Solapas principales

Diego Ocampo: "Trabajamos el aspecto mental sabiendo que vamos a sufrir"

  • "De Salva aprendí el equilibrio personal; de Pedro Martínez, su método y su persistencia", comenta Ocampo.
  • "Es importante tener a jugadores como Jordan, Ventura o Vidal para que tiren del grupo", explica el entrenador de la Penya.

La pretemporada ya ha comezado y los equipos, aún con ausencias, vuelven al trabajo. Hoy entrevistamos al técnico de Divina Seguros Joventut, Diego Ocampo (Orense, 1976), quien nos habla de Badalona, de sus primeras impresiones sobre la pretemporada, etc.

Solobasket (SB): ¿Por qué Badalona?

Diego Ocampo (DO): Bueno, fueron quienes me quisieron fichar. Estaba con la selección y me llegó la oferta desde Badalona. La verdad es que uno siempre tiene un conocimiento externo sobre los clubes, pero yo trabajé con cuatro entrenadores que han estado aquí y pude saber algo más de la Penya. Aun sabiendo las dificultades que íbamos a tener, estoy contento de haber tomado esa decisión y de que este equipo haya querido que yo esté aquí. Además, hay un ambiente de sintonía entre el club, los jugadores y la cantera: todos vamos a una, y eso es fundamental.

SB: Mencionas la cantera. ¿Tuvo algo que ver el trabajo que se hace en Badalona con las categorías de formación?

DO: Sí, porque ellos también buscaban un perfil de entrenador que coincidiera con este modelo. Lo principal es intentar ganar cada domingo y sacar jugadores jóvenes. Todo es más fácil cuando el club piensa así y yo pienso así.

SB: La afición de Badalona lleva consigo una considerable cultura baloncestística. ¿Crees que por ello es más exigente?

DO: Es más exigente también porque hace muchos años que el baloncesto existe aquí. Desde tiempos del "Coto" (Cotonificio) y la Penya, con esa rivalidad... imagínate la cultura y la historia que hay detrás de todo ello. Para entender a veces lo que sucede en algún sitio, es importante conocer la historia. Por eso, creo que hay una potente cultura de baloncesto, así que creo que son exigentes porque se han logrado títulos. Me gusta que la afición sea exigente porque, independientemente de los medios de que dispongas, debes competir. Nuestros medios son los que son: estamos viendo la luz en el aspecto económico, pero a la vez hay que saber equilibrar un modelo como el nuestro. Sabemos que el Joventut tiene una historia y debemos mantenernos. 

SB: ¿Es fácil lidiar con la ecuación afición exigente-fichajes-aspecto económico?

DO: Es muy importante definir la realidad y saber asumilra, así que hay que tener valor para estar aquí sabiendo las dificultades que va a haber. Más de un jugador se nos ha escapado básicamente por razones económicas y algunos se han ido a un rival que el año pasado fue un rival directo. Entonces, hay que asumir eso, pero una vez asumido te das cuenta de que podemos seguir adelante si estamos unidos: eso es fundamental. Porque claro, si ganas 20-22 partidos en la liga, el ambiente es bueno y es fácil estar unidos, pero cuando juegas en nuestra liga pierdes partidos y es fácil desunirse y ver lo negativo. Por eso, es importante que el equipo y la afición sepa que puedes perder un partido, pero que el lunes o el martes volverás a entrenar a tope, y para eso hay que querer mucho al baloncesto y tener mucho ánimo. 

SB: Hablando un poco sobre fichajes: ¿temes que se repita otro caso Vasiliauskas?

DO: Puede ser que ocurra porque hay que adaptarse a la liga; no es lo mismo jugar en la liga turca que en la ACB. Es un proceso de adaptación, así que no es tanto una cuestión de nivel, sino cómo te adaptas a una liga y a un equipo. Pero lo cierto es que sí, entra dentro de las probabilidades aunque es muy importante mantener una estabilidad. Es decir, el equipo no es hacer una pretemporada en unas semanitas y jugar. El equipo se hace cuando ganas, cuando pierdes, cuando se lesiona un jugador, cuando hay una racha mala o cuando se reciben críticas tanto positivas como negativas. Un equipo se construye así, pero si vas cambiando, cambiando y cambiando es difícil mantener esa estabilidad. Un ejemplo claro es el de Fenerbahce. ¿Han ganado todo a la primera? No, han estado algún que otro año trabajando. Sí, estamos en una sociedad en que queremos que todo sea inmediato, pero la vida nos demuestra cada día que no todo es así.

