Granada sigue con su pulso a la historia

Solapas principales

  • Curtis Borchardt ha regresado en la quinta jornada a las canchas de la ACB, y lo ha hecho como si nada hubiera pasado frente, precisamente a Unicaja, la pasada temporada.
80 - CB Granada (20+27+11+22): Andrea Pecile (17), Nicolás Gianella (13), Scepanovic (5), Nacho Martín (2), Borchardt (12) -cinco inicial-, Juan Pedro Gutiérrez (2), Carlos Cherry (2), Samo Udrih (15), Juan Ignacio Jasen (2), Dylan Page (10) y Vidaurreta (-).

69 - Unicaja (15+22+22+10): Bojan Popovic (-), Davor Kus (12), Welsch (11), Marcus Haislip (12), Boniface Ndong (2) -cinco inicial-, Carlos Cabezas (15), Germán Gabriel (-), Carlos Jiménez (5), Berni Rodríguez (5) y Daniel Santiago (7).

Árbitros: Martín Bertrán, García González y Castillo. Eliminaron por cinco faltas personales a los locales Gianella (m.37), Scepanovic (m.37) y Borchardt (m.40). Desafortunado arbitraje de compensaciones que llevó al desconcierto a ambos equipos en algunos lances del partido, aunque no influyeron en el resultado.

Incidencias: Partido disputado en el Palacio de los Deportes de Granada ante cerca de ocho mil espectadores, entre ellos cerca de medio millar de seguidores malagueños. Antes del partido se guardó un minuto de silencio por el fallecimiento de la madre de un empleado del CB Granada. Antes, durante y después del partido, de nuevo, las dos aficiones dieron una lección de rivalidad dentro de la cancha y respeto y cariño fuera de ella.

Nuevo derby andaluz en la maxima categoría del baloncesto español, con el precedente esta temporada de la fácil victoria de los malagistas contra los granadinistas en la Copa de Andalucía, pero eso fue en la ya lejana pretemporada, y con un Granada muy mermado por dentro. Además, los enfrentamientos entre ambos conjuntos andaluces lanzaba un claro 1-7 para los malagueños, a los que siempre se les ha dado bien el Palacio de los Deportes de Granada, siendo la pasada temporada la primera derrota subrida por un apretado 79-74.

Pero las estadísticas están para romperlas, y este año el CB Granada le tiene declarada la Guerra a los estadistas, y a la historia, y sigue batiendo récords en este inicio de temporada, y se ha impuesto por un claro 80-69 a los vecinos de la costa del sol, cosechando los malagueños otra nueva derrota (tres seguidas entre liga y copa de europa) haciendo honores a los comienzos irregulares que los equipos de Scariolo suelen tener, con el agrabante de que Unicaja no gana en Liga fuera de casa desde el pasado mes de febrero.

Para la cuarta victoria en liga (colideres y sorprendente balance de temporada, a pesar del calendario) de los granadinos además había que anotar la fecha en el calendario, y es que Curtis Borchardt debutaba en la liga 07/08 justo contra el equipo con el que se produjo su lesión de hombro, Daniel Santiago era el hombre a reencontrar, el duelo bajo un sol otoñal en la capital de la Alhambra estaba servido, y las cámaras de Canal Sur 2 eran testigos junto a los 7990 almas espectantes de buen basket.

Spaguetti Western

El partido comenzó con la inclusión del “niño” Nacho Martín (Valdeolmillos parece querer premiar al joven de turno por su trabajo en la semana, y a suerte que le está saliendo bien) por los locales, y ni un solo nacional (todos ellos campeones del mundo salvo Gabriel) por los malagueños.

Se impuso desde el salto inicial un ritmo muy alto, lo que provocó tras el rápido 4-4 inicial una sucesión de errores por ambos bandos que solo un (hoy sí) acertado Andrea Pecile en el tiro, y un pletórico Curtis Borchardt en ambas zonas, hicieran que el partido tomara las primeras diferencias en el marcador. 20-15 fue el primer parcial, Borchardt ya con 2 tapones y 4 rebotes, Santiago con un solo punto de tiro libre y un rebote.

