Solapas principales

El inicio de temporada del Herbalife Gran Canaria en cinco claves

  • Tres victorias en diez partidos es el balance de este duro comienzo

El Gran Canaria alcanzaba su mejor nivel en los partidos contra el Barcelona y CSKA en Euroliga y ante Morabanc Andorra en Liga Endesa, pero el varapalo que se llevó en su visita a San Sebastián, cortó una buena racha y sirvió para seguir alimentando las dudas. Con un balance de tres victorias y siete derrotas en los diez primeros partidos (2-4 en ACB y 1-3 en Euroliga), al Gran Canaria le queda mucho por mejorar para cumplir los objetivos. El equipo claretiano sigue sin vencer fuera de casa y sin ser consistente en defensa.

 

LAS CINCO CLAVES

EL TRÍO AMERICANO

Una de las notas positivas es la aportación de los tres exteriores americanos, que aterrizaron en la Isla este verano: Hannah, Strawberry y Evans. La capacidad para crecer de Hannah es digna de resaltar. Es un jugador muy trabajador y que cada temporada mejora con respecto a la anterior. Es el jugador que mejor rendimiento está dando en este inicio, aportando mucha anotación, tanto en tiros exteriores como en penetraciones complicadas, por su altura. Además aporta cinco asistencias por partido y el número de pérdidas no es muy alto.

A Strawberry le está costando más trabajo hacer resaltar sus cualidades, su bajo porcentaje de tiros de tres (por debajo del 30%) y su gran cantidad de pérdidas de balón (casi tres por partido), le hace ser el más errático de los tres, aunque tiene margen de mejora. No empezó bien la pretemporada y se le vio, desde el principio, falto de ritmo. Su estilo de juego se adapta perfectamente al de Maldonado y es uno de los jugadores más utilizados por el técnico, aunque, por el momento, está cometiendo demasiados errores no forzados por precipitación. Evans es un jugador determinante porque es muy completo. Es un gran defensor y en ataque, sus penetraciones y su pelea en la zona, dan muchos puntos al equipo. Por ponerle algún pero, le falta ser más regular en el tiro exterior, algo que podríamos decir de casi todos los jugadores de la plantilla canaria, salvo Hannah y Eriksson.

clevin-hannah-herbalife-gran-canaria-eb18.jpg

Hannah y Sloukas. Photo/Euroleague.net

LOS PÍVOTS

Un lastre que no se pudo corregir en verano y que lleva al Herbalife a encajar demasiados puntos en la pintura. Además en ataque, salvo algún movimiento de Pasecniks, dependen demasiado de lo que generen sus compañeros, porque no son hábiles en el uno contra uno cerca de canasta. Los tres pívots del Herbalife tienen las mismas características y marcan pocas diferencias, tanto en defensa como en ataque. En estos primeros partidos se ha visto una mejor imagen de Pasecniks, pero por contra, el rendimiento de Balvin y de Fischer está por debajo de lo que ofrecieron la temporada pasada. Balvin, que fue el mejor del pasado curso en esta posición, no ha empezado nada bien. Demasiado lento y sin rango de tiro para el juego que quiere practicar Maldonado, sigue dejando muestras de falta de concentración.

Fischer, que el año pasado, en su debut como profesional, dejó buenas sensaciones, no ha aportado nada positivo en este comienzo de temporada: no tiene capacidad para generarse sus tiros y en defensa tiene muchas lagunas. Ante rivales poderosos se vuelve ineficaz y en el último encuentro se ha quedado sin participar. Pasecniks, aunque no ha metido un triple, tiene más calidad ofensiva y es débil en defensa. Sus números han mejorado gracias a la confianza que le da Maldonado, pero sigue sin ser un jugador que marque diferencias. Las cifras de tapones de los tres pívots es irrisoria, teniendo en cuenta su altura. Está claro que las bandejas y mates sin oposición que recibe el Herbalife, no es solo culpa de los pívots. Los jugadores exteriores tienen que frenar a sus rivales para que no se convierta la jugada en un dos contra uno contra el pívot, que se ve en la encrucijada de salir a cubrir al exterior y dejar solo a su par, o quedarse con el suyo y dejar penetrar al otro.

rs79163_j01_bar-gca_firmar_acb_photo_-_v._salgado.jpg

Pustovyi y Pasecniks. ACB Photo / V. Salgado

EL ESTILO DE MALDONADO

Por el momento ni Maldonado se ha adaptado a las capacidades de sus pupilos, ni los jugadores se han ajustado al estilo de su técnico catalán. Después de más de un mes de pretemporada y otro de competición oficial, el equipo sigue lejos de su mejor nivel. En los partidos contra el Barcelona y CSKA en Euroliga y contra Andorra en ACB, los canarios mostraron cuál puede ser su mejor rendimiento, pero el reto mayúsculo sigue siendo ser consistentes y competitivos con una mayor regularidad. Por el momento, el bajo porcentaje en los tiros de tres (no llega el 31%, 54 de 175 en ACB 31 de 102 en Euroliga), tirando casi treinta triples por partido, está siendo un hándicap. Una mejoría en este aspecto, con una mejor selección de los tiros y más espacios generados con balones interiores, generaría réditos positivos al Herbalife, en busca del ansiado equilibrio en el juego ofensivo, intentando involucrar más a los jugadores interiores.

