Solapas principales

¿Por qué era tan bueno Corny Thompson? Por Oliver Fuentes

corny_leon.jpg

Corny Thompson defendido por Zoran Savic (Foto: Gigantes)
Coincidí con Corny dos años en León, de 1994 a 1996. El problema es que fueron tiempos en los que intenté olvidar. Era el final de mi carrera con tan sólo 22 años debido a una lesión crónica en mi hombro derecho, cuando todo apuntaba a que iba a tener una buena carrera jugando en el Barça o en otros equipos de la ACB. Yo sufro de hiperlaxitud articular y lanzaba de forma poco ortodoxa los triples pero… enchufaba bastante. Hablé con los entrenadores me comunicaron que habían pensado que lo mejor era tirar de otra forma aunque tuviera que hacer más fuerza. Pensé, si además de meterlas quedaba bonito, mejor… además, qué iba a decir un junior. Sin embargo, esas repeticiones y esfuerzo, yo creo, hicieron mella en mi hombro. Fue muy duro y aún se me hace un poco difícil pensar en ello, pero... el esfuerzo por mirar atrás no ha sido tan doloroso, porque a este hombre lo recuerdo de una manera especial.

 

Cornelius Allen Thompson (Middletown, Connecticut, 05/02/1960), el jugador

Medía poco más de dos metros pero, a mi entender, tenía lo que un gran jugador en su posición (interior) debe tener. Tenía unas manos rapidísimas y robaba muchos balones. Pese a su peso era rapidísimo, aunque al final de su carrera demostró que también sabía jugar sin ser tan rápido. Un caso claro de jugador adelantado a su época. Era muy listo y sabía leer los partidos perfectamente. Sabía a quién pasarle el balón en cada momento, no era nada egoísta. Era un gran pasador. Era un jugador de equipo por encima de todo. De aquellos que cuando la tienen que meter, la meten; de aquellos que cuando las cosas se ponen difíciles, siempre dan la cara. Un compañero que todo jugador desea, vamos. A nivel técnico tenía un tiro brutal desde cualquier posición. Era un experto en el pick and roll o en cualquier situación de ventaja sobre la defensa. Tremendo su tirito de 4-5 metros después de pick and roll. Tenía una calidad...

38310_0.jpg

Pinone y Corny Thompson, dos fueras de serie (Foto: Fundación Archivo Estudiantes)
Pinone y Corny Thompson, dos fueras de serie (Foto: Fundación Archivo Estudiantes)
Al ser un jugador inteligente y pesado, sabía utilizar perfectamente su cuerpo para defender. No vi a ningún jugador que le hiciese un "traje”. Al crack del otro equipo al que defendía, normalmente, los solía dejar en malos números. Incluso si hacía falta desaparecía en ataque para poder realizar un mejor trabajo defensivo.

Ni Arvydas Sabonis, que jugaba en el Real Madrid, de quien ya sabemos que el único que le podía parar era él mismo, no estaba cómodo frente a Corny. Revisando las tres veces (dos de liga y una de Copa) que en la temporada 1994-95 nos enfrentamos contra Sabonis (después ya se marcharía a la NBA), el lituano tampoco destacó tanto. Sobre todo en León, donde les ganamos por 83-78 con Sabonis sumando sólo 11 puntos, 3 rebotes y 4 faltas personales; y Joe Arlauckas tampoco estuvo bien. En cambio, otro ex de la ‘Penya’ que teníamos en León, Dani Pérez, les machacó con 28 puntos. Dani era muy muy fuerte y tenía un tiro brutal desde cualquier posición. Podría haber llegado muy alto. El problema era de regularidad, un día estaba a tope y al siguiente desaparecía por completo. En Madrid ya les habíamos ganado sin Arlauckas pero...volvió a tener su mérito. Se quedaron en 55 puntos y nosotros 63. Sabonis haría 14 puntos, 19 rebotes y 4 tapones. Corny 9 puntos pero… 17 rebotes. La otra vez que nos enfrentamos fue en el primer cruce de la Copa del Rey de Granada. Allí sí perdimos por 88 a 74. Sabonis hizo 15 puntos y 16 rebotes. Corny hizo 20 puntos y 11 rebotes.

Si me paro a pensar… no veo yo a ningún Corny en la actualidad por la Liga Endesa. Difícil encontrar a alguien tan completo en todos los aspectos como él, dentro y fuera de la pista.

Charles Barkley me recordaba un poco a él, también Adrian Dantley, pero estos, de actuales tienen poco. Volviendo al día de hoy, quizás en algunos aspectos me recuerda a Joe Crowder, en otros a Durant pese a jugar en diferentes posiciones. También le veo bastantes cosas parecidas a Tim Duncan.

