Solapas principales

Nico y El Facu: el tamaño no importa cuando se baila un tango

  • Laprovittola y Campazzo, primeros argentinos en lograr los dos MVP de una temporada
  • Sólo tres países han logrado este hito

El Tango, Gardel, Maradona, el mate, El Che, los asados, Darín, Ginobili, JL Borges, Messi, El Papa Francisco, Eva Perón, River, Boca… 

De la Cruz, Nicola, Espil, Oberto, Herrmann, Scola, Nocioni, Prigioni, Jasen… 

Argentina ha dejado muchos nombres para la Historia, y en nuestra época, ha dejado grandes jugadores para la posteridad. En la liga española llevan destacando décadas y han conquistado cantidad de títulos, individuales y colectivos, siendo parte fundamental de clubes como Baskonia, Real Madrid o Valencia Basket, entre otros. 

La Liga ACB-Endesa lleva 27 años entregando el premio al mejor jugador (MVP), tanto de la liga regular como de las finales del campeonato. Darryl Middleton (Girona) y Mike Smith (Joventut) tienen el honor de ser los primeros, aunque el precursor real fue Corny Thompson (Joventut), que recibió el premio a mejor jugador de las finales de la temporada anterior (1990-91), cuando aún no se entregaba al de la liga regular. Hasta el año pasado, sólo en ocho ocasiones dos jugadores de un mismo país habían logrado sendos trofeos en una misma temporada (cinco parejas de españoles, tres de estadounidenses). 

Esta temporada hay que añadir un país más a la lista y dos nombres se grabarán para siempre en estos registros. Laprovittola y Campzzo, Nico y el Facu, son desde el pasado viernes los primeros argentinos en lograr en una misma temporada el premio a mejor jugador en ambas fases de la competición. Lapro, base del Joventut, logró el de la fase regular, y Facundo, base del Madrid, el de la Final ante el FC Barcelona Lassa. Walter Herrmann (2003), Nocioni (2004) y Scola (2005 y 2007), habían conseguido ser el MVP de la liga regular, pero ningún jugador nacido en el país sudamericano conquistó nunca el galardón al mejor de unas Finales. Campazzo fue, y será para siempre, el primero en lograrlo

Nicolás Laprovittola (1’89) nació en Morón (Buenos Aires) el 31 de enero de 1990. De madre política, dicen que se enamoró del baloncesto viendo Space Jam. Comenzó su carrera en Argentina (Lanús), y emigró a Brasil para enrolarse en el Flamengo, donde fue campeón de todo dos años consecutivos (elegido MVP del segundo). De ahí dio el salto a Europa (Lietuvos Rytas), como paso previo a llegar a nuestro país, donde firmó por Estudiantes en 2016, en su último escalón antes de probar el sueño norteamericano: firmó por San Antonio Spurs y se juntó con su referente, Manu Ginobili, y con Patricio GarinoPopovich decidió cortarle a los 18 partidos (por detrás apretaba un joven Dejounte Murray) y regresó a España, concretamente a Baskonia, disputando el segundo tramo del curso, pero sin llegar a renovar con los vitorianos. Marchó al Zenit de San Petersburgo, que en enero accedió a cederlo a Divina Seguros Joventut, siendo el principal artífice de la salvación, y firmando un contrato para esta temporada 2018-19.

Este año ha sido el de su explosión definitiva. En Badalona se ha vuelto a sentir como el líder que es, y ha sido el auténtico faro del barco verdinegro, guiándolo cuatro años después a unos Playoff de Liga Endesa. Sus estadísticas han deslumbrado: ha promediado 17’2 puntos (máximo anotador), 6’4 asistencias (2º) y 2’5 rebotes para un 17’2 de valoración (2º tras Shengelia). Fue además el jugador con mayor número de faltas recibidas y el segundo que más minutos disputó (31 por partido). En su debe (y por decirlo todo), también fue el jugador que acumuló mayor número de pérdidas. Todos estos registros (y los que no computan aquí, como su 50 de valoración en las semis de la Copa), junto a la gran temporada de su equipo (7º), le han llevado a ser elegido como MVP de la competición en la fase regular, colmando de felicidad a una familia que, orgullosa, ha visto como su “pequeño” por fin ha conquistado la tierra prometida. El idilio con España es evidente, y veremos cuál es el futuro de un Nico que aún tiene mucho recorrido y más sueños por cumplir. Como en Space Jam: belive I can fly.

NICO LAPROVITTOLA: 50 de valoración | Copa del Rey

La historia de Campazzo es algo más conocida. El Facu nació en Córdoba el 23 de marzo de 1991; era un niño inquieto y activo que encontró en el basket, rodeado de “gigantes”, su vía de escape y de canalización de esa energía. Comenzó a jugar en su ciudad natal, la cual cambió por Mar de Plata, eligiendo Peñarol para seguir formándose en categorías inferiores, hasta debutar y acabar liderando el primer equipo, que conquistó varios campeonatos, en los que Campazzo fue elegido dos veces como MVP. En 2014 cruzó el charco y llegó al Real Madrid. El inicio no fue nada sencillo y, pese a no ser pieza fundamental (lesión de tobibllo de por medio), conquistó Liga, Copa y Euroliga. Sin embargo, Laso no contó con él en el tramo final y al terminar el curso, fue cedido a Ucam Murcia, donde se convirtió en el auténtico líder del equipo pimentonero y en una de las estrellas de la Liga. Le apodaron El Mago, por su maravilloso repertorio de jugadas, que lo situaron semanalmente como protagonista de cantidad de highlighs de la jornada, incluyendo varios espectaculares mates, pese a sus escasos 179cm.

Facundo "El Mago" Campazzo - "Abracadabra"

La temporada pasada regresó al Real Madrid, y acompañó a Llull, Doncic y el resto del plantel blanco a la conquista de la Décima Copa de Europa en Belgrado. Este año, ya sin el genio esloveno y con Llull todavía buscando su mejor yo, él ha sido el líder indiscutible del equipo de Laso, que ahora acaba de conquistar su segunda liga consecutiva, y cuarta en cinco años. Campazzo ya firmó una liga regular sobresaliente, pero ha sido en los Playoff donde ha desatado todo su potencial y se ha echado el equipo a las espaldas: ha sido el jugador más valorado de toda la post-temporada (18’4), el segundo máximo anotador (11’4) y el mejor asistente (4’5). Y ya en la gran Final, ha sido el referente del conjunto blanco en 3 de los 4 partidos, con la siguiente tarjeta estadística de puntos, asistencias y valoración, que lo han catapultado sin discusión a la conquista de su primer gran galardón individual en España: 19+4 (24), 18+4 (26) y 15+9+6 (28) en el cuarto y definitivo. El pequeño gran mago de Córdoba ha sabido canalizar por fin toda su energía para convertirse en una auténtica estrella. Está por ver cuál es el techo de un loco bajito que ha hecho de la adversidad una virtud y ha demostrado que, a veces, los inconvenientes pueden tornarse en fortalezas.

 

Bibliografía utilizada:

- acb.com

- wikipedia

- basquetplus.com

- youtube.com

 

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
2 años 6 meses
#contenidos: 
199
#Comentarios: 
697
Total lecturas: 
574,134