No importan las piernas, Gescrap Bizkaia rebosa coraje

Solapas principales

  • Los hombres de negro se llevaron un duelo de 50 minutos ante el desgaste físico de jugar 4 partidos en una semana, toda una lección de casta ante un Banca Cívica que pudo pero no supo castigar (108-110)

40405_0.jpg

Roger Grimau ante Guille Rubio (ACB Photo / Tolo Parra)
Hay una sustancia secreta en la sangre de los grandes que hace de este deporte algo más que un juego físico o un concurso de talentos. Entre el orgullo, la casta y la fe, es un concepto que va más allá de la profesionalidad, más allá de competir, que aparece cuando no se puede confiar en los músculos y que se pudo ver en uno de esos grandes duelos, un partido en medio de la aventura europea del Gescrap Bilbao para devolverlo a la realidad de la Liga Endesa. Un partido que demostró el enorme potencial de su plantilla pero, también, el alto nivel de ambición, fe y compromiso que emana del proyecto de Fotis Katsikaris. 

Los hombres de negro llegaban tras dos asaltos contra el temible CSKA y todo el desgaste que implica plantarle cara, jugaban su cuarto partido en una semana y se esperaba que les hubiera pasado factura, si no en la moral, al menos en el estado físico. Probablemente con esa idea, Banca Cívica no dudó en cargar el encuentro de intensidad y salió con todo, a morder pero sin éxito desde 6.75 y con Triguero sólido en el rebote ofensivo. Fruto de esa intensidad, no tardaron en caer las personales y muy pronto se cargaron Urtasun (2) y Hervelle (3), mientras Grescrap Bizkaia, espoleado sobre todo por la incesante energía de D'or Fischer, mandaba (03-06). Los visitantes intentaban resolver rápidamente sus ataques, con pases largos que no llegaban a su destino, mientras los sevillanos se reponían a golpe de triple de Jasen y, sobre todo, Bogdanovic (15-09). Cayó otro triple de Blums y un 2+1 de Mumbrú sin premio adicional, pero los de Plaza estaban más frescos, dispuestos al intercambio de golpes. La entrada de Raúl López, muy superior a Satoransky, parecía comprometer seriamente la ventaja local, pero Pancho resolvió rápidamente con el 2+1 y luego fue English el que abrió fuego. Los dos equipos jugaban, atacaban, Banca Cívica se veía por delante y seguía, sabiendo que en algún momento tendrían que temblar las piernas (31-28).

Con el segundo periodo, el tiempo empezó a pesar. Llegaron los errores bilbaínos, las pérdidas (10 frente a las 4 locales al final del 2º cuarto), se agotaban los ataques sin ver el aro y Banca Cívica sabía lo que tenía que hacer: defendía, apretaba, aguantaba. Donde no cumplía era en ataque, y dos veces seguidas repitió English la pérdida por campo atrás. Muy poco tenía que hacer, mientras Davis entraba en calor y los de Katsikaris se encomendaban a los triples, que ya no entraban, Mumbrú, y un mate, pura rabia, de Fischer (39-35). Pero si Gescrap no estaba cómodo, no lo aprovechaba Banca Cívica, que dominaba a un aspirante a hacer historia en Euroliga (11 rebotes ofensivos por uno de los visitantes) pero no lo materializaba, lo ataba pero no remataba (7 puntos visitantes en todo el 2º cuarto), y pudo escapar al descanso con una mayor distancia tras el peor cuarto visitante por lo que, se podría decir, perdonó (43-35).

40407_0.jpg

D'or Fischer mata ante Juanjo Triguero (ACB Photo / Tolo Parra)
Con el tercer cuarto fue Josh Fisher el dio un paso adelante. Anotaba, robaba y asistía, y rápidamente estrechó la ventaja sevillana para dejar claro que al Bilbao aún le quedaba aire en los pulmones (46-43). La 3ª personal de Davis hizo que el pabellón de San Pablo reparara en los árbitros, que aunque parecían dejar jugar en un duelo de mucho contacto, como quedó patente en un choque posterior entre Mumbrú y Jasen, no temblaban a la hora de castigar al pívot americano y enviarlo al banco con la 4ª falta, después de que Bogdanovic volviera a poner distancia (49-43). Gescrap Bilbao había escapado con vida del 2º cuarto y ahora se aferraba al partido, y así Banic volvió destruir por dentro con un 2+1 y Fischer se alzó para taponar a Calloway y que el mago Jackson llevara la diferencia al abismo (49-48). Bilbao sacaba músculo, y si Calloway y Bogdanovic, siempre de 3, devolvieron los 6 puntos de ventaja, Grimau se encargó de no dejar escapar a los andaluces (58-56).

