Solapas principales

La temporada de Estudiantes: otro año de crisis económica y de juego

  • Sin duda alguna, Estudiantes es el equipo más beneficiado por la suspensión de la temporada. La posibilidad de bajar de categoría era más clara que nunca, incluso más que en los dos anteriores no descensos

“Todo lo que sucede una vez puede que no suceda nunca más, pero todo lo que sucede dos veces sucederá, ciertamente, una tercera vez” Paulo Coelho

No es plato de buen gusto empezar escribiendo un artículo con una cita de Paulo Coelho. Pero la situación actual dista mucho de ser cómoda para nadie, así que adecuándome al contexto,  no creo que haya mejor manera para empezar el análisis de la temporada de Movistar Estudiantes.

Sí, el tercer no descenso de lo colegiales se consumó el pasado lunes 20 de abril cuando la ACB tomaba la decisión de intentar terminar la temporada con un torneo final con los 12 mejores equipos y dejaba sin descensos la competición. Estudiantes y Fuenlabrada se salvaban.

El curso de los del Ramiro de Maeztu comenzó de una manera esperanzadora. Después de una temporada pasada abonada al sufrimiento, tanto la afición como la plantilla acogían con ilusión la llegada de un entrenador con pasado Euroliga: Aleksandar Džikić. Los primeros resultados acompañaron esas buenas sensaciones previas. Las seis primeras jornadas supusieron 3 de las 5 victorias totales que consiguieron los colegiales de las 23 jornadas que se disputaron.

ANÁLISIS GENERAL DE LA TEMPORADA

Un mal comienzo, sobre todo en el apartado defensivo, en el Buesa Arena ante Baskonia (105-82), no condicionó un estreno en casa potente la semana siguiente ante Gran Canaria (82-78). Darío Brizuela como máximo anotador y un triple para decidir el partido de Kenny Kadji (uno de los mejores fichajes de la temporada) daban la sensación de que este año en el Wizink Center el equipo se iba a hacer fuerte.

407.jpg

Edgar Vicedo salta frente a jugadores de Gran Canaria

La siguiente jornada ante Fuenlabrada supuso una dura derrota ante un rival a la postre directo, que le ganaba por duodécima vez consecutiva en su cancha. Después de un gran inicio estudiantil, en la segunda parte Fuenlabrada se hizo con el partido (93-85)

Nueva victoria en la cuarta jornada ante Manresa (Genial Phil Scrubb con 26 puntos y doble-doble de un Victor Arteaga al alza (12-12), merced a una segunda parte arrolladora de los de Džikić. Las cuentas seguían saliendo.

La quinta jornada traía a un rival necesitado de victorias: Joventut de Badalona. Pese a una buena primera parte y un gran partido de Phil Pressey (23 de valoración) y Víctor Arteaga (22 de valoración), Estudiantes caería por la mínima (78-76) tras fallar Kadji una oportunidad de palmeo que hubiera empatado el partido.

Estudiantes se repondría en la siguiente jornada ante su rival preferido esta temporada: Unicaja de Málaga. Los madrileños conseguirían en el Martín Carpena su única victoria a domicilio en un partido defensivo y de mucho despliegue físico (62-67)

En definitiva, los meses de septiembre y octubre contagiaban de ilusión al aficionado gracias a un balance de 3 victorias y 3 derrotas que dejaba al equipo en mitad de la tabla. La cosa cambiaría mucho en los meses siguientes.

La jornada 7, ya en el mes de noviembre, enfrentó a Estudiantes contra Iberostar Tenerife. Sería la primera derrota en casa de la temporada y el comienzo del declive colegial. Partido igualado que pudo decidir Brizuela con un triple fallado en los últimos segundos (72-74). Una jornada más tarde y otra vez como local, Estudiantes volvería a caer frente a Morabanc Andorra en un partido tenso que supondría la primera victoria a domicilio del equipo de Ibon Navarro.

Contra el Barcelona en la siguiente jornada hubo poca historia, ya que los de Pesic manejaron el partido desde el comienzo (94-72)

Las dos siguientes jornadas son claves para entender la trayectoria que iba a llevar el equipo. La  nº10 les enfrentaría a San Pablo Burgos. Un enfrentamiento igualado en el que Estudiantes consiguió remontar un partido en el que habían estado por detrás desde el principio aunque a poca distancia. Brizuela tuvo la canasta ganadora (bombita navarresca para ganar el partido, bien seleccionada desde el banquillo. El balón no entró de milagro), pero no fue posible. Otro final ajustado. Otra derrota profundamente desmoralizante.

