora no recuerdo si vivía en Mataró o Badalona pero cada día que subía a entrenar o jugar a Manresa llevaba con él una maleta llena de dinero. Siempre lo recordaré” explica con humor Martínez.

Serra, siempre tuvo fama de ser muy duro y exigente. También contacté con él para hablar sobre Thomas pero se mostró sensiblemente escueto: “te puedo contar poco de él porque para hablar de cosas que no sean buenas prefiero no hablar. Él ya no estaba bien física ni psíquicamente”.

¿Punto y final? ¿Se acabó el show? “Charles no tenía tanta vida más allá del baloncesto. El baloncesto era, prácticamente, su vida” me asegura Norman. Y así era. Sin rumbo, sin motivación… Thomas lo volvió a intentar. Nunca sabremos si el dinero, por primera vez, fue la razón principal pero está claro que aquella maleta plagada de billetes, como únicos ahorros, había menguado. Según ilustra Conde en su obra: “Charles Thomas, apenas comenzada la temporada (1976-77), desaparecía de escena, abandonando España y de él ya nunca más se supo”. Sobre esto mismo Serra, que continuó siendo el entrenador del Casera Manresa aquel siguiente curso me asevera con resignación que: “no estaba. Pero bueno yo creo que se dio cuenta y decidió dejar el baloncesto definitivamente”. Ese mismo fatídico curso otro de nuestros testimonios, Pedro Cifré, topó con nuestro protagonista por la calle: "la última vez que lo vi no parecía él, fue en Badalona por calle Wilfredo (ahora Guifré) y él tenía mucha prisa. Yo jugaba en el Círculo Católico de Badalona donde nos entrenaba Aíto y Charles en Manresa. Tenía la mirada perdida y casi ni me reconoció. Sólo fueron unos minutos de cortesía y parecía que no quería hablar mucho. En la Liga no había tenido la ocasión de enfrentarme con él, ni en casa ni en allí. Estaba lesionado, creo, y tampoco recuerdo haberlo visto en el banquillo vestido de calle pero no estoy seguro, es que hace muchos años...". 

 

Pero... ¿qué fue de charles thomas después del baloncesto?

thomas_y_pandilla.jpg

Charles Thomas, Carmichael, Randy Knowles y, al fondo, McCray. ¿Qué hubiera pasado si Zeravica los hubiera podido conjugar? (Foto: MD)
Hay alguna hipótesis que otra pero el final finalísimo de Thomas sólo puede intuirse si buscamos una total certeza. “Hay noticias confusas. Linda, una vez, hace muchos años, tal vez a principios del 2000 o un poco antes, me escribió desde EE.UU. Pero no he podido recuperar su correo. No recuerdo bien la conversación pero creo que evitó hablar de él” nos aporta, de nuevo, Aíto.

Yo creo recordar que murió de forma violenta en manos de la policía pero, sinceramente, no estoy seguro. La verdad es que es un tema que me apenó mucho, fuera o no fuera cierto todos pensamos que pudo tener un final traumático después de ver lo mal que estaba en sus últimos años en España. Me hablaron de que, incluso, podía tener algún problema psíquico. Era un buen chico y no lo digo por decir. Nunca se mostró agresivo” relata con lástima Añua.

Hay personas que me cuentan que cayó en los brazos del alcohol ya en sus momentos finales de carrera y que ya no se cuidaba y que por eso llegaba mal de forma es un sus últimos intentos. Según me confiesa Carmichael: "cuando jugué con él en el Barça bebía poco, muy poco. Fumaba marihuana de vez en cuando, por la severa justicia era muy peligroso entonces en España, normalmente cuando un amigo suyo que vivía en Amsterdam le visitaba. Tras su año en el Manresa, no sé si empezó a beber alcohol y tomar drogas con más frecuencia. Antes siempre estaba pendiente de su cuerpo. De Linda, la última noticia que tengo es que vivía en California y es posible que cuando dejó el basket, en un principio él volviera allí pero es evidente que acabaron perdiendo el contacto. Charles era una gran persona y un gran jugador cuando quería demostrarlo. Un tío excelente pero no sabía vivir en el mundo más allá del basket. Cuando se lesionó en la pista del Real Madrid, su mundo se fue hacia abajo, a pesar de su recuperación con la Manresa ya no pudo retomar su carrera”.

