Solapas principales

La crisis silenciosa del Baloncesto Sevilla

  • Una pregunta que vale por media temporada: ¿cuál es el nivel de exigencia?

Podríamos resumir lo que va de temporada en el club sevillano con una pregunta: ¿cuál es el nivel de exigencia? La respuesta, sin embargo, está llena de condicionantes y dificulta cualquier análisis, aunque la situación final parece clara: tras vivir la que parecía ser su temporada más oscura, Baloncesto Sevilla vuelve a verse sumido en una crisis deportiva y a largo plazo, si no la remedia, institucional. El ruido de sables que caracterizó a la campaña 2014-15 ha cedido ante la 2015-16, pero el equipo vuelve a mostrar un nivel competitivo muy preocupante que lo empuja hacia el abismo. Y mientras tanto, lo que hace un año encendía al aficionado frente a las caras visibles de Jefferson Capital Funding, esta vez no encuentra más respuesta que la desidia.

Sin ir más lejos, los sevillanos encajaron en la última jornada la mayor derrota de su historia. Una paliza que en situaciones normales habría indignado al respetable, precedida de una racha de seis derrotas que habría pesado sobre el banquillo de cualquier equipo ACB. A lo abultado de la diferencia habría que sumar que no se trataba de la primera paliza de la temporada. Tampoco de la segunda, ni la tercera, ni siquiera la quinta con media liga por disputar. Y todavía queda por reseñar un detalle: los sevillanos no llegaron a competir ni siquiera un cuarto, un dato en el que también reincidía y que no se debe únicamente al hecho de tener delante al FC Barcelona. Con todo, los movimientos han sido escasos, contados, previsibles y tardíos.

Si comparamos la situación actual con la temporada pasada, encontramos demasiados parecidos. El equipo ha caído a la parte baja de la tabla con un balance de 6-14, cuando hace un año se veía con un 5-15 tras varias semanas como colista, y para entonces Luis Casimiro ya ejercía de entrenador y revulsivo. Como hace un año, el equipo ha cargado con jugadores hasta terminar considerándolos -públicamente, incluso- por debajo del nivel que merece la categoría y relegarlos al fondo del banquillo durante varias jornadas. Y como hace un año, todo se explica con la planificación. La plantilla muestra claras deficiencias en tiro exterior, capacidad defensiva o rebote, pero sobre todo entrega. Y mientras tanto, la grada calla.

Una planificación amateur

Ni el fatídico verano de 2015, que vio la única manifestación celebrada por este deporte en esta ciudad, ni el contraste entre aquellos trabajadores que hablaban de incertidumbre mientras la ACB daba por sentado -y con los papeles presentados- que Baloncesto Sevilla disputaría la competición, ni un eslogan decepcionante como "Vuelve la Liga Endesa" para la que debería haber sido la campaña de abonos más importante de su historia. Hay que apuntar a la planificación. Una carrera a contrarreloj que arrancó a mediados de agosto, cuando el banco, previo amago de abandono total, concedió el auxilio en forma de presupuesto para un año. 

Jermaine Anderson

(Foto: Juan Carlos García Mate ©)

Está más que confirmado que el diseño de la plantilla quedó al cargo de Fernando Moral y Luis Casimiro, presidente ejecutivo -al cargo de la dirección general y deportiva- y técnico, respectivamente. No había tiempo, se ha dicho, para encontrar a un director deportivo. Tampoco se contempla traerlo ahora. Había que resolver la papeleta y se resolvió, con un fichaje de José Luis Galilea por el camino, LaDontae Henton, para justificar su billete a la liga de verano de Las Vegas. Pero ya entonces, a principios de octubre, se veían venir algunos de los problemas que lastran actualmente el rendimiento del conjunto.

El primero, al timón. Con Nikola Radicevic lesionado, y todavía pendiente de fecha para volver a pisar el parqué -algún día, por cierto, se sabrá quién le permitió disputar aquellos amistosos estando de baja-, los fichajes de una promesa y un veterano del que sólo valía el precio hacían presagiar problemas en la dirección del equipo. El resultado: la llegada de Jermaine Anderson, uno de los jugadores de perfil más bajo que han pasado por Sevilla. Sin un director de juego experimentado y capaz de asumir las riendas durante una media de 20 o 25 minutos, era y ha sido imposible levantar un proyecto. Tampoco sorprendió la escasa concentración que desde el primer día ofreció Uros Slokar. También se avisó del bajo talento exterior. 

