El PE Valencia pasa página imponiéndose por la fuerza en el duelo autonómico (86-79)

Solapas principales

  • Triunfo in extremis del Power Electronics Valencia, que supo aguantar las embestidas del Meridiano Alicante. Lavado de cara después de la eliminación de Euroliga. Richardson se reivindica y Savanovic sigue en estado de gracia

31062_0.jpg

Espectacular mate de Florent Pietrus con falta de Andriuskevicius (Foto: Lafargue)
Con victoria en el derbi. Así celebró Pesic sus 150 partidos en ACB. Un maravilloso segundo cuarto de Jeremy Richardson (20 puntos), Savanovic que aparecía en el tercero y el punto y final puesto por Florent Pietrus, dieron al Valencia Basket una nueva victoria, que cierra la herida abierta en Europa y relanza a los valencianos en liga. El Meridiano Alicante vuelve a mirar de reojo al fondo de la tabla.

Domingo de playa en Valencia. La Fonteta, medio vacía, se llenaba poco a poco para presenciar el duelo autonómico. El Power Electronics Valencia se adelantaba en el inicio gracias a una buena defensa, que ahogaba a Pedro Llompart y obligaba al Meridiano a atacar de forma lenta y trabada.

Con la entrada a pista de Thomas Heurtel, y la puesta en escena de una defensa zonal 3-2, los de Txus Vidorreta lograron ponerse por delante en el marcador. El base francés aportaba electricidad y magia desde el banquillo.

En el segundo cuarto aparecían Popovic y Doellman para liderar un parcial visitante de 2-11. El Meridiano Alicante se ponía por delante, por primera vez en el partido (24-28, min. 15), después de un dos más uno del base serbio.

Entonces, festival de Jeremy Richardson. Dos triples y dos suspensiones de media distancia. 10 puntos seguidos que volvían a apretar las cosas antes del descanso. 46-46 en la media parte, demasiados puntos para el segundo peor ataque de la liga. Los alicantinos, que promedian menos de 70 puntos por partido, debían frenar la ofensiva taronja si querían mantener sus opciones al final del match.

31061_0.jpg

Bandeja de Jeremy Richardson (Foto: Lafargue)
De nuevo buen inicio del PE Valencia en el tercer periodo, creciendo desde la defensa. Robo de Cook, que reparte una de sus 10 asistencias para Savanovic, que llega de tráiler y anota fácil. Pick & roll de Rafa Martínez con Lishchuk y mate del ucraniano. Parcial de 11-2, y de nuevo los de Pesic mandando en el electrónico.

Tras un tiempo muerto de Txus Vidorreta, el Meridiano Alicante parecía responder de forma positiva. Dos triples seguidos, uno de Rancik (13 puntos y  rebotes) y otro de Hasbrouk (19 puntos) ponían el 57-54 (min. 25). Pero Lishchuk seguía haciendo daño en la pintura. Sin Martinas Andriuskevicius, sentado con cuatro personales, nadie encontraba la forma de parar al juego interior del Valencia Basket. Dusko se unía a la fiesta (15 puntos y 6 rebotes).

Aquel atisbo de reacción del Meridiano se quedó en nada. Ya en el último cuarto, concatenación de errores en uno y otro aro, y el Power Electronics que jugaba con el reloj y las segundas opciones después de rebote ofensivo para ralentizar el partido. Heurtel trataba de impedirlo imprimiendo ese ritmo frenético que tan buen resultado le había dado a su equipo al inicio del encuentro.

A falta de cinco minutos para el final, llega la jugada del partido. Contraataque de Pietrus, que se cuelga a dos manos forzando el 2+1 y la quinta de Andriuskevicius. Pese al espectáculo, todo seguía abierto (75-70, min. 37), hasta que Flo dijo basta. Triple del francés, recuperación defensiva y canasta fácil de Rafa Martínez al contraataque. Partido roto, y victoria final del Power Electronics Valencia por 86-70.

Con esta derrota del Meridiano Alicante, y las victorias de Menorca y Granada, se aprietan aún más las cosas en la parte baja. El PE Valencia volverá a dormir siendo tercero, haga lo que haga esta tarde el Caja Laboral.

Sobre el autor

Antiguedad: 
9 años 3 semanas
#Contenidos: 
98
Visitas: 
811,590
Comentarios: 
2,189

Comentarios

La expresión "lavar la cara" me parece poco acertada porque PE Valencia no tenía la "cara sucia" tras su play-off contra el R. Madrid, más bien todo lo contrario. Esa expresión se utiliza cuando algún equipo viene de realizar algún partido lamentable y necesita reivindicarse y "hacérselo perdonar" ante su afición. Este no era el caso para nada.

Deja tu comentario

Inicie sesión o regístrese para comentar