Gran Duelo al Amanecer


Los Campeones del Mundo (y Subcampeones de Europa) entraron en liza por el equipo malagueño supliendo a unos acertados Welsch y Haislip (6 puntos, 2 rebotes, 2 faltas cada uno), siendo Carlos Cabezas el que manejaba el partido a su antojo pese a las defensas alternativas que el técnico local planteaba. Juan Pedro Gutiérrez hoy no tenía su día, Jasen no encontraba su sitio y la tercera falta de Gianella y Martín pintaban mal para los locales, los malagueños llegaron a ponerse a dos puntos, pero no todos los pistoleros habían hecho acto de presencia, aunque Vlado Scepanovic tenía la pólvora mojada hacía jugar mejor a sus compañeros, amargaba a su par y a sus ayudas doblando en las penetraciones y Udrih sacó su Winchester a pasear más allá de la línea de 6.25 bien secundado por el sheriff del parket Pecile para poner el 47-37 al descanso.

Como lobos sedientos

Los malaguistas sabían que el cuarto flojo de los rojillos es precisamente el tercero, y así lo aprovecharon, de nuevo Cabezas, bien secundado por Haislip, Kus y Welsch, los que plantaron un parcial 2-17 sobre el parquet e hizo morder el polvo por primera vez a sus rivales (56-59, m.29), ni siquiera un voluntarioso Cherry ni un acertado Page podían contrarrestar a los malagueños, que se fueron al final del tercer cuarto con 58-59 en el electrónico.

El retorno de Curtis

Dos acciones consecutivas de Dylan Page, en ataque y en defensa, propiciaron un 5-0 de salida y las cosas volvían a ponerse interesantes. Fue entonces cuando Curtis Borchardt, que había reaparecido en momentos puntuales en los cuartos anteriores, que había hecho notar su presencia en defensa, pero que demostraba algo falto de ritmo en ataque, resurgió cual Ave Fénix y puso las cosas en su sitio. Unicaja intentaba parar al de Búffalo, pero era misión imposible, ni Santiago, ofuscado como siempre en el Palacio, ni Haislip, ni un flojísimo Ndong pudieron nuca con el juego interior granadino, que además de anotar y rebotear, doblaba balones fueras para los pistoleros Udrih, Pecile, Page y Gianella, pequeños contra grandes, las cartas estaban echadas, y un inapelable 20-4 lo dicen todo, el mejor basket visto hasta el día de hoy en lo que llevamos de liga por parte de los de Valdeolmillos. Luego ya llegarían las expulsiones por faltas personales de Gianella, Borchardt y Scepanovic, pero el pescao estaba todo vendido hacía rato.

Los Largos Días de la Venganza

Curtis Borchardt firmó su vuelta en un partido en el que parecía que no habían pasado séis largos meses de baja, desquició en defensa a Santiago, y lo secó en ataque (solo una canasta en juego del puertorriqueño cuando quedaban 6 minutos para el final del partido), provocando el clásico grito de “no puede, no puede” de la grada granaína cuando tocaba el balón y erraba (cosa que se produjo durante bastantes ocasiones).

Udrih fue otro de los destacados por los locales, parace ser que la rebaja de protagonismo en su rol, asumido con más oficio que acierto en el tiro por Scepanovic, ha traído por lares granadinos al Samo Udrih que todos quisimos ver la temporada pasada y que, junto a Pecile, forma la pareja exterior de moda en el basket nacional.

Gianella hoy no pudo con un Carlos Cabezas GIGANTE, dominó siempre que estuvo en el parquet, anotó como quiso, hizo jugar a los suyos, pero un solo hombre no puede hacerlo todo.

Welsch demostró que es un gran jugador, pero como él mismo ha expresado en alguna ocasión, no está a su mejor nivel. Y Haislip, que era uno de los cocos temidos por las filas granadinas, fue frenado más de lo deseado por un voluntarioso Nacho Martín.

Decepcionantes estuvieron hoy Juan Pedro Gutiérrez, Daniel Santiago y Boniface Ndong, nunca encontraron su sitio ni supieron parar a su par. La zona solo tuvo un dueño, un chico rubio con cara de niño bueno que ha vuelto a poner patas arriba la ACB.

