Proyecto Valencia Basket 2017/18: Vidorreta busca el más difícil: mantenerse en la cima

GUÍA LIGA ENDESA 17/18

  

Todavía olía a champán y quedaban restos de confeti. Los aros sin red colgaban del tablero y la gente esperaba ansiosa las camisetas conmemorativas. No debe ser nada sencillo para un entrenador aterrizar en una nueva ciudad con un club y una plantilla exultante, recientemente campeona, más aún si las expectativas eran bastante inferiores a los logros conseguidos. Ese será el reto de Txus Vidorreta, que llega a Valencia tras el tsunami de sentimientos de la pasada campaña, donde Pedro Martínez logró para sorpresa de propios y extraños hacer un equipo campeón y poner el broche a una temporada sencillamente espectacular con la conquista de la Liga Endesa por primera vez en los 30 años de historia del club.

A la semana siguiente de conseguir el título, el club anunció la salida del míster catalán y la contratación del técnico bilbaíno, procedente de Tenerife, donde cuajó una magnífica campaña logrando la primera FIBA Champions League y consiguiendo el mejor puesto en liga regular para el equipo canario con la quinta plaza obtenida. Vidorreta fue elegido por la AEEP como Mejor Entrenador de la Temporada ACB (premio que se otorga tras finalizar la liga regular), y desde luego que no fue por falta de méritos.

Chechu Mulero y él se pusieron manos a la obra no sólo para mantener sino para tratar de aumentar el nivel de esta plantilla campeona, habida cuenta que la temporada que está a punto de comenzar conllevará el regreso a la Euroliga del equipo valenciano, lo que supone un nivel de exigencia técnica, física y mental superior al que se encontraron los jugadores la pasada campaña. Lo primero que firmaron fueron las bajas de algunos jugadores que, por diferentes motivos, habían sido menos relevantes, como los pívots Tobey y Kravtsov. Les siguieron el base Sam Van Rossom y el ala-pívot Luke Sikma, que se marchó al Alba de Berlín, tras una excelente temporada en la que su trabajo fue vital para el equipo de Martínez.

Aclaradas las ausencias y negociadas las prórrogas, había que ir rellenando poco a poco esos huecos en la plantilla, que fueron cubiertos progresivamente por jugadores contrastados y de un supuesto nivel tal, que ha hecho ilusionarse a la afición valencianista, sumida en un estado de enamoramiento digno de una joven pareja en su primer San Valentín.

marea taronja (R.Alcaide)

Las caras nuevas son: Erick Green, Alberto Abalde, Aaron Doornekamp, Latavious Williams y Tibor Pleiss, ahí es nada. En Solobasket vamos a tratar de analizar, por puestos, cómo queda confeccionada la plantilla, qué se puede esperar de estos jugadores, y de desgranar las posibilidades de un equipo cuyas aspiraciones son máximas tras comprobar el pasado año que, a veces, los sueños sí se pueden hacer realidad, aunque te tilden de loco (Dubljevic dixit).

BASES: ANTOINE DIOT / GUILLEM VIVES / ANDRÉS RICO

La principal novedad en el rol del organizador del juego es la mencionada baja de Sam Van Rossom, ya que tras los repetidos problemas en su rodilla izquierda que le dejaron fuera de la disputa de los playoff la pasada campaña, el club decidió no prorrogar su contrato. Actualmente se encuentra sin equipo y ya recuperado, e incluso llegó a disputar el Eurobasket, donde jugó 23 minutos de media durante la fase de grupos con la selección belga, y se llegó a rumorear un supuesto interés del Real Madrid para cubrir temporalmente la baja de Sergio Llull.

En Valencia, su hueco no ha sido específicamente cubierto por un jugador, o al menos no por uno de sus mismas características, ya que la única llegada para los puestos de base y escolta es la del americano Green, del que luego hablaremos, pero que es más “dos” que “uno”. Diot y Vives deberán asumir el protagonismo que ya tuvieron en los cruces de la pasada liga. El francés estuvo a un nivel extraordinario, con galones y actuaciones de playmaker top, mientras que Vives, mermado por una lesión de tobillo, colaboró como pudo y llegó a ser importante con un triple en el último partido de la disputa por el título. Este podría ser el año de la explosión de Guillem, tras un par de temporadas un tanto más discretas de lo que se presuponía cuando comenzó a destacar en La Penya y en su primer año taronja. Recordemos que el FC Barcelona estuvo a punto de llevárselo en varias ocasiones de regreso a la ciudad condal, la última este verano.

