Se encuentra usted aquí

Los errores de Roger Grimau: un Barcelona sin identidad ante el Real Madrid

Al Barcelona se le presentaba el primer gran reto en Liga Endesa, con el WiZink Center acogiendo el segundo clásico de la temporada. En su enfrentamiento ante el Real Madrid en la Supercopa los culés estuvieron verdes, pero semanas después la situación no parecía haber mejorado al jugar ante un rival directo.

Los dos gigantes ACB ostentaban un récord de 2-0 y el Barcelona confiaba en sus posibilidades, pues Chus Mateo no podía contar con Edy Tavares ni Gabriel Deck, dos piezas fundamentales. La titularidad la tomó un adolescende de 16 años en lugar del caboverdiano. A Vincent Poirer no pareció afectarle que Ismaile Diagne le adelantara en la rotación, pues el francés fue el jugador más destacado. Los merengues dominaron de cabo a rabo el partido y se lo llevaron por 86-79, dejando en Can Barça y la mente de Roger Grimau la preocupación por mejorar en distintos aspectos.

BARÇA BASKET: ROLES NO MARCADOS ¿CUÁL ES LA ROTACIÓN?

¿Quién maneja el barco blaugrana sobre la pista? ¿Quién es el líder del vestuario y a qué jugadores se les confía unas labores específicas? Las propuestas del Grimau no estuvieron nada claras y las ideas en ataque no estaban definidas. En cada cuarto del partido se pudo ver a un Barcelona distinto ante un Real Madrid del que cualquiera podría cantar los tres o cuatro quintetos que mantiene de manera permanente.

Esta es una diferencia que evidencia la maduración en el tiempo de ambos equipos y el bloque sólido que se mantiene en el cuadro blanco frente a todas las novedades que viven los culés. Sin embargo, en el Barça hay jugadores que de manera predeterminada deberían tener un rol o un protagonismo que no se han correspondido en citas grandes, como esta última.

El Barcelona rompió caja para que Willy Hernangómez, que se emparejaría con un debutante de 16 años, no fuera titular. El pívot entró desorientado ante un implacable Poirier. Algo similar ocurre con Jabari Parker, otro de los contratos más caros de Europa y que sí salió en el quinteto titular, causando algo de impacto, pero más tarde sería borrado del mapa.

De las intermitencias de los 'bajitos anotadores' como Nico Laprovittola o Darío Brizuela -en momentos de este partido- no viven los sistemas en una temporada larga, con tres competiciones importantes y con la exigencia a la que se enfrenta un club como el Barcelona.

EL REBOTE DEFENSIVO PREOCUPA EN BARCELONA

Uno de los aspectos del juego del que más intangibles depende es el rebote. Posicionamiento, concentración y actitud son algnos de los requisitos que se deben percibir de manera constante para ser regular en esta faceta. Si un equipo como el Real Madrid ya es peligroso de por sí, no hace falta imaginarse el potencial que le otorga tener siete rebotes ofensivos en el primer cuarto.

Los blancos no estuvieron nada acertados desde el perímetro en los primeros diez minutos (1/9 T3), ni tampoco fueron eficientes en tiros de dos (4/12 T2). Sin embargo, los de Chus Mateo se llevaron el primer cuarto por la mínima. Al final del encuentro la línea estadística del rebote se compensó, pero en la primera mitad fue un punto diferencial que ayudó a mantener al Real Madrid en el partido.

Los máximos reboteadores del primer cuarto fueron Satoransky y Jokubaitis (2), los bases del equipo. La incorporación de James Nnaji le dio algo de cuerpo al equipo en este sentido, sobre todo en el segundo cuarto, pero da la sensación que la fortaleza física y la desconexión en pintura propia son asignaturas pendientes para Grimau.

¿QUÉ PASA CON WILLY HERNANGÓMEZ?

Parece que el pívot de la selección española y MVP del Eurobasket 2022 ha llegado con el indicador de gasolina en reserva. en el momento que se incorporó al juego, la sombra de Poirier en la pintura se alargó por kilómetros. El pívot merengue fue capaz de buscarle las cosquillas -y la espalda- en varias ocasiones.

