Cajasol mengua al Manresa y Davis se crece para reescribir la historia y optar al MVP (76-65)

Solapas principales

  • El pívot norteamericano batió el récord histórico de rebotes (21) de Warren Kid y Francisco Eilson

No son pocas las veces que ha destacado Paul Davis, pero esta noche dominó los cielos. A su habitual puñado de puntos (esta vez 21) se sumaron los rebotes en una cifra de gigante (17+5) para superar actuaciones cerca de la leyenda del por aquel entonces Caja San Fernando. El norteamericano ya es historia en el club sevillano, aunque en la rueda de prensa posterior al partido Joan Plaza no se mostrara muy sorprendido: "Si Paul quiere, puede coger cada día 15 o 20 con facilidad" señalaría entre el orgullo y la insatisfacción de cuanto se puede mejorar, y luego, tajante: "si él va, coge".

Éste era un partido para que hablaran las defensas. Con Calloway a la dirección, Cajasol pareció arrancar más fresco en ataque y buscaba para encontrar sin dificultades a Davis (08-02), mientras por los manresanos el único que respondía era un viejo conocido: Josh Asselin parecía dispuesto a hacer verdad eso que dicen de que jugador que vuelve a San Pablo, jugador que se hace echar de menos. Confiados los equipos a sus pívots, el juego de los sevillanos fue perdiendo fuerza, y los de Ponsarnau se echaron hacia delante, vieron entrar los tiros de Montañez y se engancharon al partido (12-13). La entrada de Satoransky, que ya parece decidir el ritmo de los encuentros, y la intensidad de Davis, volvería a abrir brecha en el marcador para los de Plaza (18-13), pero otra vez Montañez, con un 2+1, evitó males mayores llegados al final del primer cuarto (20-16).

36052_0.jpg

Carl English cierra el paso a Roman Montañez (ACB Photo / Tolo Parra)
Con el 2º cuarto, apareció Jasen: tras el rebote ofensivo, luego desde 6.75… el alero cajista inició un nuevo impulso local al que también se sumaría Luka Bogdanovic para acabar con un parcial de 11-1 antes del triple de la rabia de Sergii Gladyr (35-24). Cajasol se mostraba más seguro atrás y, aunque Manresa insistía y aguantaba, los sevillanos seguían acertados: un triple de English, que siguió sin encontrarse en el resto del encuentro como tirador, y el salto espectacular de Satoransky para sobrevolar San Pablo y finalizar un alley-oop, cerrarían la primera parte. Los sevillanos se gustaban y el resultado total de 50-31, visto que la media de puntos recibidos del Manresa no pasaba de los 59, suponía en defensa un suspenso para los manresanos.

Entrados en el 3º cuarto, la diferencia de 19 puntos se terminaría convirtiendo en la mayor garantía para los locales. Entre Davis y Tepic aumentaron las distancias hasta los 23, y con Doellman desaparecido por un gran trabajo defensivo, los de Plaza se dejaron llevar, sin riesgos ni tampoco mayor gloria. Los siguientes minutos fueron los de la imprecisión, correcalles y hasta imágenes de parodia: Davis subiendo el balón, la pérdida accidentada de Álex Hernández tras botar en su propio pie, Jasen recibiendo el tapón y luchando por su propio rebote, tiros y tiros errados por los dos equipos... Hasta 8 tapones (3 de Marcus Landry) en total dejaría caer el Manresa a los de Plaza, más batallador pero sin conseguir reducir la distancia, condenada sobre todo por sus porcentajes de tiro, la defensa de Cajasol, sus propios errores y las pocas opciones que dejaba para el rebote el récord histórico de Davis, más allá de los 20 puntos (60-40 al final del 3º cuarto, parcial total de 10-9).

36053_0.jpg

Justin Doellman y Guille Rubio por los suelos (ACB Photo / Tolo Parra)
Los últimos diez minutos empezaron con un Manresa ya por fin superior, pero tarde. Hanga volaba, no tanto para el espectáculo ofensivo como para hacer llover los tapones sobre English o Davis, mientras Landry anotaba. Hanga y Palsson intentaron emularlo, sin tocar aro, y así remontar era más que difícil. Con el orgullo herido, English logró sacar otro triple para seguir mordiendo el marcador, y Davis apeló a su garra para seguir arañando puntos, aunque fuera a base de sacar tiros libres (69-50). También insistieron Asselin y Doellman, y así el partido parecía estar trabado hasta que, cuando ya no quedaba tiempo para el remedio, cayeron desde 6.75: Achara, Hernández, Hanga, Gladyr... todos ellos hicieron blanco y sacaron unos 10 últimos puntos en el último minuto.

A su paso por rueda de prensa, Jaume Ponsarnau señaló que no habían jugado a lo que querían, y entre un 2º cuarto "terrorífico" y el partido de Paul Davis se les había escapado la victoria. Lamentó el mal trabajo del balance defensivo y que sus jugadores no estaban preparados para jugar contra un equipo tan físico, si bien ése es el reto y todavía tienen que coger experiencia como equipo

Por su parte, Plaza mostró su malestar por haber conseguido dejar a un equipo en 9 puntos durante un cuarto y luego recibir 25, si bien declaró que el equipo había salido serio, con criterio. "Soy ambicioso y quiero que lo sea el equipo". El entrenador del conjunto sevillano también se refirió al lesionado Joan Sastre, del que aseguró que "sigue igual de mal", sin poder hacer nada mecánico, según le había indicado el mismo jugador.

Sobre el autor

Antiguedad: 
11 años 9 meses
#Contenidos: 
460
Visitas: 
2,744,918
Comentarios: 
3,213

Comentarios

de acuerdo contigo , aunque piense que le falta un poco de mala leche

Brutal, un 21-22 en 25 minutos en una liga como la ACB no está al alcance de cualquiera. Siempre he pensado que las condiciones de Paul Davis son tremendas y es un jugador con un potencial para jugar en un equipo grande, sobre todo si es capaz de ser regular. Un 2.11 fuerte, con muy buena mano (tanto en tiros libres como desde 4-5 metros), bastante móvil, contundente (en ataque, sobre todo), buen reboteador,...sin dudas unas características para ser un jugador determinante en el baloncesto europeo. Igual no vuelve a repetir este 20-20, pero en Sevilla seguirán disfrutando con este gran jugador

Deja tu comentario

Inicie sesión o regístrese para comentar