Solapas principales

Proyecto Barça 20/21: Jasikevicius completa el rompecabezas

El Barça que se viene, el de la temporada 2020-2021, no puede entenderse sin tener en cuenta el que terminó, el de la 2019-2020. El tercer año de Pesic en el banquillo blaugrana fue el primero en blanco, después de coronarse bicampeón de la Copa del Rey en años consecutivos desde su llegada. La temporada, pautada por el confinamiento y la posterior burbuja sanitaria en Valencia, acabó de la forma más cruel que se podía imaginar para el conjunto blaugrana. Por el qué, una derrota que evidenciaba la necesidad de aire nuevo, pero también por el cómo, ante un equipo que tiró de orgullo para colarse en el partido decisivo de la temporada y arrebatarle el título al Barça en los segundos finales.

El mal sabor de boca duró menos que en otras ocasiones, porque apenas unos días después de que acabara la ACB, el Barça hizo oficial la noticia que tanto tiempo se llevaba esperando en el Palau: el regreso de Sarunas Jasikevicius al Fútbol Club Barcelona.

 

 

La plantilla del Barça cuenta con grandes nombres: Mirotic, Higgins, Heurtel… pero el verdadero eje del proyecto blaugrana es Saras. Él es la pieza que le faltaba y sobre la que debe regirse el proyecto de futuro. Por su compromiso con el Barça, claro, pero también por su conocimiento del juego. Ya ha dejado más que claro en sus años en Zalgiris que es un entrenador de élite, siendo aún muy jóven, y que necesitaba asumir un reto superior al que podía tener en Kaunas. El Barça necesitaba a Saras y Saras al Barça. Blanco y en botella.

Una vez confirmado el relevo de Pesic en el banquillo, la plantilla fue el paso siguiente que afrontó la dirigencia deportiva blaugrana. La temporada 2019/2020 se realizó una inversión nunca antes vista en el Palau Blaugrana. La cara visible del nuevo proyecto fue Nikola Mirotic por la inversión económica, el impacto deportivo y el regreso a la Liga Endesa de la mano del “eterno rival”, aunque el trasfondo de la apuesta del Barça fue mucho más generoso aún.

Cory Higgins, a pesar de algunos altibajos, llegó como uno de los mejores two-way players de Europa, Brandon Davies lo hizo tras ser elegido como mejor pívot de la Euroliga, Álex Abrines volvió desde la NBA, con un parón en el medio, tras demostrar ser un jugador más que válido en la mejor liga del mundo, y Delaney llegó como un parche y acabó siendo uno de los pilares del equipo.

Con una inversión del calibre de la realizada, y tras un año sin títulos, la dirigencia blaugrana, junto a Saras, se decantaron por dar continuidad a un grupo de jugadores que podía rendir muy por encima de lo que había hecho.

Ya sin Delaney, Saras prescindió de los servicios de Pau Ribas y decidió no buscar las renovaciones de Kevin Pangos y Ante Tomic, dos jugadores que terminaron contrato al acabar la temporada. Para paliar las bajas, tres novedades: Calathes, Bolmaro y Sergi Martínez.

La llegada del base heleno se corresponde directamente con la forma de ser, y entrenar, de Saras. Meticuloso. Detallista. Ordenado. Obsesivo. Calathes es un jugador cerebral, paciente y muy acertado. Casi nunca comete errores y se traduce en la extensión del entrenador en la pista. El director de orquesta, en definitiva.

Bolmaro es la gran apuesta personal de Saras. El argentino ya tuvo participaciones intermitentes con el primer equipo el pasado curso y demostró un nivel más que sorprendente para su edad y su poca experiencia en el profesionalismo. A causa de ello se le renovó su contrato ya como jugador del primer equipo a todos los efectos.

Sergi Martínez debutó el año pasado en Liga Endesa y realizó dinámica de primer equipo durante un gran tramo de la temporada, y eso le valió para que este año, a pesar de tener ficha del B, Saras lo llamara para ser miembro de la primera plantilla del Barça.

El entrenador letón ha ido realizando pequeños retoques a su plantilla para amoldarla a sus necesidades y a su juego, diametralmente opuesto al realizado por Pesic en los últimos años, aunque aún sigue abierta la incógnita del ‘5’. Los partidos de pretemporada dejan en evidencia que la incorporación de un pívot es casi tan urgente como lo era en su momento la llegada de un base. La rotación interior es bastante amplia, aunque falta un nombre de peso en el eje de los hombres altos que acabe de afianzar la pintura blaugrana, sobretodo tras ver el nivel ofrecido por Davies y Pustovyi en los partidos de pretemporada.

