Solapas principales

Martin Buesa: "Al no estar al 100% en el equipo, decides echarte a un lado"

  • Sobre su salida del Araberri: "estas categorías económicamente están mal pagadas, no todos los jugadores que están pueden vivir del baloncesto, entonces hay que buscar una vía de escape."
  • "El momento de ganar una liga con el equipo de tu infancia es una locura increíble"
  • "Para mí es prácticamente imposible pensar en la vida sin este deporte. No sé qué hubiese pasado"

Desde que el Baskonia disputó por primera vez la Liga Nacional (actual Liga Endesa), la familia Buesa siempre ha sido conocida en la capital vasca por su pasión al baloncesto. Aquella temporada fue igual de especial para el club, entrenado por Pepe Laso (Padre de Pablo), que para uno de los miembros de la plantilla. Se trataba de Javier Buesa, un vitoriano que conseguía debutar con el equipo de su ciudad en la máxima competición nacional durante la temporada 72/73. Se puede decir que desde ese instante tanto el club como el propio jugador comenzaron una tradición, al igual que muchas familias en Vitoria, que se fue pasando entre distintas generaciones.

  • Tu familia siempre ha tenido una gran tradición con el baloncesto, ¿tenías la presión de jugar al baloncesto desde pequeño o pudiste practicar el deporte que más te gustaba?

Bueno… No, presión no tuve cuando llegó el momento con 8 años o así de hacer alguna actividad extraescolar. Yo quería jugar a fútbol, de hecho, hice unas pruebas con el Aurrera, pero bueno, no me cogieron y empecé a entrenar con el Baskonia. Pero no, presión y demás no tuve en ningún momento.

  • Jugabas en las categorías del Baskonia desde infantil, donde comenzaste a destacar y mucha gente tenía los ojos puestos en ti. ¿Te sientes satisfecho con la carrera deportiva que has llevado?

Pues sí, la verdad que sí. Yo la verdad es que estoy muy contento con lo que he conseguido, con lo que he hecho, con todos los compañeros que he compartido vestuario y amigos que he hecho en esta trayectoria.

  • ¿Cuándo eras joven dónde te situabas en el mundo del baloncesto cuando mirabas al futuro?

Bueno, eso es muy difícil de saber. Pero cuando estás en un equipo como el Baskonia y vas todos los días al Buesa Arena siempre tienes el sueño de jugar con ellos.

  • ¿Crees que has tenido demasiada presión social y eso no te dejó demostrar todo lo que podías dar?

No, no era presión. Era más bien que el Baskonia era un equipo TOP 8 de Europa y sigue siéndolo, entonces es muy complicado llegar hasta ese nivel…

  • Siempre te ha gustado apuntarte a todos los torneos que había en Vitoria de baloncesto. ¿No te sentías un poco abusón? ¿Cuál es tu opinión sobre el nivel en el baloncesto alavés?

Bueno… (Jeje). No, la verdad es que al final jugar el 3x3 de Vitoria mítico de la Plaza de España era algo muy bonito, encontrarte con gente que conocías, jugar contra ellos… Era un ambiente menos serio del baloncesto, era bonito y hacía ilusión jugarlo.

El baloncesto alavés en cuanto a jugadores… Al final Álava es una provincia pequeña que no sé si llegará a 300.00 habitantes y es muy difícil que salgan jugadores… Entonces están la cantera del Baskonia y la del Araberri que son los que más trabajan, la cantera del Baskonia está más pendiente del mercado internacional, mirando jugadores extranjeros, pero bueno. Algún día seguro que saldrá alguno y habrá suerte, esperemos.

Pasaron 28 años y fue el primero de los hermanos, Javi, quien siguiendo los pasos de su padre, llegó al primer equipo en la temporada 00/01. Casi 4 años más tarde quién le diría a un joven Martín que su hermano se vería obligado a retirarse del baloncesto por problemas cardíacos e iba a ser él quien comenzara a entrenar junto a jugadores de la talla de Luis Scola, Kornel David o un joven rubio llamado Thiago Splitter.