Hubo que hacer cambios y, ante lo holgado del presupuesto y la decisión de la Caixa de no hacer más concesiones, los movimientos han llegado tarde. Primero, los cortes. Luego los recambios, entre la decisión de acudir a un jugador con contrato y ya cedido como es Ludde Hakason, con el lógico derecho a réplica del VEF Riga. El último espectáculo, la búsqueda de un interior para ocupar el hueco de Slokar. Tras no superar Cedric Simmons las pruebas físicas, y habiéndose anunciado su fichaje y la consecuente rescisión, hubo que esperar todavía otra semana hasta anunciarse la contratación de Jerome Jordan. Todavía habrá que verlo pasar (o no) el examen médico.

De Scott Roth a Luis Casimiro

Las ruedas de prensa inverosímiles, las que recogen el testigo que dejó Audie Norris, han vuelto a San Pablo. Veamos un ejemplo. Baloncesto Sevilla sale apaleado por una diferencia de 15, 20 o 30 puntos. El último o incluso desde el tercer cuarto se ha mostrado incapaz de discutir el marcador. La plantilla se ha permitido el lujo de bajar los brazos durante 10 y hasta 20 minutos. Luis Casimiro aparece, hace su valoración y destaca la diferencia estrecha o incluso favorable del primer o segundo periodo. 

Luis Casimiro

(Foto: Juan Carlos García Mate ©)

La realidad es ésta: el equipo no ha competido al nivel que merece la Liga Endesa durante buena parte de la competición. Veamos algunas de las diferencias más abultadas: la primera jornada contra Rio Natura Monbus por 35 puntos (88-53); la segunda contra el Barça por 39 (58-97), contra Movistar Estudiantes por 26 (102-76), ante el Real Madrid por 24 (107-83), Morabanc Andorra por 19 (92-73), un rival directo como Manresa de 17 (67-84) y la última, la mayor de su historia, por 54 puntos. Derrotas de magnitud, pero que se explican con el bajo talento individual y la incapacidad de tapar lagunas desde el juego en equipo, una defensa blanda hasta el sonrojo, absoluta falta de roles -¿Slokar tirando triples?-, falta de liderazgo y especialmente del orgullo de quien no quiere dejarse arrastrar durante cuartos enteros. Y derrotas que dejan sobre todo la misma incapacidad que ya se manifestó durante la 2014-15.

Lo lógico sería pedir explicaciones al entrenador, pero en Casimiro no se ha podido ver la más mínima muestra de autocrítica. Su mensaje además varía poco: lamentación por la derrota, señalar el cuarto que le ha sido favorable y prometer más trabajo para mejorar. Un mensaje que a los cajistas ya les sonará porque estuvo siempre en boca del equipo técnico del año pasado. Mientras públicamente no asume su responsabilidad, también es discutible el nivel de exigencia que transmite a la plantilla. Al menos de puertas para fuera, a juzgar por el tono de sus tiempos muertos con el partido entregado desde el tercer cuarto o antes del descanso; la intensidad con que apela a sus jugadores es muy distinta a la de hace un año, y muy diferente de quien sabe que se juega la continuidad de un club. Una actitud que nos devuelve a la pregunta: ¿cuál es el nivel de exigencia?

La decepción de Nachbar

Bostjan Nachbar

(Foto: Juan Carlos García Mate ©)
Merece un capítulo aparte. Recaló en Sevilla por un caché muy inferior al que tenía en Barcelona y por ahora sólo ha estado al nivel de su reducción de sueldo. Tras dos notables excepciones al principio de la competición, ante Murcia (28+3) y Unicaja (30 puntos), el que estaba llamado a ser jugador estrella se ha convertido en uno más dentro de la rotación. No aporta el liderazgo ni los galones de una trayectoria de Euroliga. Su media en estos momentos está muy por debajo de la que cabría esperar por su currículum: 11.6 puntos, 2.3 rebotes y 0.4 asistencias para 8.5 puntos de valoración. Sorprende que un jugador de su talla promedie 22 minutos por encuentro. Y sorprende su ausencia en el quinteto durante los minutos más calientes de los partidos. 

