Solapas principales

Cartel anunciador de la Final de la Recopa de 1991 (www.lacasadelbaloncesto.es)

Historias de (Solo)Basket: Recopa '91, el infierno griego en Ginebra (con Manel Comas)

  • Con la ayuda de Manel Comas (entonces entrenador del CAI Zaragoza), Solobasket.com rememora uno de los pasajes más negros de la historia del baloncesto FIBA: la final de la Recopa de 1991, disputada en Ginebra por CAI Zaragoza y PAOK de Salónica
  • Repasa TODAS las historias de (Solo)basket

ACTUALIZACIÓN:

Balonzesto.net: La Final de la Recopa de Ginebra, en el recuerdo

GALERÍA DE IMÁGENES DE AQUELLA FINAL (DANIEL PÉREZ)

Durante las décadas de los 80 y los 90, la desatada pasión de la afición helena convirtió las canchas griegas en un auténtico infierno para todos aquellos clubes extranjeros que tuvieran que visitarlas en competición continental. Todos recordamos aquellos partidos de Copa de Europa, llenos de sobresaltos, celebrados en la pista del Aris de Salónica. Cuando no había invasión de pista, eran las sillas del pabellón las que volaban por el parquet; en otras ocasiones, un medido y oportuno apagón suspendía el encuentro y permitía finalizarlos prácticamente a puerta cerrada. Sin embargo, el suceso más vergonzoso protagonizado por el público griego tuvo lugar a más de mil de kilometros de las tierras helenas, concretamente en el marco de la final de la Recopa de 1991, celebrado en Ginebra (Suiza).

Aquella final de la Recopa fue disputada por el PAOK de Salónica y el CAI Zaragoza. Los maños se presentaban como favoritos frente a un conjunto heleno que contaba en sus filas con el mítico pívot Panagiotis Fassoulas. Con el internacional heleno formaban la columna vertebral del equipo los tiradores Bane Prelevic y John Korfas - un hombre con un lanzamiento letal que ejecutaba a una mano. Era de origen estadounidense y contaba con pasaporte griego, pero no podía disputar competiciones continentales como jugador heleno. No disputó esta final de la Recopa -, además de uno de los jugadores norteamericanos con mejor cartel en Europa: el sobrio Ken Barlow. A partir de ahí, escasos recursos adicionales. Aguerridos jugadores como Papahronis, Stavropoulos, Makaras, Ioanou o Bodouris. Poca cosa frente a un conjunto maño que contaba con uno de los mejores planteles de jugadores nacionales en la ACB (los hermanos Arcega, Quique Andreu, Ruiz Lorente, Paco Zapata y los pujantes Hernández y Murcia), además de una pareja norteamericana de lujo: el tirador Mark Davis (el máximo artífice, con sus 44 puntos anotados en la final, de la Copa del Rey conquistada por el CAI en 1990) y Kevin Magee, el idolatrado jugador que regresaba, tras 6 exitosas temporadas en el Maccabi de Tel-Aviv (donde, por cierto, coincidió con Barlow), al equipo que le sirvió de trampolín en el basket europeo. Todos ellos dirigidos por Manel Comas, que gentilmente ha colaborado en la elaboración de este artículo.

5152_0.jpg

Manel Comas <u>Foto: José María Benito</u>
Los prolegómenos del encuentro ya predecían lo que se iba a vivir en la cancha. Se comentaba que aficionados helenos habían intimidado y coaccionado a seguidores del CAI de Zaragoza, llegando a robar, a punta de navaja, entradas para la final. Para colmo, los aficionados que habían accedido al Pabellón Patinoire des Vernets superaban el aforo máximo de la sede de la final. Los seguidores del PAOK, ni cortos, ni perezosos, llegaron a ocupar, ante la completa pasividad de los miembros de los cuerpos de seguridad y orden público, el palco de autoridades. Esta situación surrealista llevó a Boris Stankovic, entonces presidente de la FIBA, a tener que seguir la final desde la mesa de anotadores. En la introducción a la retransmisión llevada a cabo por TVE, Pedro Barthe nos daba a conocer el lamentable contexto en el que se iba a celebrar la final. Ante las propias cámaras de la Televisión española, el presidente del CAI, José Luís Rubio, se quejaba amargamente de la situación. Todo hacía predecir que el discurrir del encuentro iba a ser de todo menos normal. Los negros augurios, por desgracia, se iban a cumplir...