  • Ya desde joven empiezas a entrenar con el primer equipo del Baskonia, sin llegar a debutar. ¿Cuáles son tus sensaciones?  

Bueno, yo tenía claro que no estaba en el primer equipo para jugar, sino para ayudar en los entrenamientos. Yo jugaba con el equipo filial y estaba para ayudar, hacerlo lo mejor posible y estaba muy contento de estar ahí porque era un sueño cumplido.

  • ¿Qué piensas sobre los jugadores que tienes a tu alrededor?

Eran ídolos. Recuerdo cuando empecé… Recuerdo ir a la Copa del Rey en Sevilla 2004, donde jugaba mi hermano en aquel Baskonia con Kornel David, Arvydas Macijauskas, Andrés Nocioni, Luis Scola… Y al año siguiente, conseguí entrenar con ellos y aquello era bárbaro. No había pasado ni un año de aquel momento en el que yo les estaba viendo en directo jugar y animándoles…

  • ¿Sientes que si hubieses estado en otro equipo hubieses tenido más oportunidades para jugar en ACB?

Bueno eso nunca se sabrá. Quizás… Hay equipos que apuestan más por gente de la casa como pueden ser Estudiantes o Joventut, que igual no están tan pendientes de la clasificación, sino intentar sacar todo el talento joven, pero bueno, igual en un equipo de un nivel un poco más bajo… Quién sabe, puede que sí o puede que no.

  • ¿Ha sido Dusko Ivanovic el entrenador más duro que has tenido? ¿Cómo eran los entrenamientos con él? 

Bueno… Más que duro era un tío muy justo y muy perfeccionista. Entonces sí, el hombre daba la sensación de tipo duro. Cuando algo no salía bien sí que se enfadaba mucho. Lo que sí hacíamos era repetir muchas jugadas durante los entrenamientos, en las defensas y todo, todo era muy repetitivo hasta que salía a la perfección. Era muy repetitivo entrenando, igual teníamos 50 sistemas de jugadas y hacíamos las 50 durante 5 veces todos los entrenamientos, buscaba la perfección pura. Yo creo que por eso es un gran entrenador.

  • ¿Qué tipo de relación llegasteis a tener?

Normal entre un entrenador y jugador. Luego fuera de la cancha era un hombre más bien callado, pero bueno, era un tío simpático, un tío que sabía lo que era el trabajo y la vida fuera de la pista, y me imagino que seguirá siendo igual de simpático, yo tengo un muy buen recuerdo de él.

Tras años de duro esfuerzo ayudando al equipo sin verse recompensado sin un minuto, fue en la temporada 09/10, con la vuelta de Dusko Ivanovic, cuando el club vitoriano contó con él para formar la plantilla y así poder alcanzar el sueño de cualquier niño, ganar la liga con el equipo de tu infancia.

  • En 2010 por fín formas parte de la plantilla baskonista y ganáis la liga, la última. Recuerdo que al día siguiente de la celebración tenías examen. ¿Qué recuerdos tienes de aquellos play – off y la posterior celebración? 

Fue una temporada muy dura, sobre todo con el tema de que el Madrid había fichado a Ettore Messina, el Barça era el equipo más potente… Aquel año los blaugranas ganaron la Supercopa, la Copa del Rey y la Euroliga, por cierto. El resto de equipos éramos como comparsas. Recuerdo llegar en la penúltima o antepenúltima jornada como visitantes contra el Real Madrid, jugándonos básicamente la segunda plaza del Play-Off, donde conseguimos ganar. Aquella victoria fue muy importante porque tuvimos el factor cancha en semifinales contra ellos, fue muy, muy importante porque ganamos los 3 partidos de casa y nos metimos en la final. La final fue un cambio de ritmo total. El Madrid, equipo defensivo, les intentamos jugar a un ritmo muy alto y el Barça que era el equipo con más ritmo de Europa quizás, les intentamos bajar el ritmo y gracias a jugadores como Marcelinho Huertas que estuvo perfecto en la dirección, Tiago Splitter en modo mejor jugador de Europa y el resto de equipo que trabajó muy bien. Pudimos ganar los dos primeros en Barcelona y a partir de ahí, íbamos 0-2, todos muy contentos, mientras Walter Hermann diciendo: “Calma que aún no hemos hecho nada”. En ese momento había que mantenerse muy concentrados. Y bueno, pues el tercer partido… Eso ya… Eso ya se cuenta solo.

