Solapas principales

Sergio Llull salva al Madrid contra el Unicaja (71-76)

Claves:

1.     Sergio Rodríguez necesita más tiempo: El tinerfeño volvió este verano al Real Madrid después de su salida en 2016. De momento, salvo destellos sueltos, no ha tenido el rendimiento individual. Seguramente, con el paso de las semanas, volverá a la forma competitiva que le permitió brillar en el último Playoff de la Liga Italiana.

2.     El banquillo de Unicaja: Cuando Kravish, que brilló entre semana contra Sassari, hizo sus dos faltas con apenas un puñado de minutos jugados, parecía que Unicaja podía sufrir. Lejos de esa realidad, la presencia en la pista de Lima, Brizuela y Díaz fue clave para provocar muchas pérdidas del Madrid al descanso (9) y anotar, en ocasiones, con facilidad.

3.     "Mejor construir desde la victoria": Durante la primera mitad, el Madrid firmó las estadísticas que ningún entrenador quiere: muchas pérdidas y muy pocas asistencias. La presencia de solo un base podría ser un problema, pero también podría deberse a un ajuste de la plantilla a los nuevos esquemas de Chus Mateo y la poca cantidad de entrenamientos por culpa de la Euroliga entre semana.

4.     Fabien Causeur y el triple: El francés, que fue un actor principal de la Final de la temporada pasada, no ha empezado el nuevo curso tan acertado en ataque. Para empezar, sus números desde el triple son pobres (1/3 en el partido y 3/10 en el curso). Su rol ha sufrido un cambio de tener mucho balón y generar juego a ser un ejecutor.

El Real Madrid ganó en los últimos segundos un partido contra el Unicaja (71-76) donde los andaluces jamás se dejaron ir y provocaron situaciones complicadas para el conjunto de Chus Mateo. Llull fue el artífice de la canasta decisiva, aunque Yabusele fue el madridista más valorado. Darío Brizuela fue el jugador malagueño más destacado con 17 créditos de valoración.

Los merengues tuvieron un inicio fulgurante al choque. Chacho, Poirier y Hezonja tuvieron una serie de acciones individuales meritorias que colocaron a los blancos con ocho puntos en el marcador. Al mismo tiempo, Málaga no encontraba la vía a la canasta rival.

Todo cambió con las dos faltas personales de David Kravish. Lo que a priori podía parecer una mala noticia para los andaluces, se convirtió en un regalo. Augusto Lima entró en el parqué y afectó al curso del partido desde el primer segundo, independientemente de ataque o defensa.

Especialmente destacable fue su desempeño protegiendo su propio aro y en la activación física y mental de todo Unicaja. Esto provocó que los malagueños consiguieran varios rebotes defensivos y robos en el campo rival.

Cuando el Real Madrid no perdía balones y llegaba a la mitad de campo rival, le costaba mucho generar ventajas a través de sistemas de bloqueos indirectos. Por ejemplo, Dzanan Musa se mostró disconforme con la poca incidencia que tenía en el transcurso del partido después de realizar diferentes esfuerzos lejos del balón. Para subsistir, los blancos acudían al dos contra dos y a penetraciones.

El Unicaja, por su parte, tanto en el primer como en el segundo cuarto, se valieron de la anotación de sus jugadores de banquillo. Lima fue el primero, pero Alberto Díaz (en defensa) y Darío Brizuela, de cara al aro rival, también dieron más vida a uno malagueños que se llgaron a poner por delante alrededor del minuto quince de partido.

Sin embargo, la presencia de Edy Tavares como salvador y flotador del Madrid fue casi suficiente para que los blancos se fueran al descanso con siete puntos de ventaja. Sus nueve puntos y cuatro rebotes al entretiempo estuvieron acompañados por los seis y ocho tantos de Yabusele y Musa respectivamente. El francés, pese a sus fallos en los tiros de campo, sí estuvo perfecto en los seis lanzamientos libres.

El tercer cuarto comenzó con una serie de errores de ambos equipos. La ventaja de siete puntos del Madrid sí llegó a amenazar con crecer por encima de los quince, pero los andaluces reaccionaron a tiempo para poder meterse por debajo de la diferencia, a veces psicológica de diez tantos.

La importancia de este dato fue tal, que al principio del último cuarto, la ventaja merengue se redujo todavía más, hasta los cuatro puntos. De hecho ese solo fue el inicio de un push final que acabó con un triple fallado de Alberto Díaz a falta de menos de diez segundos y que hubiera colocado a los malagueños a un punto del Madrid. Con esta victoria, los de Chus Mateo se mantienen invicto en lo que va de temporada a lo largo de todas las competiciones.

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
2 años 6 meses
#contenidos: 
71
#Comentarios: 
128
Total lecturas: 
124,668