La retaguardia del Real Madrid: una segunda unidad que persiste en la conquista de Europa

  • Los secundarios del Real Madrid mantienen al equipo en Europa
  • Tavares, Thompkins, Causeur, Rudy,... un fondo de armario digno de admirar
  • La retaguardia merengue revive al equipo en Europa ante las bajas

Tocaba un inicio de campaña marcado por la pérdida del comandante Sergi Llull y el difícil reto de reconquistar Europa. El paso de las semanas con un escuadrón diezmado provocaba el surgimiento de nuevos líderes ante una nueva operación bélica plagada de adversidades y enemigos. Gustavo Ayón, suboficial blanco, ejercía de jefe de campo con la aprobación del general Pablo Laso; mientras un joven soldado raso daba un paso al frente actuando de cabeza de ataque del ejército blanco: Luka Doncic.

Un escuadrón con algunas caras nuevas pero el mismo espíritu de siempre. Se perdió la primera batalla (Supercopa Liga Endesa), pero la guerra no había hecho más que comenzar. Victorias de mérito en octubre en tierras turcas y ante las hordas rusas de un viejo conocido, el Chacho Rodríguez. El equipo tomaba forma y confianza, pero en la guerra siempre hay bajas. Los blancos se adentraban en el frío invierno y las bajas en el batallón iban aumentando: Gustavo Ayón (4 meses de baja), Anthony Randolph por partida doble (2 meses y sumando), Ognjen Kuzmic (toda la temporada),…; una plaga interminable que parecía no tener fin. A las bajas confirmadas, sumar combatientes heridos: Rudy Fernández (3 semanas fuera), Trey Thompkins (1 mes), Jeffery Taylor (2 semanas), Jonas Maciulis y Facundo Campazzo (1 semana).

El desembarco de los aliados americanos

El desembarco de los aliados Edy Tavares y Chasson Randle (Photo: Enrique Fernández Duque)

La lista de bajas era interminable y la necesidad de refuerzos se convirtió en una prioridad. Nuevos combatientes llegaron desde los Estados Unidos para sumarse a la causa blanca: un francotirador (Chasson Randle) y un guardaespaldas (Edy Tavares). Un ejercito blanco diezmado con la difícil misión para el general Laso de defender las posiciones tomadas en Europa y España (“resistir y avanzar”). Y cuando la primera unidad cae, la retaguardia debe dar un paso al frente:

Inteligencia Campazzo: el jefe de operaciones en el campo de batalla. La extensión de Pablo Laso en la cancha, capaz de coordinar todas las operaciones del batallón blanco (4,1 asistencias en Liga Endesa y 3,6 en Euroliga).  Un lector de juego magistral, capaz de adelantarse a los sistemas tácticos rivales (1,9 robos por partido en Liga Endesa, 1,5 en Euroliga). Un jugador sacrificado, que siempre sabe cubrir las carencias de sus hermanos de armas, ya sea en ataque (buenas actuaciones en Europa ante valencia (14 puntos) o Maccabi (13) y España (Burgos 15 puntos); o en labores defensivas (5 robos ante Baskonia, 3 ante Fenerbahce,…).

Reyes, tropa de choque: el tanque merengue. Felipe posee una habilidad innata para conquistar las bases enemigas siendo un arma determinante desde ambas pinturas. Las bajas de Kuzmic y Randolph han llevado al general Laso a recurrir a su gran veterano de guerra. Desde la batalla ante el eterno rival a mediados de diciembre, Reyes ha desempolvado su fusil sacando del letargo toda su artillería pesada (12,6 puntos y 5,2 rebotes por partido en Euroliga desde el duelo frente al Barça). Un guerrero de choque capaz de colisionar contra cualquier tanque enemigo.

Francotirador Carroll: si la primera línea de fuego esta diezmada, Jaycee asesina desde la larga distancia (48% en triples en liga Endesa, 41% en Euroliga). Cuando el escuadrón madridista se encuentra superado por el enemigo, a Carroll no le tiembla la mano. Un francotirador de sangre fría capaz de acabar con cualquier rival si tiene la muñeca caliente (29 puntos al Unicaja, 11 al Fenerbahce, 24 al Olympiakos). Que ningún rival ose dar por muerto a este francotirador porque nunca falla un disparo.

Antiaéreo Tavares: los refuerzos blancos llegados desde América (G-League), supusieron la clave del éxito en el resurgir blanco. El gigante caboverdiano ha hecho olvidar con su juego al suboficial Ayón y a soldados de renombre como Anthony Randolph. Desde su llegada, los ataques aéreos enemigos han sido cortados de raíz (2 tapones por partido en Liga Endesa, 1,2 en Euroliga). El complemento perfecto de Reyes en las tropas de choque (7 rebotes por partido en Liga Endesa, 5,8 en Euroliga). Su envergadura ha incorporado una nueva variante en los sistemas de Laso, permitiendo al Madrid luchar en la zona de tú a tú frente a los grandes de Europa.