  • ¿Cómo es ganar una liga con el equipo de tu infancia?

En el momento no te viene nada a la cabeza, es una locura increíble. Estaba todo contento celebrándolo y luego ya te das cuenta de que has cumplido un sueño, que has conseguido conquistar la Liga con el equipo de tu ciudad aunque fuese el último jugador y no tuviese minutos, pero yo lo que digo es “¡ahí estaba yo!”. Y por ello muy contento con lo ocurrido.

  • Como has dicho, fuiste el jugador número 12 de la plantilla. Cuando te tocaba disputar un partido y estabas en el banquillo, y sabías que no te tocaba jugar, ¿qué lo vivías con la concentración de un jugador o como un aficionado más?

La verdad es que estaba concentrado ya que durante toda la semana trabajábamos con temas del rival. Por eso prestaba atención a ver si hacían la defensa, si no, si los jugadores estaban atentos… Sinceramente estaba como un jugador más, sabía que no iba a jugar, pero intentaba animar lo máximo posible y que estuviesen contentos los compañeros.

  • Hay un momento en tu vida que me imagino que fue igual de ilusionante para ti que para la gente de tu alrededor y todo el público Baskonista. En agosto os enfrentasteis contra los San Antonio Spurs y los Memphis Grizzlies, donde tú debutaste contra estos últimos y anotaste, sin pasar desapercibido. ¿Qué pensabas en aquel momento y qué piensas ahora de ello?

Fue una experiencia muy bonita. Con el equipo ya con la temporada ACB empezada, pero con alguna lesión y faltando aún un fichaje por llegar, fuimos Ander García y yo para completar la expedición. Siendo unos partidos amistosos, “de exhibición”, el míster nos recompensó con unos minutos que fueron muy emocionantes, viviendo la experiencia NBA. Muy orgulloso de haber vivido eso.

  • ¿Piensas que hay mucha diferencia entre los mejores equipos de Europa y los mediocres de la NBA?

Yo creo que ahora mismo no. No sé si es por cuestión de actitud o de concentración… Ante un equipo NBA que quede entre los 10 últimos, posiblemente en un partido de 40 o 48 minutos al 100% de concentración y de defensa, yo creo que sí, ganarían con solvencia los equipos de Euroliga, el caso es que no se da esa oportunidad.

Los sueños sueños son y la vida sigue, y después de pasar un año de dudas sobre su potencial y juego en la Liga EBA donde se hizo notar, un recién ascendido a LEB Plata se convertiría en su nuevo equipo los siguientes 6 años de su vida, el Araberri. En esos 6 años logró acumular distintas sensaciones, quedándose con una que le traía viejos recuerdos, el ascenso a LEB Oro.

  • Más tarde pasas de ganar una Liga ACB a jugar en la Liga EBA, en un equipo donde conseguís la permanencia en la última jornada. ¿Qué es lo que te hace dar este paso hacia una liga menor?

Pues un poco el probarme y saber cuál podía ser mí nivel real en el baloncesto. Entonces me llama el UPV (Universidad Pública del País Vasco) para jugar con ellos en la liga EBA y decido que era un buen equipo para empezar a ver si puedo escalar más arriba o no. Fue un año bueno individualmente en cuanto a números y demás. En cuanto al equipo... Lo que tenía que hacer era salvarse ese año, lo conseguimos y fue un año muy bonito, muy divertido y con buenos amigos.