Estos partidos, de hecho, nos han dejado ver ya algunas de las cosas que está implementado Saras a su equipo. Sistemas mucho más trabajados y ciertos automatismos que el entrenador lituano quiere que se mantengan en cada posición. Esto en cuanto al ataque, pero es que en la faceta defensiva Saras también ha demandado a sus dirigidos un esfuerzo extra por adaptarse a un sistema al que les llevará un tiempo acostumbrarse. Se trata de un proceso en el que todos deben ir acoplándose a una nueva realidad que irá acompañada, como siempre, de las máximas exigencias.

El Barça, un año más, vuelve a ser candidato a todo. Esta vez el círculo es aún más completo que el año anterior, porque parece ser que esa luz que se veía al final del túnel parece cada vez más cercana. Este año parece no sólo haber grandes jugadores, sino un buen equipo y un proyecto sólido. Aún quedan rastros de las malas decisiones del pasado, como el contrato de Pustovyi, pero poco a poco parece que en el Palau apuntan en la dirección correcta.

Con Saras como pieza angular y Mirotic como líder natural, todas las miradas apuntan a la Euroliga, siempre y cuando la situación del Covid así lo permita. Mientras tanto, analizamos a fondo cada uno de los jugadores que van a llevar puesta la elástica blaugrana este curso.

LA PLANTILLA AL COMPLETO. PUESTO A PUESTO, NOMBRE A NOMBRE

BASES: nick calathes, thomas heurtel y leandro bolmaro

Nick Calathes (31 años/1.98)

El único fichaje del Barça, más allá de los jugadores que han subido desde el filial, es el base griego. Un jugador de renombre a nivel continental y que viene de ser uno de los mejores bases de toda la Euroliga. Calathes es un perfil de jugador muy diferente al base que se estila en los tiempos actuales. Pausado y observador, así podríamos definir su juego. El Pick&Roll es para Calathes lo que el mar para un tiburón. Su hábitat, donde se siente más cómodo que nadie y en el que es, sin duda, un depredador. Nick será la extensión de Saras en pista, un jugador con un IQ muy alto y una capacidad de lectura del juego ideal para llevar adelante las -atrevidas- propuestas de Jasikevicius. Calathes es una pieza de la que no gozaba el conjunto blaugrana y que servirá para hacer balance ante tanto poderío ofensivo. Las riendas del Barça son suyas, y él no rehuye a dicha responsabilidad, porque sólo así el conjunto culé podrá tener el sello de Saras.

acb_photo_2.jpg

Nick Calathes. Vía: ACB Photo

 

Thomas Heurtel (31 años/ 1.89)

La continuidad de Heurtel es una excelente noticia para el Barça, sobre todo porque con Pesic no estaba asegurada. El base galo goza de un talento innato para esto del baloncesto, aunque también de una irregularidad irremediable que ha condicionado su explosión como base élite de Europa. La mejor versión de Heurtel es escandalosa, pero sus días malos son para tirarse de los pelos. El objetivo de Saras debe ser, y lo está siendo, minimizar las acciones en que Heurtel amasa demasiado balón y trasladarlo a un rol de ejecutor. Recibir y tirar o recibir y jugar un Pick&Roll, rápido y sencillo. Si el francés logra adaptarse a ese rol será oro para el conjunto blaugrana. Su defensa, tan castigada por Pesic hasta el punto de sentarlo es los momentos más importantes de algunos partidos en los que había sido el mejor del equipo, ha mejorado desde que es jugador culé. En parte gracias a la exigencia de Pesic, claro. Con Saras estas debilidades en la defensa del 1 vs 1 se harán menos visibles, ya que el lituano apuesta por engranajes defensivos que involucran a todo el equipo en todo momentos. Como siempre con Heurtel, su calidad es indiscutible, aunque su rendimiento dependerá del contexto que logre generar Jasikevicius.

acb_photo_j_m_casares.jpg

Heurtel. Vía: acb Photo / J.M. Casares

 

Leandro Bolmaro (19 años/2.03)