Ocaso de un pistolero

Sergio Scariolo valoró el partido como “la confirmación del buen momento que atraviesa el Granada, con un baloncesto mu rápido y agresivo, con un quinteto pequeño muy eficaz, recuperando a un Borchardt que ha vuelto… no como vuelve uno después de muchos meses sin jugar, sino como el mejor de su equipo.”. Del juego desplegado por los malagueños ha dicho que “hemos tenido muchas dificultades con las penetraciones de sus hombres de perímetro, no hemos podido tener bajo control las penetraciones de los atacantes del granada, lo que nos ha hecho que las ayudas no hayan sido efectivas y propiciando canastas fáciles del contrario.”. Sobre el mal juego desplegado por sus hombres al final del partido Scariolo ha sido claro: “En el cuarto cuarto teníamos el partido igualado, con un gran esfuerzo en el tercero, pero hemos perdido el sentido de cómo teníamos que jugar, la remontada se había completado pero teníamos que aguantar, jugar más como equipo, mover más la pelota, y en cambio hemos perdido la dirección que teníamos que dar a nuestros ataques, hemos jugado demasiado con bote, demasiado individual y los despistes defensivos nos han hecho perder la cara al partido.”. De cara a mejorar el mal comienzo de liga el técnico transalpino ha declarado que “nos toca trabajar todos los mecanismos que fallan, recuperar la tensión defensiva, la responsabilidad individual en el uno contra uno y las ideas claras de cómo hay que jugar fuera de casa. En casa sabemos tapar nuestros defectos, con nuestro público, pero fuera no es suficiente.”

Por su parte, Sergio Valdeolmillos manifestó que “estamos contentos por la victoria, y haciendo un análisis comentar que la clave ha sido imponer un ritmo alto de juego porque sabíamos que ahora a Unicaja le está costando defender. Pensábamos que en estático nos iba a costar más porque Unicaja es un equipo muy físico, grande, pero creo que todos hemos sabido jugar con valentía y nuestra dinámica de grupo ha hecho llevarnos el partido.” Sobre la pérdida de ritmo en el tercer cuarto ha apuntado que “ha habido un momento de inflexión por parte nuestra donde ellos nos han hecho bastante daño cuando han puesto de dos y tres a Welsch y Jiménez pero con una defensa agresiva robando balones hemos contrarrestado su juego.”. Sobre la tan nombrada dinámica de juego y la inclusión en ella de Borchardt, Valdeolmillos ha comentado que “vamos metiendo cada vez más jugadores en la dinámica de partidos, lo que nos hace llegar más frescos, ser mejores como equipo, y ser más sólidos en defensa y qué duda cabe la entrada de Curtis ha sido muy importante para definir nuestro juego.”. A pesar de la tabla clasificatoria, el entrenador granadino ha dicho que “no hay que lanzar las campanas al vuelo, somos ambiciosos pero somos lo que somos, disfrutaremos de ser segundos y todo eso, aprovecharemos una situación que Granada nunca había tenido pero espero que vosotros (periodistas) nos ayudeis a ser coherentes y maduros en aquellas cosas que tenemos que hacer y en saber quien somos nosotros, a pesar de ser ambiciosos.”.

Curtis Borchardt también habló (en perfecto castellano) para nosotros tras el partido y se mostró “muy feliz por volver a jugar. Me he sentido muy bien, mis compañeros me han hecho las cosas más fáciles y yo solo he intentado hacer lo mejor que sé. Espero coger ritmo pronto y ser de más ayuda al equipo, aunque parece que lo han hecho bien sin mí, espero no traer derrotas (risas) y que luego me echen la culpa (más risas)”.

Sobre el autor

Antiguedad: 
11 años 9 meses
#Contenidos: 
652
Visitas: 
3,841,362
Comentarios: 
6,300

Comentarios

Jejeje qué buena crónica. En cuanto a Granada, a pesar de tener un presupuesto de risa tenemos este año un equipito muy apañado. A ver si con el buen arranque podemos tener tranquilidad para la segunda vuelta, y si nos metemos en Copa del Rey mejor, y si nos quedamos a las puertas de los playoffs mejor, lo suyo es no pasar apuros otro año más, que los granaínos no ganamos en cardiólogos.

Lo bueno que tiene este Granada es que hay equipos peores que él en liga y nos mantendremos, espero, con tranquilidad. Ojalá me equivoque y rectifique...pero esta historia de inicio feliz suele quedarse en amargor al final de la liga regular. Repito, ojalá me equivoque. Viva el Cebé!!

Deja tu comentario

Inicie sesión o regístrese para comentar