  • Aparece el Araberri que consigue subir a LEB Plata y te ofrecen incorporarte. Después de 6 temporadas que fueron como montañas rusas, ¿qué es con lo que te quedas de ellos?

Se trata de un club muy familiar que poco a poco ha ido creciendo, al mismo tiempo que iba conociendo mejor el baloncesto profesional y como se mueve este. Yo me llevo un gran recuerdo porque fueron, como tú dices, un poco montaña rusa… En un año igual no jugaba muchos minutos, al año siguiente sí, pero no ganábamos muchos partidos… A pesar de ello, muy contento, llevándome sin duda el año que subimos a LEB Oro. Es el otro gran recuerdo que tengo junto a la liga del Baskonia. Me quedo con vivir esa sensación de nuevo y saber que ese era mi nivel real de baloncesto. Cuando tuve minutos en la LEB Oro jugué bien y di la talla, por lo que estoy contento y tranquilo por ello.

  • ¿Por qué tomas la decisión esta temporada de dejar el club? ¿Sigues ligado al baloncesto?

Es porque ya en estas categorías económicamente están mal pagadas, no todos los jugadores que están pueden vivir del baloncesto, entonces hay que buscar una vía de escape. Hay que buscarse un trabajo normal y corriente, yo encontré un trabajo en el que estoy contento y este verano me ofreció Araberri jugar otra temporada más con ellos, pero era todo muy difícil para compaginarlo sin perderme entrenamientos, sin perderme partidos… Entonces, al no estar al 100% en el equipo, decides echarte a un lado. Al final llegó el Ointxe de Arrasate de la Liga EBA con una oferta muy buena y decido dar el paso.

  • ¿Qué piensas que hubiese sido de tu vida sin baloncesto?

Pff… No lo sé. Imposible el pensarlo porque son ya más de 20 años en el baloncesto y para mí es prácticamente imposible pensar en la vida sin este deporte. No sé qué hubiese pasado. Imposible.

  • Mejor/es jugador con el que te hayas enfrentado en: ACB, LEB Oro y Plata

-ACB: Estaban Juan Carlos Navarro, estaba también Sergio Llul explotando en aquel momento y eran muy buenos jugadores, muy difícil de pararlos y había que estar muy encima de ellos.

-LEB Oro: La verdad que disfruté bastante jugando contra pivots grandes como Arteaga o Eduardo Hernández Sonseca. Eran unas peleas muy duras donde siempre ganaban ellos, pero fue muy bonito pegarme bajo los aros contra ellos.

-LEB Plata fueron cuatro años y no lo sé muy bien… Por ejemplo, jugué contra el hijo de Sabonis, Domantas, el que se encuentra en la NBA, en su primer año. Allí ya se veía que iba a ser muy bueno, con el filial del Unicaja, tenía mucho talento. También estaba gente como Alberto Díaz y otros jugadores de cantera que han subido para arriba. Los compañeros que tuve el año del ascenso yo creo que eran los mejores con los que he jugado en esa categoría. Estaba Fabio Santana que ahora está en el CAI Zaragoza, por ejemplo.

  • Mejor/es compañeros con los que has compartido vestuario

LEB Plata: Del año que logramos el ascenso... Todos entran al saco porque jugamos muy bien y entendimos cada uno nuestro rol a la perfección.

LEB ORO: Al primer año le tengo un gran cariño porque hicimos un bonito grupo con Iván García, Oscar Alvarado y los americanos eran unos jugadores que eran la bomba. En cuanto al año pasado Alex Wintering era un jugador explosivo, super rápido que dominaba la liga y Johnny Dee que era un tirador brutal por lo que me quedo con esos

Y del Baskonia… Más allá que algún tuit o así suelto con Fernando San Emeterio no tengo relación, por así decirlo.

 
Antiguedad: 
7 meses 3 semanas
#contenidos: 
45
#Comentarios: 
114
Total lecturas: 
63,999