Otra de las novedades del equipo es Leandro Bolmaro. No porque sea fichaje, puesto que ya pertenecía al Barça la temporada pasada, sino porque a partir de este año es jugador del primer equipo a todos los efectos. Con renovación contractual y ficha de la primera plantilla, Bolmaro afronta su segundo año en el profesionalismo como el año en que debe acabar de demostrar que sus actuaciones de la pasada campaña no fueron casuales. Bolmaro es un jugador polivalente, que alternará la posición de ‘1’ y ‘2’ y que este año debe explotar su faceta más ofensiva. Teniendo a Calathes a su lado, la bola reposará en las manos del griego y el joven argentino tendrá la tarea de ejecutar más que de organizar, lo cual beneficiará su rendimiento. Ya como jugador del primer equipo y con la confianza plena de Saras, todo indica que Bolmaro seguirá en el Barça este año pase lo que pase en el Draft de la NBA.

 

acb_photo_j_m_casares_2.jpg

Bolmaro. Vía: ACB Photo / J. M. Casares
 

VALORACIÓN SOLOBASKET:

Este año la posición de base ha logrado un equilibrio del que careció en años anteriores. A pesar de la ilusión que generaba el trío conformado por Heurtel, Pangos y Delaney la pasada temporada, estos tres nunca llegaron a compartir equipo a causa de las lesiones. Ahora, con la incorporación de Calathes, la recuperación de Heurtel y la llegada de Bolmaro al primer equipo, el Barça cuenta con todas las características necesarias en el puesto de ‘1’ para afrontar diferentes tipos de partidos. Organización, serenidad, defensa, 1 contra 1, descaro y el equilibrio justo entre experiencia y juventud. Todo esto pueden ofrecer los tres bases del Barça, según requiera Saras, y es por ello que, por fin, en el Palau respiran tranquilos. Los mandos de la nave blaugrana tienen a los mejores conductores posibles.

 

ESCOLTAS Y ALEROS: KYLE KURIC, ADAM HANGA, CORY HIGGINS, ÁLEX ABRINES, VICTOR CLAVER Y SERGI MARTÍNEZ

Kyle Kuric (31 años/1.93)

Kuric fue una de las grandes noticias del curso pasado. Se reafirmó como uno de los mejores especialistas desde el triple y además demostró que es capaz de generarse sus propios tiros. Su rendimiento destacó, sobre todo, porque el Barça carecía de sistemas que beneficiaran su juego y el estadounidense, aún así, fue capaz de buscarse sus propios lanzamientos y además de acertarlos con buenos porcentajes. Kuric es uno de los jugadores que ve con ilusión la llegada de un entrenador del estilo de Saras al banquillo, que sea capaz de ajustar los sistemas ofensivos para sacar un mayor rendimiento del tirador estadounidense. Él es uno de los jugadores que no hemos podido ver en pretemporada y por ende no podemos calibrar aún su mejora con este nuevo Barça, aunque pocas dudas quedan de que será una pieza importante de este equipo.

acb_photo_j_m_casares_3.jpg

Kyle Kuric. Vía: J. M. Casares

 

Adam Hanga (31 años/2.01)

El húngaro fue uno de los damnificados por la ausencia de bases la pasada temporada. Durante casi todos sus minutos en pista tuvo que ejercer de ‘1’, una posición en la que no se sintió cómodo pero que a su vez le ayudó a pulir algunas facetas de su juego. La llegada de Calathes y la recuperación de Heurtel moverán a Hanga al ‘2’ o incluso al ‘3’, aunque ya hemos visto en la pretemporada que también tendrá algunos minutos como base. Adam ha evolucionado su dominio del balón, pero también su lectura, tanto de juego como de su propia intensidad. Ahora controla mejor los tiempos y sabe cuándo acelerar y cuándo poner un punto de pausa al juego para que no se convierta en una carrera de autos locos. Su punto fuerte era, es y será siempre la defensa, y es por ello que lo más probable es que durante la temporada (y así fue en los amistosos previos) lo veamos ahogando al base rival. Probablemente este año será más un jugador de rol que un fijo pero eso no disminuirá su peso en el equipo.

