Solapas principales

La temporada de BAXI Manresa: una montaña rusa de sensaciones

  • David Kravish, líder improvisado
  • Las lesiones estuvieron presentes durante toda la temporada
  • El parón llega en un momento delicado

Luego de una impresionante actuación en la temporada 18/19 tras un breve paso por la LEB Oro, la temporada 19/20 de BAXI Manresa traía la ilusión europea de vuelta al Nou Congost por primera vez desde 1998. Pese al trabajo de Joan Peñarroya y su cuerpo técnico, el club decidió traer de vuelta a Pedro Martínez, apostando por la amplia experiencia del técnico catalán. Sus exitosas etapas en Valencia Basket y Kirolbet Baskonia hacían soñar a la afición manresana con un regreso por todo lo alto, aunque la realidad terminase siendo bien distinta en términos de resultados.

El cambio de entrenador trajo con sí una reacción inmediata relacionada con el pasado más reciente de este. Eulis Báez, quién coincidió con Martínez en el Herbalife Gran Canaria la temporada anterior, ponía fin a su etapa de siete años en el conjunto canario para poner rumbo a Manresa. Sus 8,5 puntos y 3,8 rebotes por partido suponían un gran refuerzo para la pintura catalana, aunque no sería el único. 

El sueco William Magarity sería el segundo refuerzo interior de cara al proyecto 19/20. Procedente del KK Zadar y con promedios de 11,4 y 5,9 rebotes por partido en la Liga Adriática, prometía más poder interior combinado con amenaza desde la línea de tres puntos, un recurso cada vez más frecuente en los pívots de hoy en día. Pese a pasar desapercibido para el gran público, la presencia de Magarity en pista terminaría siendo de gran ayuda en determinados puntos de la temporada, aunque sus números han estado por debajo de los conseguidos en Croacia (6,5 puntos y 3 rebotes por partido). 

magarity_y_nelson.jpg

William Magarity y Luke Nelson defendiendo (fuente: Basketball Champions League)

La necesidad de Manresa por mejorar su presencia interior les llevaría a continuar haciendo fichajes relacionados con este aspecto. Tras su paso por Finlandia, Bielorrusia, Polonia y Rusia, el trotamundos David Kravish aterrizaba en Manresa con promedios de 11,3 puntos y 7,8 rebotes por partido en el Avtodor Saratov ruso, su último equipo. Sin duda, el fichaje más eficiente: líder en puntos (12,1), rebotes (6,3) y tapones (1). 

La NCAA también tendría acto de presencia en la configuración de la plantilla manresana. Frankie Ferrari (14,7 pts./5,6 asi.) y Jordan Davis (23,5 pts./4,7 reb.) llegaban directamente de las universidades de San Francisco y Northen Colorado, respectivamente, para reforzar el juego exterior y acompañar a Ryan Toolson y Guillem Jou en las labores ofensivas. Otros refuerzos como Deividas Dulkys, Aleksandar Cvetkovic, Luka Mitrovic o Pablo Vaulet terminarían de reforzar la plantilla en busca de repetir Playoffs y dar la sorpresa en la Basketball Champions League.

ANÁLISIS GENERAL DE LA TEMPORADA

Una plantilla renovada por jóvenes promesas deseosas de explotar su potencial y veteranos dispuestos a aportar dentro y fuera de la pista siempre cumple los condicionantes para hacer una gran temporada, y más aún si el entrenador es un superdotado del baloncesto como Pedro Martínez. Sin embargo, el crecimiento exponencial la Liga Endesa impidió que este prometedor equipo despegase del modo previsto. Pese al triunfante debut frente a Unicaja Málaga (79-69), el rendimiento del Manresa estuvo muy por debajo de lo esperado, tal y como se pudo comprobar en las venideras derrotas ante San Pablo Burgos (79-65) y Herbalife Gran Canaria (74-75), en lo que fue un reencuentro amargo para Pedro Martínez y Eulis Báez frente a sus excompañeros. Más allá del buen arranque europeo con los triunfos frente a Twarde Pierniki Torun (85-81) y Lietkabelis (76-70), la situación en la liga doméstica era cada vez más preocupante. A las dos derrotas cosechadas su sumaron tres más frente a Estudiantes (87-79), Iberostar Tenerife (61-81) y Real Madrid (94-74).

eulis_baez.jpg

Baxi Manresa tras perder frente al Real Madrid (fuente: Baxi Manresa)

