Solapas principales

Jefferson Capital Funding, seis meses para fragmentar el Baloncesto Sevilla

  • El proyecto de la continuidad: cuatro jugadores y la cesión de Hernangómez, lo que queda del equipo 13-14
  • Planificación inicial: fichar cuatro americanos comprando dos pasaportes cotonou
  • Dane Watts, sin demostrar nivel ACB, sparring durante tres temporadas
  • Scott Roth, su gestión de los tiempos y recursos
  • Audie Norrris, entrenador de paja
  • El polémico código ético
  • Sin entrenamiento obligatorio 24 horas antes del duelo ante Manresa
  • Un club a coste cero y un presupuesto regalado... pero vigilado por Caixabank

Baloncesto Sevilla tocó definitivamente fondo ante La Bruixa d'Or Manresa. Nada más sonar la bocina volvieron los cánticos pidiendo cabezas, del banquillo a la nueva directiva. Mientras los jugadores, Woodside al frente, pedían disculpas al sector más crítico del Palacio de Deportes de San Pablo, quien se fijara pudo ver a José Luis Galilea abandonando a toda prisa la pista. El director general y deportivo de la entidad, enfundado en un chaquetón para hacer frente al frío feroz que tradicionalmente acoge la cancha, desapareció en cuestión de segundos nada más pitarse el final del partido. Desde el club aseguran que fue directo al vestuario pero era fuera, en la pista, donde el público pedía explicaciones. No estuvo allí, ni en la sala de prensa mientras los periodistas atendían a Audie Norris y su nebulosa, llena de frases hechas y deseos de mejora para el próximo año.

Con el equipo ocupando el último puesto de la clasificación y la derrota todavía caliente ante el que había venido siendo colista del campeonato, el supuesto primer entrenador se aventuró a decir: "Las cosas no están saliendo bien, pero da igual lo que dicen los demás: vamos a trabajar y luchar cada día para que este equipo sea mejor". Acababa de perder la primera final de la temporada, y en la jornada catorce. Del famoso utillero, Scott Roth, al director general, nadie estuvo a la altura, y el público sevillano todavía pide explicaciones. Es hora de repasar la gestión, estos seis meses desde que Jefferson Capital Funding decidiera comprar un equipo de baloncesto.

 

Una continuidad repleta de salidas

sev_jov_39.jpg

Celebración del Cajasol (ACB Photo / Tolo Parra)

No es fácil explicar cómo aquel equipo de la temporada 2013-14, repleto de jóvenes promesas capaces de poner en jaque al Valencia Basket en los cuartos de final del Playoff, ha terminado así. Desde que se anunciara la venta Jefferson Capital Funding se empeñó en garantizar la viabilidad y continuidad del proyecto. De ahí que José Luis Galilea, su representante en nuestro país y más tarde director general y deportivo, se empeñara en pronunciar la palabra: continuidad de la filosofía de club, continuidad del cuerpo técnico y la plantilla. La primera, en la frente: pendientes todavía de la aprobación de la venta por parte del Consejo Superior de Deportes, nadie se hizo cargo de los contratos de Marcos Mata y Scott Bamforth, pendientes de resolver y con facilidades para extender su vinculación al club. Especialmente dolorosa fue la respuesta que Galilea en la presentación del proyecto a los medios ofreció para explicar la del segundo, uno de los jugadores revelación de la temporada, tachándolo de demasiado bajo para el puesto.