¿Cómo se explica este rendimiento? La pregunta ya se le ha planteado al cuerpo técnico. El jugador ha arrastrado problemas físicos en momentos puntuales de la temporada y Moral llegó a admitir que se encontraba muy por debajo de sus posibilidades. El caso es que el esloveno ha ido de más a menos, de una media aceptable de 15 puntos por partido durante las primeras diez jornadas a ocupar el cuarto puesto estadístico en la plantilla, por detrás de Bamforth, Balvin y Oriola.

Tenemos que volver al nivel de exigencia, porque ha sido el propio jugador el que ha encontrado su sitio junto a la línea de 6.75. A pesar de su trayectoria y su talento, Nachbar arriesga poco. Espera junto a la línea a que le lleguen los balones y prueba suerte. Más allá de esos tiros lejanos, no ofrece mucho. No asalta el aro y apenas busca el juego de espaldas. Tampoco se prodiga en el rebote. Sencillamente, aguarda para tirar como un cuatro abierto y tampoco le acompaña la puntería: un 46% en tiros de dos y un 36% en triples. Por momentos parece que se esconde. Motivos que, a la espera de alguna reacción, le colocan en la lista de aquellos jugadores de los que se esperaba más y, si no da el paso al frente, entre las grandes decepciones del Baloncesto Sevilla.

La pregunta que aguarda a final de temporada

Con todo esto, no conviene olvidar la situación: un año de presupuesto y de lo que vendrá después poco se sabe. Negociaciones con la Caixa y un club en venta con más de un interesado. No se sabe más, aunque cabe destacar que el nivel del equipo no ayuda a vender el proyecto. Baloncesto Sevilla quedará para siempre -esperemos al menos esto- como un club saneado, independientemente del nivel competitivo que ofrezca tras este tipo de planificaciones y campañas. La situación, como decíamos, es delicada, y cabría preguntarse qué habría ocurrido de contar con más tiempo y una figura bien conocedora del mercado. Un proyecto fraguado con la seriedad que exige o debería exigir la ACB. 

¿Cuál es, entonces, el nivel de exigencia? Por lo que parece, es muy bajo. Lo suficiente como para mantener un entrenador que no reconoce su responsabilidad en derrotas sangrantes o a pesar de firmar una racha de seis tropiezos. Al menos de puertas para afuera, se vende la situación como buena a pesar de la incapacidad deportiva, y no faltan argumentos: dos equipos ocupan los dos últimos puestos de la tabla, a pesar de tener perdido ante ellos el average; sólo está asegurado un ascenso, y ha caído alguna victoria inesperada, como la de Joventut o las dos ante Fuenlabrada. Es decir, parece que se puede alcanzar la permanencia sin mayor esfuerzo. Queda una vuelta y el equipo tiene que sumar tres victorias. Lo que es mirar la tabla del revés desde principios de temporada, sin más objetivo que no terminar al fondo. No se contempla ni se espera más, y eso es todo: intentar que el año desfile rápido, alcanzar los nueve triunfos y que todo esto pase desapercibido.

Alfonso Sánchez

(Foto: Juan Carlos García Mate ©)

Pero el mayor problema, como decíamos, es que la grada calla. No se trata, desgraciadamente, de que club y afición hayan estrechado un vínculo que pudieron sellar durante el verano. Unos días después de la derrota ante Barcelona -recordemos: la mayor de su historia-, Ondrej Balvin cargaba contra la afición. Le invitaba a tener como ejemplo a los seguidores incondicionales del Betis y su 'manque pierda', y decía: "Es duro que la gente sólo venga a San Pablo si juega un rival interesante o cuando el equipo gana. Cuando más necesitas a la afición es ante rivales como Obradoiro o Manresa. Esto es algo que debería cambiar". El aficionado sevillano, el mismo que salió a defender al checo hace un año, cuando Roth renegaba de él y el club lo puso en venta, lo escuchó. El mismo aficionado que pudo ver, hace un año, la notable diferencia en la entrada de público antes y después de que la Caixa asumiera el control de la situación, y mientras tanto él sigue pagando su abono.