Para deleite del Nou Congost y en un frenético partido que terminaría decidiéndose en la prórroga, Manresa vencía a Bilbao Basket (101-97) para conseguir su segunda victoria en liga, pero la montaña rusa en la que el equipo estaba inmersa le llevaría a una nueva racha negativa de tres derrotas consecutivas, dos ellas frente a Fuenlabrada y Obradoiro, que pese a tener aspiraciones totalmente contrarias a las marcadas por la cúpula manresana, dejaron buenas muestra de su garra y orgullo. El equipo revelación de la temporada, Tecnyconta Zaragoza, sería el tercer vencedor en cuestión (86-79). De manera totalmente adversa, la cómoda victoria europea ante el Oostende (85-58) les situaba con un récord de 5-1 en la fase de grupos de la Basketball Champions League. Las victorias seguían llegando, pero parecía no bastar.

EL MOMENTO CLAVE. TRIUNFO ANTE UCAM Y AUTOESTIMA RECUPERADA

Las dudas comenzaban a acechar al BAXI Manresa. El récord de 2-8 en Liga Endesa les situaba en una posición muy delicada en la clasificación, y el calendario no auguraba una pronta recuperación. En su último partido de noviembre, UCAM Murcia visitaba el Nou Congost con 4 victorias y 6 derrotas en busca de una cierta estabilidad en la clasificación. La inédita actuación de Dani Pérez, quién con 16 asistencias estableció un nuevo récord histórico del club, llevó a los suyos a una dramática victoria por 93-92, donde a falta de tres segundos, William Magarity anotó un triple desde la esquina para ganar el partido y cambiar la dinámica del equipo. 

Pese a caer una semana después ante el renovado Barça Lassa (75-84), la alegría comenzaría a llegar de manera desenfrenada para los de Pedro Martínez, aunque siempre con sufrimiento. Una racha de cinco victorias devolvería la confianza al equipo, que fue capaz de vencer a rivales de la índole de Valencia Basket (79-76) o Kirolbet Baskonia (79-80). De entre todas ellas, tan solo la cosechada ante Morabanc Andorra fue por una renta superior a cinco puntos (79-72). La situación parecía revertirse y durante este proceso, el buen rendimiento en territorio europeo seguía vigente. 

ryan_toolson.jpg

Ryan Toolson tras vencer sobre la bocina a Valencia (fuente: Baxi Manresa)

Aunque el camino parecía despejado para el lanzado Manresa, la montaña rusa que les acompañó durante toda la temporada les llevaría, de nuevo, a un descenso sin frenos en el que perderían siete partidos consecutivos contando Liga Endesa y Basketball Champions League. Bilbao Basket (88-77) fue el encargado de explotar la burbuja en la que se encontraban tras un periodo tan esperanzador, al que luego se sumaron Real Madrid (75-80) y, más adelante, Obradoiro (97-83). El constante desacierto desde el triple y el bajo rendimiento ante Oostende y Dinamo Sassari tras las expulsiones de sus respectivos entrenadores en los dos últimos partidos de fase de grupos de la BCL supondría el precipitado final del sueño europeo para Manresa, lo que terminaría por rematar su mal momento. 

Pese a la meritoria victoria contra Tecnyconta Zaragoza en casa (85-67), la visita al Palau Blaugrana derivaría en la decimotercera derrota de la temporada, la octava en nueve partidos, por 86-74. El Coosur Betis sería el encargado de rematar la faena tras imponerse por 74-84 en el que sería el último encuentro de la temporada para ambos equipos, una cosa que tan solo los más pesimistas (o realistas) pudieron intuir. 

MOVIMIENTOS EN LA PLANTILLA

Las lesiones marcaron el ritmo del Manresa esta temporada, cuya labor pasó a ser la de adaptarse a la amplia lista de bajas que cobraría nombres de la entidad de Ryan Toolson. Frankie Ferrari y Jordan Davies, las dos jóvenes promesas fichadas en verano, serían el reflejo exacto de lo que las lesiones han supuesto para el equipo de Pedro Martínez a lo largo de este curso. Tras once partidos disputados de manera combinada, ambos dejaron el club dejando un hueco muy importante en ataque tras promediar 14,7 puntos por partido en el caso de Ferrari y 12 puntos por partido a manos del base de Nevada.