En un primer momento, los jugadores caístas aguantaron bien la presión, imponiendo su calidad al coraje griego. El juego interior maño trabajaba de forma efectiva, cargando de faltas a Fassoulas, referente del PAOK en la pintura. Por su parte, Fernando Arcega (17 puntos), Mark Davis (24 puntos) y Kevin Magee (17 puntos, jugando más de cara al aro que nunca) martilleaban con acierto el aro rival. Al descanso se llegaba con una ventaja de 5 puntos para el CAI (36-31).

CAI Zaragoza-PAOK Salónica Final Recopa de Europa baloncesto 1991

Tras el descanso, llegaría el escándalo. Las faltas de Fassoulas y de Papahronis (cometió durante la primera mitad una personal sobre Davis que rozó la agresión física) enervaron a los, ya de por si, calientes seguidores del conjunto heleno, que empezaron a lanzar todo tipo de objetos (la mayoría monedas) a la cancha que obligaron a la suspensión del encuentro. El gigante Fassoulas, en un gesto que le honró, intentó tranquilizar a las hordas helenas, micrófono en mano, desde el centro de la pista. No lo logró del todo, pero, al menos, hizo posible poder finalizar el encuentro. Ya nada fue igual. Los de Comas sucumbieron a la presión y, después de varios errores fruto de los nervios, acabaron regalando el trofeo al equipo heleno, que tuvo en Bane Prelevic a su máximo anotador con 31 puntos. Fue entonces cuando se desató la locura: invasión de campo, el trofeo pasando de mano en mano (los aficionados con buena memoria recordarán la imagen del capitán Fassoulas sonriendo con el Trofeo, literalmente destrozado, en sus manos). Lógico epílogo a una de los pasajes más negros del  baloncesto europeo contemporáneo

1. El inolvidable e insustituible Pedro Barthe nos narra las andanzas de los sufridos aficionados maños. Además, vemos a Papahronis en acción y vivimos la suspensión del encuentro. Barthe, como de costumbre, no desaprovecha la ocasión para criticar a Boris Stankovic, el entonces presidente de la FIBA:

Recopa de Europa de Baloncesto ( Cai Zaragoza - Paok de Salonica )

MANEL COMAS, entrenador de aquel CAI de Zaragoza que disputó la final de la Recopa de 1991, accedió muy amablemente a atender a Solobasket.com para rememorar aquel capítulo negro de la historia del baloncesto europeo:

¿Cómo se vivió desde dentro del club todo lo acontecido en los prolegómenos de esta final?

En cuanto tuvimos conocimiento de lo que estaba ocurriendo alrededor de la final, nos pusimos en contacto con la representación española desplazada a Ginebra, así como con las autoridades locales,  a efectos de garantizar la seguridad de nuestros seguidores y la correcta marcha del prepartido (acceso al pabellón...). Obtuvimos "las máximas garantías". Luego la realidad fue otra. Siguió el robo de entradas y de bufandas, personas que accedían a la cancha sin su correspondiente entrada... Un situación previsible teniendo en cuenta que habían llegado a Ginebra 2000 aficionados griegos sin entrada para el encuentro.

¿Cuál era la situación anímica de la plantilla? ¿Cómo se preparó psicologicamente a los jugadores para el encuentro?