Así las cosas, Diot parte claramente como base titular, y dependerá del nivel de Vives la cantidad de minutos de que disponga, o bien que sea alguno de los escoltas (Green o Rafa Martínez) quienes tengan más minutos como base. Se espera también la evolución del joven Andrés Rico, canterano del Real Madrid y recientemente fichado del Retabet Guipuzkoa BC, que inicialmente formará parte del equipo EBA, pero con posibilidades de participar con el primer equipo.

foto: JM Casares

VALORACION SOLOBASKET: El equipo ha perdido algo de potencial en el puesto de base, principalmente por la experiencia y la gestión del juego que llevaba a cabo Van Rossom, si bien es cierto, como decíamos, que el equipo ya se acostumbró a jugar sin él, y con la llegada de Green lo que han ganado es mayor amenaza exterior con un tirador de la categoría del americano. Si Diot mantiene su nivel y Vives termina de explotar, la posición estará más que bien cubierta. Si alguno de los dos flaquea o recae de sus lesiones, el equipo puede tener un problema importante a la hora de generar juego. 

ESCOLTAS: ERICK GREEN / JOAN SASTRE / RAFA MARTÍNEZ

Una de las grandes novedades del año la encontramos en el puesto de “dos” con el exjugador de Olympiakos Erick Green. Este americano de 26 años, que pasó por la NBA (en las franquicias de Denver, donde jugó un total de 46 partidos, y Utah, donde sólo participó en seis), tras una reconocida carrera universitaria en la UE de Virginia, donde fue elegido en su segundo año como mejor jugador de su conferencia, compartiendo el premio casualmente con Shane Larkin, y promediando más de 25 puntos por partido. Se trata de un jugador “combo”, como gusta ahora llamar a los base-escolta, ya que puede ocupar ambas demarcaciones, si bien por su estilo de juego rápido, potente y anotador, podríamos decir que tiende más a ser un escolta que un organizador de juego, de ahí que lo ubiquemos en esta posición. Green llega para potenciar el perímetro taronja y dotar de un arma que no tenía el equipo hasta ahora. La pasada campaña jugó en el Olympiakos griego y promedió 9’9 puntos, 2 rebotes y una asistencia por encuentro.

foto: valenciabasket

Alternará posición con el balear Joan Sastre, tras una magnífica temporada en que su reconocimiento fue en aumento hasta llegar a ser incluido por Scariolo en la lista del Europeo, donde ha cuajado una decente actuación, promediando casi 19 minutos, 4’4 puntos, 1’7 rebotes, y sobre todo, aportando un nivel e intensidad defensiva más que destacable y muy elogiado por crítica y aficionados. A sus 25 años, el de Inca todavía puede seguir creciendo, hasta convertirse en un jugador total y uno de los referentes del equipo de Vidorreta. Debe seguir mejorando su tiro exterior para ser una amenaza más completa de lo que ya es, puesto que de físico, garra, defensa y capacidad para encontrar las penetraciones anda más que capacitado.

A priori, el tercero en discordia para esta posición será el capitán Rafa Martínez, en la que será su décima temporada como taronja, y siendo uno de los ídolos de la afición. El año pasado entró en el top 10 histórico de triplistas de la Liga ACB, superando a “Chichi” Creus, y ya tiene a tiro a Xavi Fernández y Rafa Jofresa, por lo que pronto podría situarse en una honrosa séptima posición histórica. Su final de campaña fue un poco a menos debido a algunas molestias físicas que le impidieron estar a su mejor nivel, no en vano esta temporada cumplirá los 36, pero su compromiso y su calidad están fuera de toda duda, por lo que si le respetan las lesiones, todavía tendrá mucho que decir en este equipo, sin la responsabilidad de antaño y administrando los minutos que dispute.