Pese a ello, Luka MitrovicAleksandar Cvetkovic, quienes llegaban para mejorar la rotación disponible para Pedro Martínez, tomaron un paso adelante que supliría la ausencia de algunos de sus compañeros. En el caso de Mitrovic, quién cuenta con dilatada experiencia en Euroliga tras su etapa en el Estrella Roja, disputó la última temporada en las filas del UCAM Murcia promediando 4,9 puntos por partido, cifra muy lejana de la establecida este curso (8,4 puntos por partido). Sin embargo, el regreso de Cvetkovic fue debido a la lesión de Frankie Ferrari. Procedente del Igokea croata, ha cumplido con creces las expectativas, adaptándose admirablemente al rol que se le ofrecía (9,3 puntos y 3,3 asistencias por partido).

Si bien estos fichajes, sumados a los de William Magairy y David Kravish, han servido para mantener un alto ritmo de competitividad a pesar de las circunstancias, no todos han demostrado lo que se buscaba de ellos. Luke Nelson llegaba en calidad de cedido a mediados de noviembre como recambio del lesionado Jordan Davies. Al igual que Eulis Báez, se reencontraría con Pedro Martínez, su antiguo entrenador en Gran Canaria. Esta cesión era la segunda en poco tiempo para el británico, quien ya había estado de préstamo en el Coosur Betis, donde promedió 8,4 puntos por partido con un 40% desde la línea de triple. Sin embargo, su nivel en Manresa resultó ser bastante inferior, disputando apenas nueve partidos en los que anotó 5,7 puntos y un escaso 19% en triples.

Mención especial merece la figura de Sergi Vidal, quién tras firmar en verano y jugar tan solo dos partidos con la camiseta catalana, optó por la retirada esta misma temporada a sus 38 años, luego de una longeva y más que presumible carrera.

LOS EFECTOS DEL COVID-19

Dada la dramática situación actual, la temporada ha concluido para los equipos que integran la mitad baja de la tabla, entre los que se encuentra el BAXI Manresa. De este modo, se da por concluida una campaña con resultados muy alejados de los acordados al inicio del curso. La pronta eliminación de la Basketball Champions League, sumada a la interminable lista de bajas y la dramática racha de derrotas en la etapa final de la Liga Endesa conforman una situación favorable para un parón de este tipo, en el que los afectados por las lesiones tendrán margen de sobra para trabajar en su completa recuperación. 

Pese a ello, los efectos de esta pandemia también se llevan por delante la posibilidad de presenciar una mejoría por parte de los manresanos de cara a la recta final del campeonato. La gran temporada de David Kravish tendrá un punto y final atípico, al igual que la de Pedro Martínez, quién seguro deseaba revertir la delicada situación que atravesaban en su regreso a Manresa. El constante furor de las gradas del Nou Congost que tantas ha llevado en volandas al equipo durante este curso ha quedado ahora enmudecido, esperando deseoso una pronta vuelta a la normalidad para poder disfrutar del deporte que tanto aman.

 

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
1 año 8 meses
#contenidos: 
24
#Comentarios: 
34
Total lecturas: 
37,845

Comentarios

No se puede valorar la temporada de manresa sin traer a primera plana las lesiones. No recuerdo un año peor para un equipo que el de este año en el Congost. Se lesiona casi toda la plantilla en algún momento. Y no sólo eso: es que los dos puntales, Ferrari y Toolson, estan mucho tiempo fuera, incluso, como el base, prácticamente toda la temporada. Quítale a los dos mejores anotadores a Joventut, Tenerife, etc...y hablamos.
Sigo pensando que la plantilla del Baxi 2019-2020 era para haberse divertido mucho, de no ser por lesiones, y por la vergüenza con el pasaporte de Davis, querido CSD. Un Ferrari-Toolson-Tomas-Magarity-Kravish en condiciones, nos hubiera dejado grandes momentos. Lástima...

Todo depende si ves la botella medio llena o medio vacía. Hace un año escribía aquí que quizás a Manresa no le interesaba jugar en Europa y no son los primeros que sufren el doblar esfuerzos. Decidieron jugar y quedaron eliminados por el average y en ACB su 9-14 le sitúa igual que el 12 clasificado que si todo va bien jugará la liga de verano ACB. Las lesiones hicieron que hasta 17 jugadores pasaran por Manresa, demasiados pero Pedro ha conseguido que fueran competitivos casi siempre. Poco? Cada uno sabrá.