11:07 minutos. Ese es el tiempo de juego que tuvo el fichaje más sonado del verano en el primer Clásico ACB de la temporada. Willy Hernangómez no fue titular y tan solo superó por un minuto a Nnaji, tercer pívot de la rotación. Su primera intentona hacia el aro terminó en tapón de Poirier -rememorando el de Tavares en Supercopa- y después tuvo un tiro de campo más. En tiros libres, dos acertados de seis intentos.

Grimau tiene la obligación de hacer rendir a una figura como la del ex madridista, al igual que el propio jugador, que se encuentra en la madurez de su carrera y regresa a Europa ocho años después. Falta mucha más agresividad, presencia, desparpajo y liderazgo.

BARÇA: DEFENSA Y LOS BLOQUEOS DIRECTOS ANTE EL REAL MADRID

Algo que va directamente relacionado con Willy es la defensa de los bloqueos directos, un recurso utilizado en prácticamente todas las posesiones del Real Madrid con Campazzo o el 'Chacho' como manejadores de balón. Los pívots madridistas, sobre todo Poirier, fueron capaces de hacer daño en las continuaciones ante una defensa que no terminaba por saber qué proponer.

En defensa, caídas muy hundidas que le daban libertad al base para generar más espacio y cuando se intentaba lo contrario, el pívot atacante tomaba el control del aro.  A Willy, en concreto, se le vio muy flojo e indeciso, sin saber cuándo saltar, sin fijar correctamente a su par e incluso desconectado antes del propio bloqueo, como en aquella ocasión que Poirier la tomó la espalda para el alley-oop acabado en mate. Volvemos a incidir en la ausencia de Tavares, ¿qué habría sido del Barça de estar él en el partido?

Además, después de estas deficiencias no se vieron a penas ayudas en el lado débil, con jugadores muy capaces para ello (Da Silva o Parra), algo que sí pudo ver de manera positiva en pretemporada, con todas las piezas muy activas en rotaciones y ayudas. 

Sobre el autor

 
Imagen de Sergio Llebrés Sergio Llebrés Orellana@llebres11Sergio Llebrés es un periodista especializado en el mundo del deporte procedente de Valencia, España. Habiendo cursado un grado universitario en Comunicación Audiovisual y un Máster en Contenidos y Formatos Audiovisuales, Sergio se ha dedicado a ganar experiencia en distintos ámbitos de la comunicación para trasladarlos al ámbito de la actualidad y análisis deportivos. Entre algunas de sus etapas laborales destaca su estancia en Superdeporte, periódico referente español y varios proyectos televisivos y cinematográficos en À Punt Media y Telecinco. Su gran pasión desde la cuna es el baloncesto, deporte que ha practicado toda su vida y sobre el que realiza aportaciones actuales en los portales digitales Nostresport y Solobasket.
Antiguedad: 
3 años 7 meses
#contenidos: 
1,012
#Comentarios: 
158

Comentarios

Esto tiene una explicación muy sencilla... a Grimau el Barça le viene como a una niña de primera comunión un traje de novia: Grande. No hay más.
Yo no digo que no sepa de baloncesto, pero si transmite a los jugadores como habla en televisión (es incapaz de enlazar tres palabras seguidas, y la primera siempre es "bueno", y desde luego no habla de conceptos baloncestísticos ni por una apuesta), mal van en Barcelona.
Coincido en que no hay jerarquías ni roles (más allá de Satoransky y Laprovittola), y sobre todo hay una infrautilización de Willy Hernangómez alucinante: No hacen jugadas de dos para dos (como Scariolo en España) para él; lo tienen corriendo y bloqueando, como a un junior. No se entiende.
La plantilla es buena, hay algunos que continúan del año pasado y otros que han llegado, pero están hartos de jugar juntos con España (y con Abrines, también). El problema es el banquillo. El cuerpo técnico es de pena (con el debido respeto).