 

acb_photo_m_pozo.jpg

Adam Hanga. Vía: ACB Photo / M. Pozo
 

Cory Higgins (31 años/1.96)

Cory es uno de los jugadores que más ganas tiene de ver la afición bajo las órdenes de Sarunas Jasikevicius. Su primer año en el Barça no fue fácil, no encontró la comodidad de la que había gozado tantos años en el CSKA y, aunque sus números fueron buenos, rindió por debajo del nivel que se esperaba de uno de los jugadores más decisivos de Europa en ambos lados de la cancha. Cory es un asesino desde la larga distancia, pero también un excelso jugador de Pick&Roll. Su lectura de las defensas, sobretodo para atacar, serán muy valiosas si logra combinarla con un juego colectivo en búsqueda de un tiro liberado, que lo habrá. Más allá de especulaciones, se espera mucho por parte de Higgins este año y él también busca redimirse y demostrar porque fue uno los mejores jugadores de la Euroliga durante los últimos años.

acb_photo_p_largo_.jpg

Cory Higgins. Vía: ACB Photo / P Largo
 

Álex Abrines (27 años/1.98)

Para Abrines lo primordial el año pasado era volver a recuperar sensaciones, volver a sentirse jugador de baloncesto, después de tanto tiempo alejado de las canchas y mirando de reojo a una pelota que más que alegrarlo lo atormentaba. El Barça era el lugar idóneo para hacerlo, aunque no precisamente ese Barça. Álex se encontró un equipo en el que cada jugador hacía la guerra por sí solo y él, que es un finalizador y no un generador, vio pasar la pelota frente a sus ojos sin gozar de tiros cómodos. Aún así, demostró su valía como tirador de élite y, sobre todo, se redimió como el gran defensor que alguna vez fue y que en la NBA se había desdibujado. Su encaje está fuera de toda duda, un triplista letal que además puede emparejarse tanto con escoltas como con aleros en defensas y hacerlos rabiar hasta el hartazgo por su intensidad en pista. Al igual que Kuric o Higgins, a Álex le brillan los ojos desde la llegada de Saras al banquillo. Tras un año de rodaje y con un sistema acorde a sus características, este año volveremos a ver la mejor versión del mallorquí.

rs204462_j19_bar-bet_firmar_acb_photo_-_v_salgado.jpg

Álex Abrines. Vía: ACB Photo / V. Salgado
 

Victor Claver (32 años/2.05)

Después de muchos años de críticas y reproches, la temporada pasada Claver obtuvo por fin el reconocimiento que merece un jugador de su calibre. El sistema de Pesic ensalzó su figura hasta el nivel álgido de su carrera, siendo tan efectivo como siempre en defensa pero además logró consolidar un tiro de tres lo suficientemente fiable como para ser una amenaza desde la larga distancia. Claver sigue siendo esa mezcla entre alero y ala pívot que puede defender desde el ‘1’ hasta el ‘4’, y quizás algún ‘5’ también. Ha demostrado que su gran envergadura es la base sobre la que trabajar para asfixiar al rival, sin que eso condicione su movilidad. En los primeros amistosos del Barça no lo vimos tan cómodos como el año pasado, lógico, pero su rendimiento dentro del esquema defensivo de Saras está casi garantizado. Claver se sacrifica por el equipo y no requiere que la pelota repose en sus manos si no es para lanzar, de hecho cuanto menos tiempo la retenga mejor fluirá el juego. Volverá, sin duda, a ser un asesino silencioso, aunque esta vez con el Palau a su favor.

firmar_acb_photo_-_p_largo.jpg

Victor Claver. Vía: ACB Photo / P Largo
 

Sergi Martinez (21 años/2.02)

La llegada de Sergi Martínez al primer equipo, sumada a la de Bolmaro, es un voto de confianza hacia la cantera blaugrana, que en los últimos años estaba tapada por telarañas. El caso de Aleix Font es el más reciente, y uno de los más emblemáticos, y por eso la irrupción de Sergi Martinez y la confianza de Saras en él otorgan valor al trabajo realizado en las inferiores. Sergi se formó como ala pívot y jugó siempre allí, tanto en el Barça B como en las categorías formativas de la Selección Española, en las que destacó en los últimos torneos. Un jugador muy físico que siempre hizo valer su portento y que posee un olfato reboteador que, salvando las inmensas distancias, recuerda a Felipe Reyes. Sergi aún está realizando la transición del ‘4’ al ‘3’, aunque ya el año pasado Pesic lo emparejaba con jugadores exteriores en los entrenamientos. A pesar de que aún debe pulir muchos aspectos de su juego, el triple es quizás el más urgente para poder afianzarse como alero en la élite. La defensa y las ganas las tiene, lo demás llegará fruto de su trabajo.

acb_photo.jpg

Sergi Martínez. Vía: ACB Photo
 

VALORACIÓN SOLOBASKET:

Los puestos de ‘2’ y ‘3’ son los mejores cubiertos del Barça. Jugadores consolidados en la élite junto a otros que vienen al alza y con grandes aspiraciones. Triplistas, defensores, jugadores de Pick&Roll y muchas más variantes son las que dispone Saras en sus escoltas y aleros. El bloque es similar, por no decir igual, al del año pasado. Sólo la baja de Ribas y la llegada de Sergi Martínez alteran el flanco exterior culé. La experiencia de un año en el Barça servirá a Higgins para volver a ser él, similar al caso de Abrines. Hanga será quizás la principal novedad, volviendo a su posición natural y recuperando su defensa y explosividad que tan valiosas son en un juego cuya velocidad tiende a ir al alza. La base que sentó Pesic continúa y se mejora. Saras puede estar tranquilo.

ALA-PÍVOTS/PÍVOTS:  Mikola mirotic, rolands smits, brandon davies, artem pustovi y Pierre Oriola.

Nikola Mirotic (29 años/2.08)

El protagonismo que tuvo Mirotic en su primer año tras su regreso a Europa lo presuponíamos todos, aunque la incidencia en el juego del Barça fue aún más grande de la prevista. Conocedores de su calidad, esperábamos un Mirotic ejecutor, finalizador, asesino, y aunque también fue así, él nos asombró con su capacidad como generador. Demostró unas habilidades en el poste bajo que hicieron bailar a todo el Palau Blaugrana y añadió un arma más a su arsenal: generador. Este año probablemente veamos a un Mirotic diferente, más ejecutor que generador, aunque no dejará, de ninguna forma, de ser un eje gravitacional para las defensas rivales. Con sistemas que acompañen su juego, sus porcentajes volverán a subir y asemejarse a lo que vimos durante las primeras jornadas de la temporada pasada, sin necesidad de forzar tiros a la desesperada como tuvo que hacer en innumerables ocasiones. También estará más habituado ya al baloncesto europeo, y eso garantiza espectáculo y rendimiento. El público feliz y Saras satisfecho.

acb_photo_m_pozo_2.jpg

Nikola Mirotic. Vía: ACB Photo / M. Pozo
 

Rolands Smits (25 años/2.02)

Es de público conocimiento que Smits es uno de los jugadores fetiche de Saras. Comprometido, disciplinado, talentoso y con ganas de triunfar. Hasta ahora no ha contado con grandes oportunidades, salvo aquel tramo de la temporada pasada en que Claver se lesionó y fue Smits el encargado de suplirlo. Sus oportunidades en pista fueron -casi- siempre incompatibles con Claver, mientras que ahora, con Smits abonado al puesto de ala pívot, el rendimiento del valenciano no influirá de forma directa en las oportunidades del letón. Smits es un jugador muy ágil, que posee un físico privilegiado y que está desarrollando un tiro de tres cada vez más consistente. Por perfil, un prototipo idóneo para el baloncesto moderno: capaz de abrir la pista, correr al contraataque y defender varias posiciones. Tendrá que pelear, y mucho, su puesto, aunque a la mínima que rinda logrará asentarse en la rotación.

 

Brandon Davies (29 años/2.09)

El nivel de Davies es una de las incógnitas más grandes de la temporada. Sus inicios en el Barça fueron muy por encima de las expectativas que había con él, que ya eran altas, y eso, sumado a su bajo rendimiento en el resto de la temporada, condicionaron la vara con la que se lo midió. Davies llegó al Barça siendo el mejor pívot de la Euroliga tras haber brillado en Žalgiris, a los mandos de… Sarunas Jasikevicius. Una vez más, el nombre del entrenador vuelve a aparecer ligado a un jugador del que se espera un mejor rendimiento. Saras lo conoce bien, y eso sin duda ayuda, aunque lo que más puede impulsar a Davies a volver a ser el de Zalgiris es que el equipo fluya. El pívot cotonou es un jugador que depende mucho, quizás en exceso, del contexto ofensivo. Él no es un generador, aunque sí un finalizador. La mejora del equipo conllevará una mejora de su nivel, y el Barça lo necesita como el comer. Si logra sumar cierta regularidad en defensa, sin caer en faltas infantiles, el Barça puede estar tranquilo.