Por la misma fecha, Fernando Moral decía en una entrevista: "No hay que caer en dramatismos". Pero el público sevillano, más que fustigarse, se encoge de hombros con resignación. No está en eso, en los "dramatismos", sino en asimilar que la situación, sin la completa profesionalización del club, no puede ser otra. Intentando digerir que el nivel de exigencia esté a un palmo del suelo. Y ahí encontramos precisamente la crisis, por poco ruido que haga, del Baloncesto Sevilla. En el aficionado que se va, más rendido que enfadado, quién sabe si para no volver. 

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
9 años 3 meses
#contenidos: 
460
#Comentarios: 
3,213
Total lecturas: 
2,387,000

Comentarios

Existe un problema en este país en centrarnos en quien tiene la culpa de un problema, en lugar de pensar una solución para el mismo. ¿Que más da si fue La Caixa, Meyhaler, o la virgen de Lourdes?
La cuestión deportiva es que, los jugadores de teórico nivel alto, no están dando la talla, uno a uno, y parte de este problema es del entrenador. Los jugadores que deben dar el salto de calidad al equipo rinden por debajo de lo que se esperaba.
Solamente los jugadores llamados a formarse y ser la base del equipo en el futuro están rindiendo por encima de las expectativas.

Pues si es La Caixa la que coloca a Meythaler y a Moral, q según tú son igual de malos (me descojono), la culpa es de La Caixa ¿No hay más gente en el mundo?

Haz un experimento, te vas a un negocio que se traspase y le dices al dueño que te dé las llaves, te traspase la sociedad con su fondos e infraestructura (personal y material) y que no vas a poner ni un duro hasta dentro de 6 meses, y además, sin demostrar que tienes liquidez. Cuando vuelvas del hospital ya me cuentas cómo te fue.

Había poco que robar, pero algo había. Y ya no se roba con la tapa cubierta por un pañuelo y las alforjas del caballo a la espalda. Comisiones, viajes, mordidas, contrataciones poco claras (3 años a Watts, ¿de verdad?)...

A lo mejor no hay filtraciones pq no hay nada q filtrar, hablo de lo q sé no de lo q me imagino. Me recuerdas a TVE, cuando en un telediario sacaron una "noticia" en la q "informaba" de q el juez Garzón no tenía cuentas ilegales en España pero que "era posible" (sin prueba alguna) de que las tuviera en el extranjero.

1. El que tiene las pruebas de si ha habido robo o no es el dueño, La Caixa, pues las facturas de los pagos de los viajes de Meythaler y su familia o las facturas duplicadas estarán el los archivos de CB Sevilla. Por lo que es La Caixa quien tiene las pruebas.

2. Moral no es el dueño del CB Sevilla, es La Caixa. Por tanto, es La Caixa quien lo ha colocado ahí.

3. Hablas mucho de pruebas, pero acusas a Chaves y a Moral, sin ellas, de que son igual que Meythaler, del que sí hay pruebas pero estás no te las crees porque no te viene bien.

4. No sé que entorno del CB Sevilla frecuentas tú, pero en el mío nadie habla de millones, porque no había millones que robar. El presupuesto del año pasado creo que eran 2 millones.

5. Meythaler puso 1 € y a cambio le dieron un equipo ACB. Basicamente contrató a sus amigos, se llevó comisiones, se llevó lo que pudo y pasó unas buenas vacaciones con su familia en Europa. Y eso no lo digo yo, lo dice la prensa.

6. Si a los trabajadores no les importara el CB Sevilla (entre otras cosas porque estaba en preligro su trabajo), no habrían filtrado información a la prensa.

7. Por lo visto Meythaler no sólo se fue porque no puso los 500.000 de ampliación de capital y los 3 millones de presupuesto, sino que tenía un juicio pendiente en USA. Lo publico 7 Vueltas en su twitter. Si quieres los detalles te los buscas tú.

8. Según la prensa de Sevilla, había un grupo sevillano que querían comprar el CB Sevilla, pero La Caixa prefirió vendérselo a gente que no conocián ni en su casa a la hora de comer, POR 1 €. Cuando Lucentum Alicante le vendió la plaza al CB Tenerife creo que no llegó al millón de euros, y eso antes de la crisis, y al teminar la pasada temporada La Caixa pedía más de un millón a un posible "nuevo" comprador ¿A Meythaler le "vendes" el club por 1 € y a mí me pides 1 millón de €?