 

Corny, personal

corny_lakers.jpg

Corny Thompson se eleva por encima de Sam Perkins ante la mirada de Tony Smith en el Open McDonalds del 91 donde la 'Penya' casi sorprende a los Lakers de 'Magic' (Foto: ACB Photo)
Como he explicado, de su juego hay varias cosas destacables (por no decir todas), pero lo que a mí más me impactaba era lo competitivo que era. Dentro de la pista era un tío muy serio y profesional, comprometido siempre con el grupo, muy generoso. Sabías que siempre lo daba todo en cada partido. De esos jugadores en los que siempre se puede confiar.

Fuera de la pista era un hombre afable, muy buena persona y con un gran sentido del humor. De esas personas que dejan huella por donde pasan. Tengo un gran recuerdo de él, personalmente me trató fantásticamente pese a tener el doble de años que yo y... ¡de cerebro también! ¡Un crack vamos!

 

 

La jugada que más me impactó

Creo que no hay duda de que todos vimos su mejor jugada: fue el triple que metió en la final de Tel-Aviv de la Liga Europea (equivalía a la Euroliga) del 94 contra Olympiacos en los últimos segundos. Les dio el título.

Jugando con él en León creo que también decidió un par de partidos en los últimos instantes con triple incluido.

 

Sabías que...

-Aunque no recuerdo ninguna anécdota en concreto, tengo un gran recuerdo de un tipo amable, sencillo y respetuoso pero sí recuerdo una frase típica que tenía y que era muy recordada porque, a menudo, la solía decir en el vestuario. Agarraos, no sé si hacemos bien publicando esto, pero venga: "tienes bicho muerto en tu culo". Se la soltaba a todo aquel que no tenía un buen día, estomacalmente hablando (jajajaja).

basket-corny-thompson-divarese-dino-meneghin-194047.jpg

Corny Thompson, con el Varese, defendido por otro 'grande' en Europa, Dino Meneghin (Foto: varesenews.it)
-Después de hacer ‘carrerón’ en la Universidad de Connecticut fue elegido con el número 50 por los Dallas Mavericks en el 82. Sí, aquel de James Worthy, Dominique Wilkins... curioso que mucho más abajo de Corny, en el número 72, estuviera aquel gigante llamado Mark Eaton que luego hiciera una gran carrera con los Utah Jazz. Creo que era zurdo. Finalmente Corny, aunque jugó algunos partidos, no pudo hacerse un hueco en la NBA.

-En Italia, Varese, jugó 6 años con promedios de más de 20 puntos y, aunque estuvo a punto de ganar algún título, se le escaparon ante equipazos compuestos de estrellas del momento como Dino Meneghin, Darwin Cook, Darren Day, Magnifico, Bob McAdoo...

-En León ya estaba muy mal con sus rodillas, es posible que antes de fichar en León estuviera pensando en su retirada. Al final aguantó dos temporadas y, lo más curioso, en los 200 y pico partidos que jugó en la ACB sólo hizo 3 mates. Lo curioso, es que uno de ellos lo hizo en su última temporada en León. Recuerdo que hubo bastante cachondeo en el vestuario. Por que su gran amigo Harold Pressley ya no jugaba en el equipo si no hubiera dicho que le dio un buen empujoncito para que llegara.

 

Dijeron de él...

Rafa Jofresa: "fue un jugador muy consistente, inteligente, q siempre estaba en su sitio, siempre daba unos mínimos muy altos y lo q se esperaba de él, siempre lo tenias. A nivel personal, cariñoso, solidario, altruista. Preocupado por el bien del colectivo por encima del suyo. Recordando aquella lesión a Antonio Martín en los playoff, fue una fatalidad del juego, Corny era incapaz de hacer nada con mala fe. Yenda atrás en el tiempo hasta aquella acción, me recuerdan que el siguiente lanzamiento suyo no tocó ni el aro.  Pensando en otros grandes pívots norteamericanos con los que jugué en la 'Penya' podemos nombrar a Reggie Johnson (campeón de la NBA en 1983 con los Filadelfia 76ers del Dr. J). Pero eran diferentes. En la madurez del equipo campeón, Corny podía aportar más cosas, más intangibles, era más completo. Reggie era un jugadorazo, quizá con más talento".

