Solapas principales

One-on-One y análisis semifinales Liga Endesa 2019: Real Madrid - Valencia Basket

  • Javi Martín y Rubén Alcaide analizan las claves y a los jugadores mientras se enfrentan en debate

Vuelven nuestros ya clásicos One on One, esta vez para analizar las semifinales de la Liga Endesa de esta temporada 2018/2019, en la que nuestros colaboradores analizan las claves de los distintos cruces.

Además del debate entre ellos, nos traen las claves y los jugadores más importantes para esta eliminatoria.

JAVI MARTÍN

VS.

RUBÉN ALCAIDE

   

Mi querido Rubén; entiendo que estéis eufóricos después de una dura eliminatoria en la que estuvisteis contra las cuerdas. El susto de Milosavljevic aun os debe durar en el cuerpo. Se os apareció el Santo eterno en aquel último cuarto malagueño y antes de ayer lo rematasteis al calor de vuestra querida Fonteta. Todo esto está muy bien, pero hasta aquí, no? Ya habéis sido campeones este año y en la próxima temporada compartiremos competición europea. La buena. Ahora, ya no os queda que dejar paso al hambre.

Se nos atragantó la polémica copa en febrero. ¡Qué mal nos sentó el pintxo-pote vitoriano en forma de ensaladilla rusa del último cuarto de semifinal en la Euroliga! Pero ahora, ya no vamos a pasar más hambre. Esta liga debe ser nuestra y para ello me temo que hasta aquí habrá llegado vuestra fantástica temporada. Más ahora que se confirma que Matt Thomas tampoco podrá estar para la serie que hoy empieza.

 

Por supuesto, sabemos que no nos lo pondréis fácil. No sois así vosotros. Por mucho que tengáis al tipo más sereno dirigiendo desde el banquillo. Seguro que Van Rossom se marcará sus típicos partidos contra nosotros y que Dubljevic con su clase, Will Thomas con su casta o Tobey con sus rolles nos harán daño. Ojo que no juguéis con dos cuatros y Labeyrie vuelva a ser decisivo con sus triples. Sufriremos al pegajoso y molesto Vives, las piernas de Sastre o la multifunción e intendencia de Doornekamp. Contáis con la ayuda divina de un Santo, claro. Puede que hasta algún factor X en forma de joven figura, especialista consagrado o tercer base que aligere pesos en ataque.

Pero te repito, querido Rubén. Tenemos hambre y mucha: de triples de Rudy, de tapones de Tavares, de la clase de Randolph, de piernas secantes de Taylor, de explosiones y ritmos del Facu…De mandarinas, claro. De reivindicaciones de Ayón, de más minutos para Causeur y Carroll y de levantar otro trofeo del capitán. Así que amigo Rubén, disfruta de tu temporada que ha sido excepcional y deja pasar al hambre.

 

 Bueno, Javi, veo que llegas a las semis muy crecido. Es comprensible después de haber eliminado (con todos mis respetos) al todopoderoso Baxi Manresa en una primera ronda dificilísima, casi como un Playoff NBA. Ahora os toca roer un hueso bastante más experimentado en estas lides, con una plantilla que ha disputado una cantidad de partidos en eliminatorias casi a la altura de la escuadra blanca. Una plantilla, por cierto, en la que más de la mitad de sus integrantes ya saben lo que es eliminar al Madrid en una eliminatoria a cinco partidos, ¿la recuerdas? No hace tanto de aquello, y los Van Rossom, Diot, Vives, Sastre, San Emeterio, Will Thomas y Dubljevic seguro que lo tienen como fuente de inspiración para esta próxima ronda. Además, ambos equipos llegan en situaciones similares a las de 2017: Valencia Basket en crecimiento tras una liga regular algo dubitativa, y el equipo de Laso tras fracasar en la Final Four de la Euroliga, de la que volvieron de vacío y con sus jugadores exprimidos.