Yo defiendo al CB Sevilla, y me dan igual Moral, Chaves u Ollero, porque son marionetas en manos de los verdaderos propietarios, primero Cajasol y luego La Caixa.

1. Para que haya pruebas, primero tiene que haber sucedido algo. Es muy fácil inventarse un rumor y darle recorrido. Ahora mismo hay 0 pruebas de robo, pero tú sigues diciendo que lo hubo.

2. Moral es hombre de La Caixa, eso nadie lo duda, ha puesto lo mismo que Meythaler.

3. Yo no acuso a nadie de nada, digo que hay las mismas pruebas de un robo de los americanos que de un robo de los anteriores y de los actuales. ¿Eso es acusar?

4. Si robaron poco...no entiendo cómo puede afectar tanto a esta temporada. Sí, el año pasado hablaban de un robo millonario...sin pruebas, claro, te lo contaban como un secreto.

5. Meythaler fue un desastre, La Caixa la cagó de manera descarada. No veo que este año haya acertado mucho más. Denunciar amiguismos en el Caja como algo novedoso en 2016...Claro, antes nunca hubo de eso, supongo.

6. Das por hecho que las filtraciones vienen de los empleados del club. Creo que sus puestos de trabajo están peligrando tanto como el año pasado...¿Por qué filtran ahora menos?

7. Mey se fue pq no encontró patrocinador principal, pq la cosa iba fatal, pq tenía mucho más que perder que otra cosa y pq La Caixa le retiró los poderes. No es que cambiara de lugar, es que se olvidó del Caja. Podría haber sido dueño desde USA, era un fondo el dueño, pero dejó el proyecto pq era una ruina.

8. Hasta donde sé, La Caixa quería un contrato multianual y que poco a poco fueran retirando el patrocinio ruinoso, de hecho, el primer paso, era desactivar cualquier relación visual del Caja con La Caixa, cosa que todavía ocurre (despatrocinio deportivo). Nadie, nadie, se atrevió a firmar que tenían que poner 500.000€ el primer año, nadie, salvo el fondo americano, q se creyó un plan de marketing q no llegó a ningún sitio. Bueno, esto era un acuerdo bastante más complejo, pero como Mey no cumplió nada...para qué explicar más.

Básicamente estamos de acuerdo en todo, pero tú salvas del desastre a unos cuantos y yo los meto a todos en el mismo saco. El año pasado el club se puso en 2 bandos, y yo lo que digo es que no me creo ninguna acusación de un bando contra el otro (hay acusaciones cruzadas) si no hay pruebas. A estas alturas, yo no acepto pruebas de fe.

Lo dije a principio de temporada, este equipo necesita una base social para ser eso, un equipo, a día de hoy eso no existe, primero, porque la base social que tiene no es suficiente, y su influencia en equipo, directiva y cuerpo técnico irrelevante.
El equipo, aunque a muchos se lo parezca, no es, ni era, el peor de la competición, jugador a jugador, evidentemente, cuanto tienes muchas apuestas, tienes poco seguro, y si las apuestas no salen bien...
De lo seguro, Balvin, Natchbar y Bamford eran los tres a tirar del carro, de los tres, delante, cumplen dos, y detrás ninguno. De los complementos, Henton era un gran jugador NCAA, con un perfil más que adaptable a Europa, reboteador, aceptable lanzador de larga distancia, aceptable defensor, con potencia para incluso jugar puntualmente de 4, (ver análisis solobasket), pero no ha salido bien. Otra apuesta era Milijenovic, que a priori venía para relevar a Radicevic y complementarse con Anderson desde el banco, no para ser base titular, y aún así, en ataque, cumple.
El problema de Sevilla como plantilla es la excesiva sensación, como en Valladolid, de que haciendo tus números consigues un contrato, dando igual como acabe el equipo.
Y el segundo problema es que la afición debería haberse convertido en el principal patrocinador del equipo, y sin embargo es el último.