La excusa fue las fechas de los contratos y la espera de la aprobación del CSD, pero salió la altura. Esta misma excusa no impidió que convencieran a Porzingis para retrasar su participación en el Draft. Un día antes de esta comparecencia, Diego Ocampo dejaba su puesto como técnico asistente, con el que sumaba ya seis años, para dirigir como primer entrenador al UCAM Murcia. Ya se hablaba de la llegada de Aíto al Herbalife Gran Canaria, pero éste esperaría a una reunión con los nuevos dueños para dejar claro que no renovaba por "las acciones e inacciones de las semanas pasadas que fueron tomadas sin mi conocimiento". Acciones muy lejos de esa continuidad y que facilitaron, si no provocaron, la salida del primer pilar del proyecto. Le siguió Satoransky, al que no se esperaba retener y por el que se logró hacer caja, pero le siguieron Sastre y el gran referente del tramo final de temporada, Marcus Landry. Para rematar, iniciando ya la pretemporada, Baloncesto Sevilla se desprendió de Beka Burjanadze tras una serie de gestos que pretendían hacerle ver que no contarían con él y rematarían dejándolo fuera de la concentración del verano. En definitiva, la continuidad quedó en cuatro nombres y medioRadicevic, Porzingis, Balvin, Álex Urtasun -que llegó de temporero- y la renovada cesión de Willy Hernangómez.

 

Denominación de origen: USA

Siguiente punto, la configuración de la plantilla. Tras esa media continuidad de los jugadores que habían articulado el proyecto, Jefferson Capital Funding se dispuso a fichar. El pasado de Jeffrey Meythaler como agente de jugadores cuestiona la motivación de los fichajes con un caso esencial como es su relación con Dane Watts, representado suyo y en el que ya profundizaremos.

Desde el principio, el proyecto apuntó a un escaparate de jugadores norteamericanos que pretendía revalorizarlos jugando en Europa. Desde la directiva aseguran apostar por la progresión de jugadores jóvenes y su juventud ha sido precisamente clave para el complicado inicio de la empresa en el plano deportivo. Así llegaron hasta seis jugadores norteamericanos incluyendo a Jerel McNeal, primera pieza que por problemas familiares salió del equipo durante la pretemporada, y Jacob PullenA día de hoy, tras la salida de este último y llegada de Ben Woodside a mitad de temporada, continúan en el equipo Derrick Byars, que al menos en el plano ofensivo parece estar adaptándose a la liga -promedia 9.2 puntos y 2.4 rebotes, 6.6 puntos de valoración- mientras carga con la ficha de Xavier Thames.

thames_houska_medios.jpg

Xavier Thames ante el Nymburk (foto: CEZ Nymburk)

El caso de este último es especialmente interesante: destacando siempre desde el club su condición de segunda ronda del último Draft, llegó a Sevilla con la intención de foguearlo y exhibirlo, pero ni se adapta a la liga ni al equipo, su rol o la situación de los partidos. Su aportación, asimilado al fin por el cuerpo técnico que nunca fue base por mucho que quisieran pone el timón en sus manos, es escasa -3.4 puntos y 1.2 rebotes, 2 puntos de valoración-; y su participación a día de hoy se ha vuelto testimonial, jugando en los últimos partidos uno o dos minutos. Ese escolta que solo sale para dosificar el cansancio es el que ocupa la plaza de extracomunitario.

El detalle obvio es que Baloncesto Sevilla cuenta con cuatro jugadores norteamericanos en nómina cuando sólo se permiten dos extracomunitarios. Desde la directiva anunciaron que dos de estos cuatro contratos iban condicionados a la llegada de pasaportes comunitarios, participando a cara descubierta en uno de los grandes fraudes que sufre nuestro deporte. Galilea despejó esta cuestión durante una rueda de prensa apuntando a la necesidad de encontrar a los mejores jugadores en un mercado global. Meses más tarde, Baloncesto Sevilla anunció los ansiados pasaportes obviando la intermediación de Globalization of Sports in Ivory Coast, una organización presentada a sí misma sin ánimo de lucro para unir la relación entre el mundo del deporte y Costa de Marfil. Ya en septiembre había presentado a los dos jugadores, Watts y Byars, como sus primeros representados. El resultado: dos pasaportes cotonou. A pesar de la también pronunciada transparencia, aquí encontramos muchas sombras. Quien acuda a la web de GOSCI, encontrará a estos dos jugadores junto a Doron Perkis, el ex del Laboral Kutxa, como únicos nombres. Desde Solobasket podemos decir que para lograr estos dos pasaportes fue necesario desembolsar una cantidad económica.