Metralleta Thompkins: la artillería pesada del general Laso. Tras estar lejos de las líneas de combate por problemas familiares durante un mes, Trey no pudo tener mejor regreso. El soldado merengue se ha convertido en la gran arma ofensiva del equipo (10 puntos por partido con un 37% en triples). Su rango de tiro provoca variaciones en las líneas enemigas, permitiendo acribillar desde la larga distancia o penetrar en las desajustadas barricadas rivales.

Maciulis, unidad de apoyo: un soldado multiusos. El alero lituano supone un arma intangible de valor incalculable para el equipo. Un soldado capaz de dar apoyo tanto a las unidades de ataque como en las líneas defensivas blancas.

Causeur, piloto de combate: un jugador capaz de adentrarse tras las líneas enemigas con eficaces penetraciones al aro y precisos tiros de tres. Fabian ejerce de “ojos” del equipo, actuando de avanzadilla en terreno enemigo. Un jugador capaz de marcar el camino hacia la victoria, ejerciendo de guía en terrenos familiares como Alemania (13 puntos, 3 rebotes, 3 asistencias al Brose Bamberg) o Vitoria (15 puntos a Baskonia).

Yusta, infantería ligera: el joven canterano blanco ha demostrado en el último mes estar preparado para el combate. Sus 18 puntos y 4 rebotes en Badalona, suponen el despertar del guerrero de barricadas. Un soldado raso sin miedo al fuego enemigo, capaz de adentrarse en el campo de batalla sin temor a salir herido. Sus combates cuerpo a cuerpo frente a Roll, Kane y Nunnally; supusieron un factor clave en la conquista de Estambul y frente al Maccabi.

Paracaidista Fernández: si el piloto Causeur guía la avanzadilla blanca, Rudy se lanza tras las líneas enemigas sin temor al enemigo. Un jugador siempre en el alambre (bajo rendimiento y múltiples lesiones en los últimos años le han situado en el centro de las críticas de la afición blanca), que no ha dudado en ejercer de líder ante las adversidades. Un soldado sin miedo a adentrarse en terreno enemigo, generando ventajas para los suyos (12 puntos, 5 rebotes, 2 asistencias en Vitoria. Con la escopeta cargada, Rudy tiene la mira más centrada que nunca (51% en triples en Liga Endesa).

Anti-tanques Taylor: con Tavares frenando las ofensivas rivales por alto, Jeffery cumple su papel desde las barricadas. El guerrero sueco actúa de guardaespaldas de sus compañeros, con la difícil misión de defender la línea blanca ante las acometidas rivales. Un secundario de lujo, capaz de cubrir a sus compañeros cuando lo necesitan (12 puntos, 5 asisntecias ante Mombus Obradoiro, 12 puntos en Kaunas,…).

Un escuadrón de secundarios con una clara misión: persistir en la conquista de Europa.

La retaguardia blanca (Photo: Enrique Fernández Duque)

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
2 meses 4 semanas
#contenidos: 
9
#Comentarios: 
40
Total lecturas: 
23,824

Comentarios

Muy interesante y simpático el artículo, con unos collages de cabezas y uniformes bastante graciosos. Al bueno de Pablo Laso parece que le ha dado un ictus. Y a Randle el casco le queda un poco grande. Como si se hubiese encontrado con los jíbaros.
Por cierto, no recuerdo haber visto a Taylor en el Madrid hacer 812 puntos, pero sería una proeza increíble. Sin prórroga, sería a ritmo de unos 20 puntos por minuto, 1 punto cada 3 segundos... ya no es solo atacar rápido y meterlo todo, es que el rival te la pase cuando saque de fondo para facilitar tu labor. Es solo una bromilla.

Un saludo.

Un artículo muy original y ameno de leer. Buscaré ese partido en el que Taylor le hizo 812 puntos (nada menos) al Obradoiro ... Arlauckas tiene que estar con un cabreo ... XDD

No sólo el cadete Doncic ha dado un paso adelante: Reyes, Campazzo, Thompkins...los jugadores han visto que se necesita de todos para aguantar la gran guerra europea, y todos aportan el tiempo que están en batalla (como Maciulis). El que menos aporta es Randle, por lo poco que pisa el frente. No se sabe bien si es francotirador, cocinero o es el que lleva las mochilas.

Pd: Me ha encantado lo de paracaidista Rudy; sobretodo por cómo aterriza en la pista cuando un rival que ataca le contacta jeje

Falta comentar el buen trabajo de Yusta, al igual que Radoncic, dos jugadores que sin brillar en exceso, han cumplido con creces el papel que les han otorgado. Yusta las últimas semanas ha sacado rédito en las estadísticas, Radoncic en Octubre lo hizo más que bien ante las ausencias.