Solapas principales

Se nos va Josep LLuís Cortés, el ‘Sergio Llull’ de los años 50 y 60

lluis_cortes_entrada.jpg

Lluis Cortés vuela para anotar la bandeja antes la selección italiana (Foto: Fundació Catala de Bàsquet)
Lluís, el flaco, tenía la energía de (Sergio) Llull, y siempre estaba dispuesto al combate" me explicaba Pepe Laso, compañero en el Real Madrid de nuestro triste protagonista, Josep Lluís Cortés que ha fallecido hoy a la edad de 80 años.

Veamos, por dónde empiezo… sí, claro... Josep era un caballero, una persona que siempre sabía estar en su sitio. Educado, humilde, amable y un incansable trabajador. Formó parte de una de las familias que más han aportado a la historia de nuestro baloncesto. Su suegro era Pere Gol, un maestro, otro más, que instauró el baloncesto en Badalona. Su mujer, Maria Gol, fue una de nuestras pioneras. Su cuñado, Guifré Gol, fue uno de los mejores defensores de la Liga Española en la época de los 60. Siempre detrás de los mejores jugadores de la época. Pregúntenle a Emiliano o Buscató los kilómetros que tenían que hacer para poder recibir un balón o conseguir una buena posición de tiro. Su hija, Maria Lluís, también jugó en máxima categoría. 

diario.jpg

La estrella revelación del 57, Josep Lluis Cortés, entrevistada en el diario (Foto: Archivo Justo Conde & José Ramón Ramos/Fundació del Bàsquet Català).
Josep empezó a jugar en el histórico Círcol Católic de Badalona hasta que, como él mismo explica en el libro Historia del Baloncesto en España: “un día Fernando Font, que era un hombre de prestigio reconocido, me ofreció jugar en su equipo, el Orillo Verde de Sabadell. ¿Cómo me había descubierto? Tan solo tenía dieciocho años y jugaba en un club muy modesto. En esos años no había scouts ni cosas por el estilo. Fue a través de los árbitros. Estos iban a muchos partidos y gozaban de un rico intercambio de información sobre los jugadores de más talento en todas las categorías. Siempre les estaré agradecido a ellos y a su entonces presidente, Joan Marqués, por recomendarme. Para ficharme me ofrecieron trabajo, y mi padre aceptó. Trabajaría en la Manufactura de Carol, una empresa textil dueña del equipo”. Allí, curso 1956-57, se estrenaría a lo grande participando con uno de los mejores equipos del país en la primera Liga Nacional de la historia. Paralelamente era elegido el mejor jugador de la liga por los entrenadores que la formaban. "Eso fue lo que más me conmovió" me explicaba. Más allá de los puntos influía en el juego. Su defensa, asistencias, contraataques… su energía y liderazgo cambiaban los partidos.

Listo, como siempre, se mostró Raimundo Saporta cuando lo fichó para su Real Madrid dos años después. Allí se convertiría en el timón del equipo hacia un buen puñado de títulos formando parte de aquella increíble plantilla de la 1960-61 que consiguiera 23 victorias seguidas. Eran los 60 y un tal Santiago Bernabéu hizo llamar a su despacho a un chaval que se quedaba las horas y las horas tirando a canasta. ¿Quién es? Lo quiero conocer, es un ejemplo para cualquier deportista del club. Así era Josep pero podemos seguir.

Fue 116 veces internacional absoluto con España, siendo el primero jugador español que llegó a las cien partidos como internacional cuando se jugaban muy pocos campeonatos y partidos. Formó parte de los primero jugadores de baloncesto olímpicos tras competir en los 

Juego de Roma de 1960. Cuando pregunté al veteranísimo periodista Justo Conde por él me aseveró que "sin duda fue Lluís el más versátil y espectacular”. Como entrenador llevaría las riendas de su querido Joventut durante 7 años y 20 como ayudante del ex seleccionador Antonio Díaz-Miguel, también fue compañero suyo en el campo, en la selección española. ¿Qué más puedo explicar de Josep?

23747_0.jpg

Enric Piquet, presidente de la Federación Catalana, junto a su vicepresidente, otro histórico: Lluis Cortés (Foto: FCBQ)
Enric Piquet, presidente de la Federación Catalana, junto a su vicepresidente, otro histórico: Lluis Cortés (Foto: FCBQ)

Carlos, yo llegué a jugar con un jugador sin igual, Wayne Hightower, el primero que vi machacar fácilmente”. Hightower pasaría buena parte su carrera profesional destacando en la NBA junto a un tal Wilt Chamberlain, con el que cerraba el aro en defensa y lo destrozaba en ataque. “También jugué con Johnny Báez, uno de los primeros jugadores extranjeros y más importantes de la Liga”. Y continuaba hablándome ahora de otra leyenda, en este caso anterior, José Brunet… “es el mejor jugador de baloncesto que ha dado Badalona. Lo podía hacer todo. Podía jugar en cualquier posición, a pesar de que en aquella época a él ni se le plantease la posibilidad de jugar de base. Pasaba, botaba, defendía con mucha inteligencia… una pasada. El mejor”.

¿Y tú, Josep? “Yo era muy luchador y tuve la suerte de tener grandes compañeros”.  Hace poco más de una semana, concretamente el 18 de septiembre, le dejaba un mensaje en el buzón preguntándole cómo le iba, cómo estaba y que pronto organizaría una charla en Badalona a la cual me encataría que acudiese. Lo leyó al día siguiente pero nunca me respondió. Siempre encontrábamos un momento para charlar, fuera en ese instante u horas después. Ahora sé que estaba luchando. Hoy hablé con Jordi Bonareu que también fue compañero suyo y hablábamos del "senyor Lluís Cortés", y me decía que era “un gran compañero, una gran persona”. Hoy Josep no pudo seguir luchando más pero los que tuvimos la suerte de conocerlo continuaremos haciéndolo para que se conozca su historia.

 

Etiquetas

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
19 años 9 meses
#Contenidos: 
1,930
#Comentarios: 
5,521
Total lecturas: 
10,311,549

Deja tu comentario

Inicie sesión o regístrese para comentar