 

El caso de Dane Watts

Ya hemos apuntado su relación con Jeffrey Meythaler. Su fichaje se hizo oficial junto al de Byars y se anunciaron los dos con una nota escueta nada más arrancar la Copa del Mundo de Baloncesto. Para los dos jugadores se indicaba un año de contrato, pero Diario de Sevilla destapó hace varios días que el ala-pívot firmó por tres temporadas. Por publicarlo el 28 de diciembre sonó a inocentada. Así lo contó Juan de la Huerga: "Que el CB Sevilla atara a Watts por un trienio, siendo un jugador a todas luces secundario, no tiene ningún sentido, a no ser que de aquella negociación hubiera beneficios indirectos, pues no es lo mismo cobrar los honorarios como representante de un contrato de un año que de tres. Quizás así se pueda entender también por qué desde la dirección deportiva del CB Sevilla no se ha decidido prescindir de Watts a pesar de su escaso rendimiento, a tenor de los minutos disputados. Despedirlo, si no existen cláusulas de corte, supondría un alto coste para la entidad, que desde luego hizo una operación nefasta".

bb-sev_watts.jpg

Watts defendiendo a Wragge (ACB Photo)

Si hablamos sencillamente de su aportación deportiva, ha sido nula. Tardó muy poco en perder sus minutos, relegando su participación a cubrir lesiones y animar desde el banquillo. En lo poco que jugó se le ha visto una bajísima intensidad defensiva por la que ha llegado a buscar sus marcajes andando, así como saltarse a la torera los roles del conjunto, abusando del triple sin acierto. Sus números aquí dicen mucho: 2.4 puntos, 3.6 rebotes -atiendan a los 7 que cogió durante la catástrofe en Vitoria y maquillan- y 2 pérdidas para los 2.7 puntos de valoración por encuentro. Ha jugado la mitad de los partidos y en ninguno se le ha echado en falta. No ha demostrado tener nivel para la Liga Endesa, por lo que ha provocado la inquina y burlas de la afición, pero ahí están sus tres temporadas. Si bien es verdad que a día de hoy las cláusulas de renovación y corte hacen complejos los contratos -de hecho, se asemeja al caso de Bamforth, presentado por un año pero tenía varios más opcionales a voluntad del club-, la directiva no lo ha desmentido y la intención, al menos hasta el momento, no parece ser cortarlo. 

 

¿Tiene Scott Roth nivel para entrenar en la Liga Endesa?

Esta pregunta se ha venido planteando toda la temporada, desde que la Asociación de Entrenadores avisara de que Scott Roth no cumplía con el convenio al no disponer del carnet ni entrar en las excepciones contempladas, la ACB se negara a validar su ficha como entrenador y Baloncesto Sevilla recurriera al Consejo Superior de Deportes. Éste último le negó la razón, por lo que el técnico seguirá incapacitado para ejercer de primero en los partidos hasta final de temporada salvo nuevas maniobras en la sombra. Hablamos del negado por todas las partes "caso Roth", que ante las soluciones improvisadas por parte del club sevillano nos ha dejado situaciones inexplicables. Como todos esperaban, Baloncesto Sevilla dio la ficha de primer entrenador a Audie Norris y cedió a Roth la de tercer ayudante. Tres jornadas después, la ACB se dio cuenta de que al no poder actuar como primer ni segundo entrenador, Scott Roth tampoco podía ejercer de tercero, y negó esta ficha para que el club tuviera que inscribirlo como utillero. Llegaba tres jornadas tarde, con tres partidos jugados por tanto sin cumplir su propia normativa. 

sev_fue_7.jpg

Scott Roth planificando durante un tiempo muerto (ACB Photo / B. Pérez)