black_homeless.jpg

Las últimas referencias de Thomas lo colocan en el peor de los casos.
Norman, que continúa su discurso con la única y valiosa información posible que puede cerrar este artículo, me confirma lo peor: “la última noticia que tengo de Charles  fue a través de Andrew Brody, un ex jugador que entrenó alguna vez con Charles y conmigo en el Barça para coger la forma y que también jugó en algún equipo de España pero, fundamentalmente, en otros países de Europa. Andrew me llamó un día porque le coincidía un viaje cerca de donde yo vivo y estuvimos unos días juntos. Vino con su mujer que era francesa. Hablamos de muchas cosa, entre ellas de Charles. Andrew me explicó que a principios de los 80, en un viaje a México, se encontró a Charles en el aeropuerto. Dice que tenía muy mal aspecto. Con claros síntomas de haber abusado de las drogas y el alcohol. Se saludaron, Andrew le dio una monedas y ya no lo volvió a ver más. Por otras fuentes, oí más tarde que había muerto por sobredosis pero nunca lo pude contrastar. Así que no lo sé seguro”. Por desgracia, la localización que comenta Brody tiene su sentido. En una entrevista que concedió Thomas a Mundo Deportivo en 1971 afirmaba que en la universidad había estudiado español pero que antes de recibir la oferta del San José sólo conocía México como lugar de habla hispana.

Parece ser que Charles Thomas se fue del deporte y el país que tanto amó sin esperanza y, aunque sea lo de menos, sin ningún título. De hecho, en la Copa ni siquiera llegó a disputar una final. Para más capricho del destino, en su última campaña como azulgrana, el equipo participó en la intercontinental y extinta Copa Korac pero la lesión en cuestión y su poca sintonía con Zeravica no le permitieron jugar ningún partido. El C.F. Barcelona acabó subcampeón tras caer contra el Forst Pallacanestro Cantú de Marzorati y Bob Lienhard ¿Qué habría pasado con un Thomas sano y motivado? Tampoco lo sabremos.

Por todas sus idiosincrasias, Charles era un compañero excelente tanto dentro como fuera de la pista. Nos pidieron mucho, ganar una liga contra el Madrid de entonces (vigentes campeones de Europa y del Mundial de clubes). El club de aquellos años no contaba con la infraestructura para poner un equipo sobre la pista y coordinar los compromisos nacionales e internacionales con temple. Mientras los jugadores debíamos aprender a cómo competir a ese nivel, también el club debía haber crecido de forma profesional. Es preciso recordar que en los tres años que Thomas y yo jugamos ganábamos cerca de un 90% de los partidos jugados y rozamos una liga. Una gran mejora si se miran etapas anteriores. Charles fue pieza fundamental de ese crecimiento. Pienso en Charles frecuentemente cuando pienso en mis años en España. Me encantaría saber que la historia que me contó Brady no es verdad y que mi amigo Charles está bien.  Lamento que probablemente no sea así pero me alegro que vayamos a escribir algo sobre él. Charles se lo merece” acaba su testimonio Norman con melancolía.  

 

 

“La primera noche en la calle no te das cuenta que estás en la calle. No tienes dinero para ir a una pensión o a casa de un amigo, vas pasando el rato en el sitio que estás sin saber a qué esperas y empalmas sin pegar ojo. Estás sin un duro en el bolsillo, con el vino justo para aguantar la noche, con cuatro colillas, temblando de frío… completamente destruido [...] a veces piensas en las personas que saben que estás en la calle, te preguntas si se acuerdan de ti y si merecían la pena porque decían que eran tus amigos. Pero entonces te das cuentas que te han ofrecido ayuda y tú has salido huyendo. El resentimiento entonces no lo vuelcas hacia ellos sino hacia ti mismo. Y eso te va destruyendo y debilitando”.

Miguel Fuster, sin techo durante 15 años, ahora rehabilitado gracias a su enorme fortaleza y la excelente labor de Arrells Fundació.  Fuente, La Vanguardia.

 

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
19 años 8 meses
#contenidos: 
1,926
#Comentarios: 
5,517
Total lecturas: 
10,254,631

Comentarios

Me alegra saber del origen del "así, así gana el Madrid", Caudillo mediante. Saporta habrá dejado un gran legado en el basket patrio pero lo que precedió a Munich 72 es una deslegitimación en toda regla de la competición.

Interesante historia y sus testimonios.

Gracias Carlos pero, sin cualquier modestia, es el escritor que da vida y estructura a las palabras.  Es tu fuerza. Un abrazo. Estoy seguro que el artículo se llegará a muchos, sobre todos los que hemos conocido a Charles... momentos de reflexión.
 
N

Gracias por haber escrito tan excelente artículo sobre Charles. Se lo merece. Un artículo tan bien escrito pero también tan triste. Gracias Carlos. Un abrazo. 

DEP Charles.