El equipo era consciente de lo que se iba a encontrar en la cancha. Nos preocupaba la seguridad de nuestros seguidores, pero, por lo demás estabamos fuertes. Llegaban aisladamente noticias de que, por ejemplo, los aficionados helenos habían invadido la zona del palco de autoridades, que el alcalde de Zaragoza se habia tenido que ubicar junto a las cheerleaders, que nuestro presidente - Jose Luis Rubio - también tuvo que tomar otra ubicación y que Juan Antonio Samaranch se había quedado prácticamente solo entre los hooligans griegos. Pero, de todas formas, creo que se logró que nuestos jugadores estuvieran abstraidos. Estabamos a lo nuestro. No fue dificil. Había mucha ilusión y estabamos muy concentrados.

De hecho el equipo hizo frente perfectamente a la situación hasta el descanso; luego cambiaron las cosas...

El detonante de todo fue la quinta personal de Fassoulas en el tercer cuarto. Nuestra estrategia era clara: Fassoulas nos hacía mucho daño tanto en defensa (intimidación) como en ataque. Debíamos cargarlo de faltas. Y se logró. Lo sacamos del partido y teníamos una renta de 7 puntos en el marcador. Llevabamos el partido bien encarrilado. Fue entonces cuando se desató la ira de los seguidores del PAOK. Empezaron a lanzar mecheros, monedas... y se tuvo que suspender el partido

Suspensión que fue perjudicial para vuestros intereses...

Ante la situación generada, el colegiado italiano (Cazzaro) hizo lo correcto: suspender el encuentro. En vestuarios se reunió con el entrenador y el presidente de ambos equipos. Nos comunicó que el partido se reanudaría una vez evacuado el pabellón y, por lo tanto, sin público. Fue entonces cuando apareció Boris Stankovic (entonces presidente de la FIBA) y nos obligó a salir al campo de nuevo para reanudar el encuentro. Le advirtió a Jose Luis Rubio (presidente del CAI) que si quería que su equipo volviera a Europa, debía ordenar a los suyos salir inmediatamente a la pista. Así se volvió al juego con un ambiente más caliente, si cabe. A partir de entonces... sufrimos un arbitraje nefasto. Todo era triple de Prelevic, 3 tiros libres concedidos a Prelevic... y así el PAOK le dio la vuelta al partido y acabaron ganando. Por lo visto, alguno debió pensar "de aquí hay que salir con vida"...

¿Se tuvo que disputar la final en estas condiciones?

La situación era insostenible. La policía suiza estaba desbordada, en una cancha con un aforo de 9.000 espectadores había 11.000... en esas circunstancias, el partido no se tuvo que disputar. Una vez que se decide jugar, era previsible todo lo que ocurrió... Al final, aficionados maños nos daban hasta las gracias por haber perdido... ya que no sabían que pudo haber ocurrido de haber perdido los helenos. Aquello fue muy heavy.

Aunque el CAI no tuvo una segunda oportunidad, tú al menos pudiste sacarte la espina ganando la Recopa en 1996 con el Baskonia, precisamente frente al PAOK en la final.

Sí, lo hicimos frente a un PAOK aunque aún más fuerte que el del `91; estaban Rentzias, Stojakovic, continuaba Prelevic y tenía en la pintura a un ex NBA de entidad, Dean Garrett. Ramón Rivas dejó a Garrett en 0 puntos, además de anotar 31 en la canasta del PAOK. Antes de la final, Garret preguntó quién era ese tal Rivas... al final del encuentro, el bueno de Ramón se dirigió a él para decirle: "¿ahora te has enterado quién soy?"

En la rueda de prensa anterior al partido, los periodistas griegos me preguntaron si el partido suponía una revancha para mí. Yo les respondí asegurándoles que éste era un partido difente, donde reinaría la honestidad... Ellos en el fondo sabían que nos habían esquilmado el triunfo en 1991, Tras el partido, dediqué un recuerdo muy especial al CAI, como acto de desagravio por todo lo sucedido en Ginebra.

En tu dilatada carrera como entrenador, ¿has vivido alguna situación similar a la de la Final de la Recopa de 1991?