Fernando San Emeterio y Rafa Martínez (ACB Photo)

VALORACIÓN SOLOBASKET: Con la llegada de Green, la posición de escolta ha aumentado considerablemente las prestaciones e importancia dentro de la plantilla. La capacidad de amenaza desde el perímetro ha crecido exponencialmente con un anotador como él (25 y 23 puntos en los dos últimos amistosos) sin menguar en el aspecto defensivo, donde Sastre es uno de los mejores de la liga. El americano, además, es un portento físico que no elude su responsabilidad atrás, por lo que está muy bien compensado el puesto. 

ALEROS: SAN EMETERIO / ABALDE / SATO*

Otro puesto con ligeras variaciones es el de los aleros, donde nos encontramos un fijo como Fernando San Emeterio, del que poco se puede aportar nuevo ya, tras una extensa y exitosa carrera forjada a base de trabajo, trabajo, y más trabajo. El cántabro está perfectamente asentado y aclimatado en Valencia, y el pasado año cuajó una de sus mejores temporadas como profesional, y ya era difícil mejorar sus gloriosas temporadas en Vitoria. Su aportación fue fundamental para la consecución del título, y especialmente para el recuerdo quedarán sus playoff (12’7 puntos y 3’3 rebotes), y partidos como el que bordó en Vitoria, donde robó él solito el factor cancha a sus ex para dar ventaja a los valencianos, con 24 puntos y 31 de valoración. Tras un discreto Eurobasket, donde el protagonismo lo cargaban otros, volverá con el bronce al cuello pero la humildad que le caracteriza para ponerse de nuevo el mono de trabajo a las órdenes de Txus Vidorreta.

Le acompañará otra de las novedades más esperadas en la Fonteta, el joven gallego Alberto Abalde, tras su paso por Badalona, donde ha estado cedido las dos últimas campañas, y donde ha ido creciendo y consolidándose como una de las mayores promesas del baloncesto patrio. A sus 22 años (hará los 23 en diciembre), Abalde viene de hacer su mejor temporada como profesional en la Penya, finalizando el pasado curso con 10 puntos y 3’5 rebotes por partido, alcanzando sus topes con 20 y 11 respectivamente. Para quien no lo conozca todavía, se trata de un alero de 2’02 fuerte, versátil, capaz de penetrar o amenazar desde fuera, y que va bien al rebote (defensivo y ofensivo). Viene de una saga familiar muy baloncestista: su padre fue jugador profesional y su hermana Tamara lleva años en la élite del baloncesto femenino, pasando incluso por la NCAA antes de triunfar en España, donde había debutado con 15 años. Buenos genes en la familia Abalde, que ahora están pendientes de la explosión del más pequeño de todos. Su rol en el equipo dependerá de su adaptación, pero en una temporada tan larga con Euroliga de por medio, nadie duda que su progresión irá en aumento hasta convertirse en un relevo de calidad para Saneme entrando en rotación habitualmente.

foto: valenciabasket

El tercero para la posición debería ser el veterano Romain Sato, aunque su futuro está todavía por concretar debido a unos problemas familiares que lo retienen en EE.UU. y que le han impedido firmar su renovación. El experimentado alero centroafricano (36 años), es un ejemplo de profesionalidad y entrega para toda la plantilla, y el pasado curso volvió a rendir a buen nivel y fue importante en varios partidos de playoff con sus lanzamientos de tres, su principal arma ofensiva, desde donde en muchas ocasiones ha desencallado situaciones complicadas para su equipo. Jugó un promedio de 15 minutos por partido en liga regular, y alcanzó los 17 en playoff, anotando 6 puntos de media con un 38% de acierto en triples (10 de 26). De su continuidad o no dependerá que Vidorreta cuente con una plantilla de 12 o 13 jugadores, más los jóvenes que puedan sumarse desde el segundo equipo.