Rafaldo, wapo, al final te dejo información publicada por EL Mundo y en su día tb por Diario de Sevilla sobre el expolio sufrido por el CB Sevilla a manos de los yankis. Y por supuesto que no hay denuncia pues, a menos que la fiscalía actúe de oficio (no lo hacen con la corrupción...), es la parte perjudicada la que tiene q denunciar el delito. Es decir, La Caixa es la que tenía que haber pedido explicaciones a los yanquis, pues cuando estos llegaron había dinero y cuando se fueron, hubo que tirar del presupuesto destinado para este año para echar a Roth, Thames, Meythaler o Watts (contrato de 3 años, comisión para Meythaler por su fichaje e indemnización tras su acertado despido). Una metáfora muy simple, tú (La Caixa) tienes un piso y se lo vendes a un tío (Meythaler) q conoces de oídas por un intermediario (Galilea) y le das las llaves y dinero para pagar el IBI, la luz, el agua, al fontanero y ni tan siquiera le pides un mísero depósito... ¿De verdad te crees q un banco puede hacer negocios así? Yo no defiendo a Moral, sólo al CB Sevilla, por eso decir que Moral tiene la culpa de como está el equipo ahora es ser corto de miras. Igual q los listos que dicen q la situación del Betis es culpa de Bosch, Stosic o Catalán, la culpa es de Lopera, dueño del club (como La Caixa del CB Sevilla), y por cuyas acciones está en concurso de acreedores el R. Betis.

1. http://www.elmundo.es/deportes/2015/06/14/557c971046163fd42f8b457e.html

2. http://www.elmundo.es/deportes/2015/06/14/557da94cca474118438b457e.html

Cualquiera que tenga pruebas de lo que allí ocurrió puede denunciar, quizá el mismo que le dio por filtrar el año pasado y este año calla, podría denunciar. En este artículo no se habla de esos supuestos millones de euros que robaron los americanos y que son argumentos fijos en el entorno del Caja. En el artículo se habla de "mamandurrias" lamentables, que vete tú a saber si no se han hecho más veces o se siguen haciendo, pero sin que se filtre. De eso a decir que se robó, y q por eso faltan millones de euros...No, no cuadran los números, cosa normal en este club.

Hasta que no haya denuncia, la comidilla del robo es eso, comidilla. Me bastaría con una filtración detallada del robo...pero es que dudo que exista nada. Hasta que no vea pruebas voy a seguir pensando lo mismo: los gestores americanos eran un desastre (igual que los anteriores e igual que los de ahora), pero ese desastre en el club lo sentían como ajeno, y les hicieron la vida imposible con filtraciones diarias.

A día de hoy sólo sabemos que la gestión del grupo de Mey fue un desastre, con un director deportivo que no valía lo que cobraba, que colocó en el banquillo a su hombre de confianza que era un entrendor horrible, que pusieron a un director de marketing que era incapaz de llevar al suelo una estrategia,...y todo lo que se quiera, pero de robo...nada. La gestión de Moral es igual de desastre, sin director deportivo, sin director de marketing, sin saber su sueldo, sin saber el presupuesto, sin saber si hay mamandurrias,...Sí, un cambio brutal.

El tono general del artículo me parece tan ilógico como el odio que siempre mana desde Málaga, ¿verdad "amigo" quain? La exigencia es SOBREVIVIR, pq la situación ecónomica es la que es y pq las desigualdades de la liga son cada vez mayores, otros equipos directamente han desaparecido: ¿echamos al entrenador, a la mitad de los jugadores, lo vas a pagar tú? Y en parte no hay dinero por culpa de La Caixa q dejó entrar a unos LADRONES q han limpiado el club (yanquis y Galilea) y a un impresentable como Norris q nos ha llamado racistas por toda España, por supuesto sin pruebas NI RAZONES, ¿dónde está la denuncia q iba a interponer el club? Por supuesto que las cosas se pueden hacer mejor, pero bastante han hecho con montar una plantilla en un mes y sin un duro. Teníamos un proyecto de futuro con el tema de la cantera (Porzingis, Hidalgo, Balvin, Burjanadze, Radicevic, Oliva...), pero fue el propio dueño, La Caixa, la que dinamitó todo con su NO-VENTA a los yanquis.