Si bien la calidad de la plantilla madridista es indiscutible (aunque nadie ha ocupado ni de lejos el hueco dejado por Luka Doncic), prácticamente ninguno de sus jugadores está en el mejor momento de su carrera, ni siquiera de la temporada. Esa es la gran diferencia entre ambas plantillas: mientras en Valencia Basket muchos llegan en el mejor estado de forma posible (Vives, Van RossomSanemeLabeyrie o Tobey), el Real Madrid llega bastante cansado y sus figuras (única excepción de Campazzo), llegan cansados y siendo una incógnita su aportación cada partido. Como el duende belga esté inspirado, Saneme enchufe su modo clutch timeDuby le encuentre las cosquillas a las torres merengues, y los secundarios continúen en su línea ascendente, la eliminatoria va a ser mucho más difícil de lo que tu confiado ánimo se espera. 

Así que, querido Javi, no lances las campanas al vuelo y mantén las orejas tiesas, porque este equipo ya ha hecho historia en varias ocasiones, y no está por la labor de dejar de escribir páginas doradas en la historia de una entidad que aspira a pasar de grande, a gigante, precisamente a costa de comerse a los lobos más feroces del cuento.

REAL MADRID (POR jAVI MARTÍN)

CLAVES

-El mejor ataque de la liga: una vez más y van…ni se sabe cuantas ya, el mejor ataque de la Liga Regular viste de blanco nuclear, juega en la capital y no discute el estilo. En la primera temporada desde que Pablo Laso todo lo maneja y en la que todavía su equipo no ha ganado un título a estas alturas de año, quién se atreva a querer ganarle a meter más puntos a este Real Madrid tendrá que meter…muchos puntos. Como mínimo, 89, que es el promedio del equipo de Laso en esta temporada. Nada nuevo por Valdebebas. Una media clavada machaconamente año tras año, para liderar desde el triple y la transición los tiempos más recientes del baloncesto español (y europeo). Que se lo digan a todas y todos los que llenan el Wizink Center hasta en domingo de por la mañana para ver el mejor ataque de la liga.

sergio_llull.jpg

Sergio Llull lanzando ante Fran Vázquez. Vía: ACB Media Center

-Y sin líderes claros en la anotación: qué lindo queda siempre eso de coral. Este año, le viene más que pintado este adjetivo al Real Madrid. Año tras año, desaparecen jugadores claves del roster blanco. Un año fue Mirotic, al otro Sergio Rodríguez, después la joya de la corona Doncic. Qué más le dará eso a Pablo Laso, que construye sus equipos en base a pasta, mucha pasta, claro y a una lista de hasta 15 jugadores apoyada también en la fértil cantera, para enfrentar los contratiempos de jugar a ochenta partidos el año, en la que todos suman, todos aportan. Este año, más que nunca. Muy repartidita le queda la estadística a esta versión ocho de la era Laso. La media del que más anota es de sólo 11.5 ppp. Tres más superan los 10 puntos de media. Randolph y Rudy se acercan mucho. Todo ello para ser los más valorados de la liga. Mantas muy largas necesitan sus rivales para tapar todas las vías por las que puede encestar este equipo. Y sin líderes claros en la anotación…

-Una defensa en progresión: le cuesta arrancar los partidos a este Real. No los importantes, claro. Pero esa agresividad defensiva graduada que se ha hecho grande con el paso de los años de Laso por el banquillo blanco es ahora seña de identidad de un equipo líder en rebote defensivo de la liga, cargado de centímetros para intimidar, para taponar o desviar cualquier intento de acercarse a su canasta. Como los buenos vinos, se agiganta con el paso del tiempo, sobre todo en esos terceros cuartos de asfixia en los que consigue desbordar a sus rivales con las piernas de Taylor, la inteligencia de Rudy, la intensidad del Facu o la infinita presencia de Tavares. De ahí saca las ventajas. Otra cosa es cómo las gestione después. Como en la final de Copa o en la semi de Vitoria. Pero aquello eran cosas de un día. Lo de ahora, con play offs largos a cinco partidos y el hambre de no haber ganado nada todavía, parece el arma casi definitiva.