SB: En la entrevista que hicimos a Albert Ventura nos comentó que, además de fichar a jugadores buenos en la medida de lo posible, también os interesaban las buenas personas, aquellos jugadores con espíritu competitivo y espíritu de equipo.

DO: Nosotros lo que intentamos es no mirar solo las estadísticas, porque no se puede fichar a un jugador solo por los puntos que mete, sino que tratamos de hacer una investigación sobre cómo son como personas. En una situación tan complicada es importante tener a jugadores que tiren del grupo, como es el caso de Jerome -Jordan-, Sergi -Vidal- o anteriormente Sàbat. Son gente que no acostumbra a mirar las estadísticas, sino que mira por el bien del equipo.

SB: Siguiendo con los fichajes: ¿cómo valoras las incorporaciones de los equipos de la ACB que juegan "vuestra liga"? Tenemos a Gregory Vargas en Fuenlabrada, Caner-Medley en Estudiantes...

DO: La cuestión es la de siempre. Nos gustaría hacer lo mismo, pero no lo podemos asumir. Debemos entender que el club debe ser sostenible, porque si no liquidamos esa deuda, no sacaremos esta situación adelante. Por tanto, por un lado tenemos que buscar jugadores que entren en el perfil que queremos y, por otro lado, que también entren en el perfil económico. Con los recursos de que disponemos, intentamos hacer lo máximo posible. En eso nos tenemos que centrar, y que cada año nuestros jugadores vayan progresando: si el año pasado Neno -Dimitrijevic- dio un pasito más, este año quizás le pedimos que dé otro paso adelante, y lo mismo con Xabi López.

SB: Hace ya algunas semanas que habéis comenzado a entrenar. ¿Ves a este grupo preparado para sufrir?

DO: Sí. Para empezar, porque lo hemos hablado a la hora de contratar y renovar jugadores. Yo les he explicado cuál es la realidad y ellos, sabiendo cuál es la situación, han querido venir. Además de eso, hay que hacer un trabajo, por parte de todos los componentes del equipo, de mentalizarse para los momentos difíciles. Para ello hay que estar preparado, y por eso motivo lo estamos trabajando desde ya. Por ejemplo, si preparo un último ejercicio duro, no es para fastidiar, es para saber que, aunque estés mal, puedes dar ese último paso más a nivel mental. Pero bueno, nos faltan aún muchas cosas, como por ejemplo los jugadores internacionales que no vendrán hasta el último momento, o el caso de Omari -Gudul-, a quien nos está costando mucho tramitar el visado. Y estas dificultades son ajenas a la económica: es decir, no todo es lo que ocurre en la pista y nada más. Realmente, todos los equipos tenemos dificultades y no vale poner excuas como "no, es que nos falta un jugador" o "no, es que tenemos jugadores lesionados". Yo creo que hay que sobreponerse ante estas situaciones porque así es la vida: las personas verdaderamente competitivas y que se superan a sí mismas tienen esta mentalidad. Cabe destacar que esta mentalidad se puede entrenar, y es lo que estamos trabajando. 

SB: Cambiando un poco de tema y hablando sobre tu pasado. ¿Qué aprendiste de Salva Maldonado, de Pedro Martínez, de Joan Plaza y de Aíto?

DO: De Salva aprendí el equilibrio personal que tiene dentro y fuera de la pista para llevar el equipo perfectamente, con las ideas muy claras. De Pedro destacaría su método y su persistencia: la temporada pasada fue un muy buen ejemplo. De Joan Plaza, la ambición y lo detallista que es preparando las cosas. De Aíto, decir que fue un plus en mi carrera. Vi a alguien que sabe enseñar y llegar a las personas.

SB: Para acabar: ¿Hay algo más en la vida de Diego Ocampo que no sea baloncesto?

DO: Sí, la familia. Desgraciadamente, parte de ella está lejos, en Orense y otra en Sevilla. Además, suelo salir a caminar y a correr, aunque menos de lo que me gustaría. Creo que es importante trabajar el resto de cosas para tener un equilibrio personal, porque si te obsesionas con algo, te das cuenta de que lo haces mal. Es bueno aprender a desconectar para retomar la tarea bien; de hecho, hay gente que dice que es bueno desconectar puesto que luego eres mucho más eficaz. No por obsesionarte y trabajar mucho en algo vas a ser mejor. 

Etiquetas

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
6 años 9 meses
#Contenidos: 
663
Visitas: 
2,173,562
Comentarios: 
2,003

Deja tu comentario

Inicie sesión o regístrese para comentar