¿Dónde está la denuncia a los señores que robaron? ¿La vas a poner tú? ¿Tienes muchas pruebas del delito que aquí citas?

Aquí la parte menos culpable se llama La Caixa, pone la pasta y calla, no espera nada a cambio y cada año pierde varios millones de euros. No digo q no sea culpable, pero en ese cuantía que afirmas...

El equipo se hace con un director deportivo y un director de marketing, y de pronto, tras confeccionar la plantilla y planificar la temporada...los echan para no traer a nadie. Supongo que te parecerá normal que mantengan a estos señores en el cargo (con lo rematadamente mal que lo hicieron) y los echen cuando ya han planificado la siguiente. ¿Cuánto cobraba uno? ¿Cuánto cobraba el otro? ¿Cuánto afirmas que robaron?¿Cuánto se cobró por Porzingis? ¿Cuánto puso La Caixa? ¿Cuál es el presupuesto? No cuadra ni una cifra de las que salen. Se supone que con Moral y la salida de los otros se ha ahorrado mucho en sueldos, más la pasta de KP...más lo que puso La Caixa...Bueno, pues hay menos dinero que cuando supuestamente robaban, cuando cobraban una pasta y no había pasta por traspasos.

Y no hablo de cosas que no puedo probar, pero el que piense que La Caixa se despertó una mañana, recompró el club, repuso lo supuestamente robado y puso otro presupuesto...así, de pronto, me parece que no ha pensado el asunto. Todo ello, por supuesto, sin denunciar a los anteriores dueños.

no te equivoques, clearco, en absoluto estoy en contra del Sevilla, ni soy de Malaga, es un club al que tengo aprecio y grandes amigos, me he enfrentado muchas veces a ellos, y soy admirador de su cantera ( de lo mejorcito de España, aunque la "gloria" se la lleven otros) siempre comentamos que Sevilla ha tenido dos de los mejores pivots del orbe en su plantilla EBA ,Porzinguis y Balvin, pero la realidad de un equipo senior maltratado con una inyección de dinero que no le lleva a ningún sitio y unas gradas sin ilusión, me reconocerás que es un panorama desolador , que requiere de soluciones ya. Un saludo!

yo creo que clearco no se equivoca en lo del odio. Cada uno destila lo que le sobra, y resulta difícil disimularlo o disfrazarlo con palabras o saludos. En lugar de desmentir, deberías reflexionar por qué desde el Norte y desde el centro y desde el Sur te dicen siempre básicamente lo mismo. A ver si va a se cierto...

Como sevillano no le echaría en cara al entrenador o el presidente. Sí que se echa en falta un proyecto ilusionante pero seamos sinceros, el club está a punto de desaparecer porque no es rentable (coincido con algunos foreros) y con salvar la categoría pues mira, suficiente, lo mismo se puede sacar algo por la plaza acb o el canon y tal. Más si se tiene en cuenta que las lesiones están presente en jugadores importantes.Que sí, que lo del año pasado fue de chiste, pero que la caixa quiere quitarse este muerto de encima. Es un banco que no patrocina deporte a más alto nivel (es catalán y creo que no patrocina equipos de allí, si acaso algún evento tipo copa rey o tal). Parece ser que se enfocan más a obra social (becas, ayudas...). Hará lo que sea por quitarse esto de encima y no gastar dinero...de ahí que cualquier victoria y machada sea desde mi pdv obra del entrenador y los chavales. No les reprocharé. Saludos

Se desprende mucho resentimiento en el artículo hacia el club y entrenador. Es como, si de repente, los años que lleva Luis Casimiro como entrenador de ACB, siendo el tercero con mas partidos dirigidos en la liga, no sirvieran para nada. Justo, cuando arriba en otro artículo se destaca la experiencia de Aito.
Si es destacable el error del club en no incorporar un Director Deportivo. Le pasa a muchos Presidentes que necesitan reforzar su papel en el Club desde la parcela deportiva y no llegan a entender que su relevancia es de carácter institucional y administrativo. Esperemos que aprenda.
Es deseable que siga habiendo baloncesto en Sevilla y los esfuerzos de todos sus profesionales por mantener el proyecto a flote merece mas respeto. El mismo que tengo por las personalísimas opiniones vertidas en el artículo. Pero opiniones al fin y al cabo.