VALORACIÓN SOLOBASKET: Abalde debe aportar la frescura necesaria para un puesto tan físico como el de alero, dando descansos cualitativos a San Emeterio y a expensas de lo que suceda con Sato. Si el joven gallego sigue progresando como hasta ahora, puede convertirse en un complemento importante y elevar las prestaciones del puesto, pero hasta ese momento, todo el peso recae en un “All Star” como El Santo

ALA-PÍVOTS: AARON DOORNEKAMP / WILL THOMAS

Se trata de una de las posiciones más remodeladas de la plantilla para esta próxima temporada. Con las sensibles bajas de Sikma y Oriola, Will Thomas queda como único integrante del curso pasado en esta posición, que fue también la primera en ser reforzada (al margen del regreso de cesión de Abalde), con la llegada desde Tenerife de Aaron Doornekamp. Thomas fue determinante en la consecución del título, más por la calidad de sus apariciones que por ser un jugador de muchos minutos (promedió 19 durante todo el curso). Tampoco fue un anotador destacado, puesto que no llegó a los 7 puntos por partido, pero aporta un plus en la posición de “4” abierto que hace mucho daño a los rivales, puesto que su amenaza exterior obliga a sacar a uno de los pívots fuera, dejando más espacio para el “5” de turno. Su serie final ante el Real Madrid fue fantástica, y su tercer cuarto en el penúltimo partido, sencillamente, memorable, con 16 puntos en ese período que destrozó al equipo blanco: https://www.solobasket.com/liga-endesa/liga-endesa-2016-17-valencia-basket-real-madrid

Este año, con lo que han traído Mulero y compañía para el puesto de center, seguro que sigue resultando fundamental la aportación de Will al grupo taronja.

El canadiense Doornekamp fue una de las sensaciones la pasada campaña en el Iberostar Tenerife dirigido por Vidorreta, que no dudó en traérselo a Valencia como primer refuerzo. Con pasaporte holandés, se trata de un ala-pívot de 2’01 y 32 años que se encuentra más cómodo jugando por fuera que por dentro, aunque aprovecha sus virtudes para sacar ventaja posteando si es defendido por un alero, y encarando si trata de pararlo un pívot más lento que él. Sin embargo, su acción preferida es el lanzamiento de tres, gracias a su buena mano, que le dio un 46% de acierto desde 6’75 la última campaña, en la que anotó más de 12 puntos y capturó 4 rebotes por encuentro. Como comentábamos con Thomas, este año el Valencia Basket dispone de más variedad y potencial en la posición de pívot, por lo que su entrenador deberá elegir las situaciones en que prefiera dar más espacio al “5” nato con un ala-pívot exterior, y las que prefiera jugar con dos jugadores completamente interiores.

Reverso de Doornekamp. (JM Casares)

VALORACIÓN SOLOBASKET: Será difícil compensar las ausencias de Sikma y Oriola, cuya garra y vitalidad eran fundamentales en el equipo de Pedro Martínez. Los intangibles de ambos eran muy importantes, y no será fácil que Doornekamp aporte ese plus, puesto que tiene otras cualidades. Aun así, es un puesto bien cubierto con estos dos jugadores, más si cabe con lo que tienen de apoyo en el poste bajo, con la llegada de Pleiss y Latavious Williams más la presencia de Dubljevic. 

PÍVOTS: WILLIAMS / DUBLJEVIC / PLEISS / HLINASON

Sin duda, el puesto más reforzado durante la pretemporada, y probablemente la envidia de la mayoría de equipos de la liga, por no decir de Europa. Además de tener uno de los cincos mejor valorados del curso pasado, Bojan Dubljevic (MVP de las Finales, ahí es nada), el montenegrino, santo y seña de la afición valenciana, ha visto como han llegado dos potencias de renombre en las figuras de Latavious Williams y Tibor Pleiss. Ambos con pasado en la Liga Endesa. El americano encara su cuarta etapa en España después de pasar por Badalona, Sevilla y Bilbao. Es un pívot no demasiado alto (2’02) pero con unas cualidades atléticas impresionantes que basa su juego casi siempre por encima del aro, y que fue elegido en dos ocasiones como Jugador Más Espectacular de la Liga, la última vez en Bilbao, donde todavía recuerdan con anhelo sus vuelos sin motor. Muy útil y recurrente en el pick&roll. La temporada pasada jugó en el Unics Kazan, donde siguió disfrutando de las asistencias de Quino Colom, y acabó promediando 7 puntos y 5 rebotes en 17 minutos en la Euroliga. Ha comenzado con mal pie por una lesión por estrés en la tibia en los primeros entrenamientos, pero debe estar listo a primeros de octubre, cuando empieza la Liga. Los aficionados y fotógrafos valencianos están de enhorabuena con su llegada.