Recuerdo un partido disputado con el Baskonia en el Pionir de Belgrado. Nosotros contabamos en nuestras filas con Velimir Perasovic y era el primer encuentro en el que un jugador croata pisaba aquella cancha, ya de por si complicada, tras finalizar la guerra de los balcanes. Pues imagínate el ambiente que se vivía. Marcelo Nicola fue inteligente. Cometió una falta brutal sobre Tomasevic, con lo que las iras del público se dirigieron hacia él, permitiendo un respiro a Peras. Creo que acabamos ganando de 2, pero hubo invasión de pista, nos retiraron los pasaportes y visados...

Muchas gracias Manel por tu tiempo y tu amabilidad.

La otra cara de la moneda: video homenaje de los seguidores del PAOK al equipo ganador:

ΠΑΟΚ ΚΥΠΕΛΛΟΥΧΟΣ ΕΥΡΩΠΗΣ 1991

Desde Solobasket.com, nuestro agradecimiento más profundo a Manel Comas, por su cercanía y disponibilidad para atendernos.

ACTUALIZACIÓN:

Balonzesto.net: La Final de la Recopa de Ginebra, en el recuerdo

GALERÍA DE IMÁGENES DE AQUELLA FINAL (DANIEL PÉREZ)

Pepe Arcega relataba su experiencia:

La Recopa de Ginebra, por Pepe Arcega

Todas las Historias de (Solo)Basket:

Aquí te dejamos el listado de toda la serie:

2008:

2009:

2010:

2011:

2012:

2013:

Sobre el autor

Antiguedad: 
15 años 6 meses
#contenidos: 
3,665
#Comentarios: 
36,313
Total lecturas: 
25,958,180

Comentarios

Uno de los capitulos mas vergonzantes del baloncesto FIBA, junto con el tapon ilegal de Vrankovic etc........parece increible que un titulo europeo y una aficion fuese humillada de esa forma.
Enhorabuena por el reportaje, pasados casi 20 años a quien realmente sonrojará es a los responsables que lo permitieron.

vergonzoso espectaculo el que brindaron los griegos y la fiba, que durante años formaron un tandem demoledor en las competiciones europeas (tendra algo que ver que stankovic tuviera un palacete en tierras helenas?). Me acuerdo de varias cosas: el inicio dominante del cai, los monedazos, fassoulas pidiendo calma, prelevic con los triples imposibles (hubo uno que le entro despues de tocar el aro dos o tres veces), ken barlow dejandole a macgee el lado izquierdo libre porque era sabedor de que era incapaz de dar un bote con la izquierda, una foto en la revista gigantes de fassoulas riendo con la copa en dos pedazos...una pena, en un ambiente normal hubieramos ganado, pero en fin...al menos el año siguiente el madrid se vengo en la misma final contra el mismo rival en el robo con canasta de ricky brown (con prelevic otra evz colosal)

Inolvidable y desgraciada final. Gracias a Igor, y gracias a Manel Comas por rescatar este gran episodio del basket europeo. PD: "Please", un recuerdo más currado y detallado, por los que lo conocieron o trataron, de Kevin McGee, que pedazo de jugador.

Salir vivos fue la consigna. Hay un documento brutal en el DVD del 25 aniversario del CBZ en el que las cámaras recogen el momento en el que Stankovic de manera mafiosa amenaza a Rubio en el pasillo de vestuarios diciéndole que si no vuelven a salir a jugar la responsabilidad es suya y que se atenga a las consecuencias...Rubio no entiende nada y al final se ve obligado a regresar a un infierno penoso. Comas lo ha dicho muchas veces, si el CAI llega a ganar nadie sabe lo q podría haber pasado allí dentro y en los aledaños del pabellón...