Galilea se aferró a la titulación de la FIBA, según él homóloga a la exigida por el convenio de la AEEB, pero muy básica al tener que ajustarse a la realidad y posibilidades de este deporte en todo el mundo, y apuntó a una carrera de nueve años como asistente en la NBA, su participación en selecciones, su trabajo con Popovich o Don Nelson... Ninguno de estos factores acorde con las excepciones previstas. Galilea tachó la situación de injusta y recordó que el convenio se ha incumplido en otras ocasiones. Por cierto, también argumentó que había llegado a ofrecer el equipo a tres entrenadores españoles: Aíto, descontento éste tras no consultarle los primeros movimientos y con una oferta a la baja; Pedro Martínez, que prefirió marcharse a Manresa, y Sito Alonso, con Bilbao pendiente de su participación en la liga. El preferido fue Scott Roth, y el caso es que ningún organismo le ha dado la razón y a día de hoy Norris figura como primero. Luego profundizaremos en esto.

La verdad es que Roth tampoco ha logrado quitarle la razón a la AEEB en la pista. Catorce jornadas después, su equipo luce último. Su balance de victorias y derrotas, tras un parcial de 0-5, es de 3-11, suficiente para tomar medidas en cualquier entidad, incluida la sevillana pocos años atrás. Arrastra a un jugador sin minutos como Watts, la adaptación malograda de Thames, su juego interior depende de una promesa madridista de 20 años. Su gestión de los tiempos muertos es cuando menos curiosa, tras abultadísimos parciales y con las situaciones ya perdidas. No logra sacar provecho de Porzingis y su trato hacia Balvin ha minado la moral de éste junto a su rendimiento, tan prometedor la campaña pasada y tan gris ahora. Tal vez el pívot checo tema llevarse una patada como la que supuso la salida de Burjanadze. Por el momento, Roth sólo ha mostrado un recurso, fallido una vez tras otra, echando a un lado la calidad de la plantilla en cuestión de centímetros para jugársela con cuatro bajitos y emplear a Berni de cuatro. Pero no funciona. Desde fuera se aprecia tacto a la hora de dirigirse a los jóvenes, sensibilidad para trabajar con ellos, pero no para dirigir a un equipo en la máxima categoría del baloncesto español. La afición hace ya varios partidos que pide su cabeza.

 

Audie Norris, el entrenador de paja

Fue elegido primer entrenador ante las circunstancias y desde Solobasket pensamos que, más que un simple apaño, asumiría verdaderamente las responsabilidades del puesto. Sin embargo, catorce jornadas después, y desde la primera, podemos decir que como primer técnico se limita a firmar las actas y atender a la prensa. En Liga Endesa -en Eurocup no entra el convenio y Roth puede cumplir sus funciones-, Roth dirige los entrenamientos, da las instrucciones, planifica los tiempos muertos y señala a Norris cuándo tiene que pedirlos. Todo esto al descubierto, a la vista de los aficionados, periodistas, árbitros y sobre todo responsables de la AEEB y la ACB. Los cuatro técnicos del Baloncesto Sevilla, junto a su delegado de equipo, observan sentados el partido por decisión interna, como acto de solidaridad. Esto deja una relación muy débil a pie de pista entre el entrenador y su quinteto.

1415_est-sev_10.jpg

Audie Norris, el único técnico en pie (ACB Photo)

La aportación de Norris a las ruedas de prensa también tienen su aquel. Comparece en representación de Scott Roth y suele traer una retahíla también débil, llena de deseos de mejorar y que siempre termina prometiendo trabajo duro. Para las muchas dudas técnicas que se plantean, desde el reparto de los minutos a los sistemas empleados y cartas jugadas, repite el mismo rezo: "Es decisión de Scott Roth". En su última rueda de prensa, tras la derrota ante Manresa, se apeló a su condición de miembro del cuerpo técnico para responder con más propiedad a estas preguntas, al menos en el caso de compartir estas decisiones, y así respondió: "Sí , como Javi Carrasco y Rafa Monclova. Damos nuestra opinión, pero al final es decisión del primer entrenador". Así pues, aparte del trabajo con los jugadores interiores, ¿qué suma Norris al banquillo?