 

rs214944_j22_bar-bax_firmar_acb_photo_-_v_salgado.jpg

Brandon Davies. Vía ACB Photo / V. Salgado
 

Pierre Oriola (27 años/2.08)

Oriola es el tipo de jugador que todo entrenador quiere tener en su equipo y que hace que el aficionado se sienta identificado al 100% en la pista. Comprometido con la causa y trabajador como pocos, Pierre nunca tuvo reproches por los roles que le tocó cumplir. Su gran mundial con España sirvió para poner en alza sus virtudes y convertirse en el suplente perfecto de Mirotic. El de Tàrrega no necesita el balón en sus manos, ni lo quiere, simplemente se limita a cuatro cosas que las hace a la perfección: continuar tras los bloqueos, aguardar en las esquinas para generar espacios y anotar algún triple, atacar la línea de fondo y los espacios generados por los Pick&Roll en los que él no es el bloqueador, y rebotear como si le fuera la vida en ello. Si le hicieran elegir entre perder algún diente o perder un rebote, su respuesta sería “que sea la muela de juicio que no sirve para mucho”. Ese es el compromiso de Oriola y por ello será una pieza clave para el juego sin balón de Saras, que ya dejó claro que para él Oriola es más pívot que ala pívot.

acb_photo_j_m_casares_4.jpg

Pierre Oriola. Vía: ACB Photo / J. M. Casares.

 

Artem Pustovyi (28 años/2.15)

El nivel del Pustovyi actual, no de aquel que Obradoiro, es totalmente desconocido. La pasada temporada su presencia en pista fue testimonial y, aunque este año Saras ha contado con él para los amistosos, sin jugar es difícil que pueda estar en su mejor forma. En la pretemporada se evidenció que las carencias de Artem saltan a la luz con la complejidad de los entramados defensivos del nuevo entrenador blaugrana. Su limitada movilidad es castigada de forma excesiva por los bases rivales en los intentos de alejar al ball hander en las acciones de Pick&Roll y eso lo convierte en el eslabón débil de la defensa. En ataque su rol está limitado a las continuaciones tras los bloqueos directos y supeditado a su lentitud sobre el parqué. Si bien aún le quedarán tests para seguir probando su valía, tendrá que luchar (y mejorar) mucho para que Saras lo incluya dentro de la rotación.

rs208248_j21_hgc-bar_firmar_acb_photo_-_f_robledano.jpg

Artem Pustovyi. Vía: ACB Photo / F. Robleano

VALORACIÓN SOLOBASKET

Estas son quizás las posiciones en las que más dudas hay. A pesar de tener a uno de los mejores jugadores del continente, el fondo de armario en los puestos de ala pívot y pívot no es tan contundente como en los exteriores. Smits aún debe demostrar mucho, Oriola es un jugador de rol y Pustovyi mirará desde la grada los partidos importantes. Con Davies hay esperanzas de encontrar al ‘5’ que se apodere de la pintura blaugrana, aunque siempre con el fantasma del mercado NBA acechando a la espera de lo que pueda pasar cuando terminen los Playoffs. Más incertezas que convicciones, aunque la presencia de Mirotic a veces haga olvidarlo. La llegada de un pívot de nivel parece inesquivable para la directiva del Barça si se quiere aspirar a conquistar Europa.

OBJETIVOS Y VALORACIÓN PLANTILLA SOLOBASKET

Los objetivos del Barça son cada temporada los mismos: aspirar a todos los títulos. Un club de esta envergadura apunta siempre a estar, como mínimo, en el podio de todos los torneos que dispute. Sin embargo, en el Barça estos objetivos cada vez se convierten más en necesidad.

Se necesita volver a ganar para reforzar la idea de proyecto. Se necesita volver ganar para devolver al Barça a donde debe estar. Se necesita volver a ganar para recuperar la confianza perdida. Y sobre todo, se necesita volver a ganar para confirmar que se han dejado atrás los fantasmas de los años oscuros vividos recientemente, para confirmar el que el Barça está de vuelta, que sigue siendo uno de los mejores clubes de Europa.

La gestión deportiva de este verano es notable. Se mantuvo el bloque del año pasado, se hicieron las renovaciones pertinentes, se dio salida a aquellos jugadores que no iban a ser tenidos en cuenta por el entrenador y se devolvió la ilusión al Palau con el regreso del hijo pródigo, Sarunas Jasikevicius.

No podemos decir que sea de excelente, porque a esta plantilla todavía le falta un pívot que refuerce la pintura, aunque si el retraso es debido a que se aspira a fichar algún jugador que está participando en la NBA, la espera habrá valido la pena.

 

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
2 años 3 meses
#contenidos: 
142
#Comentarios: 
296
Total lecturas: 
303,883