Tibor Pleiss no necesita demasiadas presentaciones. Es el fichaje estrella de la temporada (con permiso de Erick Green): un pívot alemán de 2’18 y 28 años que pasó por España siendo un prometedor jugador, primero por Vitoria y luego en Barcelona, desde donde dio el salto a la NBA con la camiseta de Utah Jazz. No tuvo mucho éxito en la liga americana y el pasado año regresó a Europa y disputó la Euroliga con el Galatasaray turco, promediando casi 8 puntos y 5 rebotes por partido. Taponador espectacular, su jugada preferida es un gancho casi infalible con ambas manos. Es la pieza que faltaba al proyecto, un “7 pies” dotado de calidad y experimentado, que ofrece más posibilidades al juego interior de los valencianos por la cantidad de combinaciones posibles entre los hombres altos.

La joya de la corona es El Loco Dubljevic, del que sólo aportaremos que está tan unido a la ciudad y al club, que se hace muy extraño ver hoy en día una relación tan especial entre un jugador foráneo y su equipo. Ama Valencia, y los valencianos lo aman a él. Todavía no ha cumplido los 26 y ya ha sido MVP de las Finales, y uno de los principales baluartes en el título obtenido. Cayó de pie en la ciudad del Turia y no hay quien lo tumbe. Ahora le llega un nuevo reto, volver a la Euroliga, donde espera brillar de la mano de sus hambrientos compañeros, tras una buena participación en el Eurobasket con su Montenegro natal, con 12’8 puntos y 6’5 rebotes.

foto: JM Casares

Por último, mencionaremos a uno de los jóvenes que más expectación ha levantado en el viejo continente en los últimos años, el islandés de 19 años Tryggvi Hlinason, con sus 2’16 de altura y que este verano brilló con luz propia en el Europeo Sub-20, donde consiguió unos guarismos de center dominador: 14’4 puntos, 12’8 rebotes, 3 tapones y 2 asistencias. Esta actuación le valió para hacer doblete en verano disputando también el torneo con los “mayores”, debutando con la selección absoluta de su país. Partirá inicialmente en el equipo EBA, aunque habrá que estar muy atentos a su evolución y seguro que no tarda en aparecer con el primer equipo.

VALORACIÓN SOLOBASKET: Como decíamos al principio, el Valencia ha multiplicado enormemente su potencial en el juego interior, hasta convertirse en uno de los mejores del campeonato. Difícilmente mejorable si todas las piezas encajan y engranan con facilidad, hay potencial para mirar de tú a tú a cualquier equipo de Europa. 

 

 

GUÍA LIGA ENDESA 17/18

 

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
7 meses 3 semanas
#contenidos: 
46
#Comentarios: 
336
Total lecturas: 
83,995

Comentarios

Pleiss es un jugador más que aprovechable, si se tiene en cuenta lo que puede dar y lo que no. Si pretendes que sea un 5 intimidador, tendrán que buscar a otro, lo que si hace bien es cambiar tiros, estorbar, cubrir mucha zona, y en ataque es un muy buen finalizador, pero no se crea sus propias canastas.
Convinado con Dubi o con Thomas puede hacer muchísimo daño a los rivales, porque le dejarían espaco en la zona, el problema estará en defensa.
Williams puede y debe aportar tanto o más que Oriola en defensa y ataque, la única diferencia que veo es Sikma vs Doornekamp, el bueno de Luke hacía muchas cosas en cancha que no se ven en la estadística, pero Vidorreta conoce bien a Aaron, sabrá lo que le puede dar a este equipo.
En mi opinión, si este equipo se conjunta como el año pasado, puede hacer un gran papel en Euroliga, me surgen más dudas en ACB, donde una competición tan exigente penaliza mucho (ya lo hemos visto en RM, Barca y Baskonia)

Sikma y Oriola menguan lo suficiente como para dejar de considerar el juego interior taronja como potente. Txus y su querencia por el gigante, hacer del teutón un Weis aprovechable, que al menos intimide bajo el aro, si no es mucho pedir. El mejor fichaje, sin duda, Alberto Abalde, le acabará robando minutos a Green.