La semana siguiente el equipo visitaría a otro rival directo: Coosur Real Betis, en la que sería la derrota más dura y contundente de la temporada (88-66) y quinta consecutiva del curso.  El equipo se fue del encuentro desde el primer momento ante un rival directo. Además, este partido supuso el debut de Toney Douglas, procedente del Darüşşafaka S.K y con pasado NBA. Solo estaría cuatro meses con el equipo. 

betis-estu.jpg

A.J Slaughter encarando

El equipo reaccionó en la primera parte del partido de la siguiente jornada ante Zaragoza, pero un parcial de 0-17 final consumaba una nueva y clara derrota como local (67-85).

Algo parecido le sucedió en su visita a Valencia, en donde aguantó la primera parte (Kadji con 20 de valoración fue el mejor), pero acabó cayendo en la segunda. 7ª derrota consecutiva y problemas económicos que acechaban al Estudiantes dejaban el futuro con una gran incógnita en el horizonte.

En la jornada 14, en plenas navidades y tras la salida del equipo de su estrella, Darío Brizuela, Estudiantes retomaba a la senda ganadora gracias a una contundente victoria frente a un rival en horas bajas como UCAM Murcia. Posiblemente el mejor partido de la temporada nos dejó a Phil Pressey con 12 asistencias, a Víctor Arteaga con récord anotador (19 pts) y un debut esperanzador de Aleksa Avramović (91-70). Reivindicaciones tanto colectivas como individuales, ante la búsqueda de un nuevo líder del equipo.

Avramovic Estudiantes

Avramovic Estudiantes

Pero el último partido de 2019 volvía a traer las malas sensaciones, con la peor marca anotadora del equipo colegial en la temporada ante un Obradoiro siempre fuerte en su casa (78-57).

Los dos primeros partidos de 2020 supusieron nuevas derrotas. En Bilbao, ante un equipo en plena lucha por meterse en Copa del Rey, el equipo mejoró en sensaciones(87-80). Y con la visita del Real Madrid en la última jornada de la primera vuelta, en un partido con poca historia (72-87), el Estudiantes llegaba con las alarmas totalmente encendidas y el rumor de la destitución de su entrenador cada vez más cercano a hacerse realidad.

Otro partido terrible en el que no se llegó a los 60 puntos en Tenerife abría la segunda vuelta y suponía la destitución de Aleksandar Džikić. El técnico serbio, pese a un inicio prometedor, no había sabido frenar una deriva negativa que venía de tantos años atrás y que amenazaba con un descenso siempre presente.

El consabido mantra de “a entrenador nueva, victoria segura” se dio por completo en el debut de Javier Zamora en el banquillo estudiantil ante Unicaja en el Wizink Center. Última victoria de la temporada gracias a una gran primera parte y a un gran partido de Scrubb, Arteaga y Avramović. De esta manera se rompía una racha de cuatro derrotas consecutivas y se abandonaba el farolillo rojo, momentáneamente. (78-68)

javier-zamora.jpg

Javier Zamora

Las últimas cuatro jornadas de la temporada supusieron 4 derrotas para un Estudiantes que, sin embargo, recuperaba el pulso competitivo en varios de estos partidos. Contra Andorra, en un emocionante duelo, Nemanja Dangubić tuvo un triple para ganar un partido que remontó el equipo del Principado en el último cuarto (69-65). Mejora defensiva clara de Estudiantes, como así demuestra el resultado.

La jornada 21 fue especial ya que se cumplían 20 años de la Copa del Rey de 2000 ganada en Vitoria. Estudiantes consiguió remontar un partido complicado contra Valencia y llegó a estar 3 puntos arriba a falta de un minuto para terminar el encuentro. Dubljevic, San Emeterio, malas decisiones y un triple errado por Douglas al final del encuentro supuso una de las derrotas más duras de la temporada, por el valor simbólico y emocional que tenía el partido.

1581283229_345101_1581284077_noticia_normal_recorte1.jpg

Homenaje Copa del Rey 2000 Estudiantes

La penúltima jornada, en la visita a Zaragoza, trajo la vuelta de un mito como Edwin Jackson a las filas estudiantiles. El equipo hizo una buena primera parte pero en la segunda se desinfló. Volvieron las sensaciones negativas en defensa. (97-87).

Y el último partido fue ante el líder, el Barcelona. Buenas prestaciones desde el triple en la primera parte, pero el Barça, en un partido con mucho oficio, consiguió voltear la situación finalizando el tercer cuarto por delante y asegurando la victoria en el cuarto y definitivo período.

EL MOMENTO CLAVE. Salidas de Brizuela y Džikić

La temporada del Estudiantes ha seguido la tónica habitual de los últimos años. Sufrimiento, victorias aisladas y, en definitiva, un equipo irregular sumido en una grave crisis económica. Debido a este hecho, Darío Brizuela fue traspasado a Unicaja de Málaga a finales del año pasado, lo que suponía un salto al vacío sin parangón en el club. La llegada a cambio de Aleksa Avramović quedará como la gran incógnita de la temporada, ya que el serbio venía mejorando sus prestaciones en las últimas jornadas.

