Solapas principales

Jaime Fernández pone a prueba el modelo de Monbus Obradoiro

  • Albert Oliver se convierte en el segundo jugador más longevo en Liga Endesa

Monbus Obradoiro resulta uno de los equipos más atractivos de descubrir en cada inicio de curso baloncestístico, ya que nos tiene acostumbrados a reinventarse temporada tras temporada, después de que algunos miembros de su plantilla sean objeto de deseo de clubes grandes con mayor presupuesto, que acuden a pescar al caladero del conjunto de Santiago de Compostela. Su director general José Luis Mateo, acuciado por esa circunstancia, configura cada año junto al entrenador Moncho Fernández una plantilla con jugadores económicos y poco conocidos que acaban convirtiéndose en sensaciones de la liga. Hay muchos ejemplos de ello: Mike Muscala, Adam Waczynski, Artem Pustovyi, Vladimir Brodziansky, … Este año han conseguido mantener algunos de los jugadores más destacados de la plantilla del curso anterior como Laurynas Birutis y Kassius Robertson, pero nuevamente han tenido que recurrir a buscar en el mercado.

Hasta cinco jugadores del conjunto gallego debutaban en la competición, el segundo de Liga Endesa con más incorporaciones, tras las ocho del BAXI Manresa. Marko Filipovity, Fer Zurbriggen, Braydon Hobbs, Thomas Scrubb, y Henry Ellenson, los tres últimos saliendo en el quinteto inicial del partido que los enfrentaba a Unicaja en el Palacio de los Deportes Martín Carpena.

Filipovity (2 puntos) y Hobbs (3 puntos) pasaron sin pena ni gloria por el partido, con estadísticas muy discretas y sin apenas incidencia. El alero canadiense Scrubb estuvo desacertado al inicio, pero fue clave en el tercer cuarto para que su equipo no le perdiera la cara al encuentro.

Henry Ellenson, comenzó el partido como un cohete. Demostró su enorme talento anotador, con movimientos de fade away impecables. Consiguió 10 puntos en el primer cuarto y parecía que iba a lucirse con un debut de impresión, pero estuvo desaparecido en el resto del partido, y al final maquilló un poco sus números.

rs388206_j01_uni-mob_firmar_acb_photo_-_m_pozo-scr.jpg

Fer Zurbriggen junto a Moncho Fernández (ACB Photo/ M. Pozo)

El mejor de los nuevos jugadores del Obra fue Fer Zurbriggen, que resultó muy incómodo para sus pares. Su intensidad defensiva, con gran movilidad de piernas y manos, molestaba la recepción y subida de la pelota. Pero el joven jugador argentino demostró también bisoñez en algunas jugadas en las que sus ganas por robar generaron espacios que permitieron canastas fáciles de sus rivales.

Y para conjuntar la plantilla e integrar a los nuevos fichajes, Moncho Fernández dispone de un jugador como Albert Oliver, al que nuestro compañero Xan Ramos definía en su análisis del equipo como “un nuevo Joan Creus que se baña continuamente en la piscina de Cocoon”, demostrando nuestro redactor, al hacer referencia a la película (dirigida por Ron Howard en 1985, en la que unos ancianos recuperaban su energía juvenil al bañarse en una piscina en la que había presencia extraterrestre, y cuyo único aspecto destacable fue la presencia de Tahnee Welch, la hija del mito Rachel Welch), una veteranía similar a la del base de Terrassa.

A poco más de dos minutos para finalizar el tercer cuarto, Oliver saltaba a pista en Málaga y lograba convertirse en el segundo jugador de mayor edad en haber disputado un partido en la Liga Endesa, al hacerlo con 43 años, 3 meses y 15 días, solo superado por una leyenda de nuestro baloncesto como Darryl Middleton, que llegó a jugar con 44 años, 10 meses y 24 días con el Valencia Basket en la temporada 2010-11 (y aun jugaría dos temporadas más en LEB Oro con Girona y Alicante).

En Unicaja, debutaba en Liga Endesa Norris Cole, que dio muestras de su capacidad para generarse sus propios tiros desde la línea de tres puntos o mediante penetración tras bloqueo. Fue el tercer anotador de Unicaja (14 puntos) tras Fernández y Bouteille.

rs388200_j01_uni-mob_firmar_acb_photo_-_m_pozo-scr.jpg

Bandeja de Cole (ACB Photo/ M. Pozo)

El Obra solo le aguantó realmente un cuarto a Unicaja, el primero (23-19 al final del mismo), mientras encontraron a Henry Ellenson y su equipo vivió de sus puntos. El equipo malagueño llegó a irse de veinte puntos en el inicio del tercer cuarto (55-35), tras triple de Axel Bouteille. Al principio del último, Monbus Obradoiro logró recortar la desventaja hasta los nueve puntos (69-60), pero siete puntos de un Jaime Fernández en estado de gracia, y seis de Axel Bouteille, generaron un parcial que sentenció el partido (83-60).

Y es que el técnico gallego no encontró la manera de frenar a Jaime Fernández, que desplegó una auténtica exhibición. Acabaría el partido con 24 puntos, 4 rebotes, 8 asistencias, 34 de valoración y un portentoso +-30 que indica a las claras lo que supuso su participación en el encuentro para que Unicaja concluyera el partido con su primera victoria, en el retorno de su público al Martín Carpena.

Su entrenador, Fotis Katsikaris, destacaba el trabajo que el madrileño había realizado este verano para recuperarse de su lesión: “Jaime ha trabajado mucho este verano. Tiene otra velocidad y eso le da confianza para jugar como ha jugado hoy. Pero es un Jaime más maduro que toma decisiones con mayor control con el balón en sus manos, no acelerado, y eso es un lujo para nosotros. Él también sabe que esto es muy largo, pero ha hecho un partido brillante y está en un estado de forma muy bueno”.

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
16 años 4 meses
#contenidos: 
499
#Comentarios: 
2,380
Total lecturas: 
2,108,775

Comentarios

Ratifico las palabras de Fotios, sí que pienso en cambio que lleva ya un tiempo de juego más maduro, espero que las lesiones de una vez no le corten el ritmo. Este verano próximo preveo base titular de España.