 

Galilea, las redes sociales y el divorcio con su afición

Un cambio importante, relacionado con la apuesta prometida por Jefferson Capital Funding por intentar hacer rentable lo que hasta la fecha no lo es, ha sido la apertura de sus vestuarios a los medios de comunicación. Antes de eso, los nuevos nombres al cargo concedieron todas las entrevistas necesarias y donde fuera para explicar el nuevo proyecto, por el que pudimos leer a Audie Norris y sobre todo Galilea, en programas de radio y sobre el papel, si bien es verdad que el directivo abordaba los principales problemas del verano con la misma retahíla: la injusticia del caso Roth, llegarán los papeles de los extracomunitarios sobrantes y el hecho condicionar pasaportes cotonou a un fichaje para reunir a cuatro americanos en el equipo se justifica formando un equipo competitivo en un deporte globalizado, etc.

Sin embargo, también han podido verse gestos, desde el verano para acá, que nos permiten hablar de una relación tensa con ciertos sectores de la prensa. Desde la directiva han estado muy atentos a lo que se venía publicando y no tuvieron reparo en redes sociales para insinuar que algunos profesionales -unidos al baloncesto sevillano muchos años, por cierto- buscaban la perdición del club. La verdad es que la incertidumbre que planea sobre la situación y la crítica a la gestión se ha tolerado muy poco cuando las promesas de un modelo NBA se traducen en pocas medidas que vienen a repetir si acaso lo que ya había: una campaña de abonados que arrancó tarde y con un eslogan que, tras lo expuesto arriba, condena -por cierto, esos puntos al final del eslogan...-, mismos métodos para intentar seducir al aficionado, un merchandising que no mejora el que había, el mismo frío de siempre sobre las gradas, ese páramo desolador que rodea el pabellón antes de los partidos y no estamos hablando de la Eurocup... Podemos adelantar interesantes iniciativas para con las peñas, pero ahora hablaremos del aficionado. Lo que cuenta: nuevo, lo que se dice nuevo, se ha visto muy poco. Ya es motivo de mofa popular el "destructivismo" de la prensa y sectores aficionados más críticos. Y José Luis Galilea, que atendió por tercera vez las preguntas de los medios tras la presentación de Berni, Thames y Diego Gallardo -la única que se ha celebrado, por cierto, a pesar de las muchas llegadas y cambio de entrenador- no ha vuelto a exponerse a los micrófonos. Su último mensaje, pidiendo calma, fue un comunicado.

El club también abrió al público sus primeros entrenamientos, pero dejó de hacerlo en cuanto arrancó la competición. Esos mismos reproches que convertían a la prensa en destructores del bien han llegado a los principales sectores de una afición que este año se quedó en los 1.500 abonados al arrancar la temporada, en torno a los 2.000 en estos momentos. Sobre todo a través de las redes sociales, ya que tenemos los insultos de Jacob Pullen a un aficionado que terminaron sirviendo de excusa para quitarse de en medio a un jugador que no se adaptaba al vestuario, enfrentamientos muy directos entre los llegados bajo el manto de Jefferson Capital y sectores de aficionados a través de twitter o tweets muy desafortunados del mismo Galilea. Tras un silencio que se repite cuando las cosas se ponen muy feas por Sevilla, la misma mañana en que su equipo enfrentaba al Manresa el director general, ante la tensión y preocupación de su hinchada, se aventuraba a twittear: "Bailando con lobos".

presentacion_berni_gallardo_thames.jpg

Presentación de Berni Rodríguez, Xavier Thames y Diego Gallardo (foto: Baloncesto Sevilla)

Si hablamos de la comunicación corriente, podemos decir que se ha reunido dos veces con las peñas, la primera en pretemporada y la última este mes. En esta última se planteó una medida que ha encendido especialmente a sus seguidores esta última semana: la implantación de un código ético. En este encuentro figuraba como penúltimo punto del día y los seguidores sevillanos se vieron especialmente intimidados al notarse seguidos muy de cerca a través de las redes, pero sobre todo han reaccionado ante peticiones como limitarse a animar, y por tanto no reprochar ni pedir dimisiones durante los partidos, y obviar la crítica a través de sus redes personales. Desde el club han desmentido esta información y asegurado que se limitaron a hablar de la voluntad de todos por forjar un código ético que sancione los insultos para contribuir a evitar la violencia (verbal en este caso) del deporte. Cuando acabe la temporada, avanzó Baloncesto Sevilla, se sentarán las dos partes para intentar construirlo entre todos.