Eriksson, el mejor tirador de la plantilla ha ido entrando en el equipo, realizando su propia pretemporada en plena competición. La aportación del sueco, junto con una mejoría de Tillie, se antoja determinante para elevar el nivel de los de Maldonado. Otro de los aspectos negativos del juego del Granca están siendo las pérdidas de balón, el Granca es el cuarto peor equipo en esta estadística en la ACB, con casi 15 pérdidas por choque y en Euroliga pierde 14. El juego con transiciones rápidas y la falta de adaptación del equipo, provoca que se desperdicien posesiones, con los daños colaterales que ello conlleva, en forma de puntos sencillos para el rival y la falta de confianza en el propio grupo, que ven como se escapan partidos por estos pequeños detalles.

rs84611_m.jpg

Tiempo Muerto de Salva Maldonado. ACB Photo/M. Henríquez

DEFENSA

Sin duda, es el aspecto en el que el Gran Canaria más tiene que mejorar. Con la enorme cantidad de puntos que reciben es muy complicado competir en partidos de alto nivel. Como indicamos anteriormente, tienen un agujero en la defensa de su propio aro y permiten demasiados puntos fáciles en bandejas o mates. Además, las pérdidas de balón se traducen en puntos encajados a la contra, que también son de alto porcentaje. Solo ante Breogán (72) y en la derrota contra Delteco GBC (74), los jugadores canarios recibieron menos de 80 puntos. En Liga Endesa encajaron 98 frente al Barcelona o 93 en el partido ante el Obadoiro en el Gran Canaria Arena. En Euroliga 106 contra el CSKA, 102 en Atenas ante el Panathinaikos y 97 frente al Fenerbahce.

Es una cuestión que va aparejada a la capacidad atlética y física de sus jugadores, de forma individual, pero también, el trabajo diario debe provocar mejoras en la defensa colectiva. En las dos últimas semanas, con solo un partido entre semana, el conjunto claretiano ha tenido más tiempo para entrenar en la Isla y enfrenta dos partidos fuera de casa, en Moscú ante el Khimki y en Manresa. Los fichajes del verano aportan físico (menos Hannah) y Maldonado y su equipo están trabajando duro para que, en este aspecto del juego, el equipo sea más consistente. El estilo de juego del Granca se ha caracterizado siempre por la intensidad y la energía de sus jugadores y el cambio (ya en las últimas campañas se ha visto evolución) no está siendo sencillo.

chris-singleton-fc-barcelona-lassa-eb18.jpg

Tillie tapona a Singleton. Photo/Euroleague.net

CANSANCIO VS INTENSIDAD

En ocasiones se usa el cansancio para determinar un mal resultado o una racha de partidos perdidos, pero a estas alturas de temporada, el cansancio físico no puede ser usado como excusa. El cansancio mental se traduce en faltas de concentración o dificultades para afrontar un partido con la motivación necesaria. Tenemos dos ejemplos claros en este arranque de temporada. Por un lado el partido en el Gran Canaria Arena contra el Morabanc Andorra, quinto partido en ocho días para los locales. Los jugadores sabían perfectamente que era un partido clave, con el apoyo de la afición y no hubo ni un atisbo de cansancio, desde el primer minuto los jugadores salieron mentalizados, con las cosas muy claras y cosecharon una victoria amplia.

Por otro lado, tenemos el último partido, ante el Gipuzkoa Basket, al que el Herbalife llegó con un solo partido entre semana (menos de 48 horas entre los dos partidos y un viaje de Gran Canaria a San Sebastián de por medio). Un partido con una importancia capital, pero cómodo por ser ante un rival que no conocía la victoria en ACB. El Herbalife llegaba después de haber competido contra el CSKA durante gran parte del partido y se antojaba como una victoria clara del Granca. La imagen fue totalmente opuesta al partido contra Andorra. Ni atención defensiva, ni buen movimiento de balón, y el Delteco GBC tuvo una máxima renta de veinte puntos. La forma de afrontar los partidos es vital en esta temporada con tanta carga de partidos de alto nivel para un Gran Canaria poco acostumbrado a tanta exigencia, física y mental.

rs84695_m.jpg

Triple de Eriksson. ACB Photo/M. Henríquez

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
5 años 1 mes
#contenidos: 
187
#Comentarios: 
557
Total lecturas: 
405,315

Comentarios

Misma situación y errores que en Estudiantes los tres últimos años. No hay excelsos tiradores de 3 cuales Warriors en estado de gracia.
El día que no entran los triples, no existe un plan B, y dada la plantilla, son más los días que no que los que sí. No hay apenas juego interior y por dentro, un coladero.

Estoy de acuerdo en que para el aficionado es mucho más placentero ver un partido dinámico y venga tirar de 3 que uno tipo Pascual, defender, defender y defender y con posesiones de 23 segundos. Pero a nivel de gestión y de optimizar el grupo, puede ser desesperante el perder partidos por empeñarse en un sistema al que tus jugadores no son capaces de adaptarse, porque no son tiradores puros.