A falta de 10 minutos, ya nadie se acordaba del cansancio. Jackson se disponía a hacer de las suyas con una asistencia mágica por la espalda cuando apareció Triguero para taponar y Bogdanovic, un fusil por brazo (el serbio terminaría el partido como máximo anotador, con 24 puntos), acertó. Bilbao no se arrugó, aguantó y con un triple de Josh Fisher empató el partido (61-61). A estas alturas del encuentro, los hombres de negro no podían perder. Jackson firmó una bandeja para ponerlos por delante y era ahora Banca Cívica el que con un triple de Urtasun intentaba no quedarse atrás. Volvió Davis y no tardó mucho en ser expulsado, seguido por Hervelle. Ataque tras ataque y a falta de 2 minutos, los dos equipos intentaban no ceder, y cuando parecía que los de Katsikaris cogían distancia, un triple de English puso a los suyos por delante (74-72). Los de negro se lanzaron a por todas, sin éxito, y Banca Cívica se aferró al rebote. En el carrusel de los tiros libres, Calloway se desinfló y cedió, los falló y perdonó mil veces la vida de los bilbaínos, que guiados por la astucia de Jackson y un líder llamado Mumbrú, forzaron la prórroga (79-79).

40408_0.jpg

Aaron Jackson ante Earl Calloway (ACB Photo / Tolo Parra)
Si algo caracteriza a los grandes es que no saben de cansancio, de partidos a 40 minutos ni nada más que no sea hacer lo suyo, jugar al baloncesto. Con la prórroga sí que apareció Tepic (en 40 minutos de juego, sólo había contribuido con 3 rebotes ofensivos y una personal) para servir el mate a Triguero. A Jackson no se la apagaba la magia, y botaba y penetraba, pulmón de los suyos antes de que de nuevo Josh Fisher pusiera con un triple los 3 puntos de ventaja. Esta vez ninguno de los dos falló desde el tiro libre, y fue otra vez English, redimiéndose por el resto de la temporada, el que desde 6.75 forzó una nueva prórroga.

Si bien los visitantes contaban con tres jugadores menos (Hervelle, Fischer y Grimau frente a Davis por los locales) para afrontar el tiempo extra, tampoco rotaban los hombres del Banca Cívica, muy empeñados en la línea de tres. Vasileiadis encendió por enésima vez las alarmas (93-98), pero otra vez Urtasun apagó los fuegos mientras a Calloway se le salía la bandeja y Jackson y Banic alejaban a su equipo desde los tiros libres (98-104). Volvió el fusil de Bogdanovic y presionaron los de Plaza para forzar una nueva pérdida de Bilbao, esta vez sin éxito con los triples del serbio para el posterior castigo de Jackson. Los méritos del Bilbao eran sobrados, y si bien los sevillanos se mantuvieron en pie hasta el final del tiempo extra, no pudieron hacer más que un triple de Urtasun estando 5 puntos abajo para terminar de homenajear al baloncesto.

40406_0.jpg

Fotis Katsikaris (ACB Photo / Tolo Parra)
Poco duró Fotis Katsikaris en la rueda de prensa posterior al partido. El entrenador visitante sólo compareció para felicitar a sus jugadores y se negó a responder preguntas, molesto por no haber podido cambiar la hora a la que debía disputarse el encuentro (las 12.30 h. del domingo, al ser retransmitido por Canal Sur) y cerrando el desplante con un mensaje contundente: "hay que tenerle más respeto a este equipo".

Por su parte, Joan Plaza agradeció la belleza del encuentro, poniéndolo a la altura de los partido de Euroliga, y señaló que "tenemos que hacer mejores cosas para poder ganar, no podemos conceder regalos", si bien se mostró orgulloso por la actitud de sus jugadores y señaló que ahora están obligados a recuperar el partido en las próximas visitas y a mejorar algunas cosas si quieren ganar partidos como éste. 

 

Sobre el autor

Antiguedad: 
11 años 1 mes
#Contenidos: 
460
Visitas: 
2,631,835
Comentarios: 
3,213

Comentarios

lolololo, tremendo. Por lo visto, lo pasaron a ETBsat, al igual que el partido contra el Montepaschi, la 1ª parte por ETB1 y la 2ª por el sat, y eso que habían adelantado la hora del partido a las 19 horas por su propia iniciativa. Con ese 'cuidado' y 'promoción' del baloncesto vamos apañados

kantaurii no te preocupes por lo de no haberlo visto en la tele, la ETB ha cortado la retransmisión y ha dejado de darlo cuando empezaba la primera prórroga...

Memorable partido y vaya par que tienen los Men in Black! la pena que en todos los bares de Getxo echaban la maldita Fórmula 1 y no este partidazo

grande bilbao basket, ahora toca hacer sudar de lo lindo al cska, esta la cosa muy jodida pero de ilusiones se vive por lo menos hasta acabar el partido, ahora a reventar mirivilla y a animar como locos q hemos hecho historia en europa

Deja tu comentario

Inicie sesión o regístrese para comentar