El último punto de este apartado nos devuelve a José Luis Galilea. El director general repartió la culpa entre la juventud de sus jugadores y él mismo: "Se trata de un error mío de planificación de equipo por creer que están en disposición de hacer cosas que actualmente no pueden hacer, aunque en un futuro seguramente sí". Ratificó la continuidad de Scott Roth, repitió su confianza en la plantilla y prometió los cambios necesarios para darle la vuelta a la situación. Hay que recordar que ésta es su primera experiencia dirigiendo un equipo de baloncesto y, si bien viene prometiendo actitud y trabajo duro, como Norris, algunas voces apuntan ya a otra palabra: aptitud. Seis meses después, como Scott Roth en el banquillo, todavía tendrá que demostrarla. Por ahora ha logrado el divorcio con sus seguidores. Desde hace varios partidos se pide su salida en las gradas y en Sevilla se vive una tensión apenas vista en la afición más fría de la ACB.

 

Poca exigencia y una excusa: la juventud

1415_blb-sev_21.jpg

Kristaps Porzingis (ACB Photo)
Se puede hablar de poca exigencia cuando se ratifica una y otra vez la continuidad del entrenador no ya a pesar de los resultados, sino del juego, los vicios si no desaparecen de la pista o la total bajada de brazos defensiva en Vitoria. Poco sentido tendría para los jugadores hacerle la cama a Scott Roth, ya que éste parece contar total con toda la confianza de Galilea si es que su nombre no ha figurado desde siempre en el proyecto. Se puede hablar de poca exigencia cuando, ante la segunda peor derrota en la historia del Baloncesto Sevilla, su primer-segundo entrenador salda las explicaciones en rueda de prensa con un minuto escaso y abstracto. Se puede hablar de poca exigencia cuando, tocado fondo ante Manresa, Norris empieza de nuevo ante la prensa: "Otro partido mal". Y remata con esa frase: "Las cosas no están saliendo bien, pero da igual lo que digan los demás: vamos a trabajar para que este equipo sea mejor". Los demás debían de ser la tabla de clasificación, los periodistas que siguen la actualidad del equipo y una afición que le lleva décadas al cuerpo técnico y directivo. 

Pero aquí está lo mejor: tal y como expuso ABC, el equipo decidió descartar la sesión de entrenamiento obligatoria la tarde antes, 24 horas antes, de su duelo ante Manresa. ¿La explicación? "Decisión de Scott". Al día siguiente, Nochevieja, el equipo tampoco entrenó. Decisiones de Scott y deseos de mejora esgrimiendo la excusa más repetida: la juventud. No la falta de experiencia en el nuevo director general y deportivo, el nuevo director de marketing, el oculto primer entrenador, el segundo pero primer entrenador... Antes que atender a los vicios subrayados por todas las demás partes, se apunta de nuevo a la juventud y las situaciones difíciles por lo que pasó el Cajasol dos años antes con un maestro con 40 años de banquillos como Aíto al mando. Un maestro que, recordemos, decidió no confiar en el proyecto.

 

El misterioso patrocinio de Caixabank

Y lo mejor para el final. A pesar de vender el club a Jefferson Capital Funding, desde La Caixa nos han regalado un caso bien curioso de patrocinio. Los antiguos dueños se mantienen como patrocinadores secundarios manteniendo el presupuesto del año anterior y prometen su vinculación por las próximas tres temporadas. Siempre se ha dicho que la venta, una operación que no atendía a la oferta económica según el banco, había sido simbólica y a coste cero. Desde Solobasket preguntamos el día que se presentaba el proyecto qué parte o al menos porcentaje del presupuesto total pensaba asumir Jefferson Capital Funding. José Luis Galilea se limitó a decir que las cifras son confidenciales, pero el club mantendría el presupuesto del año pasado.