Tapón de Tavares a Frazier (Photo: San Pablo Burgos)

Tapón de Tavares a Frazier (Photo: San Pablo Burgos)

JUGADORES DESTACADOS

-Un enano con mucha suerte: Averigüe usted, a punto de comenzar las semifinales por el título de Liga Endesa, quién es el máximo anotador de este Real Madrid. Si se hubiese jugado dinero, es probable que lo haya perdido. ¿O quién podría suponer que el Facu Campazzo sea a estas alturas el capo cannonieri de toda una escuadra como la blanca? Tal cual. Con Doncic luchando por ser rookie del año en la NBA y Llull batallando contra sus problemas físicos, el jugador más bajito de la plantilla ha ido cogiendo cada vez más protagonismo hasta convertirse en la guía perfecta que dirige a este Madrid, también desde la anotación. Sorprende quizás aún más el hecho de que sea el que más tiros libres lanza, doblando al segundo, un tal Carroll. Con su cancherismo característico y su intensidad endémica, el Facu ya no sólo reparte juego, sino que se lo genera para sí mismo, como cuando se curtía por Murcia. El autodenominado enano de la suerte ya no es tan enano, ni es tanta suerte.

131782pre_4967b9057f8d8d9.jpg

Campazzo se ha consagrado esta temporada (ACB Photo / A. Villalba)

-Una sombra muy alargada: es cada vez más evidente que este Madrid es uno con él y otro muy diferente sin él en el campo. Miedo, pánico y terror se vienen desde Cabo Verde. Un serial de 220 centímetros e infinita envergadura para espantar como a las moscas cualquier intento de acercarse a sus dominios. Walter Tavares en su primer año completo en la casa blanca no para de crecer, si todavía pudiera, para apuntalar la defensa de todas las defensas y correr como si le fuera la vida en ello para colgarse de la canasta rival con la misma saña con la que envía el balón a la primera fila de la grada en uno de los dos tapones que pone por encuentro. Lástima que no se mida todavía los tiros que desvía, los cambios de decisión que provoca o los sustos que mete a todo el que se le enfrenta. No habría acta o aplicación informática para tanto dato. Y es que la sombra de Walter es en este Madrid cada vez más alargada.

81161pre_03bc5b45648df02.jpg

Superar a Tavares es muy complicado (ACB Photo / M.A.Polo)

-Un microondas de marca francesa: acostumbrados a aquellos microondas venidos de toda la vida desde los Estados Unidos, hay un nuevo modelo francés que revoluciona el mercado. Se llama Causeur y ahora mismo es clave cuando se atasca la cosa. Se dosifica. Lo dosifican. Juega poco y anota mucho. Últimamente hace más puntos que minutos. Escudriña desde el banquillo cómo se mueve el partido para desde su experiencia treintañera utilizar su zurda con toda la clase que atesora y sacar el mayor rédito posible a lo poco que pisa la cancha. Así se mueve en la actualidad el bueno de Fabien. Él está encantado con ese papel. El mejor de blanco en aquella fatídica semifinal de venganza rusa, no parece querer dejar pasar una nueva oportunidad de incrementar su palmarés, ahora que juega de microondas.

131821pre_10e31dd83f94d64.jpg

Causeur, un puñal penetrando por su izquierda (ACB Photo / A. Villalba)

VALENCIA BASKET (POR RUBÉN ALCAIDE)

CLAVES

Nada que perder: Con el objetivo cumplido desde que ganaron la Eurocup, consiguiendo el billete para la próxima Euroliga, Valencia Basket juega sin miedo al fracaso. Un título y unas semifinales ligueras son ya para dar la temporada por exitosa, y sin miedo a la caída se escala mejor, y esto lo notan los jugadores. La tensión atenaza los músculos y hace encoger las muñecas, pero cuando no se tiene nada que perder, hay mucho más que ganar. El equipo de Ponsarnau irá a Madrid a pecho descubierto, buscando hacer una herida como la lograda en 2017. Como entonces, el Madrid llega tras disputar todos los partidos posibles de una competición asfixiante como la Euroliga, y si logran herir a los de Laso, contarán con el factor Fonteta para volver a tumbar al equipo blanco. 

jmc_7625.jpg

Celebración Eurocup VBC (JM Casares)