En el 91 los griegos seguro que no tiraron móviles a la pista ... porque habrían matado a alguien (sólo con la onda expansiva tras el impacto) ... jajajaja. Yo me quedo con aquel CAI mítico (los Arcega, Davis, McGhee, Andreu ...), me encantaba aquel equipo, como el Barça y el Madrid de entonces ... Qué tiempos (los equipos españoles de la época eran preferibles a los que hoy vemos, para mi gusto) ... También me acuerdo del maestro Comas motivando a Nicola (creo) en un tiempo muerto de la final contra PAOK del 96 ... un crack, pues el jugador se había sentado hundido y regresó a la pista metiendo unos puntos fundamentales ... épico aquel baloncesto, o a lo mejor eran los ojos con los que lo veían entonces.

Revisionar esta final me trae duros recuerdos. Es muy doloroso para alguien que amaba a este equipo desde que vio jugar a Webb Williams por primera vez a los 13 años en una cancha de los Salesianos ver perder una final amañada por ese grandisimo filibustero llamado Stankovic. Una gran pena.

Se em olvidaba, un par de cosas: una es que papahronis era un criminal vestido de jugador de baloncesto. Y la otra, enhorabuena por el articulo; me gustan mucho estos revivals, aunque tengan un sabor amargo como en este caso. Podriais hacer uno de la recopa que el taugres le gano al propio paok de stojakovic y rentzias, con ramon rivas haciendo el partido de su vida, y de paso que manel comas colabore otra vez, seguro que lo hara con mas agrado :P

Lo recuerdo como si fuera ayer, increíble artículo, os felicito.

Estuvimos vivos hasta el último momento, creo que fue Ruiz Lorente quien tuvo una bandeja que podría haber cambiado las cosas.
Apesar de todos los problemas, vivimos un partido de baloncesto épico de los que ya no se ven con dos equipazos.
Una pena, quizás habríamos ganado alguna liga, habríamos perdido todos nuestros complejos si hubiéramos ganado esta final.

A los griegos se les podra criticar todo, pero mas quisieramos todos que en una final donde hubiese un equipo español se desplasasen tantos seguidores y animaran tanto como los equipos griegos...( OTRA COSA ES QUE TIREN MONEDAS, SILLAS, TELEFONOS MOVILES, ETC...),eso no, pero el salir a una cancha y encontrar a toda esa gente de tu equipo debe de dar una moral increible...menos para los jugadores del paok, que por lo que se vio no le sirvio de mucho.

Totalmente de acuerdo, mijuan. A mi tambien me gustaban mas aquellas plantillas, y los aficionados se sentian mas identificados. Y tambien me acuerdo de como recupero comas a nicola y a perasovic, al que sento un momento para hablarle y devolverlo con mas atino.

Qué recuerdos, tenía 13 años y vi el partido con mi camiseta de Mark Davis puesta. Qué vergonzoso fue. Recuerdo a Fassoulas en el centro de la pista (desde entonces todo tipo medio alto con rizos en Zaragoza se llamaba Fassoulas) y a Prelevic, el siete, metiéndo triple tras triple. Es un sueño, pero si el CBZ no hubiera salido de la élite ese CAI tendría ahora un palmarés como el del Tau o el Unicaja.
Gracias por el reportaje

www.puertatras.wordpress.com

Recuerdo el partido como si hubiera jugado ayer. No lo vi, lo seguía escuchando por las calles de Sevilla Antena 3 Radio. Era Martes Santo. Un día después, hice lo mismo con la vuelta de la Final de la Korac. El Real Madrid de Ángel Jareño fue ganando por cerca de 20, falló el último ataque (el que le hubiera dado el título). Pero en la prórroga ganaron los italianos... Vaya Semana Santa de Pasión.

me acuerdo de aquel partido. fue en las vacaciones de semana santa. el cai fue ganando todo el partido pero al final prelevic (triples de 8 metros) y los nervios impidieron la victoria. en los saques de fondo los del cai se tenían que apartar de los seguidores del Paok. imaginate en Sar que los aficionados del fondo le pegan a un jugador contrario. nos cae el pelo. los equipos griegos tenían mucha pasta y stankovic los bolsillos los tendría llenos. la verdad que fue una pena. no jugaba Subotic en el Paok? a lo mejor me estoy confundiendo.