Tenemos entonces un patrocinador no principal que asume la totalidad -se ha dicho y no se ha desmentido hasta el momento- del presupuesto del club mientras se busca un patrocinador principal. En el caso de que éste llegara podría verse una situación paradójica: el patrocinador principal probablemente aportaría menos que el secundario. ¿Y dónde está el patrocinio que paga y pagará durante tres años Caixabank? Hasta hace unas semanas no se veía objetivo en este desembolso más allá de no figurar. Su logotipo pudo verse en la publicidad a pie de pista durante unos instantes ante Real Madrid y FC Barcelona. Desde hace unas semanas, el logotipo de La Caixa baña el videomarcador sobre la cancha. Todo esto, haciendo honor a la transparencia, se lo comen las sombras. ¿Qué pasará tres años después, si La Caixa decide no seguir financiando la aventura? Más sombras.

Lo que sí salió a la luz fue el coste cero para Jefferson Capital, que a día de hoy maneja un club y presupuesto regalado según publicó Juan de la Huerga en Diario de Sevilla, en un artículo titulado "Jeffrey". Refiriéndose a Jeffrey Meythaler, De la Huerga decía: "No sólo no ha puesto un euro encima de la mesa sino que ya ha dicho en varios foros que ni se plantea ponerlo. Ahora bien, con una sonrisa de oreja a oreja". Según el artículo, Caixabank puede ejecutar cláusulas que arrebatarían a éste su poder como dueño del club si no cumple ciertos requisitos entre los que figura ingresar tras su búsqueda de patrocinadores 500.000 €. Según De la Huerga, la figura clave aquí es Fernando Moral, presidente del Baloncesto Sevilla antes y después de la venta, que ocuparía el papel de testigo y garantía para la entidad financiera de que se cumple con lo firmado: garantizar la viabilidad del CB Sevilla. Esta información no ha sido desmentida, como buena parte de la ya expuesta, y abre muchas preguntas vitales para hablar del futuro, si no lo hacemos ya del presente, del baloncesto sevillano.

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
10 años 1 mes
#contenidos: 
460
#Comentarios: 
3,213
Total lecturas: 
2,495,717

Comentarios

Enhorabuena por el reportaje. No obstante, hecho en falta que no se haga mención al barriobajero trato de Galilea (me ahorro el Sr.) con un profesional como Juan Llaneza, quién tras seis años en el club, y tocarle hacer equipos con presupuestos menguantes, consiguió traer jugadores de calidad sin que afectara al desarrollo de jóvenes como Satoranzki, Balvin o Radicevic.
Galilea dejará el B.Sevilla como un auténtico solar.

O en resumen: como cargarse un proyecto bueno y con mimbres, todo eso mientras cuelas a tus clientes (los jugadores) y sacas tajada de ello.

Que país !!! levantes la alfombra que levantes, solo te encuentras con mierda (con perdón)
Esto apesta a que van a dar cal al club, vamos que lo van a usar para blnqar los fajos de 500
No soy mas claro jejeje, por si acaso, pero vamos APESTA

¡¡ Es que no lo entendeis...!!
Aquí, en España, somos todos unos garrulos y no tenemos ni idea de gestión y basket.... ¡¡Los amigos americanos y su embajador Galilea nos están enseñando el camino...!!
¡¡ Ya lo dijo Galilea !! Es "nuevo modelo de negocio y gestión" (eso sí, sin poner ni un duro...)
Igual despues del espantoso ridículo que llevan haciendo desde que llegaron se dan cuenta que el baloncesto profesional español no es una república bananera...

Una vez publicado y leído este comunicado, se me aclaran interrogantes, dudas, el no saber de muchas cosas que están sucediendo en este club...
Sinceramente, encuentro esperpéntica y caótica esta situación.
Alguien va de cara ? Alguien piensa en el B. Sevilla ? Pido un respeto a la institución y a los aficionados del club, que los hay !
Espeluznante !!!!