El siguiente punto de inflexión fue la salida del técnico Aleksandar Džikić. Su estilo conectó con la afición, pero los malos resultados precipitaron su destitución. Víctima colateral, en cierta medida, de la temporada estudiantil. El debut de su sustituto, Javier Zamora, trajo ilusión y un cambio de juego, mejorando bastante el equipo en el aspecto defensivo.

MOVIMIENTOS EN LA PLANTILLA

Kenny Kadji, otro de los fichajes más importantes de la temporada dejó el equipo a finales de febrero, promediando 10.4 puntos, 4.3 rebotes y 8.4 de valoración en 24 minutos de juego. Otro que dejó el club antes del parón (principios de marzo) fue Toney Douglas con unos promedios de 7.5 puntos, 2.6 rebotes y 2 asistencias.

En sustitución de los dos anteriores jugadores llegaron un viejo conocido como Edwin Jackson, llamado a ser uno de los héroes que debía resolver la situación en la que estaba el equipo, y por otro lado un BJ Mullens que llegó a debutar por los pelos (3:49 minutos jugados)

BALANCE ESTADÍSTICO

Sin duda alguna, Estudiantes es el equipo más beneficiado por la suspensión de la temporada. La posibilidad de bajar de categoría era más clara que nunca, incluso más que en los dos anteriores no descensos. 11 victorias consiguieron los colegiales en la temporada 2011-2012, quedando penúltimos.  En la 2015-2016 se bajó a 9 victorias, siendo otra vez penúltimos. En esta, a falta de 11 jornadas por jugarse, Estudiantes llevaba 5 victorias y era el último clasificado. Era el peor equipo en  puntos por partido de la competición (74), mientras que estaba en la posición número 9 en puntos recibidos. Estadísticas que dejan a las claras que el camino del equipo hacia la salvación debía ir por plantear partidos físicos a pocos puntos. Solidarios en defensa, porque en ataque no tenían el talento que tenían otras plantillas.  Complementando esto, nos encontramos que Estudiantes terminó la temporada siendo el segundo mejor equipo en el apartado de recuperaciones (8.2), solo superado por el Barça con 8.4. Por otro lado fue el peor equipo en porcentaje de tiros de 2 y tiros de 3 (45.9% y 32.7% respectivamente) de la competición. Su poca presencia ofensiva se evidencia también en ser el equipo con menos faltas recibidas (17.1) y el segundo con más cometidas (22.39).

LO QUE NEGÓ EL COVID-19

De lo más interesante que nos quedaba por descubrir en este curso de Estudiantes sobresalían varios nombres: En primer lugar, Víctor Arteaga. Su crecimiento en el equipo ha sido evidente durante toda la temporada y en estos últimos partidos debía dar un paso al frente para luchar por la salvación. Algo parecido podemos decir de Aleksa Avramović, cuya mejoría en sus últimas jornadas nos hacía preguntarnos si con la venta de Brizuela, además de alivio económico, Estudiantes había conseguido un sustituto de garantías. 

Por otro lado está la gran incógnita de si, una leyenda estudiantil como Edwin Jackson, hubiera sido capaz a última hora de liderar a un equipo al que había llegado pocas semanas antes o simplemente se hubiera convertido en un complemento de la plantilla. Algo parecido podemos decir de la función y liderazgo del nuevo técnico, Javier Zamora que, si nada cambia, continuará la temporada que viene en el club.

 

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
7 meses 3 días
#contenidos: 
3
#Comentarios: 
3
Total lecturas: 
3,542

Comentarios

Gran análisis de lo que ha sido esta temporada. Se empezó con mucha esperanza y se acabó desesperanzado y por el COVID, salvado.
Mucho hay que cambiar de cara a la temporada que viene. Para Dangubic´s ó Dunka´s, mejor jugadores de la cantera.
Y eso que no hay tan mal equipo.

Cuando Estudiantes comenzó a cesar y fichar estuve a punto de escribir que les daria igual y que nadie les salvaría. Otra vez me habria equivocado pues parece que los dioses del basket sean dementes y por tercera vez en 10 años han cambiado el destino. Estu no tiene ninguna culpa pero a algunos les ha pasado casi al revés. Me alegro por la peña Hozgailua(La nevera) que siempre nos visita. PD. Hoy he salido a caminar de 7.15- 9 por pistas y montes cercanos a mi barrio y ya habia gente y pensaba como estaria el centro de Madrid. En serio que me dais un poco de penita los que vivis en grandes urbes. Animo a todos los madrileños.

Justo en el centro de Madrid no vive demasiada gente (sobretodo hay oficinas, negocios, comercios, cines, teatros...). En el extraradio está el problema.
Gracias por la empatía Abusu, tb por la baloncestica estudiantil, pero vamos que yo como simpatizante hubiera preferido que descendieran y todo. Ver a los canteranos forjarse en LEB Oro hubiera sido bonito consuelo al descenso