Gustavo Aranzana, su técnico en León: "La llegada de Corny a León fue todo un acontecimiento por lo que suponía para el Club y la ciudad. Llegaba de ser Campeón de Europa y no se podía creer nadie que pudiera haber conseguido que jugara en León ambos, Corny y Reggie Johnson. Corny, aunque ya muy tocado en sus rodillas, era un gran profesional. Muy fuerte en el rebote, muy ancho y se posicionaba muy bien. Jugaba de espaldas en medio gancho fantástico. Excelente en espacios reducidos. Utilizaba muy bien el cuerpo aunque sus condiciones físicas eran ya un poco reducidas.
Gran lectura del juego, asumía responsabilidades en todos los sentidos y muy duro en la pista. En tiros cortos fue cada vez más efectivo y, sobre todo, era un líder extraordinario.
Recuerdo siempre su sonrisa y un carácter bonachón para el equipo. Un jugador muy agradable que se hacía querer. Como anécdota entendimos sus problemas de peso porque le encantaba cocinar tartas, sobre todo de chocolate (muy ricas), y a menudo llegaba al vestuario con unos postres excelentes. Unos recuerdos y momentos fantásticos. Corny era un jugador mágnífico, gran persona y además le gustaba enseñar basket. Un placer haber podido entrenarle".

Mark Simpson, ex jugador del Real Madrid, entre otros: “Corny era un gran competidor. Era difícil de defender porque usaba su cuerpo muy bien para crearse espacio y lanzar. Y, además, cuando lo hacía, era un jugador que anotaba sus lanzamientos con facilidad. Tenía toque. Yo lo veo como el Wes Unseld del baloncesto europeo".

Darryl Middleton, jugador del Valvi Girona, entre otros equipos: “para él era como jugar contra críos. Era más grande y fuerte que cualquiera, por eso tiempo. Me acuerdo perfectamente de todas la batallas que libramos. Recuerdo que yo jugaba en el entonces Valvi Girona, y era mi primera temporada en España (1991-92) y jugué contra él en la Copa del Rey. Competimos bien pero un par de malas decisiones al final le dio la victoria al Joventut. Yo sabía que para anotar ante él debía utilizar mi rapidez, correr mucho… porque era mucho más grande que yo (y no me refiero a la altura). Sabía que nunca le ganaría ninguna batalla cargando contra él cerca del aro. Era una de los jugadores más profesionales que vi en ese tiempo. Entonces el juego era más físico que ahora. É tenía un rol importante en el equipo, entonces el Joventut era un equipo muy potente y tenía muy buenos jugadores. También era una gran persona".

Carlos Ruf, compañero de Corny en el Joventut de Badalona: “me impresionó jugar con él por su implicación, sus ganas de ganar, su sonrisa, su fortaleza, su cariño, sus ganas de enseñar… ¡Muchas cosas! Nunca vi a nadie que lograra intimidarlo. Respeto total. Mi recuerdo máximo fue en el Open McDonalds del 91 contra los Los Angeles Lakers de ‘Magic’ Johnson. Se tiró al suelo a por un balón y, justo a continuación, se le tiraron dos jugadores de los Lakers encima y desde el suelo pidió ‘Time Out’. Me dije ‘coño Corny, eres la hostia’. Cómo se había preparado para jugar estilo NBA y mira que ya llevaba años jugando en Europa, cómo cambió el chip. Eso es algo pensado antes. En Varese, cuando fuimos a jugar, ovación de 5 minutos, todo el mundo de pie. Stefano Rusconi, primer jugador italiano en jugar en la NBA, fue alguien gracias a Corny, con el que coincidió allí, en Italia. Corny fue uno de los mejores jugadores con los que he jugado y, quizás, con el que más aprendí”.

Ramón Rivas: “era un excelente jugador y a pesar de su peso sacaba mucha ventaja con su cuerpo. Muy buen tiro y no se arrugaba en momentos difíciles. Gran competidor y muy simpático y con gran sonrisa fuera de las canchas. Corny era un osito de peluche, un excelente jugador pero nunca un tipo duro. Os puedo decir que era muy cabelleroso y por lo tanto nunca me inspiraba sacar chispas con él. En la etapa que jugué contra él os puedo decir que no era un jugador que le gustara sacar chispas. Muy contrario a Audie (Norris) o alguno que otro que le gustaba jugar más físico. Sin duda alguna, un excelente jugador que sacaba muy buen provecho de sus kilos en sus movimientos".

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
2 años 8 meses
#contenidos: 
1
#Comentarios: 
4
Total lecturas: 
7,797

Comentarios

Thompson fue un jugador muy profesional, sobrio, con un buen tiro y sabiendo lo que había que hacer en cada momento. Su físico hacía que su juego fuera característico, y aún así efectivo. Recuerdo la jugada en la que cayó encima de Antonio Martín (el madridista estaba bajo el aro, amagó y Corny pensando que iba a lanzar saltó y le cayó encima con toda su humanidad)...medio año largo de baja para Martín por lesión de vertebras, y es que Corny no era muy dado a la dieta...

Fue genial verlo en León, junto a Reggie...se me humedecen los ojos recordando...ojalá vuelva el basket de élite a León y pueda llevar a mis hijos.