Estoy de acuerdo en que este año, no tiene Luis la misma ambición y frescura. El año pasado llegó y dió con la tecla para salvar los muebles pero este ha caido en la autocomplacencia, usar una y otra vez el argumento de que no hemos dado la talla en la cancha, cuando sobre la pista se notan carencias tácticas es para hacerselo mirar.

No es capaz de inplicar a los jugadores y que al menos saquen las ganas y el amor propio para salir derrotados con dignidad. Se puede ser limitado, pero mostrando actitud en la cancha basta para que la grada lo aprecie.
Equipos acostumbrados a reinventarse cada año y hacer malabares con los presupuestos están año tras año ahí y saben que bajando el culo es la única manera de compensar las carencias.

El hecho de que no haya manager o director deportivo se limita a que no hay dinero y que el q estaba en el puesto no daba la talla.

Desde luego, este análisis viene firmado por mi nombre y apellidos, por lo que implica que el punto de vista es el mío. Si tuviera otra firma sería otro análisis, más parecido o radicalmente diferente, pero otro. Por tanto, recomiendo lo de siempre: leer mucho y muy variado, leer todo lo posible y de todas las partes posibles, para hacerse una opinión. Ahora bien, como en todo análisis, la opinión no es gratuita: mire el número de abonados, mire la presencia mediática del club, consulte la cantidad de comparecencias públicas y explicaciones de la directiva, vea los partidos, escuche a Casimiro... que es lo que he hecho yo. Y siempre desde el máximo respeto. No estoy dispuesto a que se cuestione este punto. Desde el momento en que trato este tema, se debería dar por sentado. Busque información y este tipo de artículos en otros medios, a ver si los encuentra, porque ése es otro tema muy interesante, pero del que nadie habla al fin y al cabo.

Pero es que alguien pensaba que Nachbar sería un jugador relevante ? Dije en su momento, que olé Sevilla pudiendo pagar a un jugador de estas características, pero que en ningún caso se esperara de él, a una figura importante en el juego del equipo. Bostjan, ha sido un jugador importante en el basket Europeo, ha salido en su última etapa del FC Barcelona pero que su momento ya había pasado !!!
De los otros temas, pues bueno, observo que continúan... Me pensaba que la época de Audie Norris, Scott Roth, JL Galilea, etc. etc. etc... ya había pasado, pero...

es una pena , que se siga inyectando dinero, en un equipo que es una ruina tanto deportiva como económica, la base del club, como cantera no se ha visto tan afectada como parecía, pero el vértice es lamentable, necesita Sevilla, un equipo que no descienda? Hay en Andalucia muchos proyectos ilusionantes (y lo que es mas con una masa social ilusionante) en la misma provincia esta el mismo Moron, escalando categorías. Pero convertirse en un "cementerio de elefantes" no es ni por asomo lo que proyectaba aquel Caja San Fernando ;habría que replantearse muchas cosas...

Hombre! Te creíamos desaparecido....se echaron de menos tus comentarios en la final de copa sobre la historia que está haciendo el eterno ganador y la mejor pareja de bases de Europa...y quizá de más lejos

La realidad deportiva del Baloncesto Sevilla es que quedar el 17 es todo un éxito y, por mucho que me pese, debe ser así.

Es un equipo hecho deprisa y corriendo con un patrocinio en la sombra que pone dinero por la única cuestión de no ser considerado el destructor del equipo y las consecuencias comerciales que pudieran tener (hablar de las acciones tomadas por La Caixa en la ciudad/clientes/empleados dan para un libro) y sobre cuya continuidad el año que viene es más que dudosa y por ende el propio club.

Bajo mi punto de vista el problema está en los mensajes que se envían desde el club y que se deberían resumir en: 1) explicar claramente la situación actual del club (contemplar que quedar el 17, a día de hoy es cumplir el objetivo) 2) poner encima de la mesa qué es necesario para que siga la siguiente temporada ¿se mantiene el patrocinio?

Lo que también estoy convencido, o por lo menos tengo esa impresión, es que las decisiones finales no se toman en San Pablo. Aquí se gestiona el día a día del equipo pero la sartén está a 1000 km de distancia.