Fiabilidad desde cualquier distancia: El equipo dirigido de Ponsarnau está siendo uno de los equipos más regulares en cuanto al tiro de todo el campeonato, incluyendo los Playoffs. Los taronja están en el top3 de porcentaje de los tres rangos de tiro: triples (), lanzamientos de dos () y tiros libres (). Especialmente peligrosos cuando están inspirados “de tres”, con tiradores contrastados como Van RossomDoornekampAbalde o San Emeterio, si tienen el día te pueden destrozar cualquier partido desde el arco. La defensa blanca deberá estar muy atenta también a los hombres grandes abiertos, puesto que prácticamente todos ellos son altamente peligrosos desde el 6’75 (Dubljevic, Will Thomas, Labeyrie o Mike Tobey).

Potencia interior: Precisamente estos cuatro hombres forman uno de los juegos interiores más completos y poderosos de la liga. Dubljevic y Will Thomas suponen la fiabilidad, la experiencia y la sangre fría en momentos calientes. Pero el crecimiento de Labeyrie y Tobey está fuera de toda duda en este tramo de temporada. El francés está en el mejor momento del año, siendo decisivo en el tercer duelo ante Unicaja con dos triples, y Tobey se encuentra entre los máximos anotadores de estos playoffs. Las combinaciones de Ponsarnau son múltiples, y todas con potencial para hacer daño a una pintura cargada de centímetros como la del equipo de Laso. Movilidad contra altura puede ser una de las claves de la eliminatoria, si bien es cierto que defensivamente el juego interior de Laso es más sólido, aunque sea simplemente por la influencia de Tavares y Ayón.

dsc_4141.jpg

Dubljevic, intermitente en el partido. (JM Casares)

JUGADORES DESTACADOS

Bases en racha: Tanto Van Rossom como Guillem Vives llegan a las semis en el mejor momento de la temporada. Vives está siendo fundamental tanto en ataque (42% en triples y 4’6 asistencias) como en defensa, donde su actividad de brazos y de piernas le hacen ser un incordio constante. Mientras que Van Rossom representa la fiablidad y el liderazgo tanto a la hora de dirigir como de anotar en momentos decisivos. Ambos, además, están encontrando con facilidad a sus pívots, siendo Tobey el más beneficiado con numerosos alley-oops que el norteamericano está aprovechando para colgarse del aro con asiduidad (tercer máximo matador de los playoffs).

jmc_8399.jpg

Van Rossom, penetrando. (JM Casares)

El Santo y seña: Pasan los años y, aunque algunos quisieron enterrarlo hace tiempo, Fernando San Emeterio continúa siendo determinante y pieza clave para su equipo. Fue el encargado de recuperar el factor pista en el segundo duelo ante Unicaja con un último cuarto de fantasía (11 puntos con un 100% y toda la responsabilidad asumida con la naturalidad de un líder). Y en el tercero también sumó en momentos clave para acabar dejando la eliminatoria a favor de los taronja. Llega a los Playoffs también en el mejor momento del año, y en Madrid saben muy bien cómo se las gasta cuando lo que está en juego es lo más valioso del curso. 

jmc_8534.jpg

Fernando San Emeterio. (JM Casares)

Mike Tobey: El joven pívot de Valencia Basket es otro de los que llega lanzado a la penúltima serie de la temporada. Máximo anotador de su equipo en los Playoffs con 12’3 puntos, está siendo un elemento fundamental gracias a su trabajo cerca del aro y a su capacidad para recibir pelotas a la altura del aro. Su carga en el rebote ofensivo aporta un plus a la ofensiva valenciana, y se ha convertido en uno de los mejores pívots suplentes de la liga, siempre a la sombra de Bojan Dubljevic que, sin ser uno de los escogidos para esta previa, seguro que tiene también mucho que decir en la eliminatoria frente al Real Madrid.

jmc_8388.jpg

Mike Tobey, lideró el juego toronja. (JM Casares)

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
6 años 9 meses
#contenidos: 
1,138
#Comentarios: 
3,844
Total lecturas: 
6,969,874